Logo de Noticias Coches
Peugeot 5008 prueba – 138.1
Prueba
Luis Ramos Penabad

Peugeot 5008, prueba contacto de SUV de 7 plazas renovado

La segunda década del siglo XXI ha comenzado con un reto mayúsculo para las marcas. Han de seguir ofreciendo coches que hagan más fácil la vida a los usuarios, al tiempo que van electrificando la gama y llenándola de más tecnología para convertirse en empresas de movilidad.

Es el caso del nuevo Peugeot 3008 2021, uno de los referentes de entre los SUV compactos, el modelo más vendido de la marca en los dos últimos años y con el que pretenden alcanzar al Qashqai, además de que una de cada cinco unidades vendidas sea híbrida enchufable. También del Peugeot 5008.

A diferencia del 3008, no puede contar con mecánicas híbridas enchufables, ni siquiera en esta puesta al día que llega a los concesionarios el 18 de enero. Pero se trata de un producto de éxito. No en vano, es el SUV de 7 plazas más vendido en España en los tres últimos años, desde que que en 2018 superó al X-Trail.

¿Cuánto mejora este 5008 2021 a su predecesor? Para descubrirlo lo hemos conducido durante una mañana. Estas son nuestras impresiones.

Exterior

Cuando ves por primera vez un Peugeot 5008 no cabe duda de que es un SUV… pero al mismo tiempo nos recuerda que hace no demasiado existía un modelo del mismo nombre que era un monovolumen. Un coche más amplio que los sedanes convencionales, con una postura de conducción más elevada y dominante. Antes se vendía como monovolumen, ahora como SUV.

No es este el lugar y momento adecuados para discernir qué es mejor que otro y si hay muchas diferencias. Desde luego, el Peugeot 5008 tiene una imagen imponente. Mide 4.641 mm de longitud (no tanto como pueda parecer a simple vista), pero sus formas cuadradas y su anshura (1.844 mm sin retrovisores), hace que quizá al ojo parezca más grande. La altura es de 1.646 mm.

Las diferencias con el modelo precedente son más patentes en el frontal. En esa parte delantera han cambiado la parrilla. Ahora no tiene marco, sino que está delimitad por el capó (donde ha pasado el nombre del modelo, una tendencia inagurada por el 208) y el paragolpes.

Ha cambiado todo el tramado de la parrilla, que tiene continuidad visual en una especie de hendiduras en el paragolpes, bajo los faros. Estos cuentan con tecnología LED (Full LED en nuestra unidad) e integran los antiniebla. También cambia la firma luminosa, ahora vertical en esa especie de colmillo que ya hemos visto en otros modelo de la firma.

Antes de pasar al lateral vemos notables diferencias en las tomas de aire, con marcos en negro. Hay nuevos diseños de llantes (de 19 pulgadas y neumáticos 205 /55 en esta unidad).

Como ves, puede tener carrocería en dos colores, con el techo en contraste que queda de fábula con los cristales traseros oscurecidos. Esta unida era blanca, pero hay dos tonos nuevos (Azul Célebes y Metallic Cooper).

En el lateral vemos los anagramas GT, que no indica deportividad, sino el nombre de esa terminación. También los detalles cromados en puertas, raíles de techo…

En la zaga, además de un portón realmente grande, los renovados pilotos LED, con esa forma de garra de león con efecto 3D bastante bien conseguido y detalles como los intermitentes secuenciales. Los pilotos se cubren con un cristal oscurecido, que le da continuidad visual a la zona acristalada.

Interior

La primera impresión que tienes al abrir la puerta es que tienes un habitáculo diferente al de su competencia directa y que está bien rematado.

Los materiales no son lujosos como los que encontrarás en modelos de marcas premium, pero sí vistosos y el ensamblaje entre piezas está bien resuelto. Hay zonas que me han precido muy bien resueltas, como la tela a juego con los asientos en el salpicadero, que tiene continuidad en las puertas. Pero también hay plásticos más duros en partes más bajas.

Los asientos me han parecido buenos. Por tapizado (combinan) y por cómodos. No es que agarren demasiado el cuerpo, pero cumplen de sobra para el tipo de coche que es. La posición de conducción es erguida, con las piernas muy poco estiradas, que es como irías en un turismo. Esto nos recuerda también al mundo de los monovolúmenes.

Luego, contamos con el i-cockpit, ese concepto de puesto de conducción que tiene un volante pequeño. Además del tamaño, se achata por su zona  superior e inferior para permitir ver el cuadro de instrumento por encima de él, no a través del aro. En los SUV y, por ejemplo, en el Rifter, me ha convencido. En los turismos, no tanto, pero esto depende de la altura de cada uno y cómo le guste colocar su asiento. Mejor probarlo. Lo que el volante no sea redondo… a mi tampoco me va mucho, pero en coches que no son para enlazar curvas de manera endiablada, tiene un pase.   

Respecto al modelo anterior, tiene una pantalla de mucha mayor calidad y mejor contraste, en la que puedes configurar la información que recibes. Desde luego, es vistosa pero creo que hay otras algo mejores, sin recurrir a demasiados artificios. También gana una del sistema multimedia en el centro del salpicadero, de 10 pulgadas en nuestra unidad (antes la mayor tenía solamente 8).

Esa pantalla concentra casi todas las funciones del coche. Sí, contamos con unas teclas algo más abajo para acceder de manera rápida a cada función (como la climatización), pero los reglajes y búsquedas han de ser en la pantalla. Ya hemos dicho unas cuántas veces que es algo que no nos acaba de convencer, pero desde luego es tendencia en la automoción.

En la consola se agrupan delante el selector de cambio, botón de arranque, selector de modos de conducción o el freno de estacionamiento eléctrico, junto a un espacio para dejar la cartera o el móvil (con espacio de carga inalámbrica). A continuación, un par de reposabebidas y el reposabrazos, no regulable en altura, que oculta y cofre bastante generoso en capacidad.

La segunda fila trasera es un espectáculo. Uno de esos coches pensados para viajar en familia. Tres asientos individuales, un detalle con el que recuerda su origen de monovolumen, que además puedes reclinar y mover hacia delante y hacia atrás si en algún momento precisas más espacio en el interior o en el maletero.

Hay detalles que de nuevo indican que es un coche muy orientado a la familia, como las cortinillas, las bandejas tras los asientos delanteros o las salidas de los aireadores al final de la consola, que permiten regular caudal y temperatura. Por cierto, hay también un par de tomas USB y una de 12V.

Y sí, hay una tercera fila con un par de plazas más. Son de uso ocasional, o para niños. Lo bueno, que los asientos se han tapizado como el resto.  

Maletero

No hay cambios en el maletero, uno de los grandes referentes de la categoría. Y es que sus 780 litros de capacidad son mucho más que los que anuncian rivales como el Skoda Kodiaq (650 litros).

Se trata de un dato con los asientos de la segunda fila en su posición más adelantada, pero incluso con ellos totalmente retrasados es un espacio más que notable, de 702 litros. Además, tiene unas formas muy regulares y un borde de carga bajo que facilita mucho cargar enseres grandes sin mucho esfuerzo.

Es posible retirar los asientos de la tercera fila si necesitas algo más de espacio bajo el piso, que es muy reducido. Puedes también asegurar objetos pequeños con una banda elástica en un lateral izquierdo o usar un compartimento que hay en el derecho. Nuestra unidad contaba con un sistema de apertura eléctrica del portón, muy práctico y cómodo.

Como es habitual, el espacio cuando usas los asientos traseros es muy limitado. Y enorme (1.940 litros), cuando abates los respaldos de los asientos de la segunda fila. Eso sí, el espacio resultante no es totalmente plano, hay que salvar un pequeño escalón entre el piso y la parte trasera de los asientos.

Existe además la posibilidad de abatir el respaldo del asiento del acompañante para cargar objetos largos de hasta 3,20 metros de longitud.

Equipamiento

Uno de los puntos que la marca destaca del nuevo Peugeot 5008 es su gran número de asistentes a la conducción. Hay algunos nuevos, como el Night Vision, que detecta animales y peatones de noche (y bastante bien, como vimos con el DS7 Crossback): No faltan tampoco regulador de velocidad adaptativo con función Stop and Go; asistente de carril, frenado automático de emergencia, reconocimiento de señales de tráfico, cambio automático entre luces de cruce y de carretera, sistema de ángulo muerto…

La marca estructura la gama en tres acabados, cada uno con su paquete de mejora.  El de acceso Active ya ofrece faros Eco Led o arranque manos libres. El Allure tiene mayores llantas, cristales oscurecidos o la pantalla táctil de 10 pulgadas con navegador. En el acabado GT de nuestra unidad no faltan los Faros Full LED, Pack drive assist, calandra distinta o la tapicería de alcantara.

Además la unidad tenía el GT Pack, que sumaba llantas de 19pulgadas con diseño San Francisco, portón trasero automático, asientos deportivos o el sistema de sonido FOCAL. ¿Qué quieres aún más? Existe el Black Pack, que cambia el exterior con parrilla, logotipos, embellecedores, aletas, barras de techo, spoiler, umbrales y llantas en un tono más oscuro.

¿Precio? Pues parte de 31.080 euros (sin ningún tipo de descuento) y en el caso de nuestra unidad, con el motor de gasolina más potente y la terminación más completa te vas a los 44.300 euros.

Es un precio de partida superior al de otras alternativas similares. Pero eso sí, hay grandes ofertas que rebajan mucho esa cantidad. Puedes encontrar ofertas del Peugeot 5008 en nuestra sección de coches nuevos, donde los concesionarios oficiales de la marca publican sus ofertas cada mes. Recuerda también que contamos con una zona donde puedes encontrar la mejor financiación del coche si es que quieres pagar parte mes a mes.   

Motor

Curiosamente, no hay novedades en el apartado mecánico. Hay dos motores diésel, de 131 y 181 CV y otros tantos de gasolina con idénticas potencias. Todos de tracción delantera y con cambio manual de seis relaciones o uno automático de 8 por convertidor de par (EAT8) que es de serie en los más potentes.

La unidad probada contaba con el motor de gasolina más potente. Se trata de un propulsor de cuatro cilindros de 1.598 cc de inyección directa y sobrealimentado con turbo que entrega sus 181 CV de potencia máxima a las 5.500 rpm, con un par máximo de 250 Nm a 1.650 rpm.

Sus prestaciones son más que suficientes, ya que a pesar de tener un peso de 1.596 kg, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 8,3 segundos. De seguir con el pie derecho a fondo, alcanzaría 220 km/h.

El consumo homologado, son de 7,1 l/100 en el ciclo homologado WLTP. LE ordenador de a bordo marcaba unas décimas más, pero no pudimos verificarlos con exactitud al no poder conducir demasiado tiempo el vehículo. Hora de ver cómo va.

Comportamiento

Fue mi compañero Mario el encargado de realizar la prueba del Peugeot 5008 2017, en el que solamente había ido de copiloto durante unos pocos kilómetros. Como pasajero me pareció muy cómodo y muy bien insonorizado, pues llegaban al habitáculo poco ruido del exterior o del motor, que en aquel caso era diésel.

Al volante vi que no hay que dejarse llevar por las apariencias. Se trata de un vehículo muy grande, pero resulta fácil moverse con agilidad por carreteras con curvas. De hecho, en este primer contacto realicé gran parte del recorrido por ese tipo de vías y sorprende su estabilidad. Más aún cuando ves, por ejemplo, que no tiene eje multibrazo detrás sino una barra de torsión, un sistema menos elaborado.

Que estas palabra no te hagan pensar que se trata de un coche deportivo ni pretende serlo, pero sí bastante preciso para su forma y voluminosidad. Las suspensiones buscan ante todo el confort (más que en el 3008, por ejemplo), pero las reacciones siempre son seguras y el coche hace lo que uno espera. Es lo que la mayoría pide a un vehículo de corte familiar.

Tampoco es un SUV de esos que pretenda salir fuera del asfalto, a pesar de que tiene una buena altura libre al suelo. No oferta versiones de tracción total y tan solo se ofrece como opción el sistema Advanced Grip Control que mejora el agarre en firmes de baja adherencia, unido a neumáticos M+S.

Si con el motor diésel ya me pareció un coche silencioso una vez en marcha, con el motor de gasolina aún más, si bien sí entra algo de sonido al habitáculo cuando lo subes de vueltas. Tampoco hay de quejarse engañar por el nivel de potencia. Es un coche que va bien, pero no te entrega la potencia de manera muy reactiva, ya que el cambio persigue más la eficiencia que la emoción.

Esta sensación puede atenuarse o acentuarse en función del modo de conducción que emplees. Además del Normal que emplea por defecto, el Eco mitiga mucho las aceleraciones, en busca de consumos más bajos. Por otro lado, el Sport hace que el acelerador responda algo más rápido cuando hundes el pie, además de realizar el cambio a de marcha a más altas revoluciones.

Opinión coches.com

Quien busque un SUV grande con siete plazas tiene un buen candidato en el Peugeot 5008. Cierto es que cuenta con alternativas en el segmento interesantes y que me han gustado, caso del Skoda Kodiaq, el Seat Tarraco o el nuevo Kia Sorento.

A favor del Peugeot 5008 la modularidad del interior y las tres plazas individuales, un detalle por el que muy pocos fabricantes han apostado y que en mi opinión resulta muy práctica, más si cabe que las dos plazas extra detrás.

El motor es más que capaz de mover el coche y, si bien en este contacto circulé solo, no me dejó lugar a dudas de que puedes afrontar viajes largos con él cargado y que responda. Si este no es el uso que se le va a dar frecuentemente, quizá el propulsor de 131 CV sea suficiente en un coche en el que no buscas sensaciones deportivas.

¿Lastima? Que no tenga (ni debes esperar hasta el cambio generacional) una variante híbrida o híbrida enchufable. Y lo decimos, sobre todo, porque tras probar esta mecánica del Grupo en modelos como el DS7 Crossback E-Tense o el Citroën C5 Aircross Hybrid, parece que encajaría en este concepto de vehículo cómodo en viajes… y práctico para la familia en el día a día. Algunos de los rivales citados ya cuentan con ella y, en el caso del 3008, la marca nos aseguraba que esperan que uno de cada cinco unidades vendidas sean SUV híbridos enchufables.

Peugeot 5008 GT Pack PureTech 180 S&S EAT8
8.1Nota
Lo mejor
  • Modularidad del interior, sobre todo la segunda fila
  • Confort de marcha, prestaciones suficientes
  • Actualización de diseño acertada
Lo peor
  • Precio más elevado que sus alternativas
  • Ni versiones de tracción total o electrificadas
  • Ausencia de mandos físicos en el interior
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados8
Maletero8.5
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento7.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

  • Peugeot
  • Peugeot 5008
  • todocamino