Ya había ocurrido en 2018. Y en 2019, las emisiones medias de CO2 de los coches nuevos vendidos en Europa han vuelto a subir, según los datos publicados por la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEE). Es el tercer año consecutivo que esto ocurre.

El estudio analiza las emisiones de los coches vendidos en la Unión Europea (UE), Islandia, Noruega y el Reino Unido (Reino Unido). Después de que las emisiones de CO2 disminuyesen en casi 22 g/km de 2010 a 2016, las emisiones medias de los turismos nuevos aumentaron en 2017 y en 2018 (en 2,8 g/km en total). Ahora, los datos provisionales confirman esta tendencia al alza, con un aumento adicional de 1,6 g/km en 2019, alcanzando 122,4 gramos de CO2 por km.

surtidor gasolina 95 98

Desde luego, la cifra permanece por debajo del objetivo de 130 g/km de CO2 que se aplicó hasta 2019… Pero está muy por encima del objetivo de la UE de 95 g/km que se incorpora este año. Será necesario vender más (y más rápido) coches eléctricos y de muy bajas emisiones (híbridos e híbridos enchufables) para acercarse a ese estricto objetivo. Y el mercado… pues en la dirección contraria.

En 2019 se matricularon casi 15,5 millones de vehículos nuevos en la UE, Islandia, Noruega y Reino Unido.

  • Un 59% fueron de gasolina (63% si sumamos híbridos de gasolina).
  • Un 31% diésel (32% si sumamos híbridos diésel), un 4% menos que en 2018  23% menos que en 2011, su récord de ventas.
  • Los híbridos enchufables (PHEV) y vehículos eléctricos (BEV) crecen hasta el 3,5%, en comparación con el 2% en 2018. La mitad de los BEV se registraron en Noruega, Alemania y los Países Bajos (de los pocos países que bajan emisiones medias, no España).

Las emisiones de CO2 de los automóviles diésel (127 g/ km) se acercan a las de gasolina (127,6 g/ km), la distancia más corta desde que hay estudios. La masa de los coches creció 30 kg de 2018 a 2019… debido al aumento de ventas de SUV. Supusieron el 38% de las matriculaciones. Son más pesados y tienen áreas frontales más grandes, características que aumentan el consumo. La mayoría funcionaban con gasolina, con emisiones promedio de 134 g/km, unos 13 g/km más que la media.

Las furgonetas, también subiendo

Las emisiones medias de CO2 de las furgonetas nuevas también aumentaron ligeramente. En 2019 su media de emisiones era de 158,4 g/km de CO2, medio gramo más que en 2018. Está se mantiene muy por debajo del objetivo de 175 gramos que se aplicaba hasta 2019 pero está a 11 g/km del objetivo de la UE de 147 g/km que se aplica a partir de este año.

El aumento de emisiones se debió al aumento de la masa media (14 kg más) y al limitado crecimiento de la electrificación en las furgonetas, que ganaron poca cuota de mercado, del 0,8% en 2018 al 1,3% en 2019 de las 1,68 millones de furgonetas matriculadas. Un 94% de las furgonetas registradas aún funcionan con diésel.

Hemos de tener en cuenta, como recuerdan desde la EEE, que desde 2017 se han endurecido las pruebas de emisiones. Ahora se emplea el ciclo WLTP, en lugar del NEDC, con resultados mucho más realistas.

Fuente: Agencia Europea del Medio Ambiente

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta