Logo de Noticias Coches
MINI Countryman Cooper D prueba – 47.1
Prueba
Luis Ramos Penabad

¿Aún interesa el diésel? Probamos el MINI Countryman Cooper D para verlo

MINI es una marca que nació siendo especialista en modelos pequeños y urbanos. Así siguió siendo cuando en 2001 BMW comenzó a producir el nuevo MINI. ¿Pero qué pasa si el mercado demanda coches más grandes con aspecto de todocamino? Pues que hay que hacerlos.

La respuesta llegó en 2010, cuando llegó al mercado la primera generación del Countryman. Usando un nombre de una versión del MINI original, cuajó en un mercado donde los fabricantes Premium no ofrecían muchas alternativas dentro de los SUV pequeños.

Pronto se convirtió en una de las alternativas más demandadas de la marca, ya que seguía teniendo la inconfundible imagen de un MINI pero era mucho más práctico. Entonces no existía el MINI 5 puertas y el Clubman de primera generación era un producto muy de nicho, con un diseño demasiado particular. 

Hoy en día representa casi una de cada tres ventas mundiales de la marca. Por eso te traemos el nuevo MINI Countryman 2021. Llegó al mercado como una puesta al día de la segunda generación, lanzada en 2017, que incidía en los valores que lo habían hecho fuerte en la gama: practicidad, comodidad e imagen diferenciada por dentro y por fuera. Vamos a conocerlo a fondo:

Exterior

Fue en el salto generacional cuando el MINI Countryman creció. Ahora las medidas del Countryman 2021 son prácticamente las mismas que el modelo que probamos hace tres años. Nos encontramos con un SUV de 4.297 mm de longitud (apenas 2 mm menos), por 1.822 mm de ancho y 1.557 mm de altura.

Hay algo que hacen muy bien los diseñadores de MINI y es que, por más que cambien las formas de sus modelos, siguen viéndose como productos de la marca. De hecho, a veces incluso la gente no sabe el modelo ante el que está, pero sabe que es un MINI.

Y eso que el Countryman no tiene, por ejemplo, los característicos faros redondos de los MINI. Estrenan, por cierto, firma lumínica y pueden contar con iluminación matricial. Han cambiado también las formas de la parte inferior del paragolpes, para integrar de otro modo los faros antiniebla o los huecos que canalizan el aire hacia los pasos de rueda y frenos. 

Pocos cambios en la vista lateral, con esas formas tan características. Puedes encontrar llantas de 17 a 19 pulgadas (en la unidad de pruebas de 18 pulgadas de diseño Black Pin Spoke, y neumáticos 225/50, que hacen juego con el techo o las carcasas de los retrovisores, porque sigue habiendo muchas posibilidades de personalización.

En este caso la carrocería tiene el histórico color verde British Racing, muy habitual en este modelo pero hay otros (entre ellos dos nuevos, el White Silver y el Sage Green). Los railes del techo hacen juego con el protector metálico en el bajo y también con las manillas cromadas, que pueden ser también en negro brillante con el con un paquete exterior Piano Black Exterior.

En la zaga lo más característico de la puesta al día es la llegada de las ópticas con el diseño de la Union Jack, la bandera inglesa que ya había sido estrenada por otros modelos de la gama, con tecnología LED de serie. Se han modificado también los paragolpes y no faltan las protecciones plásticas en los bajos, que integran una salida de escape en el lado izquierdo.

Interior

Uno de los motivos para elegir el MINI Countryman en la gama del fabricante es el espacio. Las plazas delanteras no están situadas tan abajo como en el resto de modelos y eso favorece subirse a ellas, aún a costa de perder sensaciones en la conducción. El espacio también es bueno en todas las cotas.

El nivel de acabado es bueno. No sobresaliente, porque mezcla detalles de lujo con otros más normales, pero el resultado es muy vistoso a poco que sumes extras. Lo ves en los asientos, acabados en piel, que vemos también en las puertas. Hace que te sientas muy a gusto en el interior.

Entre las novedades, la pantalla digital de 5 pulgadas para la instrumentación. La habíamos visto ya en la prueba del MINI Cooper SE, el modelo eléctrico, y no nos convence. No ofrece la resolución o nitidez que se espera en un modelo de su precio y no es posible variar cómo se muestra la información, que es bastante pobre.

Lo compensan dos elementos. Por un lado la pantalla del sistema de infoentretenimiento, de 8,8 pulgadas, como la unidad que habíamos probado. Los gráficos no han variado y sigue siendo muy fácil de usar, ya que podemos hacerlo de manera táctil (ha ganado sensibilidad y es más rápida) o bien empleando el mando giratorio de la consola, que cuenta también con botones de acceso rápido a las principales funciones.  

Hay algunos huecos para dejar objetos y está bien que tengan un recubrimiento para que no suenen cuando vas en marcha. Tenemos uno ante el selector del cambio y otro bajo el reposabrazos. En él, por cierto, se oculta un cargador inalámbrico para el móvil, pero hay también tomas USB y USB C ubicadas muy a mano.

La segunda fila de asientos comparte con la delantera la facilidad de entrada. Nos parece que está bien en espacio para las piernas y también para la cabeza para adultos, pero no destaca en anchura, por lo que tres personas irán bastante apretadas. Puedes echarla hacia delante para ampliar el espacio del maletero.

Maletero

El maletero anuncia 450 litros de capacidad, una cifra bastante respetable dentro de los SUV del segmento B. Podemos contar con un portón de accionamiento eléctrico y existe un paquete para tener bajo el piso un separador de carga con espacios compartimentados.

Los respaldos de los asientos traseros están divididos en tres partes, en proporción 40:20:40. Cuando realizas esta operación cuentas con 1.390 litros de capacidad.

Equipamiento

Cada mecánica lleva asociado un nivel de dotación. Hablamos de los ONE, Cooper y Cooper S, a cada cual más completo. La marca siemmpre ha destacado por su altísimo grado de personalización. Para evitar perdernos, ahiora ofrece seis paquetes, organizados mucho mejor y con los que consigues más elementos a mejor precio que si los adquieres por separado.

Así pues, están el paquete Comfort (con elementos como los retrovisores eléctricos, reposabrazos o paquete de compartimentos de almacenaje), el Comfort Plus, el de Navegación, conectividad e infoentretenimiento (con más funciones para la pantalla de 8,8 pulgadas), Connected Navigation, Connected Navigation Plus (suma entre otros elementos el Head Up Display) o el Driving Assistant Plus (con más ayudas a la conducción, como la cámara de visión trasera, asistente de aparcamiento, advertencia de salida de carril, control de crucero activo… 

Con este motor y caja de cambios automática se va por encima de los 36.000 euros, una cifra elevada que además sube aún más si empiezas a mirar opcionales y paquetes para mejorar el equipamiento… porque es un coche que pide personalización.

Eso sí, hablamos de un precio sin descuentos. Te animamos a entrar en nuestra sección de coches nuevos, donde podrás encontrar ofertas del MINI Countryman, publicadas por los concesionarios oficiales de la marca, que rebajan mucho esa cantidad. Contamos también con interesantes herramientas con las que ayudarte para financiar el coche.

Motor

La actualización del Mini Countryman 2021 no trajo excesivas novedades en el ámbito mecánico, más allá de que los motores de gasolina cuentan ya con filtro de partículas y a los diésel se suma la SCR con inyección AdBlue, De este modo cumplen con la norma de emisiones Euro 6d.

Entre los propulsores de gasolina, hay opciones de entre 102 CV (One Countryman) a 178 CV (Cooper S Countryman), pasando por el Cooper de 136 CV. No podemos olvidarnos del MINI Cooper SE Countryman All4, la versión híbrida enchufable con 220 CV.

En diésel el One D Countryman de 116 CV. Por encima contamos con el Cooper D Countryman de 150 CV (con tracción delantera o a las cuatro ruedas) y el MINI Cooper SD Countryman All4 diésel de 190 CV.

En esta ocasión contamos con el diésel intermedio, una interesante opción si recorres muchos km al año. Y es que a un consumo homologado bajo, de 4,9 l/100 km (lo que equivale a unas emisiones de 129 g/km), une unas prestaciones interesantes. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos y alcanzar 214 km/h.

Comportamiento

Todos los MINI se caracterizan por un comportamiento especial. La marca lo llama kart feeling, pues intenta parecerse a llevar un kart, con reacciones vivas y un centro de gravedad bajo.

Obviamente, el Countryman es lo menos MINI de la gama, por su propia concepción del vehículo. Pero sí es de los mejores SUV del segmento a la hora de tomar curvas, con una suspensión bastante firme en apoyos o una dirección de un tarado duro y bastante comunicativa para lo que se estila hoy en día.

Esta puesta a punto del chasis contiene los habituales balanceos que se padecen en modelos más altos de lo habitual, lo que hace que su conducción sea más cercana a un turismo que a la de un todocamino, pero sin ese tacto tan reactivo de los MINI de tres y cinco puertas que el Clubman copia con más fidelidad.

Obviamente la puesta a punto dura condiciona el confort a la hora de circular por caminos, aunque montando la suspensión adaptativa puedes corregir parte de ese problema. Hay versiones con tracción total, pero más indicada para moverse con seguridad en pisos resbaladizos que para sortear obstáculos, pues el coche no tiene una gran altura libre al suelo.

Y luego está el motor. No es un motor que destaque por su refinamiento, pues entra bastante sonido al habitáculo cuando te mueves por ciudad o le exiges mucho. También es cierto que una vez que a medida que vas ganando velocidad la cosa mejora y se vuelve casi imperceptible. Es entonces cuando pueden molestar algunos ruidos de rodadura o aerodinámicos, sobre todo en autovías. Me parece más que capaz para mover este coche y hace dudar mucho si elegir el SD de 190 CV, porque entrega muy bien la potencia a partir de las 1.500 rpm.

En este caso el motor va ligado a una caja de cambios automática de convertidor de par Steptronic con ocho relaciones. Es rápida y suave en su funcionamiento, sobre todo si activas el sistema MINI Driving Modes. Te permite elegir entre un modo Mid, Sport o Green. Actúa sobre la dirección, el cambio, la sensibilidad del pedal del acelerador o el sonido del escape. Cuando llevas el modo Green es capaz de poner el cambio en punto muerto para moverte por inercia y gastar poco combustible. De todos modos, es más que factible moverte en el entorno de los 5 l/100 km sin demasiados problemas.

Opinión coches.com

No hay duda de que el MINI Countryman es el coche más polivalente de la marca. Consigue ser práctico y habitable sin perder la imagen tan característica de los MINI, tanto por fuera como por dentro. Lo único que no nos acabó de convencer fue el nuevo cuadro de instrumentos.

Dinámicamente es de lo mejor de su categoría si te gusta conducir y hemos visto que con este motor diésel de 150 CV se mueve realmente bien y gastando poco. Y te hará falta, porque no es un coche precisamente barato.

MINI Countryman Cooper D Aut
7.1Nota
Lo mejor
  • Diseño personal y personalizable
  • Comportamiento dinámico intachable
  • Consumos comedidos a cualquier ritmo
Lo peor
  • Nueva instrumantación poco acertada
  • Precio final con opciones elevado
  • Pocas cualidades como todocamino
Diseño8.5
Habitabilidad8
Acabados7.5
Maletero8
Equipamiento8
Motor8
Comportamiento8.5
Calidad Precio0

Galería de fotos:

  • MINI
  • MINI Countryman
  • todocamino