Logo de Noticias Coches
Seat Arona X-Perience prueba – 37.6
Prueba
Luis Ramos Penabad

Seat Arona, a prueba: las armas del SUV más vendido en España

El coche más vendido en España. A falta de dos meses para el cierre del mercado, ese es el Seat Arona, que en 2021 parece destinado a lograr lo que no consiguió ni siquiera el Nissan Qashqai, que un SUV fuese el modelo más vendido del país.

La fórmula de Seat está siendo muy exitosa en los últimos tiempos. Porque históricamente la empresa contaba con un único superventas, que era el Ibiza. A partir de a tercera generación el Seat León le acompañó entre los más vendidos y sobre él se fraguó el primer SUV de la marca, el Seat Ateca.

Y si haces un Suv a partir de un compacto, era obvio hacerlo también sobre su utilitario. Ese fue el Arona, que llegó al mercado en 2017 y acaba de ser puesto al día. Está disponible desde 19.800 euros sin descuentos y hemos pasado una interesante semana con él para que conozcas nuestras impresiones:

Exterior

La verdad es que el modelo cambia muy poco por fuera respecto al que la marca lanzó hace ahora cuatro años. Conserva sus medidas, de 4.138 mm de longitud, por 1.780 mm de anchura y una altura comedida, de 1.552 mm. También su aspecto general, pero con algunos matices.

Las principales novedades las encontramos en el frontal, donde estrena un nuevo paragolpes. En este nuevo acabado X-Perience tiene una protección plateada en la parte baja, para resaltar la imagen campera y se reubican los faros antiniebla a una zona más alta.

Nueva también es la parrilla, donde encontramos el remozado logo de Seat en un acabado cromado. Los faros no varían su forma, pero ahora son de LED desde el acabado más sencillo y Full LED en los más completos.

En el lateral, los cambios se reducen a nuevos diseños de llantas, que pueden ser de hasta 18 pulgadas. Y conserva la posibilidad de combinar el color de la carrocería con un techo en negro, gris o blanco, como es este caso. Eso sí, no tiene la posibilidad de tener techo solar, mientras que el Ibiza sí.

En la parte trasera también vemos pilotos con tecnología LED y el nombre del modelo con una tipografía manuscrita, una tendencia que estrenó el León. Si eliges el acabado X-Perience también tendrás un protector plateado en la parte baja.

Interior

Si por fuera los cambios no son muy grandes, sí son más notables en el interior. Todo el salpicadero ha sido cambiado y mejora mucho su calidad. Toda la parte superior es de un material blando, de tacto muy agradable. En la parte baja sí encontramos plásticos duros, pero bien ensamblados y no hemos percibido grillo alguno. Otro detalle novedoso son los aireadores laterales de ventilación, con un toque de color y retroiluminados.

La vista se va siempre a la pantalla del sistema de infoentretenimiento. Antes estaba más abajo, integrada y ahora está en una posición flotante. Se ve mejor al ir más elevada y además en las terminaciones altas alcanza las 9,2 pulgadas (8,25 de serie).

Copia el diseño de la interfaz al que estrenó el Seat León pero, a diferencia de él, no integra los mandos del climatizador, que tienen un módulo clásico en la parte inferior. A mi parecer, más sencillo de usar. Por lo demás, la pantalla tiene buenos gráficos, peor algo lenta de respuesta. Estrena el sistema de reconocimiento por voz que responde al comando “Hola Hola”.

Es nuevo también el volante, con bastantes mandos pero muy sencillos de usar gracias a las ruletas que permiten desplazarse por menús o cambiar el volumen sin apenas mover el dedo. Tras él nos encontramos con el Virtual Cockpit. Se trata de un cuadro de instrumentos digital, opcional, con una pantalla de 10,25 pulgadas que es muy configurable.

Al ser más alto que un Ibiza entras al habitáculo más fácilmente. Vas sentado ligeramente más alto, pero no es uno de esos modelos en los que vas en una posición muy dominante. Los asientos, que estrenan tapizados, me han resultado cómodos, si bien habrá quien eche de menos detalles como los apoyabrazos. No destaca por tener mucho espacio, pero es más que suficiente.

Contamos con algunos huecos para dejar objetos, como uno delantero perfecto para el móvil con un par de tomas USB-C donde cargarlo. También un par de reposabebidas y no llamó la atención que conservase tras el rediseño el freno de mano. Por último hay entre los asientos un cofre central, profundo pero no muy ancho.

Detrás está en la media del segmento. Hay modelos en los que se prima el espacio, más tirando a ser monovolúmenes, pero no es el caso del Arona. En cualquier caso, dos pasajeros no pasarán estrecheces y un tercero irá más incómodo, que es lo normal en un coche de este tamaño. Eso sí, no nos gusta que no cuente con salidas de ventilación o tomas de carga. O que tampoco haya luz en la parte trasera, ni asideros sobre las ventanillas.

Maletero

No hay cambios en el maletero con esta puesta al día. Conserva sus 400 litros de capacidad, que no están mal. Son 45 litros más que un Seat Ibiza y además tiene unas formas muy regulares que facilitan aprovecharlo al máximo. Destacaría también el borde de carga bajo, que consigue que no te dejes los riñones cargando bultos grandes. 

La mayoría de sus rivales que superan esta cifra, o son más grandes o bien pueden desplazar su banqueta trasera longitudinalmente para aumentar la capacidad de carga. Aquí no contamos con ese extra de modularidad, pero sí con respaldos que pueden abatirse. Están divididos en dos parte, en proporción 40:60 y queda un espacio de 1.280 litros.

El Arona ofrece también un piso que puedes colocar a dos alturas. Bajo él tenemos una rueda de repuesto temporal. No faltan detalles como bandas elásticas laterales para sujetar objetos, perchas o argollas para fijar la carga.

Equipamiento

Hay cuatro acabados posibles: Reference, Style, FR (con un toque deportivo) y el nuevo X-Perience, que es la gran novedad que podemos encontrar en el Arona 2021.

Esta terminación es una de las más completos de la gama, con llantas de 17 pulgadas, faros Full LED, el sistema de navegación con pantalla de 8,25 pulgadas, Full Link inalámbrico y cargador inalámbrico de dispositivos. No falta el sistema de arranque sin llave, asientos de conductor y acompañante con regulación de ajuste en altura, sensores de aparcamiento delanteros y traseros y cámara de visión trasera, además de los detalles estéticos especiales, iluminación ambiental, climatizador bizona o el volante multifuncional en piel.

También son de serie múltiples airbags, anclajes Isofix, asistente de arranque en pendiente, sistema de alerta por cambio involuntario de carril, regulador automático de distancia (sin función follow to stop) y limitad or de velocidad, sensor de lluvia, detector de fatiga…

Para contar con cristales traseros oscurecidos, la pantalla de 9,2 pulgadas para el sistema de infoentretenimiento, los aireados iluminados, o el cuadro de instrumentos digital de 10,25 pulgadas hay que elegir la terminación X-Perience Plus. Y con el paquete XL sumas ayudas a la conducción como el sistema de mantinimento de carril , asistente de conducción en atascos, reconocimiento de señales de tráfico dinámico o un año del sistema de infotaintment conectado SEAT Connect Online.

El precio de partida que comentábamos al principio se eleva a 24.650 € con el X-Perience más sencillo. Puede parecer una tarifa elevada para un coche tan pequeño, pero es muy sencillo encontrar ofertas del Seat Arona que rebajan mucho esa cantidad. Puedes encontrarlas en nuestra sección de coches nuevos, publicadas por concesionarios oficiales de la marca. Recuerda que esos precios que te mostramos pueden incluir financiar el coche con la marca.

Motor

Hay pocos cambios en la oferta mecánica del coche. La gama arranca con el 1.0 TSI, un motor de tres cilindros que puedes elegir con 95 CV o, como el caso de la unidad probada, 110 CV de potencia. Se asocian a una transmisión manual de seis relaciones o, como en nuestro caso, uno automático DSG con siete marchas.

Con este mismo bloque se monta la versión TGI que funciona con GNC y que ofrece 90 CV. Por encima queda el propulsor 1.5 TSI de cuatro cilindros y 150 CV, siempre con cambio automático y con el acabado más deportivo. Por ahora, la electrificación, ni está ni se la espera.

Este motor, justo en mitad de la gama, ofrece un interesante equilibrio entre prestaciones y consumos. No es un tiro, porque con el cambio DSG acelera de 0 a 100 km/h en 10,1 segundos, con una velocidad punta de 190 km/h. Pero homologa unos interesantes 5,9 l/100 km en ciclo combinado. Pero más interesante es en marcha.

Comportamiento

A la hora de elegir un SUV pequeño, de vocación urbana, las marcas han apostado por dos vías. O bien por el confort, con modelos como el Citroën C3 Aircross o el Opel Crossland… o bien por el dinamismo, caso del Ford Puma o el Kia Stonic. Todos ellos, por cierto, derivados de utilitarios.

El Seat Arona es una de las apuestas dinámicas dentro del sinfín de SUV de este tamaño. En curva se demuestra preciso, pero no es el más ágil enlazando giros, me parecen mejores en eso sentido, tanto el Stonic como el Puma. Lo mejor es que tiene una suspensión que no resulta tan seca como esos modelos y eso le hace ganar en comodidad en ciudad, en zonas de baches y badenes. 

Ya que hablamos de baches, no pudimos dejar de probarlo en una pista de tierra sencilla. A pesar de su aspecto más campero, esta versión X-Perience es de tracción delantera como el resto de la gama. A pesar de los 19 cm de altura libre al suelo, no se trata de un modelo adecuado para ir por zonas muy complicadas. 

Lo que más me ha gustado del Arona es la confianza que transmite conduciendo en ciudad o carreteras secundarias, siempre con reacciones seguras y muy predecibles. En autovía acaba saliendo a relucir que no tiene el aplomo de un compacto a altas velocidades, pero se puede viajar con él sin problemas.

Quizá lo más destacable en este sentido es que hay bastante sonido aerodinámico, más que el Ibiza debido a las formas de su carrocería. Interesante el nuevo asistente de viaje, que combina el control de crucero adaptativo con el asistente de mantenimiento de carril para poder tomarte un respiro en autovía.

Toca ahora hablar del motor. Con 1.233 kg de peso, la verdad es que sus 110 CV son más que suficientes para moverlo con solvencia. Eso sí, hay que buscar su entrega en la zona alta del cuentavueltas, en torno a 5.000 rpm. El par máximo es más que correcto, de 200 Nm, que entrega en un rango de vueltas en el que nos solemos mover normalmente, entre las 2000 y las 3000 rpm.

Si mantienes ritmos tranquilos es fácil moverse cerca de las cifras de homologación, pero en un uso intensivo en ciudad o en viajes exigentes no debería sorprenderte superar los 7 l/100 km. En nuestro recorrido de pruebas, de 1.356 km, acabamos con 6,5 l/100 de media.

El cambio automático hace que gaste algo más, pero funciona realmente bien. Además, como el motor no entrega mucha potencia a bajas vueltas, evita tener que estar moviendo la palanca demasiado. No tiene levas, pero no creemos que las precise un coche de estas características.

Opinión coches.com

El Ibiza se ganó a pulso su reputación siendo siempre uno de los referentes dinámicos de su segmento. El Arona, sin ir mal en marcha, no busca tanto a quienes persiguen disfrutar conduciendo. Busca a quiene quieren una estética más moderna y moverse en ciudad más cómodamente que en un utilitario, con más espacio y maletero.

Antes de la puesta al día ya había conquistado a 350.000 compradores de todo el mundo. Ya es, por derecho propio, uno de los pilares de la marca. Lo confirman las matriculaciones en España este año, donde va lanzado al número 1. Cierto que esa cifra está algo hinchada por las ventas a compañías de alquiler, pero está también de los primeros en ventas a particulares.

Los cambios de imagen han sido acertados, sobre todo en el interior. Ahora mejor equipado, rematado, y es más personalizable. Ahí podríamos pedirle, eso sí, algo más de mimo con los pasajeros traseros. Y en el apartado mecánico, algún giño a la electrificación, porque la única posibilidad de tener etiqueta ECO es con el GNC.

Su precio de partida no es de los más económicos. Pero cuando lo vas equipando más empieza a recortar distancias con los rivales… sobre todo cuando ves sus jugosos descuentos.

Seat Arona 1.0 TSI DSG X-Perience
7.6Nota
Lo mejor
  • Puesta a punto equilibrada, que gusta a todos
  • Interior bien rematado
  • Variedad de equipamiento disponible
Lo peor
  • Hay opciones más económicas
  • No existen variantes electrificadas
  • Plazas traseras con pocos detalles
Diseño7.5
Habitabilidad7.5
Acabados7.5
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor7
Comportamiento7.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

  • Seat
  • Seat Arona
  • todocamino