Ya está entre nosotros el Mercedes Clase A Sedán 2019, una nueva incorporación al segmento compacto. Cuando fue presentado el Mercedes Clase A L Berlina en China, quedaba claro de la confianza que depositaba la marca en este tipo de carrocería y ahora por fin podemos ver la versión que llegará al resto del mundo. Estará disponible a partir del próximo año con sus tres volúmenes bien marcados y unas cuantas novedades que lo convierten en un producto muy interesante.

En primer lugar hay que decir que no comparte dimensiones con la variante china. El Clase A Sedán tiene una longitud de 4,55 metros, una anchura de 1,80 metros y una altura de 1,45 metros. El dato de su distancia entre ejes ya lo conocíamos y se queda en 2,73 metros. De esta forma nos encontramos con que es 13 centímetros más largo que el Mercedes Clase A, mientras que prácticamente mantiene el resto de cotas.

En términos estéticos, el Mercedes Clase A Sedán mantiene el lenguaje de diseño de su hermano de cinco puertas. Lógicamente las principales diferencias las encontramos en la zaga, que tiene un diseño fluido en el que destacan el pequeño spoiler, los nuevos pilotos traseros o un paragolpes rediseñado con una salida de escape doble. Se aprecian unas líneas bastante dinámicas gracias a la caída del techo suave.

Y uno de los aspectos donde más va a destacar esta carrocería es en la aerodinámica. En un teaser mostrado recientemente ya adelantamos que se trataría del vehículo de producción con mejor coeficiente aerodinámico al lograr una cifra de 0,22 Cx. Mejora al cinco puertas gracias a su área frontal de solo 2,19 m² y una resistencia de menos de 0,49 m². El récord hasta el momento lo ostentaba el Mercedes CLA Coupé, que tiene el mismo coeficiente.

Gracias al incremento en su longitud, el Mercedes Clase A Sedán promete una habitabilidad notable. La marca dice estar por encima de la media en términos de espacio para los hombros, para los codos y altura hasta el techo (en las plazas traseras ofrece 944 milímetros, líder del segmento). El maletero no se queda atrás y tiene una capacidad de 420 litros, con una boca de carga bastante amplia para que no haya problemas con los objetos voluminosos.

Mercedes Clase A Sedán 2019. Motores

La gama mecánica del Mercedes Clase A Sedán será similar a la de su hermano de cinco puertas. Inicialmente estará formada por solamente una opción de cada combustible, ambas turboalimentadas y de cuatro cilindros. Por la parte de la gasolina, está el A 200 con 163 CV y 250 Nm de par. Solamente puede ir ligado a la transmisión automática de doble embrague 7G-DCT.

Por la parte del diésel aparece el A 180 d, que desarrolla 116 CV y 260 Nm de par y también va únicamente ligado a la caja de cambios automática 7G-DCT. Todavía no está claro si llegará el cambio manual a esta carrocería. Tampoco si más adelante se podrá escoger el A 250 de 224 CV (sí que estñá en cinco puertas) o si habrá versiones deportivas AMG.

Mercedes Clase A Sedán 2019. Equipamiento

En el interior de este modelo de tres volúmenes es donde encontramos menos diferencias respecto al compacto. Cuenta con idéntico aspecto y tecnologías, lo que nos lleva a destacar las dos pantallas consecutivas sobre el salpicadero que puede tener tres configuraciones (dos pantallas de 7 pulgadas, una de 7 y otra de 10,25 pulgadas, las dos de 10,25 pulgadas). Otro destacado en el habitáculo es el volante con controles táctiles, una solución heredada directamente de sus hermanos mayores los Clase E y Clase S.

No puede faltar en el Mercedes Clase A Sedán el nuevo sistema multimedia MBUX (Mercedes-Benz User Experience). Destaca por su control por voz avanzado (se activa diciendo “Hey Mercedes”) y por algunas soluciones de conectividad avanzada. También habrá elementos opcionales destacados como el caso de los faros Multibeam LED, del acceso y arranque sin llaves, con apertura del portón incluida, o la iluminación ambiental con hasta 64 colores para elegir.

Si pasamos al ámbito de las ayudas a la conducción, veremos sistemas bastante avanzados, algunos propios de segmentos superiores. Es el caso del Intelligent Drive, que utiliza las cámaras y el radar con un alcance de hasta 500 metros para ofrecer una conducción semi-autónoma. Puede funcionar conjuntamente con el el asistente activo de la distancia Distronic, el asistente activo de parada de emergencia, el asistente de frenado activo o el Pre-Safe Plus.

Fuente: Mercedes

Galería de fotos:

Ver galeria (56 fotos)