Si hay un vehículo profesional que define a Toyota a nivel global ese es el Hilux. Un pick-up portentoso, por tamaño y capacidades. Pero el mercado comercial en Europa se juega en otra liga. En el de las furgonetas medias, donde los nipones cuentan con la ProAce, pero sobre todo en el de los derivados de turismo, que son, en España, casi la mitad de las matriculaciones.

Es ahí donde llega este nuevo Toyota ProAce City. Hermano del del Citroën Berlingo, el Opel Combo Life o el Peugeot Rifter, porque de nuevo los nipones se asocian con PSA para el mercado de los vehículos industriales. Es el primer Toyota que se fabrica en España, concretamente en Vigo y se ofrecen variantes para el transporte de mercancías y otras, como esta, denominada Verso, que buscan conquistar a las familias que quieran la polivalencia máxima.

Con un mercado de los monovolúmenes en franca recesión, debido al auge de los SUV, estos derivados comerciales ayudan a tener un coche que puede usarse de manera profesional durante la semana y en el que la familia no se encuentre incómoda cuando le toca usarla. Una idea que se sacó de la manga el Berlingo allá por 1996 con el Ludospace… y que funcionó.

La nueva Toyota ProAce City supone el asalto de la marca al corazón de los vehículos industriales. Desde la marca nos contaban que creen que supondrá el 40% de sus ventas, incluso han creado una submarca, Toyota Professional, para mejorar la atención de autónomos y empresas. Tendrán un espacio diferenciado en los concesionarios de la firma. Pero antes de acudir allí, veamos qué ofrece este nuevo producto.

Exterior

Puedes elegir la ProAce City Verso en dos longitudes. En este caso contamos con la variante corta, de 4.403 mm de longitud. Es apenas 3 cm más larga que un Toyota Corolla, el compacto de la marca que mide 4.370 mm de largo. Hay una versión más larga, de 4.75 metros, pensada para quienes precisen 7 plazas o mayor capacidad de carga.

El diseño de cualquier furgoneta ha de pensar en maximizar la capacidad de carga. Eso es así, incluso en las versiones destinadas a trasnportar personas no varía. Y el hecho de ser hermano de otros modelos, desde luego ha dejado poco espacio para que los diseñadores puedan diferenciarlos.

Sin embargo, hay detalles que intentan ligar al modelo con otros de la marca. Lo vemos sobre todo en el frontal. Allí donde el Berlingo jugaba con la doble óptica o el Rifter con un frontal muy vertical, la Toyota Proace Verso sabe acercarse al resto de la gama del fabricante con una parrilla en la que destaca la pieza de plástico negro brillante que une a las ópticas, que se repite en el paragolpes inferior. Un diseño menos arriesgado que sus congéneres, pero posiblemente más elegante.

Siguiendo el perfil se hace patente la anchura de 1.848 mm. y 1.800 mm de alto, unas cifra muy de furgoneta, pero que algunos elementos del acabado alto de gama que tenemos entre manos (denominado Advance), disimulan. Entre ellos, las llantas de 17 pulgadas con un acabado negro brillante, las barras o las protecciones cromadas en la parte inferior, con una función más estética que de salvaguarda de golpes.

¿Y detrás? Ahí si que los diseñadores poco han podido hacer para esconder el origen comercial del modelo. Hay un gran portón que ocupa toda la superficie, confinando los pilotos, verticales y muy finos, a los laterales, quizá poco protegidos ante posibles golpes… pero para evitarlo recomendamos equipar la cámara de visión trasera, como es el caso

Interior

Tenemos detalles que no pueden esconder su origen comercial. Para empezar has de subir al habitáculo, pues tenemos una posición de conducción muy elevada y una vez que entras te encuentras con un entorno bastante similar a los que ves en los modelos de PSA.

Desde el cuadro de instrumentos, con dos relojes clásicos con una pantalla en medio para el ordenador de a bordo, en una disposición convencional: ves a través del aro del volante, no por encima de él como en el Rifter (que logró integrar el i-Cockpit de sus turismos en un coche tan distinto a ellos).

En cuanto al volante, que es redondo, integra mandos y botones y además del togotipo de Toyota cuenta con detalles en plástico negro en esta unidad. Pero el gran protagonista es la pantalla del sistema de infoentretenimiento, ubicada a una buena altura que no obliga a desviar mucho la vista y que cuenta con integración de Apple Carplay y Android Auto. Bajo ella encontramos unos aireadores y mandos físicos para el climatizador, algo que puede parecer antiguo pero que luego es muy práctico de usar en marcha.

Por lo demás, un enorme espacio y un sinfín de detalles prácticos. Desde una enorme doble guantera que PSA incluye en toda su gama de comerciales, divididas por un espacio donde puedes dejar objetos.

La Proace City puede contar con consola central. A continuación del mando giratorio para el cambio automático (o palanca para el manual), que está en posición adelantada, hay un enorme cofre central separando los asientos. Sólo faltaría que estuviese refrigerado, ya que es realmente amplio.

En cuanto a acabados, no esperes lujos. Eso sí, los ajustes son realmente buenos y en las versiones más altas de gama (Toyota ofrece menos niveles de dotación que sus congéneres), el equipamiento es más generoso, como detallamos más adelante, como un Head-Up Display.

Antes de pasar a la parte trasera hemos de mencionar otro espacio de carga que recorre el vehículo a lo largo, por el techo. De denomina Modutop y va ligado al techo panorámico. Suma bastante espacio de carga, pero los objetos van moviéndose, al no contar con sujeción, y es muy fácil que se acumule la suciedad. Incluye también espacio de carga delantero y un cajón en la trasera (muy parecido a donde metes el equipaje de manos en los aviones), muy práctico para dejar ropa, al que se accede desde el maletero. En total, son 186 litros de espacio para dejar objetos, que no está nada mal.

Detrás, es ideal para viajar tres, ya que cuentas con tres asientos individuales del mismo tamaño, en los que pueden viajar cómodamente tres adultos o tres niños en sus sillas (todos cuentan con Isofix). El acceso a ellas es muy cómodo gracias a las puertas correderas.

¿Qué echamos de menos? Pues si esos asientos pudiesen desplazarse longitudinalmente o reclinarse, o ambos, mejoraría su comodidad. Pero van fijos y no pueden siquiera retirarse, algo que era común en los monovolúmenes de hace una década. Cuenta con salidas para la climatización y tomas USB.

Y cosas buenas de esas plazas. Pues que cuentan con ventanillas (no abren del todo, pero es de las pocas opciones del mercado que las tiene) y en ellas dispones de cortinillas para que el sol no moleste. También con bandejas tras los asientos y un par de huecos en el piso que ayudan a que los niños puedan llevar juguetes sin desorden.

Maletero

Hablábamos al inicio de que la longitud de este vehículo es similar a la de un Corolla. El compacto anuncia 361 litros. Y este Proace City Verso más del doble. En concreto, 775 litros hasta la bandeja, que llegan a los 1.335 litros si usas todo el espacio hasta el techo.

¿Qué no te llega en alguna ocasión, pues puedes abatir los respaldos de los asientos para alcanzar  3.000 litros de capacidad (1.414 hasta la altura de la bandeja). Además, puedes colocar la bandeja en dos alturas (soporta hasta 40 kilogramos de techo), lo cual puede venir bien en ocasiones y hasta abatir el respaldo del asiento del copiloto por si algún día has de llevar una carga de más de dos metros de longitud.

El acceso a este enorme espacio de carga hay que elevar el portón trasero. Es enorme, para que el plano de carga queda a poca altura, lo que permite cargarlo con facilidad. Eso sí, precisas mucho espacio para poder abrirlo sin problemas. Para ello, cuenta con una luneta practicable que abre solanete la parte acristalada y te permite acceder al maletero con relativa facilidad.

El modelo cuenta con una rueda de repuesto, ubicada en la parte inferior, por fuera del coche. También contamos con iluminación (algo escasa para el tamaño de este espacio, en el lado izquierdo), toma de 12 V y argollas para sujetar la carga. De manera opcional, hay una red con la que puedes dividir la zona de carga del habitáculo que puede ser muy práctica.

Equipamiento

En el apartado de dotación es donde más claramente se ve la apuesta de Toyota por la diferenciación. La idea de la marca es ofrecer más equipamiento de serie en el Proace City Verso destinado a pasajeros.

De ahí que no existan versiones muy básicas y ya la variante de acceso Active ofrezca de serie elementos como llantas de aleación de 16 pulgadas, sensores de aparcamiento, espejo infantil, volante tapizado en cuero, integración del móvil vía Android Auto o Apple CarPlay, y por supuesto el Toyota Safety Sense (que integra ayudas a la conducción como alerta de cambio de carril involuntario, lector de señales de tráfico, control y limitador de velocidad, alerta por colisión o la frenada automática en ciudad).

Nuestra unidad de pruebas cuenta con el nivel de terminación Advanced, que presume llantas de 17 pulgadas con un diseño diferente, faros LED, acceso y arranque sin llave (Smart Entry), cargador inalámbrico de teléfonos móviles, sistema de información proyectada en una lámina de plástico (Head-Up Display), techo panorámico o el sistema de navegación en la pantalla de 8 pulgadas.

Y, por supuesto, no falta el sensor de lluvia, climatizador bizona, freno de mano eléctrico, elevalunas eléctricos en todas puertas, bandejas tipo avión tras los asientos delanteros, apoyabrazos central delantero, asientos con ajuste lumbar, asientos abatibles individuales, rios airbags, asistente al arranque en pendiente, elevalunas eléctricos delanteros, espejos térmicos, encendido automático de luces, detector de fatiga…

Sus rivales directos y hermanos en la cadena de montaje de Balaidos ofrecen muchos de estos elementos en paquetes, sobre el acabado más alto. Toyota ha decidido integrarlos en la dotación de serie. Si buscas un equipamiento a medida, el Berlingo o el Rifter te permiten. No así

Por eso el precio es algo más alto, algo que ocurre también con la ProAce. Asociada al motor diésel más potente 1.5 D con cambio automático anuncia un precio, sin descuentos, superior a los 30.000 euros. Es, sin embargo, muy sencillo encontrar ofertas de la Toyota ProAce City en nuestra sección de coches nuevos, donde concesionarios oficiales de la marca de toda España publican sus ofertas.

Te recomendamos también echar un ojo a nuestros servicios de financiación de coche, donde localizamos los préstamos en mejores condiciones del mercado, así como el comparador de seguros para dar con la póliza que mejor se ajusta a tus necesidades y presupuesto.

Motor

A pesar de que la plataforma EMP2 en la que se basa permite variantes híbridas (ahí tenemos los híbridos enchufables de PSA para demostrarlo), los estudios de mercado de Toyota le indican que no hay demanda de este tipo de motorizaciones en el segmento. Eso les ha llevado a montar propulsores de combustión gasolina y, sobre todo, diésel.

La variante comercial cuenta de hecho con bloques de gasóleo exclusivamente, un 1.5 D en potencias de 75, 100 y 130 CV. El Verso ofrece tan sólo el más potente, el 1.5 D de 130 CV, asociado al cambio de marchas manual de seis relaciones o al automático de 8 por convertidor de par, como es el caso de nuestra unidad.

Es el mismo protagonista de nuestra prueba del Peugeot Rifter. Es un bloque de cuatro cilindros en línea, con 1.499 cc, de inyección directa y turboalimentado. Entrega 131 CV (96 kW) a 3.750 rpm, con un par máximo muy bueno, de 300 Nm a 1.750 rpm.

Ofrece unas prestaciones suficientes para un vehículo de este tipo. Alcanza 184 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 km/h en 11 segundos.  incluso cargado, con un consumo no muy elevado: 5,4 l/100 km de consumo combinado según el ciclo WLTP y 141 g/km de emisiones de CO2.

Recordarte que existe también la posibilidad de montar motores gasolina. Es el 1.2 Puretech, con 110 CV y asociado al cambio manual de seis relaciones (combinación de nuestra prueba del Citroën Berlingo) o el 1.2 Puretch de 130 CV con el cambio automático EAT8.

Comportamiento

Tras más de 1.600 km al volante, el Toyota Proace City Verso cumple bien con las tres facetas que sugiere su nombre: gran espacio de carga; City, sus dimensiones contenidas que ayudan a moverse en ciudad, con un notable radio de giro; y Verso, con cualidades que lo hacen que podamos considerarlo un monovolumen.

Gracias a las ayudas (sensores, cámara…) no cuesta moverse en ciudad a pesar de tratarse de un coche más ancho de lo habitual. El propulsor tampoco hace demasiado ruido pero en la urbe casa algo mejor el gasolina que probamos en el Berlingo.

Sin embargo, la gran mayoría de los kilómetros que recorrimos en esta ocasión fueron en carretera, en vías de alta capacidad. Y es que era la faceta que nos quedaba por conocer en un coche de estas características tras conducir sus hermanos galos.

El motor se demostró más que capaz para viajar cinco y el maletero (literalmente) hasta arriba para ir a velocidades convencionales. No hay problema a no ser que pienses que vas en un turismo de mayor potencia. Porque no es así.

El gasto a velocidades altas se separó un poco del homologado, pues se quedó en 6,5 l/100 km. A velocidades algo más moderadas (que no lentas) y conociendo este propulsor no nos parece demasiado complicado realizar gastos en el entorno de los 6 l/100 km.

Cuando visitas carreteras secundarias de montaña notas que sacas al coche de su zona de confort. Cuenta con suspensiones firmes, ya que obviamente este coche ha de poder ir muy cargado, lo que contiene algo los balanceos, pero la dirección se ha pensado más para realizar maniobras en lugares angostos y no para conducir en curva de manera rápida.

Las reacciones del coche son siempre nobles y solamente hay que tener en cuenta el nivel de carga que tengas, así como el viento, pues al contar con mucha superficie lateral lo notas bastante en ocasiones.

Opinión coches.com

Desde luego, si tienes que viajar muchos kilómetros con niños y todas las cosas que necesitan para varias semanas, agradeces contar con un coche con estas características. Cuentan con un montón de detalles que les harán la vida más fácil y cómoda. Y eso sin renunciar a moverte por ciudad cuando toca, ya que por sus dimensiones no es tan incómoda de usar como una furgoneta al uso.

En ese sentido, el Toyota Proace City Verso es un acierto y creemos que impulsará las ventas de vehículos comerciales de la marca. Porque, si bien cumple como monovolumen, í que hay algunos detalles que nos recuerdan que estamos ante un vehículo nacido como furgoneta.

Lo vemos por ejemplo en los acabados, que no son comparables a los de SUV de la marca, que son bastante mejores. También en el tacto de conducción. Porque a pesar de que el motor mueve bien al coche, de manera confortable y sin gastar demasiado, en cuanto a la parte del chasis sí tiene reminiscencias de su origen comercial.

¿Lo bueno? Que su precio, pese a no tener versiones de acceso como sus rivales, es imbatible cuando ponderas espacio/maletero/versatilidad de uso…. Y sobre todo su gran nivel de equipamiento de serie. Ahí Toyota te lo da todo.

Toyota Proace City Verso L1 1.5D 130 CV 8AT Advance
8.1 Nota
Lo mejor
  • Espacio interior y maletero
  • Equipamiento de serie completísimo
  • Soluciones interiores de monovolumen
Lo peor
  • Se nota su origen comercial en marcha
  • Calidad de materiales por debajo de un turismo
  • Precio algo superior que vehículos gemelos
Diseño7.5
Habitabilidad9
Acabados7
Maletero9
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento7.5
Calidad Precio8.5

Galería de fotos:

Ver galeria (63 fotos)

1 COMENTARIO

  1. Vehículo extraordinario, como turismo, trabajo y ocio. Tres en uno. Amplio, cómodo y seguro en conducción adecuada y dentro de las normas. El precio para un ciudadano modesto es el Citroën.

Deja una respuesta