Logo de Noticias Coches
Der neue Mercedes-Benz EQC – der erste Mercedes-Benz der Produkt- und Technologiemarke EQ // The new Mercedes-Benz EQC – the first Mercedes-Benz under the product and technology brand EQ
Luis Ramos Penabad

Las cuatro claves de la estrategia de Mercedes que arranca en 2021

Durante la presentación de la gama de híbridos enchufables de Mercedes la firma ya destacaba que la inversión en motores de combustión se irá reduciendo. Mucho. Durante esta década hasta un 70 % menos de dinero irá al desarrollo de propulsores convencionales. La electrificación se lo llevará todo.

Como te contamos, ya son 25 modelos de la gama EQ Power los que están en venta, tras la llegada de nuevo Clase S. Se trata tan solo de una avanzadilla de cara a la electrificación total que arranca este 2021. Mercedes espera tener 45 modelos híbridos o 100% eléctricos a finales de esta década, de manera que en 2030 la mitad de sus ventas sean de vehículos con propulsión eléctrica.

Ya te hablamos someramente de cuáles serán los seis primeros, así que ahora toda desgranar las claves de la iniciativa Ambition 2039, con la que M  Mercedes-Benz pretende ofrecer una nueva gama de vehículos neutros en emisiones de CO2 en menos de 20 años.

Arquitecturas 100% eléctricas

Sí. Mercedes ya cuenta con modelos 100% eléctricos a la venta. En concreto, el EQC 400 4Matic (ver prueba) y el EQV. Ambos son fruto de modificar plataformas existentes –del GLC y de la Clase V, respectivamente–, una táctica que se repetirá con el futuro EQA (un GLA eléctrico) o el EQB (creado sobre el GLB) que conoceremos este mismo año. Esto permite adaptar la producción en función de la demanda en un momento en que es tan difícil conocer cuán rápida será la adopción del coche eléctrico.

Pero 2021 será también el año en que llegue al mercado la primera plataforma diseñada desde cero para  alojar motores eléctricos. Se llama plataforma EVA y está pensada para modelos grandes. Es escalable y la distancia entre ejes y el ancho de vías, así como todos los demás componentes, son flexibles gracias al diseño modular.

Cómo no, la estrenará el EQS, una especie de Mercedes Clase S eléctrico que anuncia hasta 700 km de autonomía. Se basa en el concept car Mercedes-Benz Vision EQS y ya está en su última fase de pruebas. Este EQS se fabricará en la Factory 56 de Sindelfingen, junto al actual Clase S y que se ha adaptado para que pueda fabricar modelos con una u otra tecnología de propulsión.  Y tras este primer modelo, la misma base la empleará una berlina de corte más deportivo y, cómo no, un par de SUV.

Algo después vendrá la plataforma MMA, también 100% eléctrica, cuyo destino serán coches compactos y medianos.

Mayor rentabilidad

«Construiremos los coches más deseables del mundo, pero también nos transformaremos para ser más rentables y, así, dar mayor valor al accionista». Son palabras de Ola Källenius, CEO de Daimler, al presentar en 2020 esta estrategia. La idea es conseguir una alta rentabilidad de manera sostenida en el tiempo.

Y sí, esto implicará reducir costes. Y rápido. La idea es que se reduzcan un 20% los costes fijos hasta 2025. Eso implica ajustar los volúmenes de producción, de modo que alcanzar los umbrales de rentabilidad sea un proceso más rápido. Y es que la «fiesta» eléctrica hay que pagarla también.

Mayor peso de las submarcas

Todo el mundo (o al menos los aficionados al motor) conocen a Mercedes-AMG (la submarca de altas prestaciones) o Mercedes-Maybach (la submarca de superlujo creada tras fallar la aventura en solitario). Serán, junto al G –todoterreno–, los encargados de hacer que el beneficio de la marca sea mayor. Todos tendrán modelos electrificados.

Tiene lógica. Primero, porque son productos de mayor valor añadido. Segundo, porque el segmento del lujo se prevé que crezca cuatro veces más que el mercado global hasta 2030. Son nada menos que 95 millones de  potenciales compradores con ingresos anuales de más de 250.000 dólares.

Sistema operativo propio

Hay que reconocer que los coches de Mercedes destacan en infoentretenimiento (con el sistema de control y visualización MBUX –Mercedes-Benz User Experience–) o los sistemas de asistencia a la conducción.

Mientras que en la tecnología de baterías se han sellado varias alianzas, en el sistema operativo quieren ir por libre. A partir de 2024 estrenarán un sistema operativo propio, el MB OS. No se trata ya solo de gestión de energía, de capacidades… sino de conocer mejor al cliente para aumentar la lealtad a la marca y poder ofrecerles, además de vehículos, servicios asociados. Y no poco: calculan que supondrán 1.000 millones de euros del beneficio operativo de 2025.

  • Industria
  • Mercedes