Logo de Noticias Coches
Mercedes-AMG CLA 35 Shooting Brake prueba – 117.9
Prueba
Luis Ramos Penabad

Mercedes-AMG CLA 35 Shooting Brake, a prueba: ¿interesa la versión de acceso?

¿Buscas coche rápido y estiloso para llevar a la familia y no renunciar a divertirte de vez en cuando al volante? Ojo al Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake. Es la variante de acceso a la gama AMG, con 306 CV de potencia.

Se sitúa por debajo del CLA 45 4MATIC+ Shooting Brake y se sumó a la gama de variantes deportivas sin extremismos que también están presentes en el Clase A, Clase A Sedán y CLA Coupé. Todos ellos comparten la mayoría de tecnología, propulsores… y la principal diferencia radica en su carrocería.

Y es precisamente ahí donde queríamos llegar, a su carrocería. Porque esa conjunción de potencia y carrocería es algo muy poco habitual en el segmento de los familiares compactos.

Pero no se trata de un coche familiar al uso. Normalmente este tipo de carrocerías buscan maximizar el espacio interior y, sobre todo, de carga. Pero Mercedes ha hecho las cosas a su modo… y en esta versión AMG (aunque sea la de acceso), aún más, como verás:

Exterior

Es innegable que el CLA 35 Shooting Brake enamora nada más verlo. Fue sin duda una de las razones de elegirlo entre la gama que Mercedes-Benz nos presentaba. Había modelos mucho más potentes, rápidos y tecnológicos para escoger… pero este me cautivó y no pude resistirme conducirlo un par de horas.

Con 4.695 mm de longitud, es 7 mm mayor que otras variantes del CLA Shooting Brake, como esta que probamos no hace mucho. Otras cotas son 1.834 mm de ancho y 1.405 mm de alto.

Puede que la Shooting Brake sea una de las carrocerías más atractivas del Clase A. No la más vendida, pero la apuesta por no hacer un familiar compacto más, priorizando sobre todas las cosas la capacidad interior (algo que ya persiguen las carrocerías SUV o incluso el Mercedes Clase B). Estamos ante la segunda generación (lanzada en 2020), que sustituyó a la anterior de 2015 (que tuvo una actualización temprana). 

El Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake tiene detalles propios de esta versión. En el frontal podemos ver, por ejemplo amplias tomas de aire que crean una estética muy deportiva. La estrella domina la parrilla (con un tramado diferente), unida en los laterales por dos barras cromadas. Las ópticas Full LED son como las de otras versiones.  

Es la silueta lateral donde encontramos el detalle clave de este modelo. Esa silueta inconfundible, con una caída no demasiado pronunciada del techo hacia la zaga, pero que la forma de las ventanillas hace más marcada.

Las llantas de la unidad son de 19 pulgadas de cinco radios doble (de serie monta de 18) y dejan entrever un potente equipo de frenos. Lo que sí viene de serie son los cristales traseros oscurecidos. El marco de las ventanillas en negro es otro detalle que le queda particularmente bien, a juego con los espejos.

Cuando lo ves desde atrás la vista se va hacia arriba, con un alerón superior con ciertos detalles en negro. Combina de cine con el marcado difusor acabado en negro brillante, en el que se alojan un par de salidas de escape a ambos lados. No falta la inscripción AMG, a la izquierda, ni la de CLA 35.

Interior

La distancia entre ejes del CLA es de 2.729 mm, así que el espacio interior es idéntico al que puedes encontrar en un Clase A. Incluso en altura, porque apenas es 2 mm más bajo. Así pues, en las plazas delanteras contarás con un espacio bueno. Y si montas los asientos deportivos con los que tenía esta unidad, de corte deportivos, pero no incomodos e incluso calefactados, será difícil sacarte de ahí.

No hay cambios en la disposición habitual de elementos respecto a otros modelos de la marca. Eso nos deja con la espectacular doble pantalla, unida visualmente, que combina cuadro de instrumentos y sistema de infoentretenimiento, con el sistema MBUX. Hay vistas especiales para el primero al tratarse de una variante AMG, con datos del motor, fuerzas laterales y longitudinales.. e incluso puedes registrar datos de telemetría si lo metes en circuito.

Puede que apabulle un poco la primera vez que ves tanta información, pero la verdad es que resulta sencillo manejarlo. Lo controlas por voz (responde al comando Hey Mercedes y entiende perfectamente el lenguaje coloquial, posiblemente el que mejor lo hace del mercado. También es fácil moverse por los menús desde la superficie táctil de la consola o del propio volante.

Es precisamente el volante un elemento que me gustó. Por agarre, acabados y porque los mandos, aunque son muchos, resultan sencillos de usar y rápidamente te habitúas a ellos.

Si hablamos de practicidad, en la parte delantera de la consola hay un espacio para recarga inalámbrica del móvil y un par de reposabebidas, ocultas por una persiana. También un buen cofre entre los asientos, con un par de tomas USB. Se suman a una guantera de dimensiones habituales o a las bolsas de las puertas.

Detrás es innegable que no está entre los mejores de su clase. Los asientos delanteros roban algo de espacio para las piernas y, desde luego, no es bueno para llevar gente alta, pero pasajeros de 1,80 metros (que es lo que mido yo) no pasarán muchos agobios.

La plaza central es complicada de usar, como en la mayoría de modelos compactos. Además, el asiento es algo más corto y duro y el túnel de transmisión impide colocar bien los pies.

Maletero

En un coche familiar de su longitud, los 505 litros de capacidad pueden parecer pocos. Hay que verlo en perspectiva. El CLA Coupé tiene 460 litros, por lo que la ganancia no es poca. Y sale ganando con el resto de “hermanos” pues el Clase A homologa 370 litros y el Clase A Sedán 420.

No sólo es capacidad. El portón facilita cargarlo y lo único algo criticable en este sentido es el escalón que debes salvar entre el borde y el piso.  Por lo demás, tiene formas muy regulares y esta bien rematado. Su hándicap es la altura hasta la cortinilla, que no es mucha.

Bajo el piso hay un espacio, pero poco aprovechable ya que se encuentran elementos del equipo de sonido, cableado. Ahí se aloja el kit repara pinchazos y otros elementos de emergencia.

Si precisas de un mayor espacio, siempre puedes abatir los resplados de los asientos traseros. Se dividen en tres partes (en proporción 40:20:40) y logras una superficie plana de 1.370 litros de capacidad.

Equipamiento

Al tratarse de una de las versiones más altas de la gama, poco se puede echar en falta en su equipamiento. De serie ya cuenta con el paquete AMG Line, los faros LED, el techo solar practicable, los cristales traseros oscurecidos,  retrovisores antideslumbrantes, acceso y arranque sin llave, volante AMG, el sistema de infoentretenimiento MBUX con la doble pantalla, el portón del maletero eléctrico, los modos de conducción específicos AMG y un sinfín de ayudas a la conducción.

Con todo esto un Mercedes-AMG CLA 35 Shooting Brake parte de 61.025 euros. No hay una diferencia excesiva con el Coupé, apenas 1.050 euros, que creo que compensan por contar con unas plazas traseras más habitables y un maletero notablemente más capaz.

El problema de este coche (extrapolable a todos los modelos de marcas premium) es personalizarlo. La unidad que contamos, deliciosa, contaba con bastantes extras. Algunos que mejoran mucho su imagen, como la pintura amarillo So, las llantas de 19 pulgadas o los paquetes de diseño AMG Night (suma detalles en negro) o el aerodinámico AMG. También los asientos semi-bucket AMG Performance, climatizados para conductor y acompañante.

Y control de ángulo muerto, airbag laterales traseros, radio digital, carga inalámbrica para dispositivos móviles, paquete de aparcamiento con cámara de 360 grados, navegador con sistema de realidad aumentada, paquete Premium Plus, el paquete Energizing…

Vas añadiendo y al final sumas prácticamente el precio de un compacto (entre 16.000 y 17.000 euros) al precio final, con lo que se queda un coche de más de 75.000 euros. Eso sí, precioso y hasta arriba en todos los aspectos, pero un dineral.

Siempre puedes encontrar ofertas de Mercedes CLA Shooting Brake en nuestra sección de coches nuevos, publicadas y actualizadas por los concesionarios oficiales de la marca. Recuerda que en esos precios no se incluye equipamiento opcional y que en algunos casos implican financiar el coche con la marca.

Motor

Nos ha gustado la estética, la capacidad de carga y la dotación del coche. Sin embargo, el gran protagonista de este coche está bajo el capó. Su motor es compartido con el CLA 250 Shooting Brake, un 2.0 de cuatro cilindros turboalimentado, pero que en esta variante entrega 306 CV (por 224 CV el convencional).

Entrega su potencia máxima entre las 5.800 y 6.100 rpm y sus 400 Nm de par máximo entre las 3.000 y 4.000 vueltas. Sus prestaciones son muy buenas para un vehículo de su clase. Y es que es capaz de alcanzar el 0 a 100 km/h en 4,9 segundos. Su velocidad máxima se ha limitado a 250 km/h.

Este propulsor se asocia a un cambio automáticos de doble embrague con siete relaciones, denominado AMG SPEEDSHIFT DCT 7G. Puede manejarse de modo manual mediante unas levas ubicadas tras el volante y, a diferencia del cambio convencional suma la función Race-Start, que mejora la aceleración desde parado.

Esta transmisión envía la potencia a las cuatro ruedas (4Matic). En condiciones normales se trata de un coche de tracción delantera, pero si se detecta pérdida de adherencia se conecta automáticamente mediante un embrague multidisco de tipo electromecánico.

¿Y consumos? Homologa 7,8 l/100 km y 177 g/km de emisiones de CO2, tiene la pegatina C de emisiones. La prueba que realizamos fue bastante breve y preferimos enfocarla a otros aspectos más que el consumo… que ciertamente fue mayor que el que dicta el protocolo WLTP.

Comportamiento

El sonido del motor nada más arrancarlo, junto al espectacular interior, ya te hace sentir especial. En absoluto me parecía que estuviera ante una variante de acceso a la gama AMG. Se nota deportivo, incluso más de lo que esperaba. No resulta tan salvaje como un AMG 45, pero para moverte de manera tranquila entre el tráfico y superar badenes, mejor juega con el sistema de amortiguación adaptativa y busca un modo confortable.

Porque hay trabajo de AMG para que el coche vaya más duro. Se han revisado las suspensiones, con manguetas y brazos de dirección delanteros específicos y casquillos traseros mejorados. También es diferente la alineación de las ruedas, para evitar interferencias en la dirección en aceleraciones repentinas.

Algo que no se ve son los refuerzos de la carrocería. En la parte inferior delantera cuenta con una placa de aluminio, bajo el motor, con dos tirantes colocados en diagonal para aumentar la rigidez.

Porque tú vas tranquilo entre el tráfico y puedes pensar que en el fondo es solo un toque deportivo. Dirígete a una zona de curvas, a ser posible con poco tráfico. Y lo decimos porque este coche gana velocidad de manera sorprendente. Sobre todo en los modos de conducción más deportivos. Están los más conservadores Calzada resbaladiza y Comfort. Después los Sport, Sport + (exclusivo de los AMG), y el Individual donde puedes seleccionar los parámetros al gusto.  

En el Sport + el motor responde a la mínima caricia al acelerador. El cambio, que era normal, cambia de marcha en un pestañeo, permitiendo que alargues las marchas si decides cambiarlas con las levas y escuches mejor el gorgoteo del escape. También la dirección se vuelve más directa. Afecta al control de estabilidad, con lo que el coche se vuelve más rápido en cambios de dirección.

Y lo mejor, que todo ello con una sensación absoluta de control, con un nivel de agarre fabuloso con la tracción total 4Matic. Cuesta, en una carretera convencional, encontrar los límites a este coche, con un motor lleno, que empuja de maravilla a la salida de una curva y que permite hacer adelantamientos en un abrir y cerrar de ojos. Desde luego, creo que acerté con la elección para conducir un coche un par de horas: al menos me sacó unas cuántas sonrisas.

Opinión coches.com

Confieso que me gustan mucho este tipo de coches: rápidos, sin ser extremadamente radicales en su planteamiento y seguros de usar a velocidades altas. Si le añades una carrocería familiar, con un interior correcto –bueno para niños– y un buen maletero, conquistas a un padre como yo.

No sólo potencia y practicidad (algo que podría tener una furgoneta) Es que hablamos de un coche, rápido, eficaz en curva y que, además cautiva por la estética. Más aún si empiezas a gastarte dinero en extras.

Lo que ocurre es que no tiene rival en el mercado. ¿Carrocerías shooting brake de este tamaño? Solamente el Kia Proceed, pero su variante GT, la más potente, se queda en 204 CV de potencia. Que no está mal, pero no son los 306 CV del CLA 35 Shooting Brake. Para ver un nivel de potencia similar en un coche compacto familiar, solo el Cupra León Sportstourer (310 CV)… y esperamos conocer pronto la versión R del Volkswagen Golf Variant, de igual potencia. Y es que el Skoda Octavia Combi RS, por ejemplo, se queda en 245 CV.

Se trata de un coche especial, ciertamente. Con menor capacidad de carga que algunos rivales de su segmento, pero que enamora a la vista (sobre todo en amarillo) y por las prestaciones que entrega cuando lo conduces. Un deportivo para usar a diario y en familia… pero que no es económico, precisamente.

Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC+ Shooting Brake
7.9Nota
Lo mejor
  • Estética diferenciada
  • Motor poderoso y tacto de conducción dinámica
  • Tecnología de conectividad
Lo peor
  • Precio final con opciones
  • Sacrifica el apartado práctico
  • En Modo Confort es aún duro de suspensión
Diseño8.5
Habitabilidad7
Acabados8
Maletero7
Equipamiento8.5
Motor8.5
Comportamiento8.5
Calidad Precio7

Galería de fotos:

  • familiar
  • Mercedes
  • Mercedes AMG
  • Mercedes Clase CLA Shooting Brake