Hay múltiples maneras de disfrutar de un coche. Hay quienes buscan deportividad, quienes buscan diseño exterior apabullante, confort…. pero hoy te traemos otro modo de disfrutar de la carretera y de la conducción, pero también de la familia, los amigos… de la vida en general.

Hablamos de la Volkswagen Multivan. Un mito sobre ruedas, que ya está en la generación 6.1. Este nombre suena a una actualización de software pero tras cruzar España con ella hemos comprobado que sigue fiel a la esencia del Bulli lanzado hace 70 años y que es un mito de las carreteras.

La Multivan es una de las caras de la gama 6.1. Como anteriores versiones, se compone de una variante industrial y comercial (la Transporter), una pensada para el transporte de pasajeros (la Caravelle), la de cariz más familiar (la Multivan) y un furgoneta camperizada (la California).

Las cuatro se pusieron al día en 2020 para seguir siendo un referente en ventas. La Multivan es la más preparada para viajar, por diseño, acabados y por numerosas soluciones prácticas, como te mostramos en este vídeo:

Exterior

Parece que la Volkswagen Multivan 6.1 es idéntica a la anterior, presentada en 2015. Desde luego, en esta puesta al día se mantienen intactos la mayoría de paneles de la carrocería, lo que hace que no varíen sus formas, pero sí que hay novedades que ayudan a que tenga un aspecto más moderno.

Lo podemos observar sobre todo en la parte delantera. Aquí  hay nuevos faros, que son algo más grandes y en los que cambia el diseño de la luz diurna. Iluminan realmente bien. También ha crecido la parrilla, que ahora es muy similar a la que estrenó el nuevo Passat.

En la rejilla se integra ahora el radar, que se encarga de mantener la distancia de seguridad con el modelo precedente cuando activas el control de crucero adaptativo. También se han modificado ligeramente los paragolpes, con nuevas entradas de aire, que se parecen mucho a las que puedes ver en los turismos de la marca, y que ahora alojan a la luces antiniebla, que también cambiaron.

Cuando lo vemos de lado, pocos cambios. Hay seis nuevos juegos de llantas, en nuestra unidad montaba de 17 pulgadas – de 16 de serie en este acbado– y nuevos colores para la carrocería. El del ejemplar que probamos es el  Copper Bronze Metalizado, que supone un sobrecoste de 1.080 euros. Puedes elegir la carrocería en dos colores, que le queda bastante bien pero hay que pagar más dinero. Y algunos acabados cuentan con molduras cromadas, que la hace más elegante, como en este caso.

Por lo demás, las dimensiones son iguales. La Multivan mide 4.904 mm de longitud (de los cuales 3.000 mm son de distancia entre ejes), por 1.904 mm de anchura y es muy alta pues se va a los 1.970 mm.  Es una medida única, al igual que la California, la versión camperizada. Si la quieres más larga tendrás que elegir la Caravelle, que usa la misma base… pero con acabados más modestos. 

¿Y detrás? Pues pocos cambios. Estrena grupos ópticos, también el nuevo logo de la marca (cambió en 2019, haciéndose más minimalista) pero no varía en exceso.

Interior

Unas puertas enormes permiten que nos subamos a la furgoneta. Literalmente, lo de subirse. De hecho, contamos con unos asideros para ayudarnos en esta operación.

El espacio es apabullante, algo que esperas en un producto con estas dimensiones. Y el diseño, pues muy similar al modelo anterior y a lo que acostumbra el fabricante germano: todo en el lugar donde esperas, con una ergonomía excelente.

Las calidades son superiores a la de sus rivales. En este sentido, no encontrarás lujos, desde luego (solamente el Mercedes Clase V apuesta por eso, algo que obviamente hay que pagar). Encontrarás plásticos duros en las zonas más bajas, pero su aspecto es bueno.

Las novedades más importantes las encontramos en el salpicadero. Es ahí donde se ubica la nueva pantalla táctil del sistema multimedia. Es como la que ves ya en la mayoría de turismos de la marca: buen tamaño… pero pierde sus botones, ahora todo es táctil.

Contamos con una buena guantera, bolsas en las puertas (en una posición baja, pero por suerte hay un espacio para dejar objetos más a mano del conductor, algo más elevado).

Hay un espacio muy cercano al pomo del cambio de marchas con un par de conexiones USB C para poder cargar el dispositivo móvil de turno. Ocupando un reposabebidas, por cierto Contamos con otro en la parte alta del salpicadero, pero no es un lugar que me guste demasiado porque la bebida se calienta demasiado… y si usas botellas de plástico no conviene que les de el sol directamente pues se degradan.

Los asientos son realmente confortables. Pasé casi 1.500 en ellos en apenas tres días y me convencieron. Amplias regulaciones y dos reposabrazos que te hacen los viajes más agradables. Obviamente la posición de conducción es elevada, pero tienen un gran nivel de confort. Entre ambos hay espacio suficiente para pasar a la segunda fila de asientos. Una pena que se haya mantenido la palanca del freno de mano, lo que dificulta algo esta operación.

Esa segunda fila de asientos es una maravilla. Cuentas con unos asientos idénticos a los de la primera fila, esta vez colocados sobre raíles. Entre ellos, un elemento que puedes convertir en una mesa con apenas un par de  movimientos, con un espacio de almacenaje bajo él. Asientos reclinables, que puedes mover longitudinalmente a voluntad… y también girar para crear un espacio muy acogedor, como una sala. Esto último no lo tiene la primera fila de asientos, un detalle que se reserva a la California.

Contamos ahí con unas ventanillas de apertura horizontal bastante generosas para lo que se estila en el segmento, con cortinillas para evitar que la luz del sol entre directamente. Y unas puertas correderas de accionamiento eléctrico para facilita rel acceso.

Es muy fácil gracias a esas amplísimas puertas pasar a las plazas traseras. En esta unidad contábamos con una banqueta corrida con tres asientos. También reclinable y que puedes desplazar sobre los mismos raíles. Con sus reposabebidas, cargadores de dispositivos móviles… Y amplias para tres personas. Y el climatizador (con salidas por el techo) cumple su función a la perfección incluso en un espacio tan amplio.

Como ves, la modularidad es exquisita. Hay múltiples combinaciones. El único pero es el peso de los asientos (lógico por otra parte pues integran el cinturón de seguridad y el sistema que los hace giratorios). Para retirarlos basta con retirar un par de embellecedores, que liberan un hueco para poder sacarlos del raíl.

Maletero

El hecho de que los asientos puedan moverse en infinidad de posiciones hace que Volkswagen no ofrezca una cifra de maletero. Lo importante es que pueden viajar cómodamente siete personas y su equipaje.

Está muy bien rematado, cuenta con anclajes para fijar la carga, un par de puntos de iluminación en los laterales e incluso una toma de 12 V (quizá una de 220 convencional hubiese sido más acertada). Si retiras los asientos cuentas con un espacio de 2.450 mm de longitud máxima de carga. Nos gustó tambien la cortinilla (anlcada a la tercera fila), pues puedes tener protegida la carga, a salvo de miradas, independientemente de la posición de la tercera fila.

Hay espacios de almacenaje bajo los asientos laterales de la tercera fila y, por supuesto, podemos reclinar por completo los respaldos de las dos segundas filas de asientos para crear un espacioideal para dormir, echando un colchón encima. 

Equipamiento

Nuestra unidad de pruebas tenía la terminación Confortline, que ya está descatalogada. Ahora, la gama se estructura en tres niveles de dotación, denominados Origin, Premium y Outdoor. Las imágenes que ves se corresponden a un acabado entre los dos primeros.

Desde luego, no echas nada de menos en la dotación. Ni en materia de confort ni en el de dotación de seguridad, con asistentes de conducción que encuentras en cualquier berlina o SUV: control de crucero adaptativo, sistema de mantenimiento de carril, asistente de frenado… y un asistente de viento lateral (de serie) que ayuda a que no se desvíe la trayectoria  cuando hay rachas de viento.

Destacable también la conectividad. El sistema multimedia es similar al que puedes encontrar en muchos turismos del Grupo, con una pantalla táctil de 8,0 o 9,2 pulgadas (llamadas Discover Media o Discover Pro). Dispone de conexión a Internet y servicios conectados, como los que vimos, por ejemplo, en nuestra prueba del Volkswagen Passat GTE. Y el mismo control por voz y conectividad con Apple CarPlay y Android Auto.

Si nada te basta, hay un sinfín de equipamiento opcional, para mejorar estética, carga o modularidad. Eso sí, sumará una cantidad de dinero notable a la tarifa. Que no es barata. La Volkswagen Multivan parte de 40.400 €, una cifra que crece por encima de los 50.000 € en caso de elegir una unidad similar a la probada.

Eso sí, puedes visitar nuestra sección de coches nuevos, donde los concesionarios oficiales de la marca publican sus ofertas, para encontrar las mejores ofertas de Volkswagen Multivan de toda España. Recuerda que esos precios pueden incluir la obligación de financiar el coche con la marca y que contamos con un comparador de seguros donde puedes encontrar la póliza que más se ajuste a tus necesidades, al mejor precio.

Motor

La gama mecánica de la Volskwagen Multivan se articula en torno a único bloque diésel. Se trata del 2.0 TDI que puede elegirse en tres niveles de potencia: 110, 150 y 199 CV (con dos turbocompresores en lugar de uno como los anteriores). Por ahora no hay versión eléctrica, que se reserva a las Transporter (la e-Transporter realizada por el preparador ABT, con 112 CV (82 kW).

Sí, las potencias son idénticas a las que anunciaba previa a la puesta al día, pero mejoran la alimentación y el sistema de tratamiento de gases de escape. No faltan ahora el filtro anti partículas o el catalizador NOx mediante AdBlue.

En esta ocasión contamos con la variante intermedia que, bajo mi punto de vista, es idóneo y más que suficiente. En nuestra unidad va ligado a un cambio manual de seis relaciones pero si lo quieres nuevo ya solamente podrás configurarlo con el DSG automático de 7 relaciones. Entrega sus 150 CV de potencia máxima entre las 3.250 y las 3.750 rpm y, más interesante para un vehículo así, los 340 Nm de par máximo entre las 1.500 y 3.000 rpm. A las ruedas delanteras, pero puede contar con tracción total.

Pocas novedades en los motores, pero sí mecánicas, pues estrena una nueva dirección electromecánica Servotronic, que reemplaza a la hidráulica del modelo anterior y que hace que esta furgoneta cambie notablemente a la hora de conducirla.

Comportamiento

Comentábamos el hecho de que había una nueva dirección y se nota en marcha. Es precisa y ayuda a  realizar maniobras con gran facilidad y sin esfuerzo, gracias a una enorme asistencia. Eso sí, a costa de perder información sobre el contacto de los neumáticos con el asfalto. En un vehículo de este tipo no es algo que haya que lamentar demasiado, ya que gana otras cosas.

Lo bueno de esta dirección es que gracias a ella puede contar con un montón de elementos de ayuda a la conducción. Desde el sistema de mantenimiento de carril que actúa sobre la dirección, alerta por colisión, avisador de fatiga, control de crucero adaptativo o el asistente de aparcamiento.

El Volkswagen Multivan tiene, pues asistentes como un turismo y, a pesar de sus formas y sus más de dos toneladas de peso, sorprende que se conduzca de manera tan similar a un coche. Obviamente la posición de conducción es más elevada, pero eso ayuda a que tengas una excelente visibilidad, y es realmente sencillo de conducir.

Destacaría dos aspectos. Para empezar, la estabilidad, incluso con viento el coche no parece inmutarse. Uno de los nuevos sistemas de asistencia es el asistente para viento lateral de serie: este asistente estabiliza el Bulli automáticamente tan pronto como el viento lateral afecta a la conducción. Y el paso por curva en carreteras secundarias es realmente bueno para tratarse de un derivado de comercial, sin apenas balanceos cuando estás enlazando curvas.

Por otro lado, la insonorización. Cuanto mayor es un vehículo, más difícil es que no se oiga la rumorosidad del motor en el interior, si como es el caso está tan cercano del habitáculo. Pero créeme que mejora en ese sentido a algunos turismos diésel.

Con buenos asientos, gran aislamiento acútico (apenas se oyen ruidos aerodinámicos), es una auténtica maravilla hacer kilómetros al volante del Multivan. El motor se demuestra suficiente. Alcanza 182 km/h de velocidad punta y aunque los 13 segundos que tarda en realizar el 0 a 100 km/h, no tendrás problemas a la hora de realizar incorporaciones o adelantamientos. Te notas ágil y además entrega la potencia de manera muy agradable, sin brusquedades. 

¿Algún pero en marcha? Pues puede que la suspensión trasera sea algo dura, algo que notarás sobre todo en baches. De todos modos es algo esperable en un coche de este tamaño y peso… que además puede ir cargado. Incluso la metimos por caminos sencillos y tampoco resulta muy incómoda.

¿Consumos? Anuncia un gasto medio homologado de 8,2 l/100 km. Y tras más de 1.300 km conduciéndola incluso lo hemos reducido un poco, pues hemos gastado 8,1 l/100 km. Y es que en carreteras secundarias resulta muy sencillo moverse en entornos de los 7 l/100 km. Luego no sube en exceso en autovía a velocidades medias /altas, incluso aunque tengas que subir puertos de montaña. Donde más sube es en ciudad. Son en todo caso cifras muy buenas para un vehículo con formas tan cúbicas.

Opinión coches.com

El Volkswagen Multivan es un vehículo práctico y cómodo, como otras furgonetas pensadas como monovolúmenes. Pero además está a la última en seguridad y conectividad y luego, sorprende en carretera. Un aliado fabuloso para recorrer kilómetros.

Siempre digo que cuando viajo con la familia con un modelo de este tipo, todos vamos más felices. Por espacio, confort, capacidad de carga y lo bien que ven los niños por las ventanillas. Y el Multivan suma su aura histórica de sinónimo de libertad. Me he movido con unas cuántas furgonetas y conn esta, pese a los pocos cambios estéticos, la gente se paraba a mirar por la calle. Y es que sigue despertando deseo

Con las furgonetas está pasando un poco como con los SUV. No sólo venden un vehículo, sino un modo de transmitir a los demás una filosofía de vida. En este caso, además, con un bagaje histórico detrás muy emocional. Su problema es el precio. Creo que está por encima de los rivales de su segmento que hemos probado y es cierto que cuando buscas Multivan de segunda mano se deprecia mucho menos.. pero es muy cara. Eso sí, si puedes acceder a ella y además tienes tiempo de disfrutarla, no te arrepentirás de tener una.

Volkswagen Multivan 6.1 2.0 TDI Confortline
8.4 Nota
Lo mejor
  • Toques de diseño que lo acercan a los turismos de la firma
  • Calidad de interiores y modularidad, muy práctico
  • Comportamiento dinámico soprendente, con bajos consumos
Lo peor
  • Altura de la cabina, que complica el acceso
  • Precio muy por encima de sus rivales
  • Asientos muy pesados para retirarlos del habitáculo
Diseño8
Habitabilidad9
Acabados8.5
Maletero9
Equipamiento8.5
Motor8.5
Comportamiento8.5
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (56 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta