Logo de Noticias Coches
Cupra Formentor 150 prueba – 48.1
Prueba
Luis Ramos Penabad

Cupra Formentor 1.5 TSI 150 CV: prueba contacto con el modelo de acceso

Lanzar una nueva marca de coches al mercado no es tarea fácil. Seat lo hizo en 2018.  Con Luca de Meo al frente ideó una estrategia para separar Cupra (hasta entonces versiones deportivas de los modelos de la firma española). Una suerte de Abarth (había dirigido la marca italiana) a la española.

Se comenzó con tiento, con el Cupra Ateca, una versión de altas prestaciones del Seat Ateca. Y a finales de 2020, todavía sufriendo la pandemia, comenzó la ofensiva de producto. Primero con los Cupra León y Cupra León ST y por fin, con el Cupra Formentor. Un modelo 100% Cupra que no tiene equivalente en Seat.

El lanzamiento del Formentor arrancó con una de las versiones VZ. Una de las “pata negra”, con 310 CV, coronada por la variante de cinco cilindros presentada el día en que la marca cumple tres años.

Y es que el Formentor es el principal producto de la marca. El modelo más exclusivo que quiere destacar por diseño, tecnología y rendimiento. Muchos se quedaron algo fríos al ver que tendrá versiones más mundanas, como esta variante con motor 1.5 TSI de 150 CV. Pero tras este primer contacto, vemos que puede ser más que interesante.

Exterior

El Formentor es uno de esos coches que gana en vivo. Recuerdo la primera vez que vi el Formentor Concept, el prototipo que adelantó (muy fielmente) al modelo de producción. Porque los rasgos musculados los había visto en las fotografías de muchos modelos. Pero el Formentor era un coche mucho más equilibrado en vivo.

Mide 4.450 mm de largo, por 1.839 mm de ancho y 1.520 mm de altura. Para que te pongas en perspectiva, un Seat León es algo más corto -4.368 mm–, estrecho –1.799 mm y bajo –1.456 mm–.

No tiene las formas de un SUV al uso, pues no imita en absoluto a las proporciones de un todoterreno. Es un crossover, una especie de compacto algo más elevado como pueden ser el Mazda CX-30, el Kia Xceed o el DS 4, en el que los diseñadores jugaron a acentuar la longitud del capó para darle una mayor imagen deportiva.

En el frontal destaca la parrilla delantera, con la insignia CUPRA de cobre y faros Full LED con una firma lumínica muy característica. En una posición más baja encontramos los faros antiniebla, con las entradas de aire hacia las ruedas en los extremos. Es la versión básica, sí, pero nada indica aquí delante que no sea una de las más poderosas.

En el lateral, se juega con unas molduras grises en los bajos y pasos de rueda para que el coche parezca que va más elevado de lo que realmente está. Hacen juego con las carcasas de los retrovisores o las llantas de 18 pulgadas. Las bicolor de esta unidad de prueba son opcionales, pero de serie son del mismo tamaño y pueden elegirse de 19.

Puedes elegir este Formentor en una pintura suave (blanco), tres pinturas metalizadas suaves (plata Urban, negro Midnight y gris Magnetic) y tres pinturas especiales (gris Graphene, dark Camouflage y este rojo Desire).

En la zaga destaca el alerón trasero en la parte superior y las formas voluptuosas del portón… en el que no aparece el nombre del modelo. Solamente el de la marca. Los pilotos traseros (el único lugar donde pone Formentor) están unidos por una tira de LED que enfatizan la anchura del coche. En la parte baja se repiten las molduras grises antes de llegar a una suerte de difusor en negro donde hay unas molduras de escape decorativas. Es la pista que lo diferencia de la versión VZ con 310 CV o del Formentor VZ Hybrid de 245 CV.

Interior

Una de las críticas que hacíamos en la prueba del Cupra Ateca era que el interior era demasiado similar al del Seat Ateca del que deriva. El el Formentor hay muchos elementos idénticos al del nuevo Seat León, por ejemplo, pero se respira otro ambiente.

No es un coche premium. De hecho, desde la marca se incidía en que nunca han mencionado esa palabra. Sí aspiracional. Se ofrece algo diferente a lo convencional. Nada más entrar hay una estribera con la inscripción CUPRA iluminada. Y aunque los prácticos sea muy parecidos (sino iguales) a los que veas en un SEAT, los detalles en color color aluminio oscuro satinado y cobre que hacen que el habitáculo se perciba de  otro modo.

Lo vemos, por ejemplo, en las costuras del salpicadero, a juego con las salidas de los aireadores. También en puertas o los asientos. Nuestra unidad tenía los opcionales de tipo bucket tapizados en piel negra (puede ser azul y cambia entonces el color de las costuras en el resto del habitáculo).

Preside el salpicadero la pantalla táctil de infoentretenimiento. Esta unidad tenía la de 12 pulgadas, pero la de 10 pulgadas es opcional. Bien de gráficos, de resolución, de fluidez… pero peca de aglutinar demasiadas funciones, incluida la climatización. Hay algún acceso rápido, pero no nos convence por poco funcional la superficie tástil inferior. Es uno de los pecados del Seat León, como los botones de las luces, además en una zona que se ven poco.

Bien el cuadro de instrumentos digital de 10,25 pulgadas, que se ve a través del volante y que puedes cambiar la vista tocando los botones del volante. Este no es redondo, sino que está achatado en su base. Está calefactado e incluye levas tras él si tienes cambio automático, como la que teníamos entre manos. ¿Diferecias con los VZ? Pues los botones satélite de encendido y modos de conducción. Este va más “desnudo”.

Por lo demás, muy bien el espacio delante. Vas sentado algo más alto que en un León, pero en ningún momento tienes la sensación de estar subido a un SUV. Hay espacio también para dejar cosas al inicio de la consola (con recarga inalámbrica para móviles), freno de estacionamiento que libera espacio entre los asientos y  un cofre bastante utiliable.

Las plazas traseras están bien y cuentas con espacio suficiente para piernas y cabeza gracias a una distancia entre ejes de 2.679 mm. La anchura es justa para tres y entre los detalles que me gustaron, el hecho de tener salidas para la climatización, un par de tomas USB-C o idéntico tratamiento y materiales en las puertas.

Maletero

El maletero tiene 450 litros de capacidad, algo más (30 litros) que las versiones con tracción total (y mucho más que el híbrido enchufable, que se queda en 345 litros). Sus formas son bastante regulares, cuenta con un piso que puedes colocar a dos alturas y una rueda de repuesto temporal (algo que vemos cada vez menos).

No faltan los habituales ganchos para sujetar la carga, perchas para colgar bolsas y en los laterales tenemos un par de tiradores con los que podemos abatir los respaldos de la segunda fila de asientos. Cuando lo haces consigues una superficie de 1.505 litros de capacidad.

Equipamiento

Puede que sea la versión de acceso a la gama… pero va más que dotado. De serie incluye elementos como faros delanteros Full LED, faros antiniebla con función cornering, pilotos traseros con intermitentes dinámicos e incluso la luz de bienvenida que proyecta el logo de CUPRA en el suelo al desbloquear las puertas. También llantas de serie de aleación de 18 pulgadas de diseño Silver.

Dentro los mencionados cuadro de instrumentos digital, la iluminación LED o los asientos sport con tapicería de tela, así como la pantalla de infoentretenimeinto de 10 pulgadas, compatibe con Android Auto y Apple CarPlay inalámbricos o el cargador por inducción para el smartphone. También elementos de confort como el climatizador de 3 zonas, apertura y arranque sin llave, retrovisores exteriores calefactables regulables electrónicamente, sensor de aparcamiento trasero o el sensor de lluvia y luces automático…

Y seguridad. No faltan sistema de frenado de emergencia en ciudad (Front Assist), el sistema de frenado postcolisión, o el detector de fatiga. Y en el apartado de rendimiento, selector de modos de conducción CUPRA Drive Profile y el bloqueo electrónico del diferencial (XDS).

Lo mejor, que puede mejorarse por poco.. Puedes sumar airbags y asistente precolisión por 831 euros y, sobre todo, me pareció muy interesante el Tech Pack. Con el cambio DSG de nuestra unidad suma, por 1.351 euros, pantalla de 12 pulgadas con navegador, asistente de atascos, Travel Assist, asistente de salida involuntaria de carril, asistente de Emergencia, identificación de señales de tráfico, cámara de visión trasera, Park Assist  o el sensor de aparcamiento delantero. Si lo quieres todo, cuesta lo mismo el Sound& Shine Pack, con techo panorámico y sistema de sonido Beats.. y los asientos 1.611 euros (regulables electrónicamente y calefactados).

¿Precio? Pues con cambio manual, 31.650 euros, que sube a los 33.870 con el cambio DSG. Ojo, que hay una oferta de lanzamiento que rebaja el precio 2.000 euros.  Y como siempre, recordarte que puedes encontrar ofertas del Cupra Formentor en nuestra sección de coches nuevos, publicadas por concesionarios oficiales de la marca en toda España. También puedes encontrar las mejores condiciones del mercado para financiar el coche.

Motor

Mueve a esta versión un bloque de cuatro cilindros en línea de 1.498 cc conocido en el Grupo Volkswagen. Es el 1.5 TSI que entrega 150 CV (110 kW) y 250 Nm de par y que convierte al Formentor en el Cupra menos potente de la historia de la firma.

Ojo, esto no quiere decir que no sea rápido. Y es que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y, en el caso del cambio DSG que probamos, alcanzar los 203 km/h si estuviese permitido hacerlo.

Homologa unos consumos de entre 6,6 y 7,2 l/100 km con cambio DSG (ligeramente superiores al manual), con lo que las emisiones se quedan entre 150 y 163 g/km –en función de la llanta que elijas), por lo que paga un 4,75% de impuesto de matriculación. Pero es hora de ver cómo va.

Comportamiento

No es un SUV. El Formentor es de los coches sin una carrocería convencional que más  me ha recordado a conducir un turismo. Y sí, nosotros lo englobamos dentro de los SUV compactos (porque en alguna guía de compra debíamos encajarlo), pero salvo ir algo más elevado, que tampoco mucho, no hay mayor diferencia.

El motor mueve bien al coche. No me ha parecido que lo haga peor que en un León, pese a que, a igualdad de propulsor y cambio pesa 100 kg más. Eso penalizará los consumos… pues el León 1.5 TSI 150 CV DSG incluye microhibridación… que no se incluye aquí (se conforma con la desconexión de cilindros). No han buscado la etiqueta ECO –que posiblemente cambie pronto– sino que apuntan directamente a la Cero con el eHybrid.

Tampoco creo que el sistema micro híbrido de 48 v ayude mucho a bajar consumos. Y con ello perdería algo de tacto de frenado… porque este coche se comporta dinámicamente muy bien y eso penalizaría un poco esas sensaciones que se consiguen.

Cuenta con dos modos de conducción, una más orientado al Confort y otro Sport, más deportivo, que endurece algo la dirección, alarga más los cambios de marchas y hace el acelerador más sensible, así como variar el sonido del motor. Porque no han buscado los ingenieros en el Formentor ocultarlo, sino que se sienta. Y de acuerdo, es un motor convencional que no te va a enamorar, pero que no te importa percibirlo.

Es un propulsor suave en ritmos calmados, en la mayoría de situaciones que circulas. En ciudad, en vías de circunvalación o autovía. Ligado a la caja de cambios que no vamos ahora a descubrir: rápida y eficaz.

Y lo mejor, cuando llegas a una carretera con curvas. Porque se nota del eje trasero multibrazo del que carecen los modelos del Grupo Volkswagen de 150 CV o inferiores. El Formentor no se arruga a la hora de enlazar curvas. Al contrario, disfruta de ellas y el que va al volante también. El tacto de conducción en estos entornos tan poco favorables a los SUV es realmente bueno. Aunque claro… ¿no habíamos dicho que no era un SUV?   

Opinión coches.com

Con el Cupra Formentor de 150 CV la marca apunta a esos clientes que buscan algo más en un coche y que no necesitan una potencia desmesurada como para elegir la variante de 310 CV ¿realmente lo necesita alguien?. Ofrece una estética diferenciada por fuera y por dentro, con un equipamiento realmente completo de serie que, además no te arruinas al sumarle extras.

Alabé en su día el comportamiento del León tras probarlo y también en la prueba del León Sportstourer. Me gusta el tacto dinámico que Seat le da a sus coches. Y aquí, en un coche con unas formas y volúmenes no tan favorables, han conseguido que también se disfrute. Y mucho.

No es un coche para cualquiera. Y con eso nos referimos a que no se trata de un generalista. Es más caro que un León 1.5 TSI, en torno a 2.000 euros. Y gastará en torno a un litro más a los 100 (o quizá más, no hubo tiempo de medir fidedignamente los consumos). Pero es más amplio, tiene más maletero… y es más pintón. Por eso tampoco los descuentos, al menos en esta primera fase comercial, no serán tan grandes. Porque su público objetivo está dispuesto a pagar algo más por algo que es especial

Es interesante el Formentor de 150 CV porque te permite acceder a una estética y sensaciones Cupra sin tener que llevarte un deportivo. Que también los hay… y este coche no ha hecho más que aumentar las ganas de probar los VZ.

CUPRA Formentor 1.5 TSI 150 CV DSG 7
8.1Nota
Lo mejor
  • Estética atractiva y diferenciada
  • Comportamiento dinámico y sensaciones de conducción
  • Equipamiento de serie muy completo
Lo peor
  • Sobreprecio del cambio DSG
  • Ausencia de mandos físicos para algunas funciones
  • Ruido del motor poco refinado
Diseño8.5
Habitabilidad8
Acabados8
Maletero8
Equipamiento8.5
Motor7.5
Comportamiento8.5
Calidad Precio8
Galería de fotos:

  • Cupra
  • Cupra Formentor
  • todocamino