En los últimos meses han pasado por nuestra sección de pruebas los diferentes sistemas de propulsión electrificada de Kia. Hemos probado a fondo el Niro híbrido y conocido el Niro PHEV, así como versiones 100% eléctricas, caso de los Kia Soul y Kia e-Niro. Pero hay un tipo de hibridación en la marca, que ganará protagonismo en los próximos años que todavía no te habíamos detallado, la hibridación ligera. Hasta hoy, que conocemos el Kia Sportage Mild Hybrid.

Ya entraremos en detalle sobre el apartado técnico del sistema Mild Hybrid. Desde luego, tiene sentido que la marca coreana haya elegido precisamente al Kia Sportage para estrenar esta tecnología. Se trata del pilar fundamental de sus ventas en Europa, donde uno de cuatro coches que vende es un Sportage.

Actualmente está en venta la cuarta generación del modelo. Fue lanzada en 2016, con un objetivo muy claro. Mantener el excepcional nivel de ventas de la tercera… en un mercado mucho más maduro, con mayor número de competidores. De ahí que, a finales de 2018, llegase su primera actualización.

Ya te desglosamos las principales novedades de este Sportage 2019, centradas en lo estético… y en sus mecánicas diésel. Pudimos conducir el diésel de acceso (ver prueba) y decidimos esperar a probar este nuevo Sportage híbrido… ¿o no es híbrido?

Exterior

En nuestro primer contacto ya habíamos desglosado en detalle todas las novedades del rediseño llegado en 2019, así que ahora vamos a centrarnos más en los cambios de aspecto que implica elegir el acabado GT-Line, que es el que tenemos entre manos.

Para empezar, un ligerísimo cambio de cotas. Como el coche cuenta con unos paragolpes específicos crece 10 mm, por lo que alcanza los 4.495 mm de longitud. Sigue encuadrado por dimensiones en el segmento de los SUV compactos. No hay cambios en la anchura, que se mantiene en 1.855 mm y en los 1.635 mm de altura. Tampoco cambia el coeficiente aerodinámico Cx de 0,33.

En el frontal cambia la parrilla respecto a otras versiones, negra brillante y con un marco plateado, si bien la forma es la habitual tiger nose. Presume de inserciones cromadas en el paragolpes delantero y en lugar de unos antiniebla redondos cuenta con unos pilotos tipo “cubito de hielo” que reproducen la firma lumínica de las ópticas de circulación diurna.

Visto de lateral, no hay cambios en los 2.670 mm de distancia entre ejes, si bien las llantas de 19 pulgadas, con neumáticos 245/45, tienen un diseño exclusivo, muy acertado a nuestro parecer y que casa a la perfección con los marcos cromados de las ventanillas o las barras de techo. Los faldones son también exclusivos de esta versión.

La zaga es el lugar reservado para ubicar el emblema de este acabado y se mantiene la unión de las ópticas traseras. Destacar el difusor trasero, que integra dos salidas de escape, una en cada lado, de forma ovalada.

Puedes pensar que no son demasiados cambios respecto de la anterior versión. Desde luego, mantiene las líneas básicas del diseño, algo lógico pues estaba funcionando muy bien en ventas, pero todos estos pequeños detalles (hay también nuevos colores en la gama, como el gris Lunar Silver de esta unidad) acaban creando un producto más novedoso y actual.

Interior

Ya habíamos comentado en nuestro primer contacto los cambios del Sportage 2019 respecto del lanzado tres años antes. Son pequeños detalles, como las formas de los aireadores, la pantalla central entre los relojes del cuadro de instrumentos (de 4,2 pulgadas)… Y poco más.

Esta unidad con el acabado GT Line suma el volante achatado en su base y los pedales de aluminio, además de otros detalles (caso del techo solar) que desglosaremos en el apartado de equipamiento.

Por lo demás, se trata del mismo diseño de hace tres años. Eso no es malo, pero bajo la pantalla de 8 pulgadas sin marco hay un buen número de botones, quizá excesivo para lo que acostumbramos a ver en los últimos lanzamientos del mercado. No cuesta acostumbrarse en absoluto, ya que su disposición es muy ordenada. De arriba abajo encontramos los mandos del sistema de infoentretenimiento, con dos mandos giratorios en los extremos, los de la climatización y bajo ellos los de la calefacción y ventilación de asientos y volante. Justo debajo, un hueco para dejar el móvil con un par de tomas de 12V y un USB.

Los asientos delanteros resultan confortables y el espacio es bueno. Los ocupantes están separados por una consola central donde se ubica la palanca selectora del cambio, el freno de estacionamiento eléctrico y algunos mandos para controlar los modos de conducción, la cámara de visión periférica o la tracción total que tiene este acabado. Dispone de un par de posavasos y un buen cofre para guardar objetos (viene bien, la guantera no es muy grande).

Las plazas traseras presentan cotas muy aceptables de espacio para las piernas y en altura libre al techo incluso con techo solar… pero como es habitual, no es factible colocar dos sillas infantiles y que quede un hueco digno en medio para un adulto. Solamente las plazas laterales cuentan con fijación Isofix. A pesar de ser un coche con tracción a las cuatro ruedas, el túnel de transmisión no es muy voluminoso, si alguien ocupa la plaza central colocará los pies con relativa facilidad.

Esas plazas tienen sus propias salidas de aire en el final de la consola central y, justo bajo ellas, una toma de 12V y una USB. Tras los respaldos de los asientos delanteros, unas redes permiten dejar revistas o pequeños objetos.

Por cierto, esos asientos pueden reclinarse ligeramente, pero a diferencia de otros rivales, no es posible deslizar la banqueta hacia delante o hacia atrás para ganar espacio de carga o par las piernas, según se precise.

Lo que hay que reconocer es que el acceso al coche es cómodo. Las puertas abren mucho y no hay que hacer demasiado esfuerzo para subirse. La altura no es excesiva, ni delante ni detrás (los asientos están a la misma distancia del suelo).

El ajuste entre las piezas es muy bueno y, los materiales empleados acordes con el precio del coche. No me gusta (ya lo comenté) el abuso del negro piano (esos plásticos brillantes), porque se ensucia con facilidad… y en zonas como los asideros de las puertas, directamente, creo que no tiene sentido.

Maletero

La versión microhíbrida rebaja la capacidad del maletero desde los 503 litros de las variantes de gasolina a los 439 litros. Dos elementos roban algo de espacio. Por un lado el depósito de Adblue (común a los diésel) y por otro la batería que se ubica bajo el piso… e impide optar por la rueda de repuesto que es opcional con otros trenes motrices.

Sí, hay maleteros mucho más capaces (Citroën C5 Aircross, Volkswagen Tiguan, Peugeot 3008 o Skoda Karoq) pero incluso con esta mecánica iguala la capacidad del Nissan Qashqai, por lo que no está nada mal. Además, sus formas regulares hacen que se pueda aprovechar bien.

Hay sujeciones para evitar que la carga de bandazos cuando tomas curvas y el estor que cubre el espacio de carga cuenta con un espacio bajo el piso para dejarlo si se necesita llenar el cofre hasta el techo.

Es posible abatir los respaldos (divididos en dos partes) si se necesita un espacio mayor para cargar objetos voluminosos. La boca de carga es bastante grande para este menester. En esta unidad el espacio es de 1.428 litros, una cifra que alcanza los 1.496 en motores de gasolina equipados, como este, con kit antipinchazos. El espacio resultante es totalmente plano.

Equipamiento

Kia ha echado el resto en el Sportage y lo ofrece con hasta cinco niveles de terminación, que te detallamos en su ficha. Parte del Concept, que ya no es tan espartano como antaño y en el que no faltan aire acondicionado, llantas de 16 pulgadas o una pantalla de 7 pulgadas con cámara de visión trasera compatible con Apple CarPlay y Android Auto. Sí, el acabado más sencillo.

Por encima nos encontramos el Drive, tradicionalmente el más equilibrado (y así sigue siéndolo) ya que suma climatizador, navegador, algunas ayudas a la conducción y el aspecto del coche. En el Emotion ya encontrarás sibariteces como la tapicería en piel, la pantalla de 8 pulgadas, arranque por botón o el panel de instrumentso con pantalla de 4,2 pulgadas.

Es posible darle el toque deportivo con la terminación GT Line, con todos los detalles antes comentados que mejoran el coche por fuera y por dentro. Se ha dividido por primera vez en dos. Por un lado el GT- Line Essential, que parte del Drive, pero lo mejora con el acceso sin llave y arranque por botón, freno de mano eléctrico.

Nuestra unidad de pruebas es el GT-Line Xtreme, que suma detalles como el techo solar eléctrico con cortinilla, asientos delanteros térmicos, navegador con pantalla de 8 pulgadas, sistema de sonido JBL con subwoofer o los faros Full LED inteligentes.

Si suma el Pack Premium con cambio automático gana el sistema de asistencia de frenada de emergencia con reconocimiento de peatones, sistema de detección de ángulo muerto y alerta de tráfico trasero, asientos delanteros y traseros calefactables, volante calefactable, asientos delanteros y regulables eléctricamente, portón trasero manos libres cámara de visión de 360 grados, cargador inalámbrico del teléfono móvil y el control de crucero adaptativo con función Stop&Go.

Con este acabado, el único que puede tener el motor microhíbrido que ahora te detallaremos, el Sportage tiene un precio recomendado de 42.350 euros. Parece mucho, pero puedes encontrar, en nuestra sección de coches nuevos, donde los concesionarios de la marca de toda España publican sus ofertas, ofertas de Kia Sportage que rebajan mucho (créenos) esa cantidad. De esta y todas las versiones. Te recomendamos también echar un vistazo a nuestra sección de préstamos de coche y al comparador de seguros, para dar con la financiación y póliza que mejor se ajuste a tus necesidades.

Motor

¿En qué se diferencia un coche híbrido “tradicional” de un Mild Hibrid o híbrido ligero? Pues que en este último es el motor de combustión es encargado, únicamente, de mover el coche, mientras que el resto de sistemas auxiliares y eléctricos son los que se nutren de otra fuente de energía, un sistema eléctrico de 48 voltios.

Que el motor de combustión se dedique únicamente a un cometido ayuda a reducir el consumo… y las emisiones de CO2, de una manera sencilla y económica. Sin duda veremos cada vez más vehículos de este tipo en el mercado.

La marca coreana ha decidido comenzar el camino de la microhibridación por el diésel y por el motor más potente de la gama. Recordemos que pueden elegirse tres mecánicas de gasóleo, el nuevo 1.6 CRDi de 115 CV  y 136 CV (probamos el más modesto) y este 2.0 CRDi Mild Hybrid de 185 CV que tenemos entre manos. Además cuenta con motores de gasolina que ganan filtro de partículas, un 1.6 GDI de 132 CV atmosférico como el 1.6 T-GDI 177 CV.

El motor que mueve nuestra unidad de pruebas es el 2.0 CRDI, con el que ya contaba desde 2016, sin hibridación ligera (ver prueba). Se trata de un motor de cuatro cilindros en línea de 1.995 cc sobrealimentado que entrega su potencia máxima de 185 CV a 4.000 rpm con un buen par motor de 400 Nm entre las 1.750 y 2.750 rpm. La potencia se transmite a las 4 ruedas mediante una transmisión automática de convertidor de par. Entonces era de seis relaciones y ahora cuenta con ocho marchas escalonadas, obviamente, de manera diferente.

Hasta aquí poca novedad. Tampoco cambian las prestaciones principales, pues el coche es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos y alcanzar 201 km/h, cifras coherentes con su potencia. Eso, a pesar de que, con el mismo nivel de acabado (el GT Line, el más completo), pesa algo más. En concreto, nuestra unidad de pruebas marca en la báscula 1.747 kg, por 1.615 del anterior (132 kg, que no es poco).

Y ahora llega la magia de la microhibridación, en el momento de ver los consumos. Esta versión Mild Hybrid tiene un motor eléctrico cuya función es generar corriente, con una tensión de 48 V. Se acumula en una batería de iones de litio ubicada en la parte trasera con poca capacidad, 0,44 kWh, pero suficiente para que el motor no deba hacer nada más que mover las ruedas. Sólo con eso, consigue bajar el consumo medio homologado de 6,3 a 5,7 l/100 km y las emisiones de CO2 de 166 a 149 g/km. ¿Lo cumplirá en marcha?

Comportamiento

El sistema Mild Hybrid elimina el motor de arranque, además de servir como alternador para cargar la batería (la red de servicio de 12 voltios y el sistema de hibirdación ligera de 48 voltios). Asiste al motor de combustión en los momentos en los que más gasta, al iniciar la marcha y en aceleraciones fuertes.

Y la verdad… no lo notarás en absoluto, salvo en que mejora enormemente el funcionamiento del Start & Stop, con arranques inmediatos. Por lo demás, no percibes en absoluto al exigirle al acelerador que hay una ayuda extra, más allá de que pongas en el cuadro de instrumentos el gráfico de dónde proviene la energía.

Por lo demás, sigue siendo el mismo coche muy agradable de conducir. Esto es precisamente su mejor cualidad y lo que ha hecho, junto a su precio, que venda tanto. Esta unidad, con llantas de 19 pulgadas, no lo es tanto como otras, ya que se perciben de manera más acuciada las imperfecciones del asfalto o cuando pasas badenes.

Las suspensiones responden bien en curva, sin que se noten excesivos balanceos de la carrocería. El coche se conduce prácticamente como un turismo en ese sentido, por posición de conducción y por la sensación de seguridad en zonas de curvas enlazadas (ayudan a ello los neumáticos de 245 mm). La dirección tiene un tacto agradable y es bastante rápida para un coche sin pretensiones deportivas.

El cambio automático responde bien a la filosofía del coche, aporta confort. Esta caja de ocho relaciones por convertidor de par es relativamente rápida y suele llevar el motor siempre donde menos gasta, buscando la marcha más larga. No es tan rápida como una de doble embrague… creemos que tampoco buscaban eso en este coche los ingenieros de Kia.

¿Y los consumos? Pues es aquí donde llegó la “decepción”. Lo entrecomillamos, porque en un viaje de Madrid a Galicia (y vuelta), con cuatro ocupantes y el maletero lleno, el gasto medio fue de 7,7 l/100 km. Es una cifra bastante alejada de las cofras homologadas pero, por otra parte, no es desorbitada para un coche con este nivel de potencia y tracción total. La magia de la microhibridación ayuda más a reducir consumos (y emisiones) en recorridos urbanos y en aceleraciones bruscas… pero parece que no demasiado en viajes largos, a velocidades sostenidas.

Opinión coches.com

El Kia Sportage es un coche recomendable para viajar cuatro personas. Precio razonable, bien equipado, ruidos interiores muy mitigados (sí, incluso con motor diésel) y buena calidad de rodadura. En curvas amplias va aplomado y en las más retorcidas la carrocería se agarra bien.

Los cambios de la última generación han mejorado la calidad percibida del interior, ha ganado bastante tecnología, el acabado GT-Line una imagen deportiva y se han actualizado los motores… y aquí es donde no compartimos el hecho de apostar por la microhibridación, una tecnología interesante, en este propulsor.

Las virtudes del diésel son sus consumos en viajes largos. Hemos comprobado cómo esta tecnología no aporta mucho en esas circunstancias sino más bien lo contrario, pues suma peso. Hablando con ingenieros de la marca sabemos que, más tarde o temprano, este primer paso de la electrificación llegará a otras mecánicas (sus primos de Hyundai la han sumado ya al diésel de acceso) porque las leyes obligan.

Haber homologado el vehículo en Corea como de combustión, además, no le ha permitido contar con la etiqueta ECO (como sí han conseguido coches diésel con esta tecnología que gastan y contaminan mucho más). Eso le priva de una posible ventaja competitiva en el acceso a las ciudades… precisamente donde esta tecnología más puede ayudar a reducir emisiones. Paradojas de la vida.

Kia Sportage 2.0 CRDi Mild Hybrid GT-Line
7.5 Nota
Lo mejor
  • Buena relación precio/producto
  • Imagen y equipamiento de la versión GT-Line
  • Comportamiento dinámico equilibrado
Lo peor
  • Consumos en autovía demasiado elevados
  • Sistema Mild Hybrid reduce maletero
  • Interior con aspecto poco novedoso
Diseño8
Habitabilidad8
Acabados8
Maletero6.5
Equipamiento8.5
Motor7
Comportamiento7
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (65 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta