Logo de Noticias Coches
Aston Martin 007 Goldfinger 1
Luis Blázquez

¿Por qué James Bond (casi) siempre lleva un Aston Martin?

¿Te emocionaste cuando viste el Aston Martin DB5 por primera vez en Goldfinger? ¿Puede que llorases cuando el DBS del agente 007 fue destruido en Casino Royale o cuando el clásico DB5 encontró su final en Skyfall? Que James Bond conduzca un coche de Aston Martin ha sido una marca registrada de las películas a lo largo de las décadas desde su primera aparición en 1964.

Es posible que haya habido algunas excepciones en las siguientes seis décadas (sí, te estamos mirando a ti, Pierce Brosnan en el BMW 750iL y el Z3), pero el agente del MI6 que conduce un Aston Martin altamente modificado y repleto de dispositivos es un elemento que exigimos en las películas de Bond. El valor de las unidades de colección de modelos como el DB5 plateado se ha disparado hasta cinco veces el de un Aston Martin Valhalla. Y gran parte de esos precios de venta se realizan en subastas de alto copete.

La casa RM Sotheby’s es una de las más famosas en el sector, razón por la que pudo recurrir al director creativo de Aston Martin, Marek Reichman, para conseguir un poco de información de la relación histórica entre la marca y 007. “Para Goldfinger, Ken Adam [escenógrafo] se centró mucho más en el libro de consulta [de Ian Fleming], y si lees el libro, aunque en un momento Bond conduce un Bentley, se menciona un Aston Martin”, dice Reichmann a RM Sotheby’s en la entrevista.

Adam tenía un presupuesto muy, muy pequeño para Goldfinger, dado que el límite de costes ya se estaba acercando. Y querían hacer más y más películas, por lo que no se podía permitir la adquisición de un Aston Martin para correr alrededor de los Alpes italianos, etc.”. Adam había recibido instrucciones de usar un Jaguar E-Type, que en ese momento ya tenía algunos años y no. Enfrentado a la adversidad, Adam tuvo otra idea brillante un día mientras conducía a casa para conseguir su objetivo.

“El viaje diario de Adam desde sus oficinas hasta los estudios de cine lo llevó por las afueras de Londres, donde pasó junto a un DB5 plata”, recuerda Reichman. “Y, aunque habían planeado usar el Jaguar E-Type, en su mente, sabía que Bond solo tenía que tener un Aston Martin”. Así que llamó a Aston Martin y dijo: “Oigan, ¿tienen un coche que pueda usar? ¿Tomar prestado?” En esa primera llamada telefónica, solo se comunicó con un miembro subalterno del personal que dijo: “No, lo siento, no hacemos eso”.

Adam le suplicó a ese empleado de Aston Martin que participara en la próxima película, pero, supuestamente, le colgaron al intrépido escenógrafo. Adam finalmente prevaleció y aseguró el préstamo DB5 Silver Birch para la producción, pero un día en el set, el coche fue robado y tuvo que ser reemplazado. “Creo que ahora casi se ha convertido en parte de la cultura del entretenimiento. La gente dice: ‘¿A qué Aston Martin aparecerá en la próxima película?’ Se ha convertido en parte de la composición de Bond de muchas maneras”.

Desde entonces, muchos de los últimos productos de la firma de Gaydon han aparecido en la gran pantalla por los éxitos de taquilla de Bond, incluido el legendario DB10. El impresionante Aston Martin Víctor o el escandaloso Valkyrie solo nunca tuvieron su minuto de gloria, aunque el nuevo Valhalla hizo una breve aparición de fondo en la última película de Bond: No Time To Die.

Fuente: RM Sotheby’s

  • Aston Martin
  • cine