El Audi Q7 es un ejemplo completamente renovado de lo que significa un SUV de lujo de gran tamaño. Una de las incorporaciones más destacadas ha sido inclusión de dos variantes híbridas enchufables, el Audi Q7 55 TFSIe y, justo por encima, el Q7 60 TFSIe. Tras esta pareja, el próximo en llegar habría de ser su hermano “coupé”, el Q8, con el que comparte esqueleto y órganos mecánicos.

La iniciativa de electrificación de Audi ha derivado en la presentación de hasta cinco modelos híbridos enchufables en la segunda mitad de 2019 (gamas Q5, A8, A6 y A7 Sportback).

Audi Q7 55 TFSIe

El Audi Q7 55 TFSIe toma como base el motor de gasolina V6 TFSI de 3.0 litros de 340 CV y 450 Nm. El propulsor eléctrico extrae su energía de una batería de 17,3 kWh. La potencia de salida es de 381 CV gracias al empuje eléctrico en la parte posterior. El resultado es un 0 a 100 km/h en 5,9 segundos y una velocidad máxima de 240 km/h.

Como buen híbrido enchufable que se precie, también puede conducirse durante 42 kilómetros (WLTP) sin gastar una sola gota de gasolina. La velocidad máxima en modo eléctrico es de 135 km/h. Eso lleva el consumo promedio de gasolina especificado a 2,8 l/100 km, con unas emisiones de CO2 homologadas de 64 g/km. Desde luego, resultan datos prometedores en un conjunto que supera las 2,5 toneladas.

Audi Q7 60 TFSIe

El Audi Q7 60 TFSIe es la versión más potente. En esta versión, el motor eléctrico (en este caso de 94 kW/128 CV y 350 Nm) y el de gasolina entregan una potencia conjunta de 456 CV y 700 Nm, lo que permite alcanzar los 100 km/h en 5,7 segundos. Nuevamente, la velocidad máxima está limitada a 240 km/h. Audi también ofrece una autonomía eléctrico de 42 km, mientras que el consumo medio es idéntico al del Q7 55 TFSIe, de igual manera que las emisiones de CO2.

En cualquiera de los casos, la caja de cambios es automática de tipo de convertidor de par y tiene ocho relaciones, mientras que la tracción es siempre en las cuatro ruedas (quattro) en una proporción de 40 % delante y 60 % detrás. La batería y el cargador de a bordo tienen su propio circuito de refrigeración, aunque está interconectado al sistema de climatización del habitáculo y a aquel que ventila el motor y la centralita electrónica del sistema híbrido.

La imagen deportiva se ve reforzada por el acabado exterior S line, con las zonas inferiores pintadas en el color de la carrocería. Su aspecto se completa con los distintos detalles de diseño pintados en negro y con los faros Audi Matrix LED. Tras las llantas de 20 pulgadas se ven las pinzas de freno pintadas en rojo, mientras que la suspensión neumática adaptativa ofrece una gran variedad de regulaciones, desde una respuesta firme hasta una alfombra voladora.

El habitáculo de ambos modelos también está equipado con el paquete interior S line, que incluye asientos deportivos con tapicería de Alcántara/cuero con el logotipo “S line” grabado, techo en negro y molduras de aluminio. Al abrir las puertas, unas luces LED proyectan el logotipo de los cuatro aros en el suelo. Y entre todas las chucherías que Audi ofrece, no menciona el detalle de que el maletero ve reducida su capacidad desde 865 litros (con cinco plazas) hasta 650.

Los Audi Q7 híbridos enchufables tienen un sistema de frenada regenerativa que puede elegir automáticamente su intensidad en función de las condiciones externas cuando el conductor levanta el pie del acelerador. La potencia máxima proporcionada por el motor eléctrico es de 25 kW, mientras que, si se presiona el freno, llega a los 80 kW. Como en el resto de la gama Q7, hay varios modos de conducción: Comfort, Efficiency, Auto, Dynamic, Individual, Allroad (si lleva instalada la suspensión neumática opcional) y Offroad.

Entre 2016 y 2018, Audi vendió una versión híbrida enchufable del Q7 (e-tron). Esa versión utilizaba un motor diésel de 258 CV y otro eléctrico de 128 CV. La potencia total era de 374 CV y 700 Nm. Podía alcanzar los 100 km/h desde parado en 5,9 segundos y una velocidad máxima de 220 km/h. Todo ello con un consumo medio bajo ciclo de homologación NEDC de 2,5 l/100 km. Las nuevas versiones 2020 mejoran en todos los aspectos a su predecesor.

El Audi Q7 55 TFSIe y Q7 60 TFSIe ya está a la venta en el mercado español, con un precio que parte desde 89.460 euros. Las primeras unidades llegarán a los concesionarios a principios del 2020. Algunas alternativas de este enorme SUV de Ingolstadt podrían ser el Volvo XC90 T8 Twin, el Porsche Cayenne E-Hybrid o el Land Rover Range Rover Sport P400e. Lógicamente, disfruta de las concesiones del distintivo ambiental de cero emisiones de la DGT.

Fuente: Audi
Galería de fotos:

Ver galeria (21 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta