ds-3-crossback-e-tense-prueba-18
Luis Ramos Penabad

DS se va haciendo un hueco y tiene un plan para ser más grande

Lanzar una marca de coches al mercado es una labor muy ardua. Siempre lo decimos. Y si es una marca premium, más. Da igual que tengas una historia repleta de gloria (véase Alfa Romeo), hay que ofrecer el mercado, que es muy cambiante, lo que demanda en cada momento. Y DS lo está haciendo.

Incluso durante la pandemia. En España presume de la octava posición entre las marcas de lujo (que no está mal habida cuenta de su juventud, gana dos posiciones en 2020. En los nueve primeros meses del año ha conseguido vender 2.518 coches. Es un 16,9 % menos que lo que vendieron el pasado ejercicio, pero menor que el 31,2 % que caen el resto de marcas premium (los fabricantes generalistas caen todavía más, hasta el 39,3 %).

Y eso que apenas cuenta con dos modelos en el mercado. El DS 7 Crossback pero, sobre todo, el DS 3 Crossback. Y decimos sobre todo porque es ahí donde parece que a corto plazo va a centrar su estrategia. El de los crossover es un modelo en plena efervescencia y, dentro de los premium, es el tercero más vendido, tras el Audi Q2 y el MINI Countryman.  

Los dos SUV pequeños alemanes acaban de ser renovados en profundidad y, si bien las ventas del DS 3 Crossback han crecido desde el año pasado (las de sus rivales caen), ha presentado una puesta al día de gama que pretende hacerla más interesante.

No hay cambios en la gama mecánica (con motores gasolina PureTech de entre 100 y 155 CV, diésel BlueHDi de entre 100 y 130 CV y el eléctrico DS 3 Crossback E-Tense, con 136 CV y 320 km de autonomía que ya hemos probado

La gama del DS 3 Crossback se compone ahora los siguientes niveles de acabado: Chic, So Chic, Performance Line, Connected Chic, Performance Line+ y Grand Chic.  Es nuevo el Performance Line+, que se enfoca a ofrecer una estética más deportiva y la serie Connected Chic.

El DS 3 Crossback Connected Chic pretende ofrecer un equilibrio entre un exterior distintivo, equipamiento de alto nivel tecnológico, sin perder el refinamiento y elegancia en el habitáculo. Su interior se basa en la Inspiración Rivoli, y se puede elegir con el motor PureTech 100 y BlueHDi 100.

Una de las grandes apuestas de la marca es la personalización. Lo vemos en las cinco Inspiraciones, con nombres de lugares emblemáticos parisinos, que permiten combinar colores y materiales en el interior como en el exterior del vehículo. Hay 10 tipos de llantas, 10 colores de carrocería y tres colores de techo.

Y ojo, que esa técnica funciona. El precio medio de venta de un DS 3 Crossback en los ocho primeros meses de 2020 fue 30.100 euros, mientras que si nos referimos en exclusiva al E-Tense, alcanza los 37.800 euros de media por modelo vendido. El DS 7 Crossback con motor de combustión, por 38.100 euros de promedio y el DS 7 Crossback E-Tense 4×4, a 53.800 euros de media.

Y después, ¿qué?

Antes de que acabe el año conoceremos en vivo al nuevo DS 9 2021. Las reservas comenzarán en torno a noviembre, pero no será hasta principios del próximo año que comiencen las entregas. A continuación llegará otro modelo, el D 41. Así, hasta completar una gama con seis modelos globales, que además, a partir de 2025 solamente podrán elegirse con mecánicas enchufables.

  • DS
  • DS 3 Crossback
  • Industria