Porsche ha creado auténticas joyas a lo largo de sus 87 años de historia. Gracias a sus vídeos hemos podido ir repasando algunas curiosidades como sus cinco ejemplares más ligeros o los cinco más raros. Ahora nos traen una nueva entrega en la que se habla de los cinco que han alcanzado un mayor precio. Vehículos en los que se junta la exclusividad, un buen mantenimiento y, en bastantes casos, un buen pedigrí logrado en la competición.

Porsche 917/30 Spyder

La lista comienza por abajo con el Porsche 917/30 Spyder, un ejemplar que se ganó la popularidad corriendo en la Can-Am (Canadian-American Championships). Llamaban la atención los más de 1.000 CV de potencia que conseguía su motor bóxer biturbo de doce cilindros y 6.0 litros, con el que alcanzaba unas prestaciones de infarto. Recientemente fue llevado a subasta y alcanzó un valor de 3 millones de dólares. Aunque la marca es quien hace esta clasificación, podríamos poner en duda este quinto lugar, pues el Porsche 935 de Paul Newman fue vendido por 4,4 millones de dólares.

Porsche 550 A Spyder

En la cuarta posición nos encontramos al Porsche 550 A Spyder, uno de los primeros modelos de competición de la marca de Stuttgart que destacó en la década de los 50. El pequeño deportivo biplaza carecía de techo y montaba un motor bóxer de cuatro cilindros y 1.5 litros. En uno de ellos moriría James Dean, alimentando la leyenda. Según la marca, ya por 1958 una unidad fue subastada por 5,17 millones de dólares, una marca a la altura de pocos modelos.

Porsche 911 GT1 Strassenversion

El podio lo abre el Porsche 911 GT1 Strassenversion, que no es otra cosa que una versión matriculable del GT1 de competición. Proviene del ejemplar que triunfó en los 90 y que estuvo presente en Le Mans y en otras carreras de resistencia. Conseguía más de 800 CV con su motor bóxer de seis cilindros y 3.2 litros, lo que le permitía pasar de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos. En marzo del pasado año fue subastado por 5,66 millones de dólares.

Porsche 956

La segunda posición es para otro icono de la competición. El Porsche 956 pasó a la historia por ganar en Le Mans en 1984 y por quedar casi invicto ganando diez de once carreras a las que se presentó. Siguiendo con la fórmula del motor bóxer de seis cilindros, destacó por su desarrollada aerodinámica que estrenaba novedades como el “efecto suelo”. En 1982 la unidad con número de chasis 956-003 fue vendido por más de 10 millones de dólares.

Porsche 917 K

La primera posición en esta lista no podía ser para otro que no fuera el Porsche 917 K. El cola corta (Kurzheck) es probablemente el ejemplar más carismático de Porsche en competición y tiene un palmarés a la altura de muy pocos. La unidad de la que hablamos hoy también tiene el privilegio de ser el protagonista de la película Le Mans de Steve McQueen. Esta unidad con número de chasis 917-024 se gana la primera posición tras haber sido subastada el pasado año por 14 millones de dólares.

Fuente: Porsche

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta