Desde hace tiempo se viene hablando de una hipotética salida de Volvo a Bolsa. Esta decisión habría sido tomada por su empresa matriz, Geely, pero ahora los planes han cambiado debido a las tensiones comerciales acontecidas en los últimos meses y a una importante caída de sus acciones. Por ello, ahora se anuncia que su salida a la Bolsa de Estocolmo se aplaza de forma indefinida, sin que haya una fecha aproximada en el futuro.

Hasta el momento se esperaba que Volvo saliera con una oferta pública inicial (OPI) que estaría entre los 16.000 y los 30.000 millones de dólares (unos 13.785 y 25.845 millones de euros al cambio). El encargado de anunciar este aplazamiento ha sido el CEO de la compañía sueca, Hakan Samuelsson, que señalaba que no era el momento ideal para hacer una OPI. Parece que tendrán que suceder algunos cambios para que la situación llegue a buen puerto.

Y precisamente Samuelsson es la persona ideal para que eso ocurra. Se ha anunciado la renovación del directivo hasta 2022 y queda clara la confianza depositada en él. La intención es que Volvo sepa adaptarse al futuro que nos llega y se convierta en un “proveedor de servicios de movilidad diversificado y global”. Una muestra de cuál es el camino a seguir es el lanzamiento de la submarca Volvo M o el último prototipo Volvo 360c.

Y a corto plazo, parece que el punto de mira está puesto en China. Una de las claves para la salida a Bolsa de Volvo podría ser el conseguir una mayor penetración en este mercado, al menos así lo considera Li Shufu, el presidente del Grupo Geely. Este conglomerado se hizo con Volvo en 2010 por unos 1.550 millones de euros y actualmente está centrado en el sector de la automoción también con la marca Lynk & Co, con Lotus y con acciones en Daimler.

Fuente: Reuters

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta