Logo de Noticias Coches
Seat Leon TDI prueba – 117.9
Pruebanoticias/
Luis Ramos Penabad

Seat León 2.0 TDI 116 CV, a prueba: un buen coche aniquilado por la moda

Hay revuelo en Seat y en todo lo que no sea SUV. Pero eso no signifique que las carrocerías alejadas de los todocaminos tan de moda (más caras y que consumen más) no sean interesantes. De hecho, el León es uno de esos productos que siempre se recomiendan. ¿Incluso si se trata de un Seat León diésel? Eso es lo que vamos a comprobar.

Con la llegada de la cuarta generación del Seat León, todos los focos se centraron en sus variantes híbridas enchufables y microhíbridas de gasolina. Tiene sentido, ya que eran las grandes novedades de la gama mecánica, pero también hubo mejoras en el motor diésel de acceso de la gama León, un bloque que abandonó el downisizing… para ser más eficiente y limpio.

Analizando las ventas en España, vemos que el Seat León es de los productos de la marca más afectados en 2021 por la escasez de componentes. Eso ha hecho que sus ventas sean menores que las que registran el Seat Ateca o el Seat Arona, los SUV de la gama que bailan al paso del mercado.

¿Pero por qué no apostar por un coche compacto como el Seat León? ¿Nos dejamos llevar por las modas demasiado? Porque creénos, tras pasar una semana con él, hay pocos coches hoy en día que ofrezcan tanto como él.

Exterior

Ya ocurrió con la generación anterior. Entonces el Seat León debía apuntalar las ventas de la marca, que dependían demasiado del éxito del Ibiza. Llegó un diseño que gustase a la mayoría y la verdad es que triunfó. Y claro, se siguió apostando por esa línea con un toque dinámico que no renuncia a la elegencia. Si quieres incidir en alguno de esos aspectos, Seat ofrece la versión FR (con una suspensión rebajada y detalles en gris) o la Xcellence.

La unidad que probamos es con el acabado Style. Como el resto de la gama mide 4.368 mm de longitud, de los que 2.886 mm corresponden a la distancia entre ejes. Otras cotas con los 1.800 mm de anchura y 1.456 mm de altura.

En la parte delantera observamos elementos que lo emparentan con otros productos de la marca, como la forma de la parrilla central, con un marco cromado, o las ópticas, LED en esta unidad y con la clásicas firma diurna de otros Seat. El capó resulta largo para ser un compacto, pero eso permite que el parabrisas vaya algo más vertical, mejorando la visibilidad.

La parte trasera repite el diseño de las ópticas delanteras y van unidas visualmente con una tira de LED que cruza la zaga de punta a punta. Ya no resulta tan extraño como cuando lo vimos por vez primera la grafía con el nombre del modelo, que imita la escritura manual y se ubica bajo el logo de la marca, que sirve, como es costrumbre desde hace años, para abrir el portón del malerto. En resumen: sin ser un coche espectacular, es complicado que a alguien le parezca feo.

Interior

Uno de los saltos que más hay que agradecer en la cuarta generación es la gran mejora de la habitabilidad. En la parte delantera hay una gran sensación de amplitud, en parte por la consola central muy liberada. Si eliges una unidad con cambio automático, habrá más amplitud aún, pues la palanca fue sustituida por un pequeño mando. Los asientos tienen una correcta sujección, mejorada en el acabado FR.

Detrás mejoró mucho en el espacio para las piernas, pero como es habitual en modelos de su segmento, hay poca anchura a la altura de los hombros. Esto se aprecia particularmente cuando, como es mi caso, debes instalar dos sistemas de retención infantil: apenas queda espacio para un adulto entre ellas que quiera apoyar su espalda.

El otro aspecto en que el Seat León cambió notablemente fue en el de los mandos. Se apostó por las pantallas y apenas mandos fisicos. La verdad es que la pantalla tiene unos menús bastante sencillos e intuitivos pero como ya dije en su día, no me convence que integre la calefacción o que el pasajero delantero tenga tan complicado cambiar el volumen, pues tendrá que moverse por una zona táctil y con que pilles un pequeño bache no consigues atinar.

La instrumentación digital sí que me parece un acierto, con varias vistas y muchísima información. La controlas desde el volante, ligeramente achatado en su base pero con un grosor correcto y con unas ruletas que me parecen la mejor solución para manejar algunas funciones sin soltar la mano o hacer movimientos poco naturales con los dedos.

De la ergonomía, lo peor son los mandos para las luces. De acuerdo, lo colocas en automático y el coche las enciende y apaga solas en un 99 % de los casos, pero esa superficie táctil y su ubiucación tan baja me parece un engorro.

Por lo demás, buena calidad de realización y unos materiales más que correctos incluso si no apuestas por las variantes más completas. No hay negro piano en ningún lugar (bravo, Seat) y, sin ser materiales lujosos, son agradables al tacto la mayoría.

Además de los huecos habituales, como la guantera o las bolsas de las puertas, el coche dispone de otros detalles prácticos como un gran cofre bajo el apoyabrazos central delantero o una zona de recarga inalámbrica en la parte delantera de la consola.

Maletero

El maletero de un Seat León anuncia 380 litros de capacidad. Es una cifra correcta para su tamaño, calcada a la que ofrecen, por ejemplo, un Volkswagen Golf o un BMW Serie 1, pero lejos, por ejemplo, de la que anuncia el Skoda Scala, con 467 litros.

Se trata de un espacio muy regular, con bastante altura disponible y un piso que puedes colocar a dos alturas. Esto último es opcional, al igual que la rueda de repuesto temporal que hay bajo él.

Los respaldos de los asientos pueden abatirse. Están divididos en dos partes, en proporción 40/60, pero el mayor cuenta con una trampilla que puede servir para transportar objetos largos y estrechos, conservando dos plazas detrás. En caso de que no necesites alguna, abatas todos los asientos y retires la bandeja, consigues 1.301 litros de capacidad.

Equipamiento

La gama del Seat León se estructura en cuatro niveles de acabado. El más sencillo Reference ya cuenta con llantas de aleación de 15 pulgadas, ópticas LED, climatizador, ordenador de a bordo, arranque por botón, alerta de cambio de carril…

El Style al que corresponde nuestra unidad de pruebas es una de las mejores alternativas. Lo decimos porque suma elementos como las llantas de de 16 pulgadas, elevalunas de un toque, radio digital, Radio Media System con pantalla táctil de 8,25 pulgadas, detector de fatiga. bloqueo del diferencial (XDS) asistente de tracción dinámica, cierre centralizado «Keyless-Go» sin cierre de seguridad, volante deportivo en cuero, climatizador o el retrovisor exterior con ajuste eléctrico y térmico.

En estos momentos puedes elegir el Syle XM, que además gana cargador inalámbrico para teléfonos móviles, con amplificador de señal e iluminación LED, faros antiniebla LED con función cornering o el espejo retrovisor interior con función antideslumbramiento.

Además, nuestra unidad tenía bastantes elementos opcionales, ya que la marca permite una completa personalización en este sentido. Entre ellos, las llantas de 17 pulgadas, el techo solar y algún otro elemento (configurado por algún friolero, con asientos delanteros y volante calefactado, calefacción estacionaria), los reglajes elétcricos en asiento del conductor, con memoria, cuadro de mandos digital, cámara de visión posterior…

Si eres de los que trata de evitar perderse en los configuradores, Seat ofrece el acabado FR, más deportivo y Xcellence, más refinado. El precio de partida de un Seat León diésel es de 28.620 euros, una cifra interesante y competitiva.

De todos modos, puedes encontrar ofertas del Seat León en nuestra sección de coches nuevos, publicadas por concesionarios oficiales de la marca, que rebajan notablemente esa cantidad. Si estás interesado, no olvides ver nuestra sección de financiación, donde puedes encontrar herramientas que te ayudarán a pagar el coche mucho más cómodamente mes a mes.

Motor

La gama diésel del Seat León se basa en el bloque de dos litros de cilindrada, el 2.0 TDI, con 115 o 150 CV. El primero se asocia al cambio manual de seis velocidades y el segundo al automático de siete.  

A pesar de que la cifra de potencia no es apabullante, esos 115 CV (85 kW) se entregan entre las 2.750 y las 4.250 rpm, el rango habitual de utilización. Muy interesante la cifra de par máximo, 300 Nm disponibles desde muy bajas vueltas, entre las 1.500 y 2.500 rpm.

No es un coche deportivo, como demuestra su cifra de aceleración de 0 a 100 km/h, que completa en 10,2 segundos. Eso sí, una vez lanzado, puede alcanzar 200 km/h, que no está mal. Pero este coche en lo que destaca es en consumo. Homologa 4,2 l/100 km en ciclo combinado, con unas emisiones de CO2 muy bajas, de apenas 112 g/km.

Comportamiento

En esta generación del León había conducido ya el 1.5 TSI de 150 CV y repetí de nuevo bloque con el familiar. La verdad es que en el mercado manda la gasolina, pero me resultaba interesante conocer el movimiento de la marca con el León diésel más barato. Antes el León de combustión empleaba el 1.6 TDI CR de 115 CV (ver prueba) como opción más frugal. Ahora, un bloque más grande, el 2.0 TDI CR de 115 CV, que consigue reducir en 19 g/km las emisiones de CO2 respecto al anterior. Una cifra enorme ya que el punto de partida era bajo.

Lo consigue con un sistema de depuración de gases de escape más eficaz, pero lo que más interesa a cualquier comprador de un coche de estas características es su consumo y autonomía. Así que comencemos con los datos de un viaje de 1.800 km (ida y vuelta), la mayoría por autovía a velocidades de 120 km/h: Gastamos 4,7 l/100 km, con unas autonomías de 1.057 km antes de volver a repostar.

Salvo en el momento de arrancarlo, apenas notas la naturaleza de su motor. En marcha resulta silencioso, con una muy buena calidad de rodadura que quizá fuese aún mejor con llantas algo menores. De hecho, aunque sea de los motores menos potentes de la gama, resulta más que sobrado incluso viajando con el coche cargado, como fue mi caso. En estas situaciones, poner el control de crucero adaptativo ayuda a evitar multas y realizar el voaje algo más descansado.

Por lo demás, es un León, con esa puesta a punto del chasis tan de Seat y que, personalmente, me parece acertadísima para un producto así, siendo dinámico sin renunaciar a la comodidad, lo que permite enlazar curvas en carreteras secundarias de manera segura y eficaz. El motor no reponderá tan animadamente como un gasolina a altas vueltas, pero es capaz de sacar alguna sonrisa.

Más allá de la carretera, sus dimensiones ayudan moverse en ciudad , con una visibilidad correcta y donde los sensores o la cámara de visión posterior hacen que las maniobras y aparcamientos resulten más cómodas y seguras.

Opinión coches.com

El difícil elegir cuál es el mejor compacto del mercado, ya que cada marca incide en algún aspecto. Pero es innegable que el Seat León estará entre ellos. Por su nivel de terminación, por lo sencilla que resulta su conducción  incluso cuando uno quiere realizarla a buen ritmo.

Es de los mejores de la categoría en cuanto a espacio interior, el equipameinto es bueno, el maletero correcto y eso te hace pensar en por qué los compradores se han lanzado en masa a por SUV pequeños y compactos. La mayor altura ayuda a entrar y salir del coche, eso es innegable, pero supene después un hándicap en comportamiento y consumos.

En cuanto al Seat León diésel 2.0 TDI, resulta ideal para quienes realicen viajes largos por carretera, donde los híbridos no consiguen ni acercarse a sus consumos. Si ese es tu caso, el Arona no cuenta ya con mecánicas diésel en su gama, por un precio muy similar al de este León y el Ateca es notablemente más caro. La confirmación de que el Seat León y los compactos en general están muy afectados por la moda SUV.

Seat León 2.0 TDI 115 CV Style
7.9Nota
Lo mejor
  • Comportamiento dinámico sin estridencias
  • Consumo y par del motor diésel
  • Posibilidades de equipamiento
Lo peor
  • Falta de mandos físicos para funciones vitales
  • Precio sin descuentos mayor que otras alternativas
  • No hay diésel microhíbrido en la gama
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados8
Maletero7
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • compacto
  • Seat
  • Seat León