El Salón Top Marques de Mónaco representa, durante cuatro intensos días, el lugar de reunión de multitud de apasionados y, quizá futuros poseedores, de los mejores y más espectaculares superdeportivos, lanchas rápidas, jets privados, firmas de moda exclusivas o joyas, todo ello rodeado de un innegable ambiente de ostentación y elegancia. No en vano está considerada como la feria del lujo más importante del mundo.

No hace falta buscar mucho para encontrar en las calles del Principado alguno de los modelos de automóviles más exclusivos que el dinero puede comprar, por ello, ciertamente no es posible haber escogido un sitio mejor para admirarlos de cerca, y en algunos casos probarlos por el mismo recorrido del circuito donde transcurrirá el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 dentro de unos días. Por tanto determinadas marcas, desconocidas para el gran público, aprovechan tal circunstancia para dar a conocer sus productos. Por ejemplo, durante este evento se ha producido el debut, a nivel mundial, de seis novedades de las firmas Vencer, Mazzanti, Mansory, Delavilla, Savage Rivale e ISIS.

Tampoco podían faltar a tan singular cita las marcas clásicas, asociadas desde siempre en nuestro subconsciente al lujo, como es el caso de Aston Martin, Jaguar o Maserati y de otras que representan la máxima expresión de la deportividad como Audi, Ferrari, Porsche o McLaren sin dejar de lado los superdeportivos más exclusivos, en edición limitada, como es el caso de Gumpert, Koenigsegg o Pagani, pasando por las realizaciones más estrambóticas como sucede en el caso de los rusos de Dartz, con sus mastodónticos todoterreno.

De entre todas ellas destacaba la presencia de la marca española Spania GTA, con su GTA Spano, el principal reclamo del evento como demuestra su protagonismo en el cartel principal del salón. Este superdeportivo, de la firma radicada en Valencia, y del que tan sólo se construirán 99 ejemplares utiliza, debajo de sus aerodinámicas formas, un chasis realizado combinando carbono, titanio y Kevlar para otorgarle una rigidez extrema a la vez que un peso reducido. Animado por un propulsor V10 de 8,4 litros que ofrece nada menos que 900 CV de potencia y un par motor máximo, limitado electrónicamente, de 1000 Nm, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 2,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima superior a los 350 km/h.

En el apartado de preparaciones no sabríamos decir, a ciencia cierta, cuál de ellas resultaba más espectacular, pues se establecía una dura competencia al más alto nivel, con la participación de firmas tan reconocidas como MTM Klassen, Mansory, Hamman, ABT, MS Design o DMC.

Pero no solo de automóviles viven los más potentados y para ellos también se habían reservado espacios donde admirar las últimas lanchas rápidas de firmas tan reconocidas en dicho ámbito como Aqua Marine, EAMS, Frauscher o Fjord, además de compañías de helicópteros como AgustaWestland.

Al coincidir el 10º aniversario del Top Marques de Mónaco con los 50 años de la saga James Bond, se mostraban en este evento monegasco algunos “productos” relacionados con sus películas, como la presentación estática de un helicóptero modelo GrandNew, de la firma AgustaWestland, decorado con iconografía de la última entrega del agente 007, SKYFALL, donde aparece en varias secuencias. La firma MMC París, exponía uno de los relojes más famosos de todos los tiempos, el legendario Rolex Submariner que James Bond utilizó en muchas de sus aventuras en la gran pantalla o la editorial Taschen exhibía su edición limitada de “Los Archivos de James Bond – 007″, un verdadero compendio de las mejores fotografías, diseños, storyboards, y materiales de producción de las 23 películas basadas en el personaje creado por Ian Flemming hace ya cinco décadas.

La presidencia de honor del Salón la ostentaba el Príncipe Alberto II de Mónaco que, como en los últimos años, inauguró el evento recorriendo los diversos stands, departiendo con sus responsables e interesándose por los productos expuestos.

Cerca de 30.000 personas han podido visitar durante estos cuatro días los más de 160 expositores presentes, que también incluían firmas de alta costura y accesorios como Longio, Gaga Milano, Sabbadini, HD Unique, Véronique Bamps o Julien Coudray. Pudiéndose admirar, incluso, un raro diamante, sin cortar, de nada menos que 303,20 quilates perteneciente a la prestigiosa colección Boulle.

En fin, una auténtica “sobredosis” de ostentación y suntuosidad en una época en la que la mayoría de los mortales soportamos los embates de una crisis económica de la que aún no atisbamos el final.

Galería de imágenes:

Ver galeria (25 fotos)

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta