Logo de Noticias Coches
1964 Lincoln Continental Sedan – Puertas Suicidas (1)
Luis Blázquez

¿Qué motivó la aparición de las puertas suicidas? ¿Por qué cayeron en desuso?

La mayoría de nosotros nos subimos al coche de una manera: levantamos o apretamos la manija de la puerta, y las bisagras cerca del neumático delantero permiten que la puerta se abra. Luego nos ponemos tras el volante, arrancamos y comenzamos nuestro camino. Pero, ¿por qué abrir las puertas de la manera aburrida cuando puedes poner esas bisagras en cualquier lugar? Existen muchos tipos de puertas, pero sin duda, una de las más reconocidas son las llamadas de apertura “suicida”.

Las puertas de “ala de gaviota”, como el icónico Mercedes-Benz 300 SL de la década de 1950, tienen los anclajes en la parte superior, por lo que las puertas se levantan hacia arriba y parecen las alas de una gaviota. También hay “puertas de tijera” como las de Lamborghini. Estas tienen una bisagra en la parte delantera, pero en lugar de abrirse como de costumbre, se desliza hacia arriba y hacia afuera. Irónicamente, fueron diseñados para permitir que el conductor pudiese ver marcha atrás en el Countach; así de horrible era su visibilidad posterior.

Chrysler Crown Imperial Sedan (1947)

Pero, antes de la Segunda Guerra Mundial, había una moda en los Estados Unidos de colocar las bisagras de las puertas traseras cerca de los neumáticos, por lo que las puertas se abrían “hacia atrás”. Estas puertas, llamadas “coach [autocar] door” en el negocio) tenían la ventaja de facilitar que los pasajeros entraran y salieran del vehículo. Nadie sabe a ciencia cierta por qué recibieron el apodo de “puertas suicidas”, aunque por supuesto, existen muchas teorías. Además, a pesar de no ser la denominación comercial más propicia, todos las recuerdan así.

Algunos dicen que, si las puertas de apertura invertida no estuvieran cerradas completamente, podrían abrirse rápidamente. Cualquiera en el asiento posterior que intentara alcanzar la manija de la puerta para cerrarla saldría disparado del coche hacia la carretera. Esta razón parece algo dudosa, puesto que se trataría más una muerte accidental que de un suicidio. Recuerda que, en el momento en el que se popularizó este sistema, el cinturón de seguridad aún tardaría varias décadas en existir. Antes de los 60, tan solo la gravedad te mantenía sentado.

Fiat 600 (1955)

Otros dicen que los gánsteres podrían empujar más fácilmente a los enemigos por estas puertas, lo que, de nuevo, no es realmente una persona que comete violencia sobre sí misma. Otra teoría dice que cualquiera que salga del asiento trasero en el lado de la calle cuando estás estacionado en la acera podría derivar en ser aplastado por un automóvil que se aproxima y golpee la puerta. Otra vez, no es una explicación excesivamente convincente. Pero como comenzaron a ganarse mala fama, en los 40 comenzaron a caer en el olvido salvo honrosas excepciones.

Sin embargo, fue cuando la composición vehicular estaba en su tierna infancia, los diseñadores se inspiraron en la arquitectura de otros modelos de transporte de la época. Estamos hablando de los carruajes tirados por caballos. Estos seleccionaron sus planos de las puertas francesas que estaban en boga, ofreciendo un atractivo elegante y facilitando la entrada y la salida a mujeres con faldas largas y onduladas junto a sus acompañantes. El la cultura del motor, los años 30 y 40 vivieron la mejor época de diseño, y con ella el auge de estas puertas suicidas.

Lincoln Continental Convertible (1965)

Las puertas suicidas eran características de diseño de los modelos de Ford, Lincoln y Mercury de mediados del siglo pasado. El Lincoln Continental de la década de 1960 era bastante famoso por sus puertas de apertura central. En 2019 y 2020, el Continental volvió a estar disponible en una edición limitada con puertas suicidas. Fue un canto de cisne para el modelo, ya que aquel ilustre nombre dijo adiós al mercado en 2021. Otros representantes modernos de este sistema fueron el Mazda RX-8 (2002-2012) y el Opel Meriva de segunda generación (2010-2017).

El único fabricante que aún mantiene las puertas de apertura inversa al momento de redactar este artículo es Rolls-Royce. Y las usa en sus berlinas de cuatro puertas, en su coupé y en su SUV. La idea con estos coches de súper lujo es que un chofer abra la puerta trasera desde el exterior, permitiendo que los pasajeros salgan de una forma más fácil y elegante. Eso no explica por qué el Rolls-Royce Dawn, la descapotable de dos puertas, debería tener puertas que se abran desde la parte trasera. Pero las tiene, y luce mejor que cualquier otro en la alfombra roja.

Rolls-Royce Dawn (2017)

Sin embargo, aunque parezca que hayan caído en el olvido, las puertas suicidas son muy usadas por los diseñadores. De hecho, me atrevería a decir que les encantan como a nosotros, ya que muchos de los prototipos que las marcas presentan en los salones del automóvil emplean este tipo de puertas. Y algunos lanzamientos más modernos han empleado puertas reducidas que se gestan en torno a esta disposición, tales como el ya extinto BMW i3 (2013-2021), el Mazda MX-30 (2020) y el Fiat 500 3+1 (2021), que solo tiene una puerta a la inversa dedicada.

De todas formas, cualquiera que sea el origen, y de cómo los fabricantes prefieran llamarlas (en Rolls-Royce se conocen como “Coach doors”, en Opel “FlexDoors” y en Mazda “Freestyle Doors”) ,  es poco probable que los entusiastas de la automoción dejen de llamarlas “puertas suicidas”. Porque si bien en su época de mayor éxito la seguridad vial ni siquiera se concebía y cualquiera en el interior estaba en una “misión suicida” por el diseño de la época, actualmente, la seguridad y construcción de los coches ha mejorado enormemente. Y dirás que no son elegantes…

Fuente: Drivetribe, Insidehook

Galería de fotos:

  • diseño
  • puertas
  • seguridad
  • seguridad vial