Los fabricantes de lujo suelen seguir las últimas modas, y parece que hay dos que están en pleno auge: la de la fiebre SUV y la de los superdeportivos sin parabrisas. De los primeros ya estamos hartos de hablar, hay a patadas, mientras que de los segundos siempre es un placer hacer una mención. De igual forma que Ferrari ha lanzado sus modelos Monza SP1/SP2, McLaren con el Elva y Bentley el Bacalar, Aston Martin hizo lo propio con el V12 Speedster.

Si bien conocimos a la versión definitiva hace unos meses, hoy tenemos con nosotros al que es en primera estancia el prototipo original. Comparado con el modelo que vimos en las fotos, el prototipo del V12 Speedster luce prácticamente idéntico. Las únicas diferencias parecen ser la falta de incrustaciones en la parrilla delantera, la moldura del parachoques trasero de fibra de carbono expuesta con embellecedores de escape más grandes y seis perforaciones flanqueándolos, y la ausencia de material transparente en la parte posterior de “los capós” de la zaga.

También promete ser divertido de conducir, dado que la potencia proviene de un propulsor V12 biturbo de 5.2 litros que genera 700 CV de potencia y 752 Nm de par motor. Eso es suficiente energía para un hacer una carrera de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 300 km/h, limitada electrónicamente. Siendo una combinación del Vantage y del DBS Superleggera dentro de una arquitectura de aluminio a medida, la carrocería está hecha casi en su totalidad de fibra de carbono, y careciendo de techo y parabrisas, debe de ser ligero.

El diseño se parece más al Vantage que al DBS, con la cara prácticamente a juego con el primero, mientras que el alerón trasero y la disposición de luces integradas también se eligieron del deportivo “compacto” de la marca. El resto es único, con un esculpido y profundo perfil junto con grandes tomas de ventilación desde los huecos de las ruedas delanteras hasta los paneles de las puertas. Una cubierta también se encuentra entre la cabina para ayudar a optimizar el flujo de aire, mientras que en la parte trasera hay un montaje central para las salidas de escape.

Como se puede ver en la galería, Aston Martin no incluye ninguna foto del interior del prototipo, y sospechamos que eso se debe a que todavía no tiene una, al menos nada que valga la pena mostrar. Eso está bien. Este es un juguete de uso único, no un coupé de paseo, y cualquier cosa más que un conjunto de asientos bien anclados y unos controles intuitivos para el conductor es solo un peso añadido. Aún así, sabemos que tiene fibra de carbono estructural de cromo satinado, cuero, aluminio y caucho impreso mediante tecnología 3D.

Descrito por Aston Martin como un “biplaza visceral e intransigente”, el V12 Speedster estará limitado a 88 ejemplares en todo el mundo cuando las entregas comiencen a principios del próximo año. En caso de que aún no te hayas hecho con tu ejemplar, has de saber que el precio de partida es de 840.000 euros antes de meterse con la lista de opcionales. No, no es barato, aunque sí más accesible que otros modelos especiales de la casa como los “nuevos” DB5 de 007 o el DB4 Continuation de Zagato.

Fuente: Aston Martin

Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta