Hay coches cuyo precio tiene más cifras que un número de teléfono. Sin embargo, como de momento no hay nadie que pueda cobrarte por soñar en grande, nos hemos imaginado a nosotros mismos como un millonario excéntrico que cuenta las 24 horas del día, los 7 días de la semana con un entrañable chófer.

Y como nos lo podemos permitir, además tenemos cuatro coches con los que rotar cada día según el estado de ánimo. ¿Te subes con nosotros?, eso sí, quítate primero el barro de los zapatos.

Rolls-Royce Phantom

Un icono atemporal, un éxtasis de lujo y elegancia manifestado en un coche de líneas sobrias y excelentemente diseñadas. Su conducción como no podía ser de otra manera no defrauda. Sin embargo, la experiencia en los asientos traseros es de otro planeta. Como mucho cercana a la primera clase de las aerolíneas más exclusivas del mundo.

Si la vida moderna peca de ser excesivamente ruidosa, este coche es un santuario de tranquilidad. Como bien recalca la marca, el mayor ruido en este Rolls-Royce viene de tu pulso cardíaco. 

No hay dos Rolls-Royce iguales, y es que cada uno se hace a medida de las peticiones del cliente, pero todos ellos parten de su mentalidad de “La arquitectura del lujo”. Es decir, hasta el mínimo detalle tiene que contribuir a una experiencia única, y de momento, se nos ocurren pocos rivales que puedan competir con él.

Maserati Quattroporte

Si tienes un Quattroporte, preferir no conducirlo podría considerarse un sacrilegio. Con un ADN de competición y un lujo donde ningún elemento resta potencia, es sin duda una superberlina para disfrutar por las carreteras del sur de Italia de camino a tu Villa en la Toscana (sí, somos muy soñadores).

Pero también es un coche donde los asientos traseros a diferencia de muchos de sus homogéneos no son meros accesorios. Con un espacio considerable y de cuero cosido mano, están calefactados y además cuentan con 12 modalidades de ajuste para que encuentras no una posición buena, sino la perfecta para ti.

Y si como nosotros te encanta la música, podrás disfrutar del mejor sonido gracias a su sistema diseñado por Bowers & Wilkins. Unos de los mejores ingenieros de sonido del mundo.

Mercedes-Maybach S600

El sistema más avanzado de entretenimiento a bordo, conexión Wifi de alta velocidad, pantallas led con auriculares inalámbricos, asientos con control de temperatura que pueden reclinarse hasta casi formar una cama, es un coche definitivamente diseñado para que lo disfrutes desde atrás.

No obstante es también un coche con el que el conductor estará encantado dado su comodidad y adaptabilidad a la carretera.

Pero teniendo en cuenta que le das a un botón y sale una botella de Champán de una nevera y dos copas; y que mientras tanto puedes cambiar la fragancia del coche a la vez que miras la última película de Tarantino, lo tenemos claro.
Preferimos que nos lleven.

Bentley Mulsanne

Si hay un rival del Rolls-Royce Phantom que por lo menos es capaz de mirarle a los ojos ese sería el Bentley Mulsanne.

Al igual que su compatriota británico, su diseño no busca ser excesivo pero sin duda no pasa desapercibido. Con acabados en madera y cuero, el cliente siempre tendrá la última palabra en cuanto a materiales, colores (hay una gama de 100 tonos) y accesorios.

¿Un humidor de puros?, ¿un minibar con Whisky Japonés?, ¿una caja con accesorios para limpiar tus zapatos?, todo está pensado para que por el momento que dure el viaje puedas olvidarte de todas las preocupaciones que trae ser multimillonario.

Fuente: The Gentleman´s Journal 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta