Logo de Noticias Coches
Cupra Formentor VZ4 310 prueba – 188.1
Prueba
Luis Ramos Penabad

Cupra Formentor VZ 310 CV, a prueba: ¿es tan especial como lo venden?

Hoy tenemos un coche que implica hablar un poco de Industria. Luca De Meo, el antiguo CEO de SEAT dejó antes de convertirse en CEO de Renault una marca con beneficios (gracias a un buen plan de producto gestado por James Muir). Y un extra. Una segunda marca, CUPRA, que pasaba de ser una línea de productos deportivos a una firma con cuenta de resultados propia.

Era lo mismo que el propio De Meo había hecho con Abarth, separar las versiones más prestacionales para poder vender coches más caros y rentables. La aventura comenzó con el Cupra Ateca, atacando al segmento de los SUV compactos, el de mayor volumen. Y ya en 2020, el nuevo Cupra León.

Pero De Meo fue un paso más allá que con Abarth. Porque Cupra tendría modelos exclusivos, sin equivalentes en Seat. Y el primero es este que hoy tenemos aquí, el Cupra Formentor. Un modelo pensado para llegar a todos aquellos que no pueden tener un coche de alta gama pero que busca algo especial. ¿Lo es? Vamos a verlo a fondo:

Exterior

Lo comentamos ya en nuestro portal de noticias. Hemos incluido al Cupra Formentor en la categoría de SUV compactos, porque había que comprarlo con algo, pero… ¿esto es un SUV?

Seat nos dice que es un CUV, un crossover que vendría a ser un SUV “aligerado” por decirlo de algún modo. En mi opinión no deja de ser un Seat León vitaminado, imitando lo que hicieron modelos como el Mercedes GLA de primera generación, el Kia Xceed o el Mazda CX-30: modelos algo más elevados que el compacto del que derivan y con suficientes cambios en la carrocería para que al ojo sea diferentes.

Sus medidas lo corroboran: El Cupra Formentor mide 4.450 mm de longitud. Sí, 9 cm más que un Seat León (y 19 menos que el León Sportstourer, el familiar). La distancia entre ejes es parácticamente idéntica (6 mm de diferencia en la distancia entre ejes, que se reducen a 3 mm comparado con el Cupra León. Es algo más alto, pero apenas 1.511 mm, la cifra más baja entre los SUV. Y más ancho, se va a los 1.839 mm, 4 cm más que el León, debido al mayor ancho de vías.

¿Y por qué no recuerda apenas a un León? El frontal es muy diferente. Para empezar, el capó cae de manera más vertical desde más arriba, otorgándole más presencia.

Tenemos también una parrilla bastante grande, inspirada en las formas del Tarraco, flanqueada por unos faros más afilados y unos paragolpes con formas más marcadas, sobre todo en la parte baja, donde tiene un par de apéndices abrazoando la toma de aire inferior, en lugar del habitual splitter. Los faros antiniebla redondos son el único detalle con formas amables en una cara en general dura. Y en el lateral, unas aperturas que canalizan el aire y mejora la aerodinámica.

La vista lateral copia rasgos de los SUV, con una línea de cintura alta, barras de techo y pasos de rueda más grandes para dar la sensación de que el coche está más elevado. Es un juego visual, porque apenas se eleva del suelo 159 mm, cuando un Ateca, por ejemplo, se va a los 189 mm. Ya no es que sean cotas de todoterreno, sino siquiera de todocamino.

Contamos en esta unidad con llantas de 19 pulgadas de cinco radios en tonos negro y cobre, que es el color de la marca, con neumáticos 245/40 R19. Un detalle que me gusta particularmente es la curva ascendente en la parte trasera, que con la línea de techo algo descendente parece querer a ser coupé.

Nuestra unidad tiene el color gris mate, que le queda bien pero para mi gusto no tan bien como el azul mate. La paleta de colores, entre especiales y metalizados, tiene siete opciones, más uno exclusivo para el FormentorV5.

En la zaga hay bastantes similitudes con el León. Lo vemos en el juego de unir los grupos ópticos LED con una franja horizontal justo en el vértice del portón, con una forma cóncava a continuación. Por cierto, nada del nombre del modelo en el portón, solamente Cupra. El nombre del Formentor aparece solamente en una esquina del faro. Qué cosas, ¿verdad?

La luneta es algo pequeña y la cubre un alerón sobre el techo y, en la parte baja, destacar que la matrícula se inserta en una moldura diferente, antes de ver las cuatro grandes salidas de escape, que nos indican que estamos ante una de las versiones potentes, flanqueando un difusor de un tamaño contenido.

Interior

Nada más entrar otro detalle que vemos que no es un SUV al uso. No te subes al coche, sino que entras más como en un turismo convencional, doblando las rodillas y dejándote caer en el asiento.  

La disposición de elementos recuerda en muchos aspectos al del León, si bien los materiales y acabados son mejores y la calidad percibida también. No faltan detalles en cobre, como las costuras o algunas molduras, como las de los aireadores de la climatización.

Destacar los asientos, que imitan a los baquets, con los reposacabezas integrados. Están tapizados en una combinación de tela y piel, son firmes y sujetan bien el cuerpo. Además, tienen regulaciones eléctricas y recuerdan la posición de hasta tres conductores.

Hay un buen espacio delante, como en el León, y es fácil encontrar una posición de conducción adecuada. La ergonomía es buena salvo los detalles que mencionamos en nuestra prueba del Seat león Sportstourer: las luces están en una posición algo baja y son mandos táctiles que obligan a desviar la vista para ver lo que haces y que apenas hay mandos físicos y se concentra las mayoría de funciones en la pantalla del sistema de infoentretenimiento.

De serie es una pantalla de 12 pulgadas en las variantes VZ, que son las más altas de gama, con los motores más potentes, pero que se puede montar también con las de acceso de manera opcional. Mejora el acceso a las funciones ya que los botones son mayores y se ve mejor.

Es compatible con Apple CarPlay y con Android Auto y algunas funciones se controlan con gestos y con voz. Está conectada a Internet con su propia tarjeta eSIM, para poder acceder a servicios en línea y tener información sobre el coche en el móvil-

Tenemos un volante de buen grosor y tacto y aquí verás dos detalles de las versiones VZ, el botón de arranque a la derecha y otro a la izquierda para acceder directamente a los modos de conducción. Tiene bastantes botones y ruletas para controlar tanto el sistema de infoentretemimiento como para variar las vistas del cuadro de instrumentos, con la pantalla de la instrumentación.

El pequeño selector del cambio que vimos en pruebas como la del Volkswagen Golf libera bastante espacio entre los asientos. Hay tomas USB-C, un espacio con recarga inalámbrica de móviles y una curiosidad: el botón de arranque de los Seat León aquí se ha aprovechado para colocar uno que desactiva el control de tracción.

Hay también un freno de estacionamiento eléctrico, espacio para bebidas y un buen cofre bajo el reposabrazos, que puede variar su altura, donde se esconde una toma de 12V. 

Las plazas traseras tienen un inconveniente. Mejor que vayan sólo dos personas. Tendrán espacio suficiente y sus asientos son bastante cómodos, si bien los baquets delanteros restan bastante visibilidad. Un tercero tendrá un asiento más incómodo y un gran túnel de transmisión (esta versión es de tracción total), que le impedirá colocar los pies cómodamente.

A favor de estas plazas, que salvo los plásticos en la zona alta, los acabados de las puertas son idénticos a las delanteras y contamos con otras dos tomas USB-C y la posibilidad de controlar la temperatura desde el final de la consola, al contar con climatizador trizona. 

Maletero

En la versiones con tracción total como esta el maletero cuenta con 420 litros de capacidad. Son 30 litros menos que la variante de acceso con 150 CV, que alcanza los 450 litros… pero más que la versión híbrida enchufable, que se queda en 345 litros.

Este espacio tiene unas formas muy regulares. Bajo el piso, que en las versiones más potentes no podemos colocar a dos alturas, está un altavoz del equipo de sonido y queda poco hueco.

Sí contamos con ganchos para sujetar la carga, perchas para colgar bolsas, iluminación y hasta una toma de 220 V. Usando los tiradores laterales podemos abatir los respaldos de la segunda fila de asientos, que están divididos en dos partes asimétricas. La superficie resultante tiene 1.505 litros de capacidad.

Equipamiento

Las variantes más completas VZ llegan al mercado realmente completas. Son de serie elementos como los faros Full LED, las llantas de aleación de 19 pulgadas, los cristales tintados….

No faltan tampoco el acceso y arranque sin llave, la instrumentación digital configurable, sensores de luz, lluvia y aparcamiento, portón de maletero automático manos libres, climatizador automático tres zonas, el navegador integrado con la pantalla de 12 pulgadas, cargador inalámbrico… y un buen compendio de ayudas a la conducción como el detector de fatiga, alerta de cambio de carril…

Es posible contar también con asientos delanteros calefactables y el del conductor con regulaciones eléctricos y memoria, tapizado en piel, sistema de frenos Brembo, techo panorámico doble…

Su precio? La marca nos indica que 46.920 euros. Una cifra elevada, desde luego, pero no podemos olvidar que existen versiones más básicas y también con una elevada dotación de serie, como el Cupra Formentor de 150 CV, en el entorno de los 30.000 euros. Siempre puedes localizar las mejores ofertas del Cupra Formentor en la sección de coches nuevos, donde los concesionarios oficiales publican sus ofertas. Recuerda que esas tarifas pueden llevar asociadas la financiación del vehículo.

Motor

Ya hemos probado el Formentor 1.5 TSI de 150 CV, la versión de acceso, con un motor de gasolina 1.5 TSI a la que acompañará un diésel también de 150 CV. Ambos son de tracción delantera y pueden asociarse a un cambio manual de seis relaciones o uno automático DSG con siete marchas.

Después de conocerlo, había ganas de conducir las variantes VZ, de veloz. En este caso contamos con un motor de gasolina de dos litros y cuatro cilindros que entrega 310 CV de potencia entre las 5.000 y 6.000 rpm y 400 Nm de par entre las 2.000 y 5.400 rpm. Es un motor de inyección directa, sobrealimentado con un turbocompresor, ligado al cambio automático de doble embrague que entrega la potencia a las cuatro ruedas gracias a la tracción total (4Drive).

No es la única variante VZ. Hay versiones híbridas enchufables de 204 y 245 CV (los Cupra Formentor VZ e-Hybrid). Y el tope de gama, el Formentor VZ5, con un motor de cinco cilindros de 390 CV y una producción estará limitada a 7.000 unidades.

Pero ciñámonos a este propulsor: Cupra anuncia muy buenas prestaciones. Acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y alcanza 250 km/h de velocidad máxima. Y con un consumo medio homologado razonable, de 8,6 l/100 km. Hora de ver qué tal va.

Comportamiento

Cuando te dicen que vas a conducir durante una semana un Cupra de 310 CV piensas en algo radical. El último Cupra que había pasado por mis manos fue el Seat León ST Cupra R y lo recuerdo más duro y extremo.

Pero la puesta a punto no va por ahí. Obviamente tenemos un coche muy veloz, como dice su apellido y sus cifras de prestaciones. La idea ha sido hacer un coche rápido y disfrutable incluso a velocidades más tranquilas, un coche con buen tacto y capaz de ofrecer sensaciones sin renunciar a ir de manera confortable en el día a día.

Esto es algo que también dijimos de la variante básica de 150 CV. Pero claro, aquí hay más. Para empezar, un bloque porgresivo pero con gran contundencia a partir de las 4.000 rpm.

Y luego, los modos de conducción. Si la versión de acceso tenía los Comfort y Sport, aquí sumamos el Cupra, el chasis se vuelve más rígido endureciendo las suspensiones (cuenta con un amortiguadores de dureza variable –DCC–), la dirección se vuelve más pesada –no más directa ya que no varía la desmultiplicación–, la respuesta del acelerador gana inmediatez y el sonido del motor se vuelve más bronco (ayudado por los altavoces, pero muy bien conseguido).

Y con el modo más deportivo comprobamos que puedes entrar en las curvas con precisión y rápidez. Habíamos visto en la prueba del Golf que la nueva plataforma MQB EVO que comparten había reducido bastante el subviraje. Además luego tienes la ayuda de la tracción total para salir de ellas disparado. No es una tracción a las cuatro ruedas permanente, sino que estamos en un coche de tracción delantera en condiciones normales y el eje trasero solo se acopla si hay pérdida de motricidad delante o para empujar a la salida de las curvas.

Tenemos un buen equipo de frenos, con unos discos perforados y pinzas Brembo, que son necesarios porque es un coche que pesa 154 kg más que el Cupra León. Más pesado y más alto. Eso hace que tenga el centro de gravedad más alto y se nota, pero menos que en un SUV al uso. Está mucho más cerca del comportamiento de un compacto.

Más allá del modo Cupra contamos con la posibilidad de modificar individualmente hasta quince parámteros para configurar el coche a nuestro gusto. Y se ofrece programa específico off road… pero que como no afecta a la altura de la suspensión, no es aconsejable usarla para adentrarse por caminos complicados, sólo en firmes más resbaladizos o pistas muy sencillas.

Hemos pasado por alto hasta ahora la transmisión, quizá porque es el archiconocido DSG de doble embrague de la marca. Resulta cómoda en un uso tranquilo y puedes manejarla manualmente con las levas tras el volante que, si bien no son las de un Stelvio, son mayores que las de otros modelos del Grupo, algo que se agradece porque son más fáciles de encontrar cuando estás por ejemplo a mitad de una curva. Eso sí, incluso seleccionando el modo manual la electrónica se encarga de que no te adentres en la línea roja.

¿Y consumos? Nos hemos moviendo en el entorno de los 9,2 l/100 km de media, que no está mal teniendo en cuenta las prestaciones del aparato y la conducción deportiva que practicamos en bastantes momentos. El único pero es que en ciudad gasta bastante.   

Opinión coches.com

¿Qué nos ha parecido el primer Cupra 100% Cupra? Pues nos ha gustado. Ofrece lo que mucha gente busca: Por un lado, estética cercana a los SUV que llama la atención. Por otro, con las versiones VZ suma prestaciones muy buenas y con el que puedes disfrutar en curva mucho más que con un todocamino al uso.

Y eso, sin extremismos. Un coche rápido para viajar sin renunciar a usarlo a diario, bien equipado, bien rematado y con una habitabilidad buena, salvo por unas plazas traseras algo estrechas.

¿Su precio? La marca nos indica que 46.920 euros, una cifra muy alta pero cuando buscas algo con su nivel de potencia y estilo similar ves que hay pocas alternativas. Acaso el BMW X2 M35i o el Mercedes-AMG GLA 35 4MATIC+, que son mucho más caros y no tienen esa estética tan especial.

CUPRA Formentor VZ 310 CV DSG 7 4Drive
8.1Nota
Lo mejor
  • Estética diferenciada, sin renunciar al espacio interior
  • Comportamiento dinámico deportivo, pero equilibrado
  • Relación precio/potencia
Lo peor
  • Lagunas en ergonomía de algunos mandos
  • Precio más elevado que un Cupra León
  • Consumos algo elevados
Diseño8.5
Habitabilidad8.5
Acabados8.5
Maletero8
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento8
Calidad Precio7

Galería de fotos:

  • Cupra
  • Cupra Formentor
  • todocamino