Logo de Noticias Coches
Mercedes Clase T 180d prueba – 17.8
Pruebanoticias/
Luis Ramos Penabad

Mercedes Clase T: a prueba el turismo más barato de la marca

A principios de año Mercedes Benz Vans se fusionó con Mercedes en una misma sociedad.No es algo que vaya a afectar al conductores de la marca pasado o futuro, pero el Mercedes Clase T portagonista de esta prueba es el modelo que mejor muestra esa fusión de clientes de turismos y comerciales. 

Se trata de un monovolumen compacto que la marca quiere posicionar como premium para gente con estilo de vida activo. Personas que viajen, que realicen actividades al aire libre… La marca cree que hay un espacio entre el sinfín de SUV y puede ser interesante ya que es el modelo de acceso a la gama de turismos. 

¿Pero es un turismo? No hay duda de que se basa en el Mercedes Citan, que con la llegada al mercado del Mercedes Clase T (las primeras unidades llegan ahora), queda como vehículo profesional, para transportar enseres… y personas (el Citan Tourer).

Esta es la última presentación de Mercedes de un modelo con motor de combustión interna. De hecho, se retrasó desde que lo conocimos retrasó para tener vehículo en stock y conseguir entrega inmediata. Su precio de partida: 29.722 euros, si bien ya tenemos ofertas del Mercedes Clase T en nuestra sección de coches nuevos, publicados por concesionarios oficiales de la marca. Puedes también visitar nuestra sección de financiación de coches si quieres pagarlo más cómodamente mes a mes.

El futuro de Mercedes será eléctrico, con inteligencia artificial, compartido, conectado y actualizado regularmente. Mientras eso llega (ya hay modelos nacidos para ser exclusivamente eléctricos, con la plataforma EVA2 que usan los EQE y EQS), vamos a ver qué aporta el Mercedes Clase T diésel en los albores del mundo automotriz electrificado.

Exterior

La verdad es que Mercedes no oculta que se trata de un vehículo de colaboración. Porque sí, es similar a un Renault Kangoo o a un Nissan Townstar, pero hay detalles comunes a modelos de la firma como faros (heredados directamente del Clase B, otro monovolumen) o la parilla. Eso sí, no hay ni se espera un acabado AMG-Line que le de ese tramado de estrellas como en otros turismos.

Nuestra unidad de prueba contaba con la terminación Progressive, que suma elementos como las llantas de 16 pulgadas –incluso de 17 en nuestra unidad–, los faros LED de alto rendimiento (halógenos de serie) o las molduras del portón trasero cromadas. Son pequeños detalles (sumados a nuevos colores en la gama) para diferenciarse algo del Citan.

Sus medidas son bastante compactas, pues se queda en 4.498 mm de longitud, por 1.859 de ancho (sin contar los espejos) y 1.811 de altura. Estas dos últimas cotas las comparte este unided de longitud L1, pero en mayo de 2023 conoceremos la L2, que se va a los 4.922 mm de largo y que puede contar con 7 asientos.

Interior

Si por fuera no hay demasiadas diferencias, por dentro hay alguna más. No varía la disposición de los elementos respecto de un Citan, pero sí los materiales de recubrimiento. No llegan a ser lujosos, pero sí que tienen mejor presencia que los de la variante comercial y están bien ajustados, sin que suenen grillos cuando pasas por caminos o firmes rotos. 

Así, la unidad probada tenía adornos plateados mate (pueden ser en negro brillante) en salpicadero o puertas y toda la parte superior tiene un remate en una piel artificial que, al menos a la vista y al tacto, está muy bien. Los asientos, cómodos y con una posición dominante de la carretera, están acabados en símil cuero.

Contamos con huecos para dejar objetos, los habituales de un turismo y alguno más, como en la parte superior. Y los mandos son una amalgama de detalles Renault (como las ruletas del climatizador, con una pequeña pantalla que señala la temperatura elegida o el botón de arranque) y otros propios de la marca, como las salidas de los aireadores en forma de turbina o el volante, con los mandos de respuesta háptica… que no son demasiado de mi gusto.

Y donde destaca es en el apartado de conectividad, con una pantalla de 7 pulgadas con el sistema MBUX que destaca por lo afinado de su control por voz. El cuadro de instrumentos, eso sí, es más clásico, con dos relojes analógicos flanqueando una pantalla de 5 pulgadas que muestra la información principal del viaje.

A las plazas traseras accedemos mediante una puerta corredera que deja un amplio espacio, como el que encuentras una vez que te sientas. Es de los coches de este tipo con una mayor anchura, por lo que puedes acomodar a tres personas sin demasiado problema. Es una banqueta con tres asientos bien marcados, solamente con dos anclales Isofix en los laterales. La pega, que sea fija y no puedas modular el espacio. En eso, mejor el Clase B (es un opcional).

Hay algunos detalles interesantes en estos vehículos, como las bandejas tipo avión en los respaldos de los asientos delanteros o los elevalunas eléctricos (hay rivales, como la Volkswagen Caddy, donde no se abren).

Maletero

Si abres el enorme portón trasero, de apertura manual, no hay opción de que sea eléctrico, encontramos un espacio de carga muy bueno para un coche de cuatro metros y medio. Son 520 litros de capacidad hasta la bandeja. Si contásemos con una red para separar el habitáculo podríamos aprovecharlo hasta el techo, con 775 litros.

Destaca su borde de carga muy bajo, 56 cm, lo que facilita meter en él enseres grandes.Y el resto, similar al Citan Tourer, con formas regulares, ganchos para fijar la carga, perchas y huecos en los laterales.

Si no usas la bandeja puede guardarse tras los asientos traseros. Si abates los respaldos de los asientos traseros, divididos en dos partes asimétricas, queda un espacio con 2.400 litros de capacidad. Pudimos ver su potencial como mini camper, con un módulo desarrollado en España por Bivac, una empresa catalana. Consta de depósito de agua, cocina y nevera conectada a la toma de enchufe trasero, así como una cama para dos personas. Cuesta a partir de 2.800 euros y lo bueno es que no impide el uso como vehículo diario, porque se retira con facilidad entre dos personas. 

Motor

En la gama de motores no hay sorpresas. Hay motores diésel (OM 608.9) de 1.461 cc:

  • Clase T 160d: Con 95 CV (70 kW) y 260 Nm de par
  • Clase T 180d: Con 116 CV (85 kW) y 270 Nm de par 

 Los gasolina (M200.73) son bloques de cuatro cilindros con 1.332 cc:

  • Clase T 160: Con 102 CV y 200 Nm de par
  • Clase T 180: Con 131 CV y 240 Nm de par.

Todos cuentan con Start/stop y cumplen la normativa Euro 6d. Se asocian a un cambio manual de seis relaciones, si bien el gasolina más potente y los diésel pueden asociarse al cambio automático de doble embrague 7DCT. Todos pagas un 4,75 % de impuesto de matriculación y tienen la etiqueta C. No será el caso de la Mercedes EQT, la versión eléctrica que veremos en noviembre y tiene prevista su llegada en 2023. La marca ya nos advirtió que no se parecerá (por desgracia) al EQT Concept.

Comportamiento

No hubo posibilidad de elegir mecánica, era el diésel más potente con cambio automático. La verdad es que es un motor que es capaz de mover muy bien el coche, a pesar de que a bajas velocidades llega algo de ruido y vibraciones al interior. No está tan bien insonorizado como un turismo, desde luego, sin que hablemos de algo traumático y de hecho la insonorización puede que sea incluso mejor que la que vimos en la prueba de la Volkswagen Caddy. Cuando ganas velocidad el ruido aerodinámico de este tipo de vehículos acaba camuflándolo. 

El cambio prima la eficiencia y el confort antes que las prestaciones. El coche homologa con esta combinación de motor y transmisión 5,6 l/100 km, una décima menos que con cambio manual. Nos movimos en algo menos de 6 l/100 km, pero no fue un recorrido demasiado largo para establecer conclusiones. No me pareció, comparado con la Citan Tourer que conduje con 95 CV, que este diésel gaste más que el de acceso… y echando un ojo a la ficha técnica vi que homologan lo mismo con este cambio.

Sin ser tan preciso como una Volkswagen Caddy en marcha, sus reacciones son seguras con buena sensación de estabilidad. Eso, a pesar de que las suspensiones tienen un tarado que ayuda a la hora de afrontar baches. La ruta incluía una parte por un camino de tierra con tramos en mal estado. Me atrevería de decir que prefiero mil veces ir por esos caminos con este vehículo que con la mayoría de SUV del mercado si se trata de buscar confort. 

En maniobras resulta sencillo, con una dirección muy asistida y por su buena visibilidad. La vista trasera es algo más comprometida, pero con los sensores de aparcamiento y la cámara de visión posterior, que me pareció muy buena para un coche de este tipo, asunto solucionado.

Opiniones coches.com

El Mercedes Citan es un coche pensado para gente que gusta de conducir tranquila y que busque coche amplio, con buena capacidad de carga y de fácil acceso. Respecto a un Citan Tourer gana una mayor gama mecánica (el motor probado gasta lo mismo o poco más y puede tener cambio automático) y mejores terminaciones… sin esperar lujos o el refinamiento de marcha e insonorización del Clase B.

A igualdad de motor supone pagar unos 2.600 euros más que por una Citan Tourer y más aún que por un Renault Kangoo. Hay bastante equipamiento, sobre todo de seguridad, que viene de serie, hasta el punto de obtener una mejor puntuación en EuroNCAP que sus hermanos de plataforma de otras marcas. Y de tecnología de conectividad también va muy bien servido.

Mercedes Clase T 180d Progressive
7.8Nota
Lo mejor
  • Vehículo amplio y versátil
  • Buena tecnología de seguridad e infoentretenimiento
  • Bastante equipamiento de serie comparado con la Citan Tourer
Lo peor
  • Poca diferenciación estética con una Citan Tourer
  • Precio elevado respecto a competidores
  • Ni hay ni se espera la etiqueta ECO
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados8
Maletero8
Equipamiento8
Motor7.5
Comportamiento7.5
Calidad Precio7

Galería de fotos:

  • Mercedes
  • Mercedes Clase T
  • monovolumen