El Kia Sportage es el modelo de Kia más importante en Europa. La generación actual fue lanzada en 2016 (ver prueba) y, a pesar de que el segmento de los SUV compactos cuenta ahora con más oferta que nunca ha sido capaz de mentenerse entre los más vendidos. Y ojo, que llegan novedades, ya que en 2018 estrenará el primer sistema de propulsión diésel híbrido ligero de 48 V.

Este nuevo sistema EcoDynamics+ se une a la gama ecoDynamics y con él se reducen las emisiones de CO2 y consumo. Al acelerar, añade energía eléctrica procedente de una batería adicional de 48 V y  aumenta el tiempo en que el motor de combustión no está en marcha, gracias a la nueva unidad de alternador-motor de arranque.

Esta tecnología, por la que cada vez apuestan más las marcas, es la primera de las apuestas que Kia lanza de cada a la estrategia de electirficación 2025, que incluye lanzar hasta esa fecha cinco nuevos híbridos, cinco híbridos enchufables, cinco eléctricos y, en 2020, un nuevo eléctrico con pila de combustible. Sus grandes ventajas, que no incrementa mucho el coste y que se puede integrar en cualquier arquitectura (los componentes son compactos y puede integrarse en vehículos y sistemas de propulsión existentes, sin afectar a su tamaño).

¿En qué consiste?

La tecnología híbrida ligera de Kia consta de una batería de iones de litio, con 0,46 kWh y 48 V (se colocará bajo el suelo del maletero, apenas afecta a la funcionalidad del coche) y un nuevo alternador-motor de arranque (Mild-Hybrid Starter-Generator MHSG). Dado que el MHSG se integra directamente con el motor de combustión, movido por el cigüeñal a través de una correa, prácticamente no hay necesidad de modificar el vano motor.

Mediante un control electrónico, el MHSG utiliza un inversor con el que el sistema alterna de forma inapreciable entre los modos:

  • Motor: Conectado al cigüeñal del motor diésel a través de una correa, el MHSG proporciona hasta 10kW de potencia eléctrica como respaldo a la aceleración, lo que reduce la carga del motor térmico y sus emisiones.
  • Generador: El sistema recupera la energía cinética del vehículo en retención y frenada desde el cigüeñal, para recargar la batería.

Una unidad electrónica de control (Electronic Control Unit ECU) calcula la forma más eficiente de usar de la energía disponible y la administra en función de la cantidad de carga restante en la batería.

¿Qué beneficios acarrea?

Como el motor eléctrico de 48 V proporciona potencia eléctrica aumenta la aceleración. Pero, sobre todo, reduce consumo y emisiones de CO2 “hasta en un 4% según el ciclo WLTP y hasta un 7% en el ciclo europeo NEDC“, asegura la marca (lo han calculado con el primero y extrapolado al segundo).

La energía de la batería también se utiliza para la función de parada y arranque automáticos durante la marcha (Moving Stop & Start), por lo que el motor de combustión deja de funcionar automáticamente en frenada y retención.

Además, como la nueva batería de 48V está conectado a la instalación eléctrica del coche garacias a un transformador de corriente, la batería convencional puede ser de un menor tamaño (apenas se usa para alimentar los dispositivos electrónicos auxiliares). También reduce su tamaño el motor de arranque (solamente se usará en arranques en frío con baja temperatura, el resto de ocasiones lo hará la batería de 48V).

El sistema de propulsión diésel híbrido ligero EcoDynamics+ de Kia es compatible con transmisiones manuales o manuales, con configuraciones de tracción delantera, trasera o total y motores diésel o gasolina. Tras el Kia Sportage, el Kia Ceed 2018 y Ceed Sportswagon 2019 serán los siguientes en incorporar el sistema de propulsión diésel híbrido ligero EcoDynamics+.

Fuente: Kia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta