Logo de Noticias Coches
Mercedes EQA prueba – 77.7
Prueba
Luis Ramos Penabad

Mercedes EQA, a prueba: ¿es realmente un paso adelante?

Coches para la generación que viene. Ese es el lema de la gama EQ de Mercedes, que cada día cuenta con más incorporaciones. Tras el Mercedes EQC ahora llega el turno de conocer el Mercedes EQA, la variante 100% eléctrica del Mercedes GLA.

A esta familia se incorporará también dentro de poco el apabullante EQS, que pretende ser la berlina eléctrica de referencia en el mundo del lujo, tomando el testigo del Mercedes Clase S en el mundo enchufable. Y, ya a principios de 2022, el nuevo EQB será el SUV compacto más amplio. 

El objetivo es que, en 2030, la firma de la estrella vende un 50% de sus modelos electrificados. Eso incluye estos coches eléctricos y también las numerosas versiones EQ Power, coches híbridos enchufables de los que la marca dispone, en estos momentos, nada menos que 23 modelos. Así han logrado liderar en 2020 el mercado de PHEV y eléctricos, con el Mercedes A 250e como más vendido.

¿Y qué aporta el Mercedes EQA en este juego? Es el segundo SUV eléctrico de la firma, con un precio bastante competitivo (49.900 € sin contar las ayudas del Plan Moves III). ¿Es más interesante que el Mercedes GLA híbrido enchufable, el GLA 250e que ya tiene una elevada autonomía eléctrica? Veámoslo a fondo.  

Exterior

El Mercedes EQA se basa en la misma plataforma del Mercedes GLA, de ahí que su silueta de SUV compacto sea muy parecida. Eso sí, hay ligeras variaciones de tamaño, ya que es 53 mm más largo (hasta alcanzar los 4.463 mm) y 9 mm más alto 1.620 mm de alto. Al compartir base técnica no cambia la altura ni la distancia entre ejes, pero sí el ancho de vías, 20 y 22 mm más estrechas delante y detrás, respectivamente.

Vemos claramente que estamos ante un eléctrico en cuanto vemos su calandra delantera completamente carenada, pues estos vehículos no precisan tanta refrigeración de la mecánica y así reduce la resistencia aerodinámica. Tiene también paragolpes específico y la franja LED de los modelos eléctricos de Mercedes EQ que une las ópticas delanteras, también nuevas.

Cuando lo observas desde el lateral destacan elementos como las insignias específicas en la base del pilar A o las llantas, que también están ligeramente carenadas (hay muchos diseños entre los que elegir, las de esta unidad son de 19 pulgadas, con neumáticos 235/50 Bridgestone Turanza). En el lado derecho de la carrocería se ubica la toma de carga, en el lado contrario a la boca del depósito de combustible en los GLA.

Detrás no falta la franja de LED rojos, que une las ópticas traseras, un detalle estilístico muy en boga actualmente. Esto ha obligado a bajar ligeramente el logo en el portón, al tiempo que la matrícula va directamente a la moldura plástica del paragolpes. En la parte baja, obviamente, ni rastro de salidas de escape.

Interior

Puedes leer nuestra prueba del Mercedes GLA donde analizamos a fondo el diseño del habitáculo, que es prácticamente idéntico salvo algunos detalles.

La vista se irá a las dos grandes pantallas que encuentras en todos los Mercedes de hoy en día, unidas visualmente bajo un cristal, la izquierda para el cuadro de instrumentos y la derecha para el completo sistema de infoentretenimiento MBUX. De serie son de 7,25 pulgadas cada una (opcionalmente de 10,25 pulgadas).

Todos los mandos son idénticos, desde el volante, con muchos mandos pero muy intuitivos de usar, a la clásica palanca para el cambio en la columna de dirección o el Touchpad en la consola desde el que se controla y mueve uno por los menús de la pantalla.

El ensamblaje de piezas es bueno, pero quizá se abusa demasido del plástico negro brillante en el salpicadero y la consola entre los asientos. Un material que luce fenomenal cuando está limpio, pero que se ensucia con suma facilidad y es carne de arañazos.

Buen espacio delante (quizá uno vaya sentado más alto que en un GLA convencional) y detrás también hay espacio bastante amplio para piernas y cabeza. Es posible colocar los pies bajo el asiento, pero la banqueta está colocada más cerca del suelo, de ahí que las rodillas vayan algo más elevadas que en un coche convencional. En un viaje algo largo puede penalizar el confort de los pasajeros traseros.

Maletero

El maletero pierde 95 litros de volumen y pasa de 435 a 340 litros de capacidad. Se trata de una cifra escasa para sus dimensiones exteriores, pero si pensamos en que posiblemente la gran mayoría de desplazamientos que realice serán por ciudad, pues puede que resulten suficientes.

Esta cifra es hasta la bandeja, que siempre puedes retirar y cargar el espacio hasta el techo. Tiene formas regulares y una boca de carga muy ancha que facilita cargar objetos voluminosos. No faltan ganchos para sujetar la impedimenta, perchas para colgar bolsas o unas bandas elásticas en los laterales.

Bajo el piso tenemos un pequeño hueco en el lado más cercano al borde que resulta ideal para el kit de reparación de pinchazos, cables de carga… y deja de contar. Cuando precises cargar bultos grandes, puedes abatir los respaldos de los asientos traseros. Están de serie divididos en tres partes, en proporción 40:20:40  para conseguir un espacio de carga de 1.320 litros.

Equipamiento

El EQA comparte asistentes de seguridad y ayudas a la conducción con el GLA, así como el MBUX de información y entretenimiento, salvo en algunos detalles específicos debido a la naturaleza de su propulsor, como la función Electric Intelligence del navegador, que calcula la ruta teniendo en cuenta la orografía, el tráfico, tu forma de conducir…

De serie cuenta con los faros LED High Performance, la Línea Progressive, llantas de 18 pulgadas, barras longitudinales para el techo de aluminio pulido, climatizador, iluminación ambiental, cámara de visión posterior, portón trasero eléctrico, asistente de frenado activo,  detector de cambio de carril,  luces automáticas, los asientos calefactados….

Puedes mejorar la estética con la Electric Art o con la AMG Line. Este éultimo es el que tenía nuestra unidad y sima el kit estético AMG, cristales tintados tapizado en símil cuero, pedales deportivos, las alfombrillas AMG…

También se ofrece el Edition 1, la edición especial de lanzamiento. Pero ojo, que hablando de lanzamiento, la marca regala un Wallbox trifásico con instalación incluida (a no ser que supere los 80 metros de cableado). Este Wallbox permite cargar a una potencia de 22kW con corriente alterna (el EQA admite un máximo de 11 kW).

Este es el paquete Plug&Go. De serie se incluyen dos cables, el tipo Mennekes y otro Schuko. En corriente continua admite hasta 100 kW de potencia, con lo que puedes cargar el 80% de su batería en 30 minutos en un punto de recarga rápida.

Como decíamos al inicio, el precio final del Mercedes EQA 250 en España es de 49.900 euros, sin incluir las ayudas del Plan Moves. Un buen precio para un SUV elétrico con aire Premium  Y siempre puedes encontrar ofertas de Mercedes EQA, publicadas por los concesionarios oficiales de la marca, en nuestra sección de coches nuevos. Recuerda que esos precios pueden incluir financiar el coche con el fabricante.

Motor

El nuevo modelo se lanza con una única motorización de inicio. Es el EQA 250, que cuenta con un motor de 190 CV de potencia (140 kW) que mueve exclusivamente las ruedas delanteras y 375 Nm de par motor.

Se alimenta de la energía almacenada en una batería con 66,5 kW de capacidad bruta. Con ella homologa de una autonomía en el ciclo combinado WLTP de hasta 426 kilómetros. Quien se mueva exclusivamente en entornos urbanos podría alcanzar 490 km sin volver a enchufar el coche.

En unos meses aparecerán también dos versiones más. Estas contará con dos motores eléctricos, uno en el eje delantero y otro en el trasero, por lo que contarán con tracción total, que la marca denomina, como en los de combustión, 4Matic. La potencia conjunta es en un caso de 228 y 292 CV. Estará disponible también una batería de mayor capacidad, con una autonomía de más de 500 kilómetros.

Comportamiento

Pudimos contar tres horas con el nuevo Mercedes EQA 250, lo que nos permitió ponerlo a prueba en diferentes entornos. Desde luego, si tuviese que definirlo en pocas palabras es por confort de marcha y refinamiento, con un habitáculo realmente bien insonorizado de lo que pasa en el exterior.

Tiene un peso elevado, pues marca en la báscula 2.040 kg. Los 190 CV lo mueven con suficiencia, pero no esperes una respuesta cercana a la deportividad. Le ayuda en salidas que los 375 Nm de par motor se entregan de manera instantánea como en todos los eléctricos, pero no para tener unas prestaciones notables: Acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y su velocidad se ha limitado a 160 km/h para no acabar la batería demasiado pronto.

Como es habitual en la marca, puedes cambiar el carácter del vehículo con los modos de conducción. Empleando el Sport tienes unas reacciones más directas y responde más rápido al pisar el acelerador, unido a los rimbombantes cambios de cuadro de instrumentos e iluminación, pero poco cambio más respecto al Comfort (el ECO prioriza la carga y limita más la velocidad máxima). Y luego con el modo Individual puedes ajustar a tu gusto entrega de potencia del motor, climatización o dureza de la dirección.

En ciudad es cómodo como cualquier eléctrico y en autovía se muestra aplomado, donde apenas oyes el ruido de rodadura. Puedes incluso contar con suspensión adaptativa, para, literalmente, casi flotar sobre las imperfecciones del asfalto, juntas de dilatación…   

Pudimos circular por una de nuestras carreteras secundarias de referencia, con curvas rápidas en su mayoría. Si lo llevas al límite se muestra subvirador y en los cambios de apoyo se notan balanceos, si bien no tan acusados como en un SUV de combustión dado que la mayoría del peso (de sus baterías) la tenemos en la parte más baja).

En cuanto a los consumos, en esta ruta de unos 170 km el ordenador de abordo se quedó en 22,3 kWh/100 km, usándolo a ritmos animados. No me parece una mala cifra.

Eso sí, jugué mucho con las levas tras el volante para aumentar la retención (y así mejorar consumos). Pulsando la izquierda aumentas la retención hasta (D–, donde casi no es necesario pisar el pedal del freno). Interesante el modo D Auto. No hubo tiempo a comprobar a fondo su funcionamiento, pero calcula el nivel de retención en función de la distancia al vehículo precedente, curvas y orografía (has de conectar el navegador). Eso significaría en torno a 350 km de autonomía en un uso real… un dato sobre el que reflexionaremos en las conclusiones.

Opinión coches.com

El Mercedes EQA es un coche bien construido, con una buena apariencia y tecnológicamente avanzado. No tiene los acabados de lujo de sus hermanos mayores y se nota en su maletero que no se ha empleado una arquitectura eléctrica exclusiva, sino la del GLA, pero tiene sentido.

En primer lugar, para poder ofrecer un precio interesante, que puede hacer dudar a muchos que busquen un coche amplio para moverse por ciudad y realizar pequeñas escapadas. Más allá, dependes de la red de recarga, a todas luces insuficiente en España en estos momentos. Y la marca ofrece el GLA 250 e híbrido enchufable, que también tiene etiqueta Cero, pero no esas limitaciones. Y completa el 0-100 km/h en 7,1 segundos.

El EQA o es un tiro dinámicamente. Se nota esa media tonelada extra respecto al GLA, pero ni por asomo es tan pesado como el EQC, que suma casi otros 500 kg en la báscula. Pero es cómodo y tiene virtudes en su marcha, cómoda y muy asentada. A la espera de que la firma desarrolle arquitecturas eléctricas, que por ahora solamente tiene el EQS, no es una mala aproximación.

Tiene un tamaño adecuado para una mecánica eléctrica y es el más barato entre las marcas premium: el Lexus UX 300e tiene menos autonomía y el Volvo XC40 Recharge ofrece una potencia que no requiere la mayoría. Y podría viajarse con él… de ahí la fuerte apuesta de la marca por Mercedes Me Charge, un aplicación con más de 450.000 puntos de carga en 31 países de Europa, de los que buena parte admiten el pago online desde la propia app. Porque es eso, la recarga, lo que frena las ventas de los eléctricos en muchos casos.

Mercedes EQA 250
7.7Nota
Lo mejor
  • Precio muy competitivo, más con ayudas
  • Equipamiento muy completo
  • Confort de marcha
Lo peor
  • Detalles de materiales mejorables
  • Maletero escaso
  • Plazas traseras algo incómodas para viajes
Diseño8
Habitabilidad8
Acabados7
Maletero6.5
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento7.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

  • coches eléctricos
  • Mercedes
  • Mercedes EQA
  • todocamino