Logo de Noticias Coches
Seat León Sportstourer prueba – 58.3
Prueba
Luis Ramos Penabad

Seat León Sportstourer, a prueba: ¿mantiene el toque deportivo este familiar?

Si hay un modelo clave en la historia moderna de SEAT, ese es el Ibiza. Pero en los últimos años ha tenido un escudero en sus andanzas que le ha superado. Se trata del Seat León, el coche más vendido en España en 2020. Pero es que lleva siéndolo desde 2017.

Tras una primera toma de contacto, toca conocer a fondo al nuevo León. Hemos elegido en esta ocasión la carrocería familiar, denominado Sportstourer, ya que es una versión que gusta (antes se llamaba León ST). Supone en España un tercio de las ventas y ha sido vital para que el León se adentrase en muchos mercados europeos.

La anterior generación ya consiguió ser el cuarto familiar compacto más vendido en Europa, tras el Octavia Combi, el Golf Variant y el Focus Sportbreak. Y ojo, que mejora tanto que no nos extrañaría que escalase posiciones en breve. Lo analizamos a fondo:

Exterior 

Hay modelos que simplemente evolucionan con el paso de los años. Y otros que se transforman por completo. Es el caso del León. La primera generación, obra de Guiorgeto Giugiaro, jugó a conquistar a quienes buscaban deportividad. La segunda, obra de Walter de Silva, buscaba más practicidad jugando a ser un monovolumen que tanto se vendían entonces. Y la tercera, que llegó en 2013, fue quizá la menos rompedora, pero la que lo convirtió en un superventas, estrenando carrocerías inéditas hasta la fecha, como la tres puertas y la familiar.

Y llegamos a la cuarta generación. Es la primera vez que repita padre, pues es obra de Alejandro Mesonero Romanos, que acaba de fichar por Renault. Entre eso y que su nivel de ventas es ya vital para la marca, ya no podemos hablar de revolución, si bien es notablemente diferente.

Y es que mientras la tercera generación jugaba solamente con líneas tensas, un diseño muy técnico, que parecía hecho con tiralíneas, ahora encontramos formas orgánicas, volúmenes en los paragolpes, si bien conserva la mirada agresiva, con unos faros idénticos a los del Tarraco, modelo del que toma el diseño de la parrilla, ahora más vertical.

También es más largo el capó y el capó está más vertical, algo que ya vimos en el cinco puertas. A lo largo vemos una línea de tensión superior que se pierde hacia la zaga, así como una inferior. Y es grande. Mide 4.642 mm de longitud, casi 30 cm más que el compacto y 10 cm más que el León ST 2017, que se quedaba en 4.548 mm).

Notables los 2.686 mm de distancia entre ejes (5 cm más que antes, que eran 2.634 mm de batalla). Es la cifra clave para definir el espacio que tendrás dentro… y la misma que la del Octavia. No doy más pistas.

Pero donde realmente cambia el coche es en la zaga. Tenemos un portón cóncavo, en un juego de volúmenes que prosigue por los paragolpes y una ópticas triangulares, si bien no llegan a cerrarse, unidas por una franja luminosa.

Y dos detalles que no pasan desapercibidos. La nueva tipografía para el nombre del modelo y la ausencia de tomas de escape, al menos en este nivel de acabado Xcellence.

Interior

En el habitáculo lo primero que llama la atención es el aumento de la calidad más que notable, que apenas hay cosas en negro brillante… y que no hay botones.

Todos los mandos están en esta pantalla, que es de 10 pulgadas en las variantes más completas como esta (de 8,25 en las sencillas). Tiene una gran calidad de imagen, un diseño de menús muy chulo inspirado en la Diagonal de Barcelona, es fabulosa para conectar el móvil, porque tiene integración con Android Auto, Apple Carplay y MirrorLink y además, como cuentas con una tarjeta SIM el coche está conectado permanentemente a Internet. Y te responde si le dices «Hola Hola».

Pero, como tantos otros fabricantes, SEAT ha pecado de querer integrar ahí todo. Sobre todo el climatizador. Porque puedes hacer uso de estos mandos para subir o bajar la temperatura, pero no sabes si los estás tocando realmente porque no son físicos y no tienen respuesta háptica. Al menos se mantiene en todo momento en la parte superior un pequeño menú para acceder.

Y la cosa no se queda ahí, pues para controlar las luces o las lunas térmicas tenemos una botonera sin forma que obliga a desviar la vista para saber qué botón estamos realmente tocando. Bonito, puede. Práctico y seguro, en absoluto. 

Ojo, que se les han ocurrido detalles interesantes que demuestran que el diseño puede llevarse bien con la ergonomía y la seguridad. Un ejemplo es el sistema de iluminación ambiental led que recorre la parte superior del salpicadero y las puertas. Además de vistoso, sirve para alertar del tráfico en el punto ciego de ese lado, a modo de advertencia.

Por lo demás, mucho espacio, un volante achatado multifunción que incluye los sistemas de seguridad y un cuadro de instrumentos digital que emplea una pantalla TFT de 10,25 pulgadas donde se pueden ver diferentes vistas. En el apartado práctico, una consola con cargador de móvil inalámbrico, tomas USB de tipo C, freno de estacionamiento eléctrico que libera espacio o un cofre central bajo el reposabrazos, que es regulable en altura y longitudinalmente.

¿Detrás? La distancia entre ejes ha llevado al Seat León Sportstourer directo al podio si lo que buscas es espacio detrás. Se nota el aumento de espacio para las rodillas y conserva las cotas correctas en altura.

Pero es que además, encontramos salidas de ventilación, incluso con regulación de la temperatura ya que en este acabado el climatizador de tres zonas es de serie. Hay también par de tomas USB para recargar dispositivos electrónicos, bolsillos tras los respaldos delanteros y reposabrazos. La plaza central, si no fuese por el túnel de transmisión, que resta espacio para los pies

Maletero

Tenemos un coche más largo, de ahí que gane espacio interior. Pero también maletero. La tercera generación tenía una buena capacidad de carga para jugar la Liga, con 587 litros, pero ahora ya se codea con el Octavia Combi en Champions.

Y es que tiene 620 litros de capacidad, con lo que adelanta a modelos como el Peugeot 308 SW (610 litros), el Ford Focus Sportbreak (608 litros) o el Toyota Corolla (598 litros) y estos dos últimos son incluso más largos. Resulta más fácil de cargar que el compacto, pues su umbral de carga está a una altura más baja y además cuando subes el portón, que puede tener apertura eléctrica como en esta unidad, deja una boca mayor.

Pero es que además del tamaño tenemos formas muy aprovechables, detalles prácticos como los ganchos para colgar bolsas o puntos para fijar la carga, una toma de 220 V y un doble fondo. Bajo él, una rueda de repuesto temporal. 

Cuando abatimos los respaldos de los asientos traseros y colocamos el piso en la posición superior contamos con una superficie plana de 1.600 litros. Los respaldos están divididos en dos partes asimétricas y existe un hueco central para poder cargar objetos largos y estrechos sin renunciar a dos plazas traseras.

Equipamiento

El compacto español está en venta con cuatro niveles de equipamiento: Reference, Style, Xcellence y FR. En función del acabado cambia la trama de la parrilla cambia y la forma de los paragolpes, además de las llantas. El acabado FR es el que tiene el aspecto más deportivo y diferenciado y el Xcelllence el más refinado.

Nuestra unidad contaba con el nivel de equipamiento Xcellence. Eso le aporta ya un buen número de asistentes de seguridad. Desde el control de crucero adaptativo, cambio automático de luces cortas a largas, asistente de aparcamiento automático, mantiene al coche en el carril, avisa de la presencia de vehículos en el ángulo muerto, cuenta con una buena cámara de visión posterior…

Algunos de los asistentes mencionados se incluyen en el paquete Xcellence GO L, que merece mucho la pena ya que por apenas 640 euros te llevas un coche más seguro, la pantalla de 10 pulgadas con navegador…

El color de nuestra unidad (azul Mistery) supone un pago extra, así como algún elemento más como el selector de modos de conducción (incluidos en el Dynamic & Comfort pack, que por 770 euros suma también el control dinámico de chasis –DCC– o la dirección progresiva). También los asientos delanteros o volante calefactados se incluyen en el apartado de opcionales.

No obstante, de serie ya se ofrecen los faros Full LED, sistema multimedia compatible, el volante de cuero, el climatizador trizona que permite a los pasajeros traseros modificar su temperatura y caudal de aire…

¿Precio? En estos momentos un Seat León 1.5 TSI 150 CV Xcellence como el que probamos cuesta 26.540 euros, a los que habría que añadir algún extra que, como has visto, no suponen un desembolso notable. Pero ojo, que es sencillo encontrar ofertas del Seat León Sportstourer en  nuestra sección de coches nuevos, publicadas por concesionarios oficiales de la marca y actualizada frecuentemente. Recuerda que algunas pueden incluir financiar el coche.

Motor

La familia del Seat León comparte la plataforma MQB Evo del grupo Volkswagen. Eso le hace muy similar al Skoda Octavia, Audi A3 o Volkswagen Golf. Por ese motivo tienen gamas mecánicas muy similares.

La gama empezó con versiones con etiqueta C, motores de gasolina TSI de 110 a 150 CV y diésel TDI de 115 a 150 CV. Pero llegarán tambén versiones con etiqueta ECO, como los e-TSI con sistema de hibridación ligera o el TGI con GNC. Y también, por vez primera, podrá elegirse una versión con etiqueta Cero, el León eHybrid Sportstourer, un híbrido enchufable de 204 CV.

¿Qué tenemos aquí bajo el capó? Pues un 1.5 TSI de gasolina. Se trata de un propulsor de cuaro cilindros conocido que desarrolla 150 CV a 5.000 rpm y entrega 250 Nm de 1.500 hasta 3.500 rpm. Se asocia a una caja de cambios manual de seis relaciones, una configuración muy clásica, la verdad. Y promete consumos contenidos ya que tiene el sistema que desactiva la mitad de cilindros si no se abusa mucho del acelerador. Hora de ver cómo va.

Comportamiento

El León siempre ha destacado por su comportamiento seguro pero sin renunciar a la deportividad. En esto último incide el acabado FR y lo lleva al extremo los Cupra, ahora una marca aparte. ¿Y el Xcellence que tenemos entre manos? Desde luego, se viaja cómodo, nos recuerda en ese sentido al Skoda Octavia Combi que probamos hace poco. Pero no se olvida de su origen dinámico.

Y es que la suspensión, que es un apartado que en Martorell saben tratar especialmente, esta muy bien puesta a punto. Tienen un tarado firme, algo que notas en ciudad sobre todo, pero puedes viajar por autovía con una comodidad  aplomo fabuloso, acompañado de un aislamiento acústico notable.

Y en vías rápidas, a pesar del aumento de la distancia entre ejes, sigue siendo de lo mejor del segmento, gracias a un tren delantero bastante directo y rápido. 

¿El motor? Pues para mi, salvo que hagas muchísimos kilómetros, es el que hay que elegir. Tiene una reserva de potencia suficiente para la amplia mayoría de conductores y la entrega de manera muy lineal. Resulta muy agradable de usar porque no hace falta subir mucho de revoluciones para que el coche responda. El cambio manual tiene un tacto preciso y suave.

Y lo hace, pues es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos y, lo más importante, pasa de 80 a 120 km/h en 6,7. La velocidad máxima es de 221 km/h, suficiente para ir a la cárcel una temporada. 

¿Consumos? El coche homologa en ciclo medio 5,6 l/100 km y durante estos días de prueba hemos hecho una media de 6 l/100 km. Es una cifra buena pues incluso en puertos de montaña a buen ritmo no se dispara mucho más allá de los 8 l/100 km. Eso demuestra la eficacia del sistema de desactivación de cilindros y nos hace preguntarnos si interesa el micro híbrido.

Opinión coches.com

El SEAT León Sportstourer es un producto redondo. Puede que no tan práctico como el Octavia Combi, pero está muy cerca tanto en habitabilidad y maletero. Y a pesar de que dinámicamente se parecen, sobre todo al contar con los modos de conducción y la suspensión adaptativa (que Seat llama DCC, control dinámico de chasis), veo un paso por delante al León.

El Ford Focus Sportbreak, que probé en las mismas carreteras enamorará también a quien busque un familiar compacto dinámico, pero se nota la juventud del Seat en cuanto a tecnología y también en acabados. Tiene fallos de ergonomía, centrando demasiadas funciones en la pantalla o los mandos de la luces, algo consecuencia de las tendencias actuales pues la gran mayoría peca de ello.

¿Eligiría el semihíbrido o el gasolina normal? Pues te voy a responder como un gallego. Depende. Si por el lugar donde vives te interesa la etiqueta ECO y quieres cambio automático, sí. Porque el gasolina de 150 CV no puede asociarse a esa transmisión. Eso sí, prepárate a desembolsar 2.300 euros más. Por consumos, no. Homologan exactamente lo mismo.

Así pues el Seat León Sportstourer nos ofrece una gran relación espacio-precio-equipamiento, una excelente combinación entre confort y dinamismo y un consumo contenido, así como un interior cuidado y una gran habitabilidad. Y además, diseñado, desarrollado y fabricado en España. Lo dicho, un producto redondo.

Seat León Sportstourer 1.5 TSI 150 CV Xcellence
8.3Nota
Lo mejor
  • Buena habitabilidad delante y detrás, y gran maletero
  • Comportamiento dinámico muy equilibrado y conseguido
  • Consumos muy comedidos sin necesidad de recurrir a hibridación
Lo peor
  • La pantalla concentra demasiadas funciones
  • Mandos de las luces poco ergonómicos
  • Sobreprecio de la variante con etiqueta ECO poco justificado
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados8
Maletero8.5
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento8
Calidad Precio8.5

Galería de fotos:

  • familiar
  • Seat
  • Seat León ST