Uno de los todocaminos más longevos en el mercado es el Toyota RAV4. Eso sí, a lo largo de su historia ha evolucionado mucho. De ser un pequeño SUV con una imagen muy rompedora dirigida a un pequeño nicho de mercado, en la generación anterior ya se lanzó decididamente a convertirse en un coche familiar con todas las consecuencias.

En esa cuarta generación se incorporó a la gama también una motorización híbrida. Fue el primer SUV grande generalista que dio paso a la electrificación y eso lo convirtió en uno de los todocaminos más demandados de su categoría. Ahora, el nuevo RAV4 2019 sube la apuesta y solamente podrá elegirse con esta mecánica.

Desde luego, la apuesta de la marca tiene sentido. Hay pocos SUV híbridos en el mercado y, al menos ellos, saben venderlos. Ya en la anterior generación el 95% de los RAV4 vendidos contaba con esta motorización.

Con el Toyota C-HR ocupando el espacio más juvenil y desenfadado, ahora el RAV4 quiere ser uno de los referentes para aquellas familias que prefieran la silueta de un todocamino a la de otros vehículos, sin que ello les suponga renunciar a un buen espacio o comportamiento dinámico. Veamos si el nuevo Toyta RAV4 saca buena nota en esos apartados.

Exterior

El coche engaña. Para empezar, nada más verlo nos aparenta ser mucho mayor que el pasado. Error. Mide 4.600 mm de longitud, por lo que estamos ante un SUV con unas dimensiones prácticamente idénticas al anterior (de hecho, es hasta 5 mm más corto que el RAV4 2016).

Otro cantar son el resto de cotas. Es más ancho (alcanza los 1.855 mm) y también es 1 cm más alto, hasta los 1.685 mm, si bien la mayoría es debido a los 15 mm de altura libre al suelo, que ahora alcanza los 190 mm. Eso es lo que le hace parecer mayor, una imagen más de todoterreno y contundente, en proporciones… y en formas.

Destacan sus voladizos mucho más cortos, tanto el delantero como el trasero. En ello se percibe que emplea una plataforma nueva, denominada GA-K y que deriva de la plataforma TNGA que emplea, por ejemplo, el Prius. En la vista lateral observamos su gran distancia entre ejes, que ahora alcanza los 2.690 mm (30 más que antes).

En la vista delantera se hace patente esa imagen mucho más musculosa, con formas más marcadas y un paragolpes muy predominante. En la parte baja del mismo cuenta con un protector metálico que le da un aire más campero y sobre el una parrilla que rompe con la de su predecesor. Eso sí, la rudeza no es sinómimo de pérdida de eficacia, ya que el coeficiente aerodinámico que queda en un Cx de 0,32, un dato en absoluto malo.

Las ópticas dan paso a un capó más largo y bajo que antes, algo que apreciamos en la vista lateral. Ahí llaman la atención los pasos de rueda muy marcados y de formas cuadradas. Hay también protecciones plásticas en los bajos queriendo recordar el pasado todoterreno del modelo, que contrastan un poco con algunos cromados en ventanillas, parte baja de las puertas o manillas.

Hacia la zaga el techo del modelo no cae hasta que supera las plazas traseras. El techo conforma un pequeño alerón sobre el cristal del portón y en esa zona tienen bastante protagonismo las ópticas. Queda unidas visualmente por una pieza metálica que recorre el portón.

Interior

Otro aspecto donde da un paso adelante el coche es en el apartado de habitabilidad. Es de esperar que un coche de estas dimensiones lo tenga problemas en este sentido, todo sea dicho.

La posición de conducción es la habitual en un SUV. Elevada, con una visibilidad correcta (en esto sí ha mejorado mucho respecto al anterior). El asiento del conductor de esta unidad cuentan con regulación eléctrica y memoria, es sencillo encontrar una posición cómoda. No son de esas butacas que te agarran el cuerpo poderosamente, tampoco estamos ante un coche de espíritu deportivo donde sea algo imprescindible.

El puesto de mando es bastante ergonómico. Contamos con un volante bastante grueso, con botones para controlar el móvil y el sistema multimedia a la derecha y otros para moverse por los menús del ordenador de a bordo y el control de crucero a la derecha.

El cuadro de mandos es digital en su mayor parte. Tienes una pantalla que ofrece bastante información en el centro. Desde el velocímetro a datos sobre el viaje (incluso indicaciones de navegación) y el consumo realizado en el mismo. Cambia su presentación en función del modo de conducción seleccionado (hay tres disponibles).

Está flanqueado por dos semicírculos. A la derecha el potenciómetro típico de los Toyota híbridos (que indica si te mueves de manera eficiente, vas recargando la batería o usando bastante potencia). A la izquierda el nivel de combustible y el indicador de temperatura. Hay en el mercado algunos bastante más vistosos.

En el centro del salpicadero encontramos la pantalla (de 8 pulgadas en esta unidad) para el sistema multimedia. Está en una posición elevada, lo que facilita verla sin tener que desviar la vista en exceso. Tiene tecnología táctil, pero se han mantenido un par de ruletas y botones de acceso rápido a las principales funciones que facilitan su uso. En nuestro caso cuenta con navegador, pero no nos ha parecido demasiado bueno, máxime si lo comparamos con otros del mercado (no hay compatibilidad con Apple Carplay o Android Auto, por ejemplo).

Justo debajo nos topamos con los aireadores de la climatización, que cuentan con mandos y display propios, aparte de la pantalla principal. Su utilización es sencilla y las ruletas para controlar la temperatura, grandes y de buen tacto. También hay un par de botones para controlar la ventilación de los asientos, algo de agradecer en unidades con tapicería de cuero como esta.

La calidad de realización del habitáculo es buena.  Tanto por los ajustes entre piezas, algo habitual en los coches de la marca, como en los materiales empleados. Encontramos plásticos blandos e incluso símil de cuero en puertas y salpicadero.

En el apartado práctico nos encontramos con huecos para dejar objetos. Una buena guantera, bolsas en las puertas, un cofre bastante capaz entre los asientos o el espacio ante el selector del cambio y el freno de estacionamiento eléctrico en la consola para dejar objetos… que cuenta con carga inalámbrica y dos tomas, una USB y otra de 12 V. Tras él encontramos un par de reposabebidas y también hay tomas en el cofre central.

En las plazas posteriores tiene también un buen espacio para las piernas (quizá no tanto como el Honda CR-V, su gran rival) y también bastante altura libre al techo, así como una anchura bastante notable , si bien un viaje con tres pasajeros detrás no será tan cómodo como con otros SUV que ofrecen tres asientos individuales detrás.

Los ocupantes traseros también disponen de salidas de aire propias, al final de la consola central, así como otro par de tomas de carga. Para aumentar su comodidad los respaldos pueden reclinarse, pero la banqueta es fija. Algo obvio si tenemos en cuenta que bajo ella se encuentran las baterías, pero que es algo de lo que presumen muchos de sus rivales con motor de combustión exclusivamente.

Maletero

El maletero del Toyota RAV4 alcanza los 580 litros de capacidad. Es una cifra buena, que le hace ganar nada menos que 79 respecto al modelo anterior y mira desde lo alto al resto de SUV híbridos. Cierto es que si lo comparamos con otros SUV grandes está algo por detrás (los Seat Tarraco y Peugeot 5008 superan los 700) pero son más grandes y no cuentan con un sistema de propulsión semejante.

Si necesitamos más capacidad siempre podremos abatir los respaldos de los asientos traseros, operación que se realiza desde la parte superior de los asientos. Como es habitual, están divididos en dos partes, en proporción 60:40. Queda un espacio totalmente plano, que cubica 1.189 litros hasta la bandeja (1.690 si empleas todo el espacio hasta el techo. Cabe una bicicleta sin problemas.

Cuenta con algunos detalles prácticos, pero no demasiados. Para empezar, sujeciones para la carga en las cuatro esquinas y un piso de goma que evita manchar la moqueta, algo que nos ha parecido muy aconsejable. En el lado derecho contamos con un pequeño hueco con una red donde poder dejar algunos objetos, una toma de 12 V y un pequeño plafón de luz que se antoja escaso. En el lateral derecho aparece un altavoz JBL.

Bajo el piso nos encontramos en esta unidad de pruebas con una rueda de repuesto temporal, así como con herramientas para cambiar el neumático en caso de pinchazo. Cuenta también con un espacio pensado para dejar la cortinilla enrollable que cubre el maletero cuando no se precisa.

Equipamiento

La unidad de prueba cuyas imágenes acompañan a este artículo cuenta con el acabado Luxury, el más alto de la gama. Encontramos en él elementos como la tapicería de cuero, el retrovisor interior electrocromático inteligente o el navegador GO con funciones avanzadas.

También algunos elementos de seguridad que no aparecen en otros niveles de acabado, como la alerta de tráfico trasero (RTCA), el monitor de ángulo muerto (BSM) o el nuevo sistema de visión de 360º, capaz de mostrar en la pantalla principal los elementos que hay alrededor del coche, generando una visión tridimensional del entorno. Puedes verlo en este vídeo:

Otro detalle interesante, por poco común, es el retrovisor digital a color, que facilita las maniobras de aparcamiento mostrando todo lo que se encuentra detrás del vehículo, incluso si tenemos el maletero cargado hasta el techo o las plazas traseras ocupadas.

Su precio oscila entre los 37.800 euros, pero es sencillo encontrar ofertas del Toyota RAV4 nuevos, publicados por concesionarios oficiales de la marca, en nuestra sección de coches nuevos. Recuerda, son precios sin extras y pueden incluir financiar el coche con la marca. Te recomendamos también echar un vistazo a nuestro comparador de seguros para dar con la póliza que mejor se ajusta a tus necesidades y presupuesto.

De todos modos, hay opciones que pueden ser más aconsejables. Más allá de la terminación Business, con un enfoque dirigido totalmente a las flotas de empresa, si buscas una terminación sencilla Advance ya te ofrece las llantas de 18 pulgadas, los faros LED, la pantalla táctil multifunción de 8 pulgadas (con cámara de visión trasera) o el cuadro de instrumentos digital de 7 pulgadas… además de climatizador automático, freno de mano eléctrico o el conjunto de sistemas Toyota Safety Sense, que incluye control de crucero inteligente, avisador de cambio involuntario de carril con asistencia a la dirección, sistema de mantenimiento de trayectoria (LTA), el reconocimiento de señales de tráfico y el control de luces inteligente (AHB).

Este puede ser ya bastante interesante, pero puede mejorar el confort con el Advance Plus, que suma tapicería de cuero sintético, asientos delanteros calefactables, portón del maletero eléctrico, sistema de entrada sin llave o sensores de aparcamiento delanteros y traseros.

Si lo que buscas es una imagen más diferenciada, apuesta por el acabado Feel!, pues incluye la pintura bitono (techo en negro a juego con las llantas de 18 pulgadas), asiento del conductor con regulación eléctrica, tapicería parcial en piel con costuras en azul o las levas tras en el volante, además de un sistema de sonido JBL. Eso sí, la diferencia de precio con este acabado Luxury no es demasiada.

Motor

El sistema híbrido es calcado al que emplea el Lexus NX. Se trata de una combinación de un motor de cuatro cilindros de gasolina, de ciclo Atkinson inyección directa y 2.5 litros de cubicaje con 177 CV, que va ligado a uno eléctrico síncrono de imán permanente con 88 kW de potencia. La potencia total del sistema es de 218 CV (160 kW), una cifra mayor que el modelo precedente.

Esta cifra es con la tracción delantera, pero el coche puede contar con el AWD-i, un sistema de tracción total que consigue mover el eje trasero gracias a un segundo motor eléctrico de 40 kW. Supone un sobrecoste de 3.000 euros respecto a las variantes de tracción delantera como esta.

Las prestaciones homologadas en esta versión son buenas. El coche es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 180 km/h. Más notables son las cifras de gasto. Y es que el consumo medio registrado en las mediciones de homologación es de apenas 4,6 l/100 km, con unas emisiones de CO2 realmente bajas, de apenas 105 g/km. Obviamente, esto le hace ganarse la pegatina ECO de la DGT y no pagar impuesto de matriculación.

Estas cifras de consumos se consiguen gracias a que el motor eléctrico se nutre de la energía que le proporcionan unas baterías de hidruro de níquel (NiMH) ubicadas bajo los asientos traseros. Su capacidad es de 1,59 kWh. Sí, las de ión-litio podrían ofrecer más capacidad en el mismo espacio, pero además de ser más caras, no funcionan tan bien en los climas fríos.

Pese a ello, puede circular movido con el motor eléctrico hasta 120 km/h (siempre que no demandemos demasiado al acelerador). ¿Cuánto tiempo? Pues desde parado, en torno a un par de kilómetros… Pero ya sabemos gracias a algunos estudios, que la tecnología híbrida de Toyota es capaz de mover al coche, en ciertos entornos, una gran cantidad de tiempo (y distancia) en modo 100% eléctrico. Lo mejor, ponernos en marcha y comprobarlo.

Comportamiento

El sistema híbrido del Toyota RAV4 cuenta con dos ventajas principales, que comparte con el resto de coches con esta tecnología. Para empezar, a ritmos suaves y con una conducción progresiva, su confort de marcha. Por otro, el consumo. En nuestro recorrido habitual hemos gastado 6,2 l/100 km, una cifra muy buena para un vehículo de su tamaño, formas y que pesa nada menos que 1.665 kg. Mejor que coches similares con propulsor diésel.

Ojo, estas cifras las hemos obtenido en un recorrido con bastante porcentaje en autovía. En trayectos urbanos es posible obtener consumos todavía más bajos, en torno a los 5 l/100 km. Sí, se acercan mucho.

¿Es entonces esta tecnología la panacea? Siempre digo cuando me preguntan que es una buena solución, pero que no es apta para todos los tipos de conductores. Para aquellos que gusten llevar a su coche de modo más agresivo, no lo es. Cuando te enfrentas a zonas con curvas, que demandas salir de ellas con viveza acelerando a fondo, el confort se ve bastante mermado por la aceleración del motor, que llega al habitáculo debido al cambio CVT que emplea.

A pesar de que la altura libre al suelo ha crecido hasta los 190 mm y que la imagen del coche sea más cercana a los todoterrenos, nos parece que el coche está muy enfocado a la conducción sobre asfalto. Nos ha parecido un coche muy cómodo en este sentido.

Su nueva arquitectura responde mejor que la anterior a los cambios de curva, si bien continúa habiendo mejores opciones en el mercado si lo que se busca es enlazar curvas a velocidades altas. En vías de alta capacidad, sin embargo, muestra buen aplomo y no te da sensación de inseguridad en ningún momento.

El coche ofrece varios modos de conducción, seleccionables desde varios botones al lado del cambio. Por un lado el EV, que fuerza el funcionamiento en modo eléctrico. Por otro los Normal, ECO (prioriza el consumo) y Sport. Donde más notarás el cambio al pasar de uno a otro es en la respuesta del acelerador. Por lo demás, no varían demasiado el comportamiento en general del coche. En las variantes con tracción total, por cierto, se suma el modo Trail, que se vale de un nuevo control de automático de diferencial de deslizamiento limitado para garantizar una mayor tracción en superficies de menor adherencia.

El RAV4 dispone también de unas levas tras el volante (y la posibilidad de poner la palanca en modo “manual”, pasándola al carril izquierdo). Como el cambio empleado no cuenta con marchas como tales, sirven únicamente para revolucionar el motor térmico cambiando la gestión del engranaje planetario, de modo que puede usarse para aumentar la retención (lo que conocemos como freno motor).

Opinión coches.com

Antes de valorar el coche hemos echado un vistazo a neutra prueba del RAV4 Hybrid 2016. Cuál ha sido nuestra sopresa al comprobar que entonces el consumo había sido, exactamente, de 6,2 l/100 km. Como el actual. ¿Significa que hayamos consumido lo mismo que el coche no ha avanzado en este sentido?

 

En absoluto. Es un coche mucho más amplio, más potente… y a pesar de que los recorridos en ambas pruebas fueron muy similares, no se trata de una medición cientifica. Nuestra impresión es que ahora es menos sensible al tipo de conducción, debido a que el motor térmico es mucho más capaz.

¿Cosas que no nos han gustado? Pues creemos que esta nueva generación merecía un paso adelante en el sistema multimedia y de navegación, permitiendo una mayor conectividad. También una información más en profundidad del funcionamiento del sistema híbrido. Contamos con tres pantallas (puedes verlas en la galería de fotos) que muestran si el coche se está moviendo gracias al motor de combustión o al eléctrico (monitor de energía), la información del trayecto  (con cantidad de energía regenerada) y un historial de los últimos días… pero debería ser más clara e incidir en los tiempos y recorridos que el coche está realizando en modo eléctrico, a nuestro entender.

De la anterior generación recuerdo con especial intensidad un prueba del RAV4 de tracción total con motor diésel. Me resultó muy sorprendente lo capaz que era aquel coche fuera del asfalto. Quizá más acorde con la filosofía original del RAV4, pero que ahora cumple otro cometido: ser mucho más grande y cómodo, con una orientación totalemente familiar, con una imagen muy contundente… y que además gasta poco para el tipo de coche que es.

Llegados a este punto nos preguntamos si alguien que realmente desee consumir poco en sus viajes deberái optar por este RAV4… o bien por el nuevo Corolla Touring Sports, que puede tener una mecánica híbrida con 180 CV, una cifra muy cercana a la que ofrece el RAV4. Intentaremos echarle el guante para comprobarlo.

Toyota RAV4 Hybrid 220H 4x2 Luxury
7.9 Nota
Lo mejor
  • Confort a ritmos tranquilos y progresivos
  • Habitáculo bien rematado y amplio, buen maletero
  • Consumos reducidos, sobre todo en ciudad
Lo peor
  • Hay alternativas de comportamiento más dinámico
  • Sistema de información y navegación por detrás de la media
  • Carrocería bicolor no disponible en el acabado más alto
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados8
Maletero8
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento7
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (66 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta