Logo de Noticias Coches
audi-a3-sedan-prueba-097.8
Prueba
Mario Nogales

Prueba Audi A3 Sedan 35 TFSI 150 CV S tronic: las berlinas todavía tienen mucho que decir

Hubo un momento en el que las berlinas eran la norma en nuestro país, vehículos cómodos y amplios que también eran sinónimo de cierto estatus. En un par de décadas hemos pasado de eso a que directamente sea difícil ver berlinas por nuestras calles, sin contar con los taxis o VTC. Los SUV han lo inundan todo y, en caso contrario, las carrocerías de cinco puertas prevalecen. Aunque el Audi A3 Sedan quiere demostrar que no siempre es un acierto.

La cuarta generación del A3 ya se ha despedido de las carrocerías de tres puertas y descapotable, pero mantiene esta opción sedán que podría ser interesante para muchos. Este cuatro puertas comparte plataforma con el Sportback de cinco puerta, con el que apenas difiere en el diseño de su parte trasera. Eso significa que mantiene sus novedades tecnológicas y una gama mecánica muy completa que incluye versiones electrificadas como la que estamos poniendo a prueba.

Exterior

Cuando nos encontramos por primera vez con esta nueva generación del Audi A3 ya mencionamos que en el exterior se aplicaba una evolución lógica y algo continuista. La marca de los cuatro aros utiliza una fórmula habitual e introduce elementos bien reconocibles en todas sus áreas. El frontal es lo más marcado, gracias a su horizontalidad. La parrilla Singleframe es más ancha y está en una posición baja, además, puede llevar un entramado en forma de panal de abeja para acentuar su deportividad. A ambos lados quedan unos faros que tienen tecnología LED de serie, son Full LED a partir del acabado Advanced y pueden ser Matrix LED opcionalmente.

De los faros hay que decir que los Matrix LED opcionales cuentan con una firma lumínica digital que cambia en función del acabado que llevemos. Otros detalles del frontal serían las tomas de aire con molduras en contraste o la especie de splitter en el mismo tono. Si nos movemos hacia el lateral vemos que hay nuevos diseños de llanta, que van desde las 16 hasta las 19 pulgadas. En nuestra unidad hay unas de 19 pulgadas que van firmadas por Audi Sport.

La vista trasera es la más característica del Audi A3 Sedan, pues abandona esas formas del compacto para sumar un tercer volumen. Se extiende el voladizo trasero para ser ligeramente más largo y terminar con la luneta inclinada y un marcado spoiler sobre la tapa del maletero. Los pilotos traseros LED tienen una firma lumínica muy reconocible, cuenta con unas tomas de aire falsas a juego con las del frontal y una especie de difusor en negro que integra una salida de escape.

El Audi A3 Sedan cambia en dimensiones respecto al Sportback. Es 15 cm más largo, llegando a una longitud de 4.495 mm, mientras que la anchura y la altura son prácticamente iguales con 1.816 mm y 1.425 mm respectivamente. Por otro lado, la distancia entre ejes no cambia ni un ápice y se queda en 2.636 mm.

Interior

Lo primero que llama la atención en el habitáculo del Audi A3 Sedan es su diseño deportivo y calidad elevada, postulándose como un referente en el segmento en este aspecto. Destacan en esta unidad detalles como los asientos deportivos con tapicería mixta, que combinan cuero y Alcántara, además de tener las costuras en contraste. Esto también se traslada a las puertas, mientras que sorprenden los tiradores invertidos o el techo en color negro. Está bien la moldura metálica del salpicadero, pero se abusa del Piano Black en la consola central.

Otro aspecto destacado de la nueva generación del Audi A3 es el avance a nivel tecnológico que introduce. Si en el exterior habíamos visto una evolución continuista, aquí dentro hay una auténtica revolución gracias al sistema multimedia MMI que se controla desde una pantalla táctil de 10,1 pulgadas con una respuesta más precisa y en una posición mejor integrada que la que veíamos en su antecesor. También cuenta con Apple CarPlay y Android Auto para ofrecer una conectividad a la altura.

Como decía, sorprende la rapidez de la pantalla, que tiene una velocidad de respuesta 10 veces superior, y también que se mantengan los controles analógicos para la climatización. La zona de la consola central va muy limpia e incluso cuenta con una superficie de carga inalámbrica para el teléfono móvil. Por otro lado, desde el puesto de conducción alcanzamos el volante multifunción y, a través de él, se puede ver la instrumentación digital de 12,3 pulgadas, el típico Virtual Cockpit totalmente personalizable de la marca. También llama la atención la disposición de las salidas del aire a ambos lados.

La habitabilidad es todo lo buena que podríamos esperar en un modelo compacto. El Audi A3 Sedan apenas varía sus cotas tiene espacio de sobra en la parte delantera. Los asientos deportivos recogen bien el cuerpo y también son confortables. En nuestro caso hay reglajes manuales, pero se pueden incluir eléctricos opcionalmente. También cuenta con bastantes huecos portaobjetos en las puertas, guantera o bajo el reposabrazos.

Si pasamos a la segunda fila de asientos, vemos que esta berlina cuenta con un acceso bastante cómodo debido al ángulo de apertura de las puertas. En las plazas laterales el espacio para las piernas es generoso y el de la cabeza no está mal del todo. Como suele ser habitual, la plaza central es más incómoda al carecer de forma e ir surcada por un túnel de transmisión. Casi mejor utilizarla para urgencias y que el resto del tiempo viajen dos adultos en los laterales haciendo uso del reposabrazos que sale del respaldo y también de las salidas de aire que tenemos en esta segunda fila.

Maletero

Una de las principales ventajas de elegir el Audi A3 Sedan frente al Sportback de cinco puertas es el maletero. Con esta carrocería se consiguen 425 litros de capacidad, 45 litros más que en la otra. Aunque también hay que decir que el tener un portón en vez de una puerta completa hace que la boca de carga sea más estrecha y que pueda llegar a ser más incómodo meter objetos más grandes y voluminosos. Ahí serán la decisión de cada uno vez si compensa o si no.

En todo caso, hablamos de un maletero muy aprovechable por sus formas regulares y también por contar con accesorios para fijar la carga como ganchos y redes. Bajo el piso encontramos un hueco generoso en el que podría caber una rueda de repuesto, pero nuestra unidad lleva el socorrido kit antipinchazos. En la berlina también se permite abatir los asientos traseros en tres partes (40:20:40) para dejar una superficie que supera los 1.200 litros, aunque tiene un escalón pronunciado.

Equipamiento

Como suele ser habitual en los modelos de los cuatro aros, el Audi A3 Sedan se ofrece con varias líneas de equipamiento para adaptarse a las necesidades de todos los clientes. Ya de serie no está mal su dotación, pues cuenta con detalles como las llantas de 16 pulgadas, volante de cuero, climatizador de dos zonas y Audi pre sense front.

Con el Advanced se mejora y se suma a lo anterior llantas de 17 pulgadas, intermitentes dinámicos, Audi phone box light, Audi smartphone interface y Audi parking system trasero. Un paso por encima queda el deportivo S line, con sus llantas de 18 pulgadas, paquete exterior, parrilla en negro titanio, alerón trasero, estriberas con inserciones en aluminio, asientos deportivos delanteros, tren de rodaje deportivo y Audi drive select.

El tope de gama sería el Black line edition, el acabado que llevaba nuestra unidad de pruebas, que le da un toque elegante gracias llantas de Audi Sport, cristales traseros oscurecidos, carcasas de los retrovisores en negro y paquete de estilo negro con parrilla Audi Singleframe y marcos de las ventanillas en negro.

Motor

La gama mecánica era uno de los puntos que más mejoraba en la nueva generación del Audi A3. Tanto el compacto como el sedán cuentan con más opciones entre las que elegir, destacando las electrificadas. Aunque también aparecen algunas tradicionales como los diésel 30 TDI de 116 CV y 35 TDI con 150 CV, ambos con un motor turbo de cuatro cilindros y 2.0 litros.

Pasando a la gasolina hay más opciones gracias al 30 TFSI de 110 CV que emplea el motor de tres cilindros y 1.0 litro, y al 35 TFSI de 150 CV con el motor de cuatro cilindros y 1.5 litros. Lo curioso es que las versiones manuales son convencionales y cuentan con la etiqueta C, mientras que las automáticas con cambio S tronic introducen el sistema Mild Hybrid y cuentan con la etiqueta ECO. También hay opción con la etiqueta CERO carrocería compacta, no en la Sedan. Están los híbridos enchufables 40 TFSIe de 204 CV y 45 TFSIe de 245 CV. Se completa con los deportivos S3 de 310 CV y RS3 con 400 CV.

Si nos centramos en este Audi A3 Sedan que probamos, es el versión 35 TFSI de 150 CV con transmisión automática S tronic y sistema Mild Hybrid. Con estas características vemos que su ficha técnica arroja un 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y una velocidad máxima de 232 km/h. Por otro lado, el consumo de combustible está entre los 5,7 y los 6,0 l/100km y las emisiones de CO2 entre los 130 y 137 g/km.

Comportamiento

Aunque todo esto pierde importancia cuando nos ponemos al volante de la berlina para comprobar cómo se comporta. La primera sensación es que el motor de gasolina de cuatro cilindros junto con el sistema eléctrico de 48 V consigue un nivel de refinamiento sobresaliente. No es nada ruidoso y tampoco llegan apenas vibraciones al interior, lo que permite una calidad de rodadura que es muy buena.

Probablemente los 150 CV y 250 Nm de par que entrega este Audi A3 Sedan 35 TFSI sea el nivel ideal de potencia para la mayoría de usuarios. Sobrado para el día a día y más que suficiente para afrontar viajes largos o cargados de equipaje. Esta mecánica donde despliega todo su potencial es en la zona media del cuentarevoluciones, entre las 2.500 y las 3.500 vueltas. En bajas puede llegar a resultar algo perezoso, pero eso se suple con un buen uso del cambio.

En este caso, tenemos la transmisión automática S tronic de doble embrague y siete velocidades. Destacar que no me gusta la palanca del cambio tan pequeña que han montado, una tendencia al alza y que incluso se ha visto en el 911. En cuanto al comportamiento, lo cierto es que los recorridos son algo largos, pero las transiciones entre marchas son muy rápidas. Además, podemos adaptar su funcionamiento a través de las levas del volante o de los modos de conducción.

En el Audi A3 Sedan 35 TFSI podemos elegir a través del Drive Select entre los modos Efficiency, Comfort, Auto, Dynamic e Individual. Cambian algunos parámetros como la respuesta del cambio, la dureza de la dirección o la reactividad del acelerador; pero nada demasiado radical. En todo caso, el chasis de esta berlina tiene una puesta a punto muy equilibrada que ofrece sensaciones satisfactorias en la mayoría de situaciones.

En general hay que decir que es un coche neutro, con cierta tendencia al confort en marcha. Eso lo consigue con una dirección blandita que no transmite demasiado por su alto nivel de asistencia, pero también por la suspensión. Es bastante cómoda para uso diario y eso que estamos con la opcional deportiva que se supone que aporta un extra de dureza. Este ejemplar no tiene demasiada vocación deportiva y, con un peso de 1395 kg, tampoco destaca por una agilidad excesiva.

Tener el sistema Mild Hybrid ya mencionado hace que mejore su eficiencia. Es capaz de desplazarse por inercia con el motor apagado y también activar el Start&Stop desde los 22 km/h. Notamos una retención ligeramente mayor para la recuperación de energía. También notamos unos consumos muy ajustados para un coche de sus características. En la semana de prueba estamos marcando una media de 6,5 litros, lo cuál no está nada mal y habla bien de este tipo de carrocerías.

Opinión coches.com

El Audi A3 Sedan se postula como una opción ideal para los que todavía valoran este tipo de carrocería. A pesar de compartir plataforma con otros como el Volkswagen Golf o el SEAT León, es el único que aparece en esta versión. Además, consigue plantar cara a rivales como el BMW Serie 2 Gran Coupé o al Mercedes Clase A Sedán gracias a detalles como un diseño sugerente, un equipamiento completo y muchas opciones mecánicas entre las que elegir.

Algunos aspectos que no gustan tanto es que no haya crecido en habitabilidad ni en maletero o la calidad de algunos materiales interiores. Tampoco acompaña demasiado el precio, que es bastante elevado. La tarifa de partida de 30.390 euros puede ser entendible, aunque si nos ponemos a configurarlo como la unidad que tenemos estará en el rango de los 40.000 euros. Ese precio se podría rebajar si entras a Coches.com para beneficiarte de las mejores ofertas en vehículos nuevos o una financiación con condiciones muy favorables.

Audi A3 Sedan 35 TFSI 150 CV S tronic
7.8Nota
Lo mejor
  • Estética destacada
  • Mucha tecnología
  • Comportamiento equilibrado
Lo peor
  • No crece en habitabilidad
  • Piano Black del interior
  • Sedan sin híbridos enchufables
Diseño8.5
Habitabilidad7.5
Acabados8
Maletero7.5
Equipamiento7.5
Motor8
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • Audi
  • Audi A3 sedan
  • berlina