La mayoría de fabricantes de coches están muy centrados en la venta de SUV y de crossover, que son las carrocerías más demandadas en la actualidad. Eso también está afectando a sus gamas, viendo como se reduce la oferta del resto de carrocerías. Algunas de las más afectadas han sido los coupés o los descapotables, pero no son los únicos. Ahora Volkswagen se plantea retirar algunos monovolúmenes para reducir costes de producción.

La marca alemana ha ido simplificando su gama paulatinamente, al tiempo que se centraba en el lanzamiento de SUV. Para hacer un resumen, se retiraron algunos como el Volkswagen Beetle, el Scirocco, el Phaeton o el Eos. Al mismo tiempo, lanzaron otros como el Volkswagen T-Roc o el T-Cross, que se unían a la gama de crossover junto al Tiguan y al Touareg. Lo siguiente que está en el punto de vista son los monovolúmenes.

Arno Antlitz, jefe de finanzas de Volkswagen, dijo que todavía tenían que ver si necesitan tres monovolúmenes en la gama. Actualmente cuentan con el Volkswagen Golf Sportsvan, el Touran y el Sharan; ordenados por tamaño. Si los ordenamos por ventas, es el Touran el que queda en primer lugar con 69.814 unidades vendidas en los once primeros meses del año (aunque con una caída del 14 %). Le sigue el Golf Sportsvan con 40.215 unidades (-26 %) y el Sharan con 20.854 ejemplares vendidos (+1,7 %).

Para entrar en contexto, el Volkswagen Tiguan ha vendido 245.056 unidades (+2,2 %) y el T-Roc nada menos que 193.963 unidades (+46 %). Con esas cifras demoledoras que consiguen los SUV, quedan claras las preferencias de los usuarios y tiene sentido plantearse el tema de los monovolúmenes. A eso se une que la marca quiere revisar las combinaciones de motores y transmisiones para simplificar la gama, algo más fácil con los modelos renovados que ha ido lanzando que con estos que llevan ya varios años en el mercado. Habrá que esperar para ver como se transforma la gama, pero no pinta bien para esos tres modelos.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta