A lo largo de 2019 se cumplirán 12 años del lanzamiento del KIA cee´d, el compacto surcoreano que aterrizó en nuestro mercado allá por 2007 con la firme intención de hacerse un hueco en el competido segmento C, liderado por aquel entonces por los Megane, C4 y Focus de la época. Modelos que hoy en día los puedes encontrar en buen estado en nuestra sección de coches de segunda mano.

En 2008, el KIA cee´d acabó el año en el puesto 36 del ranking de ventas con 8.093 unidades vendidas. Un dato bastante aceptable para un modelo recién llegado al mercado, pero muy alejado de los modelos citados anteriormente: Ford Focus, antiguo líder con 55.837 unidades vendidas, Renault Megane, 53.739 unidades, y Citroën C4, 52.846 unidades.

Pasados tres años desde su fecha de lanzamiento, la primera generación recibió un restyling para poner al día su imagen y equipamiento. Dos años más tarde se dio paso a la segunda entrega del Ceed, más atractiva y con un nivel de acabado superior, sobre todo la terminación GT Line que tanto nos gustó cuando la probamos.

Por último, en 2018 conocimos la actual generación del compacto, un modelo completamente nuevo, que da un salto en diseño y calidad respecto a la saga anterior. Esto, unido a la buena relación calidad-precio con la que cuenta, sitúan al Kia Ceed (ya sin apóstrofe, suponía un problema para posicionar el marca modelo en los buscadores) como una alternativa interesante dentro del segmento C. Eso sí, no será fácil hacerse un hueco en el segmento más competido de la actual donde compite con modelos como el Hyundai i30 (con el que comparte la plataforma K2 y mecánicas), Seat León, Ford Focus, Renault Megane etc.

La tercera entrega del Ceed pierde la variante de tres puertas denominada pro_cee´d. No obstante, en su lugar se suma un nuevo Proceed que luce una nueva carrocería, estilo shooting brake, que hemos tenido la oportunidad de probar y que luce de manera radiante. La oferta del Ceed se cierra con la variante familiar

Para esta prueba la marca nos ha cedido una unidad de cinco puertas que equipa el motor de gasolina tricilíndrico turbo 1.0, que desarrolla 120 CV. Veamos cuáles son los puntos fuertes de esta nueva generación que viene para plantar batalla.

Exterior

La nueva generación del Ceed ha sido diseñada en Frankfurt y, quién sabe si por esto, presenta un diseño conservador de corte alemán que bien le sirve para dirigirse a todo tipo de público (no solo a los más jóvenes). Aunque es un coche muy europeo conserva bastantes rasgos con otros modelos de la firma, por ejemplo, la disposición de los elementos del frontal nos recuerda a los del KIA Stinger que probamos y los faros traseros son muy parecidos a los del KIA Stonic.

Su nueva carrocería exhibe unas líneas menos redondeadas y más anguladas, mide 4.310 mm de longitud (igual que el anterior) y 1.800 mm de ancho (+2 cm). Asimismo, su menor distancia respecto al suelo (2,3 cm menos) le confiere un aspecto más estable.

Pese a conservar la distancia entre ejes, las medidas de los voladizos cambian. El delantero pasa a ser 2 centímetros más pequeño para dárselo al voladizo trasero. Este cambio de cotas beneficia la capacidad del maletero como veremos más adelante.

El frontal se compone de la típica calandra tiger nose con bordes cromados que nos recuerda a la del modelo anterior aunque ahora sea más grande. El paragolpes incorpora una entrada de aire de gran tamaño donde se sitúa un radar que sirve para los distintos sistemas de seguridad. En los extremos se ubican unas salidas de aire reales y los faros antiniebla incorporadas en estas.

Las ópticas alargadas incorporan las luces diurnas de tipo LED en forma de 4 puntos. Cabe recordar que en la anterior generación estas se situaban en el paragolpes y no dentro del propio faro.

Desde la vista lateral se aprecian grandes cambios. El corte de las ventanillas traseras va de arriba hacia abajo y no al revés como antiguamente. Este detalle nos deja un pilar C muy limpio, con una caída de techo muy bonita y deportiva gracias al spoiler integrado. Como se puede apreciar en las fotos, el contorno de las ventanillas viene con inserciones cromadas y los intermitentes laterales están integrados dentro de los retrovisores.

La zaga también presenta cambios importantes, desde las nuevas ópticas tipo LED hasta la nueva línea de diseño, ahora con líneas de trazo horizontal que otorga una mayor sensación de estabilidad y aplomo.

En la parte inferior del paragolpes encontramos inserciones black piano a modo de difusor. Este mismo material también se utiliza en los extremos de la luna trasera para dar un mejor empaque a esa zona. Por último, en la parte derecha se sitúa la salida del tubo de escape que viene con un embellecedor de forma ovalada.

Interior

La primera impresión nada más abrir la puerta es muy afable y se nota el salto de calidad de los acabados. Está muy bien rematado gracias al uso de plástico blando de buen tacto y una parte superior que nos llama la atención por unas costuras que dan mayor sensación de calidad al habitáculo. Los materiales utilizados para acentuar la estética son el cromo satinado y las inserciones black piano.

A nivel de diseño, el habitáculo no destaca por ser rompedor, de hecho es un pelín sobrio. En la parte superior de la consola central tenemos los aireadores y, en medio de estos, se sitúa una predominante pantalla táctil de infoentretenimiento de 8 pulgadas que cuenta con botones físicos debajo (accesos directos) para facilitar el manejo de esta. En la parte inferior se sitúa el sistema de climatización con botones físicos, muy tradicional de diseño pero de uso fácil y práctico.

En la parte más baja de la consola central tenemos un gran hueco para guardar objetos y la bandeja para smartphones (con carga inalámbrica en nuestra unidad). Entre los asientos, tenemos un gran cofre para guardar objetos más voluminosos y dos portabebidas con tapa para no desentonar.

El volante es completamente redondo (no achatado) y su tacto es bueno. Nos gusta especialmente la zona destinada al agarre, de tacto duro lo que incrementa la sensación de control. Además, incorpora los típicos botones para manejar las distintas funcionalidades del Ceed.

El sistema de instrumentación luce un aspecto clásico con dos relojes analógicos. En medio de estos se encuentra la pantalla TFT de 4,2 pulgadas donde podemos consultar los datos de consumo, sistemas de seguridad, navegador…

Todo el salpicadero está ligeramente orientado hacia el conductor lo que facilita el manejo de los elementos. Como ya hemos dicho, el diseño no es su punto fuerte pero la disposición de los elementos no puede ser mejor.

El puesto de conducción es muy bueno, se nota la menor distancia que guarda respecto al suelo. Lo que más nos ha llamado la atención es el buen agarre que tienen los asientos, la parte lateral sujetan el cuerpo a la perfección y son bastante cómodos en trayectos largos.

En definitiva, a pesar de no ser un habitáculo vanguardista, resulta bastante cómodo y acogedor.
Las plazas traseras se ven beneficiadas por el aumento de cotas de anchura (+2cm). La plaza central trasera no resulta tan incómoda como en otros modelos por contar con el piso plano. De todas formas, tres adultos no viajarán cómodos en viajes largos.

Maletero

Los dos centímetros que gana el voladizo trasero se traducen en un aumento de 15 litros de capacidad. Sus 395 litros le sitúan en la zona alta del segmento, contando con más capacidad que modelos como el Renault Megane, Volkswagen Golf y Seat León. Por el contrario, modelos como el Peugeot 308 y el Skoda Spaceback tienen más capacidad, 398 y 415 litros respectivamente.

La zona de carga es muy aprovechable gracias a sus formas regulares. Cuenta con dos pisos, uno al borde de la boca del maletero y otro más abajo para ganar espacio. A los laterales, contamos con los típicos ganchos para sujetar pequeñas bolsas. En el lado izquierdo se suma una toma de corriente de 12 V y una pequeña luz. Nuestra unidad de prueba, al montar el equipo de audio JBL, incorpora altavoces de graves en el maletero.

Con los asientos abatidos en proporción 60:40 la capacidad de carga asciende hasta 1.291 litros. Para que nos quede una superficie de carga completamente plana debemos poner la base del maletero en la posición más alta.

Equipamiento

Actualmente la gama del Ceed está formada por los cuatro niveles de acabado habituales en los coreanos.

El acabado de acceso (Concept) incorpora llantas de acero, instrumentación con pantalla de 3,5 pulgadas, cierre centralizado, aire acondicionado, sensor de luces, luces diurnas LED y el sistema de audio con pantalla de 5 pulgadas. Este acabado también cumple con creces en materia de seguridad al incorporar ayudas a la conducción (detector de fatiga, advertencia de colisión frontal y el sistema de cambio de carril)

Un paso por encima de este se sitúa el acabado Drive, algo más molón gracias a las ópticas traseras de tipo LED, pantalla táctil de 7 pulgadas con Apple CarPlay y Android Auto, cámara de marcha atrás, llantas de 16 pulgadas, climatizador bizona, antinieblas función cornering, retrovisor interior electrocrómico y sensor de lluvia.

El acabado Tech añade al anterior la pantalla de 8 pulgadas con TomTom incorporado, lunas traseras oscurecidas, cargador inalámbrico de smartphone, llantas de 17 pulgadas y tapicería Color Package.

Nuestra unidad de prueba es una edición especial de lanzamiento denominada Launch Edition que suma al acabado Tech el freno de estacionamiento eléctrico, acceso y arranque sin llave, instrumentación con pantalla de 4,2 pulgadas, sistema de sonido JBL, pedales deportivos y el techo solar panorámico.

El acabado GT Line incorpora todo el equipamiento anterior y además suma elementos estéticos que lo diferencia del resto de acabados (llantas específicas, paragolpes de corte deportivo, retrovisores black piano…). Como tope de gama se sitúa el acabado GT, ligado exclusivamente a la versión más potente de 204 CV que estamos deseando probar.

Motor

La gama actual del Ceed se compone de cuatro motores: dos diésel y dos gasolina. A finales de año, la marca introducirá a estos motores tecnología Mild Hybrid (microhíbrido), un sistema de 48 woltios que utiliza una batería y un generador para ayudar al motor a bajas revoluciones y a la hora de arrancar. Este avance llegará primero a las motorizaciones diésel y posteriormente se introducirá en las mecánicas gasolina. Según KIA, el uso de esta tecnología se traducirá en un ahorro de combustible cercano al 10%.

La oferta diésel arranca con el 1.6 CRDi de 115 CV, un motor suave y poco gastón (declara 3,9l/100km). Como tope de gama en este tipo de combustible se sitúa el 1.6 CRDi de 136 CV, una mecánica algo más alegre que tiene un consumo homologado ligeramente superior (4,1 l/100km).

En gasolina, además del 1.0 T-GDI con 120CV de esta prueba, se suman dos motores de 1.4 litros de cilindrada, uno atmosférico de 100 CV (CVVT) y otro turbo de 140 CV T-GDI (ver prueba). Este último nos dejó muy buenas sensaciones, su comportamiento y sus prestaciones son notables.

Las versiones más potentes de diésel y gasolina pueden equipar la caja de cambios automática de doble embrague y 7 velocidades. El resto de mecánica van asociadas a un cambio manual de 6 velocidades.

Ya no queda mucho para poder ver la versión GT del Ceed por la calle, pues está a punto de aterrizar en los concesionarios oficiales KIA de España. La versión más picante de la gama trae bajo el capó un motor de 204 CV, la misma base utilizada por el anterior KIA Ceed GT que probamos.

Comportamiento

Una vez al volante del nuevo KIA Ceed nos percatamos de los cambios introducidos en esta nueva generación. A pesar de que nuestra unidad equipa el mismo motor que su predecesor, las mejoras realizadas en el chasis y la dirección, dan como resultado un coche más cómodo con unos movimientos de carrocería más controlados.

El motor gasolina 1.0 T-GDI no es nuevo para nosotros, pues ya lo habíamos probado con anterioridad en el Hyundai i30 (comparten motor y plataforma) y en el propio Ceed. Además, hace poco tuvimos la oportunidad de probarlo en la variante Tourer, la versión familiar del modelo surcoreano que cuenta con un maletero de 625 litros de capacidad.

Esta mecánica mueve con soltura al ceed a partir de la zona media de cuentarevoluciones. No obstante, el bajo nivel de par con el que cuenta le penaliza a bajo régimen, es muy perezoso y eso nos obliga a sacar el jugo a la caja de cambios para que el ritmo no se vea resentido. Responde bien a partir de las 2.100 rpm hasta las 6.000 rpm, pero en esta zona ya nos penaliza el consumo. Consume en torno a 6,6 litros/100km si se conduce con tacto; de lo contrario, supera la barrera de los 7,4 litros/100km

 

El cambio manual es muy suave y cuenta con unos recorridos muy largos. Asimismo, el guiado entre marchas es muy sencillo. De todas formas, nos hubiera gustado que este motor tuviese la posibilidad de equipar de manera opcional el cambio automático.

Pese a haber mejorado la insonorización del habitáculo respecto al modelo anterior, se sigue apreciando el característico sonido del motor tricilíndrico. No es nada molesto, pero si algo mejorable de cara a futuras generaciones.

Las mejoras realizadas en la suspensión también son apreciables. Este Ceed absorbe mejor las imperfecciones del asfalto que la generación anterior. Se mantiene el eje trasero multibrazo y cuenta con unos muelles más duros y unas barras estabilizadoras algo más suaves. El trabajo realizado en este apartado da como resultado un coche más estable en carretera de curvas.

La dirección es demasiado asistida y filtrada por lo que se pierde algo de control de lo qué está pasando en las ruedas. No obstante, mejora respecto al anterior y en carretera de curvas nos da algo más de confianza. Este tipo de direcciones son ideales para ciudad por su suavidad a la hora de mover la carrocería.

El gran avance en el apartado dinámico lo notamos en el chasis, ahora más rígido y equilibrado. Este aspecto, junto a la menor distancia al suelo, mejoran notablemente el paso por curva. Obviamente, las prestaciones del 120 CV no son apasionantes, pero para eso ya está la versión GT con 204 CV.

Opinión Coches.com

Los cambios introducidos en esta generación son palpables y es que la mejora respecto a la anterior generación es notable en términos de calidad y puesta a punto. Todavía queda por ver si estas diferencias son suficientes para hacerse un hueco en el duro segmento de los compactos, donde hay rivales que están muy bien posicionados en la mente del consumidor. Pese a esto, en coches.com creemos que tendrá su público.

En términos de diseño esperabamos un cambio más radical por tratarse de una generación completamente nueva y no un restyling. No obstante, presenta un diseño agradable que puede gustar no solo al público jóven. Su línea conservadora puede llamar la atención de un público algo más mayor. Además, la incorporación de la nueva carrocería shooting brake del Proceed hace que se amplíe el target objetivo notablemente.

KIA Ceed 1.0 T-GDI
7.8 Nota
Lo mejor
  • Maletero con buena capacidad de carga
  • Equipamiento de serie completo
  • Puesto de conducción y asientos muy cómodos
Lo peor
  • Diseño poco atrevido y conservador
  • Ausencia de versiones híbridas (llegarán más adelante)
  • Cambio automático no disponible en mecánicas de acceso
Diseño7
Habitabilidad7.5
Acabados8.5
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor7
Comportamiento8
Calidad Precio8.5

Galería de fotos:

Ver galeria (61 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta