La semana pasada escribimos sobre las 20 maravillas de la automoción que habían salido a subasta en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach. Pero en ese momento no había información disponible de todos los clásicos que Gooding & Co ofrecía al mejor postor. Uno de ellos era el Bentley de producción más antiguo que continua en funcionamiento. Un coche con una historia formidable.

Hace nada menos que 90 años Noel Van Raalte se convirtió en el primer cliente de Bentey de la historia cuando le entregaron un Modelo 3 Litres con el número de chasis número 3 (registrado como AX 3827 en el Reino Unido). Pagó la escalofriante suma de 1.150 libras esterlinas (al cambio actual, 1.317 euros). Siempre conviene esperar y guardarlo todo. Porque ese mismo Bentley de 3 litros acaba de ser aparecido en las subastas Gooding & Co. en Pebble Beach, al mando de un precio de 962.500 dólares (unos 670.000 euros, si bien el precio final de la subasta Gooding & Co incluye la prima del 10% para quien realiza la subasta.

Bentley fabricaba (y fabrica) excelentes coches. La carrocería de aluminio y remates de bronce son las originales y están en perfecto estado. Las capacidades ingenieriles y artesanas de la firma son evidentes incluso en este producto tan antiguo.

La verdadera prueba de la ingeniería de los 3 litros la marcaron las dos victorias en la dura carrera de resistencia de las 24 Horas de Le Mans carrera, 1924 y 1927- Ahí empezó una carrera épica con cinco victorias de Bentley en ocho años. Había nacido la leyenda, a pesar de que había transcurrido un breve período de tiempo desde la fundación de Bentley en 1919.

Esta herencia deportiva se mantiene en el corazón de todos los modelos de Bentley en la actualidad. Y el legado artesanal. “Por eso Pebble Beach es el lugar ideal para mostrar los Bentleys antiguos y nuevos”, dijo el presidente y consejero delegado de la marca, Wolfgang Dürheimer. De hecho, el mismo día que Gooding & Co  subastaba el Bentley de producción más antiguo del mundo que aún sobrevive, se organizó un preestreno privado de un nuevo modelo. Ya en 2009 en el mismo escenario se presentó el Mulsanne. Y este año se pudo admirar en los jardines de Pebble Beach la edición limitada del Supersports Convertible ISR con el que se batió el récord de velocidad sobre hielo en el peligroso mar congelado Mar Báltico, frente a las costas de Finlandia. En manos de Juha Kankkunen superó los 320 km/h.

Por cierto, así se vivió el momento estelar de la subasta:

Fuente: Bentley
Galería de fotos:

Ver galeria (3 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta