Por supuesto que BMW, una de las marcas más importantes del automóvil, no podía dejar pasar por alto la mecánica híbrida. Y es más, no tiene un modelo solo, no, sino varios, derivados de sus “máquinas” más importantes: el Serie 3, el Serie 5, el Serie 7… y más que te vamos a detallar a continuación. Vamos a ir por orden numérico -por ello empezamos por el Serie 3- que no es necesariamente su orden de aparición, pero nos ha parecido que era una buena manera de “ordenarlos”. Que los disfrutes.

Serie 3 Active Hybrid

BMW Serie 3 Active Hybrid

El BMW Serie 3 ya tiene su variante híbrida, el Serie 3 Active Hybrid. Para impulsar a este BMW se recurre al motor de 6 cilindros acompañado por un motor eléctrico. El motor de combustión aporta 300 CV, mientras que el eléctrico 55 más, dando como resultado una potencia combinada de 335 CV con un par de 450 nm. Así se consigue un consumo de 6,4 l/100 km, que supone, según la firma de la hélice, un ahorro de combustible de más del 12,5% en comparación a un motor únicamente de combustión de igual potencia.

El ActiveHybrid 3 también puede circular en modo totalmente eléctrico durante una distancia de unos 3 o 4 kilómetros. En el momento en el que el conductor aplica una mayor presión sobre el acelerador, el motor de combustión entra en funcionamiento. Mientras el vehículo se encuentra en marcha y en las frenadas, el motor eléctrico actúa a modo de generador recargando las baterías.El motor eléctrico supone un empuje extra al pedir más potencia al motor de combustión,  reduciendo ostensiblemente emisiones y consumos.

El equipo de baterías se ubica en el suelo del maletero y según BMW no supone cambios significativos si lo comparamos con un modelo normal ya que la tecnología híbrida se ha integrado por primera vez en la arquitectura del vehículo desde una fase inicial. Por otro lado, el volumen de carga del ActiveHybrid 3 es de 390 litros.
En cuanto a tecnología, tampoco se queda corto este vehículo limpio: incorpora el control de modo de conducción Driving Experience Control, el sistema ConnectedDrive con Head-Up que nos permite ver proyectada la información más relevante en el cristal frontal, la ayuda al aparcamiento Parking Assistant y los sistemas Surround View y Top View. Por el momento no se conocen los precios de partida del modelo.

Serie 5 Active Hybrid

BMW Serie 5 Active Hybrid

El Serie 5 Active Hybrid llega como la versión híbrida de la berlina premium alemana, BMW Serie 5, emulando toda la tecnología y filosofía del Serie 7 Active Hybrid, para llegar al mercado como todo un gran cuatro puertas de alta eficiencia y potencia. Para este estreno, los de Múnich han optado por seguir las reglas y utilizar un propulsor Twin Turbo de  3.0 litros y  6 cilindros. De por sí ya ofrece 306 CV, y si a esto le sumamos un propulsor eléctrico que ofrece 55 CV más cuando funciona a pleno rendimiento, el resultado es un Serie 5 enormemente rápido, y mucho más eficiente que la versión no híbrida. Hablando de prestaciones, cuenta con una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en sólo 5,9 segundos.

En situaciones de funcionamiento eléctrico, BMW asegura que puede recorrer una distancia de hasta cuatro kilómetros a una velocidad constante de 60 km/h, en este caso las emisiones contaminantes son cero. El motor térmico proporciona además una autonomía de 400 kilómetros, lo que le da una margen de uso bastante grande.

Este motor va unido a una caja de cambios de ocho marchas, que ha sido desarrollada por ZF, algo especial, ya que en su interior está el motor eléctrico además del conjunto de engranajes del cambio. Las baterías situadas en el maletero se cargan enchufadas a la red, pero también regeneran su capacidad aprovechando la energía de frenado del vehículo. Tiene uan capacidad de 1,35 kW, que no es mucho (según BMW para recorrer hasta 4 km sin ayuda del motor de gasolina). Así, la firma bávara ha recurrido a la tecnología de iones de litio en vez de la más asequible de níquel e hidruro metálico.

Como rivales de este híbrido de BMW, podemos señalar al Lexus GS o el Infiniti M35 Hybrid. En cuanto a precios, la berlina arranca en los 67.000 euros.

X6 Active Hybrid

BMW X6 Active Hybrid

La plataforma del hermano limpio del BMW X6 ha sido desarrollada conjuntamente por BMW, Daimler y General Motors.No descuida los consumos, pero se trata de un coche diseñado para “comerse vivas” las rectas y ofrecer sensaciones deportivas: es el híbrido más potente del mundo con una potencia combinada de nada menos que 485 CV. Pero antes de pasar al tema mecánico hablemos de su exterior.

El capó muestra un marcado abultamiento. Como el tren híbrido es más voluminoso y pesado han tenido que hacerle algo de espacio. La aerodinámica no varía con respecto a sus hermanos de gama, únicamente las llantas de 19 pulgadas – 20 pulgadas en opción – tienen un diseño específico, y calzan neumáticos de baja resistencia a la rodadura. Unas finas bandas laterales con el emblema “Hybrid” y el nuevo color “Bluewater” no alteran en absoluto su presencia deportiva e imponente.

En el habitáculo nada cambia, únicamente el tacómetro tiene un diseño diferente para recoger datos acerca de la carga de la batería y el modo de funcionamiento. Va muy completo de equipamiento y son de serie elementos como un avanzado climatizador automático, faros bixenón adaptativos o tapicería de cuero. Como todos los X6 emplea un sistema de tracción total xDrive con un reparto variable de fuerza, del 40% al tren delantero y el 60% al tren trasero normalmente.

El sistema de propulsión del ActiveHybrid X6 se denomina híbrido fuerte en paralelo, también llamado “full hybrid”. Para entendernos, el motor eléctrico puede actuar sólo, el gasolina puede actuar sólo y ambos pueden actuar al mismo tiempo. El motor térmico es el mismo 4.4 V8 twin-turbo del modelo xDrive50i, entrega 407 CV de potencia. Los dos motores eléctricos se ubican en el interior de la caja de cambios CVT, el primero produce 91 CV y 260 Nm de par, el segundo 86 CV y 280 Nm de par máximo.

La potencia total combinada es de 485 CV, el par máximo de 780 Nm. No es posible que los dos motores eléctricos entreguen toda su potencia a la vez. El funcionamiento del sistema es sencillo, para el conductor no supone más que colocar la palanca de cambios en la posición D y acelerar.

El motor de combustión interna tiene un sistema Stop&Start que lo detiene en semáforos, retenciones o cuando el vehículo está parado. De esta manera se evita quemar combustible inútilmente, bajando la cifra de consumo urbano de forma considerable. El motor también se desconecta en deceleraciones, siempre que circulemos a menos de 70 km/h. Para ahorrar aún más gasolina, hasta los 65 km/h y durante 2.5 km podemos circular en modo 100% eléctrico. Acelera hasta los 100 km/h en sólo 5.6 segundos. Su velocidad máxima es de 236 km/h. El consumo medio de un SUV de dos toneladas y media, casi 500 CV y que arrastra 185 kg de cacharrería híbrida. Sinceramente no le vemos rival, quizá el que más se acerque sea el Lexus RX 450h. Para llevarse este coche, hay que desembolsar en torno a unos 110.000€.

Serie 7 Active Hybrid

BMW Serie 7 Active Hybrid

Y llegamos a la berlina de lujo de BMW: el Serie 7 también tiene su versión ecológica: el BMW Serie 7 Active Hybrid. Es el Serie 7 de gasolina más económico de la gama en cuanto a consumo, gasta 9,4 l/100 km. Los 730d y 740d gastan todavía menos. Tiene dos motores, uno térmico y uno eléctrico. Por un lado tenemos el V8 biturbo del 750i, que se ha potenciado y da 449 CV, y por otro un motor eléctrico de 20 CV situado entre el motor y la caja de cambios. La potencia máxima combinada es 465 CV y 700 Nm de par máximo entre 2.000 y 4.500 RPM.

En cuanto a prestaciones, acelera a 100 km/h en 4,9 segundos y el primer kilómetro lo hace en 23,5 segundos, con velocidad máxima limitada a 250 km/h de forma electrónica. Es más rápido que el 750i en todos los sentidos a pesar del aumento de peso. El brutal 760i es más potente por su fuerza bruta, pero gasta bastante más, 12,9 l/100 km.

Sólo tiene versión de propulsión (tracción trasera) en carrocería normal o larga. La caja de cambios es de convertidor de par y ocho velocidades, que ya estrenó el 750i con algunas modificaciones menores para ser híbrido.

Tiene sus diferencias estéticas respecto a un Serie 7:  las llantas de 19 pulgadas con diseño optimizado para una mejor aerodinámica, así como por los logotipos que se encuentran en el pilar C y en el portón. En el interior sólo se diferencia en la instrumentación y el logotipo de los embellecedores del marco de las puertas.

Tiene un color de pintura exclusivo denominado Bluewater. Este híbrido se ha hecho sobre un modelo convencional, así que el diseño no está tan optimizado como los coches que han sido diseñados para ser híbridos desde un primer momento.

El híbrido de la Serie 7 es de tipo semihíbrido, con configuración en paralelo. Detrás del motor V8 está el pequeño motor eléctrico, que actúa como una asistencia al motor de gasolina y no sirve para mover el coche de forma autónoma. No había espacio para colocar uno de más potencia. La asistencia viene en forma de arranques más suaves y un extra a la hora de acelerar o recuperar. También recupera la energía en las frenadas y retenciones mucho más eficientemente que un alternador normal, almacenando el excedente en una batería ión-litio que se ha hecho específicamente para este modelo.

Es decir, no tiene un alternador convencional acoplado al motor V8. Toda la energía eléctrica del coche se consigue mediante el motor eléctrico, y el mismo motor realiza la función de arranque del V8 sin temer por la vida útil del motor de arranque. El compresor del A/C tampoco va acomplado al motor V8. Esta batería, de 400 Wh, se aloja en el maletero y sólo resta 40 litros de capacidad y añade 27 kg de peso. Sirve para alimentar a la batería normal de 12V, que es de la que tiran los consumidores eléctricos del coche.

Como es típico en cualquier híbrido, tiene frenada regenerativa, si no se demanda una deceleración fuerte no hace falta que funcione el sistema de frenos convencional, lo que por otra parte requiere anticipación. El BMW ActiveHybrid 7 es 100 kg más pesado que un 750i/750Li, pero es claramente más eficiente.

Por otro lado, podría decirse que habla más claro que otros híbridos, merced a la pantalla multifunción, que informa qué está haciendo el sistema híbrido, ya sea aportando fuerza o recuperando energía. Es igual que en el X6 ActiveHybrid, utiliza colores azul o rojo y representa el motor V8 y el eléctrico. Si se desea, tiene un análisis de eficiencia, expresada en porcentajes.
Mediante un diagrama de barras, actualizado cada minuto, se puede apreciar en qué medida se ha aprovechado el sistema en los últimos 15 minutos. Ah, y algo importante, el aire acondicionado sigue funcionando aunque el V8 se haya parado, pues el compresor es de accionamiento eléctrico. Y otra cosa no menos importante: su precio arranca en los 116.800 euros.

Galería de imágenes de los híbridos de BMW: Serie 7, X6, Serie 5, Serie 3:

Ver galeria (49 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta