Logo de Noticias Coches
Kia Rio 2021 prueba – 107.4
Prueba
Luis Ramos Penabad

Kia Rio, a pueba: ¿qué tal le sienta la puesta al día?

Parece que aún fue ayer, pero era 2017 cuando acudimos a Portugal para conocer la cuarta generación del Kia Rio. La mejora de este utilitario respecto del anterior modelo era enorme pero el tiempo pasa y toca el momento de renovarse.

Muchos piensan que los SUV van a dominar el mundo, pero el segmento B continúa siendo uno de los más importantes, sobre todo en Europa. Entre los coches más vendidos de Europa en 2020 hay nada menos que 5 utilitarios… y tan solo dos SUV de todos los tamaños.

El nuevo Kia Rio 2021 tiene complicado hacerse un hueco entre estos coches donde las marcas del Viejo Continente cuentan con modelos de largo bagaje y calado entre el público. Y ojo, que no es en absoluto y ahora llega con más mejoras.

La actualización del nuevo Kia Rio se centró en dotar al coche con más tecnología, ofrecer un equipamiento mucho más completo y renovar la gama de mecánicas, donde ahora se ofrecen versiones con etiqueta ECO de la DGT. Justo como el Kia Rio de gasolina, con motor 1.0 TSI MHEV de 100 CV que vamos a conocer a fondo.

Exterior

Hay pocas diferencias respecto al modelo saliente. Varían ligeramente las medidas, pues ahora se va a los 4.065 mm de longitud (5 mm más en el acabado GT Line, debido al aumento del voladizo delantero, donde ha cambiado el paragolpes). Se mantienen la anchura, de 1.725 mm y la altura, de 1.450 mm, así como los 2.580 mm de distancia entre ejes.

Quizá el mejor modo de distinguirlos sea fijándose en el frontal. Hay cambios en el paragolpes, con una toma de aire con los extremos más afilados y huecos laterales para las luces antiniebla más trabajados. También es nueva la parrilla. Mantiene el diseño tigernose, pero más estrecho y las ópticas pueden contar con tecnología LED.

La silueta lateral es prácticamente la misma. En este sentido, comentar que se puede elegir en siete colores. Nuestra unidad es blanca (Clear White), pero hay un plata, dos grises, negro, rojo y el nuevo azul (Sporty Blue). También hay nuevos juegos de llantas, entre 15 y 17 pulgadas (la de 16 pulgadas con 8 radios es nueva).

La zaga se mantiene sin variaciones, más allá de una zona inferior algo cambiada. En algunas versiones (como la que tenemos, verás el emblema Ecodynamics+, te explicamos la razón en el apartado donde hablamos de mecánica.  

Interior

El espacio que puedes encontrar en el habitáculo corresponde al esperado en un coche de este tamaño. No sobresale en amplitud, pero no es de los más angostos del segmento, ni delante ni detrás. En este sentido, te remitimos a la prueba del Kia Rio 2017 pues no hay diferencias en este sentido. De serie cuenta con volante regulable en altura y profundidad, así como con el asiento del conductor regulable en altura, por lo que es fácil encontrar una posición de conducción adecuada.

Cuenta, eso sí, con novedades que le hacen ganar visualmente, con mejoras de materiales de recubrimiento. Nuestra unidad, con el pack Sport, sumaba el salpicadero en rojo, a juego con el tapizado de los asientos.

Pero sin duda, la gran novedad viene de la mano del sistema de infoentretenimiento. Gana la pantalla de 8 pulgadas, que preside el salpicadero. Ofrece el buen sistema UVO Connect, que además de poder conectar dos móviles al mismo tiempo, es personalizable y cuenta con información en tiempo real de pronóstico meteorológico, precios del combustible, disponibilidad de plazas de aparcamiento, reconocimiento por voz…

Otra novedad, que ya había llegado a numerosos modelos de la firma, es la pantalla en la instrumentación. Tiene 4,2 pulgadas y ofrece numerosa información del coche. No es un cuadro de instrumentos digital como ya ofrecen otros rivales, pero se ve bien entre las dos esferas analógicas tradicionales y es fácil de usar con los mandos en el volante.

Conserva los mandos de la climatización (con un diseño que recuerda a los mandos de una consola de videojuegos). Contamos también con bastantes espacios para dejar objetos, ante la palanca de cambios –el selector automático también cambia de diseño, nuestra unidad era manual–, y un cofre entre los asientos muy amplio.

Maletero

El maletero anuncia 325 litros de capacidad. Es una cifra calcada a la del modelo anterior, en eso no varía. Sin ser de los más grandes del segmento, es una cifra más que respetable. Está correctamente rematado y el único pero es que la boca de carga queda a bastante altura, lo que dificulta cargar objetos grandes.

Bajo el piso nos encontramos con la batería de 48v que asiste al motor de combustión en ocasiones, en las variantes mild-hybrid como esta, por lo que la rueda de repuesto ha de ser sustituida por un kit de reparación de pinchazos.

Si has de cargar algún objeto voluminoso es sencillo abatir los respaldos de los asientos traseros (desde la parte superior del propio asiento). Divididos en dos partes, el proporción 60/40, consigues una superficie totalmente plana.

Equipamiento

La gama está ordenada de manera sencilla y ordenada. Parte del acabado Concept, en el que puedes encontrar la mayoría de elementos que te hacen la conducción sencilla y segura (puede mejorarse con el pack Style). Pero puede que el más interesante sea el Drive. La marca, de hecho, espera que aglutine el 45% de las ventas. Es el que corresponde a nuestra unidad de prueba.

En esta terminación ya encuentras llantas de 16 pulgadas (15 en el básico), retrovisores plegables con el intermitente incorporado o los faros antiniebla. A los sistemas de seguridad habituales suma control de crucero, asistencia de mantenimiento de carril, detección de fatiga del conductor, asistente dinámico de luces de carretera o la asistencia de frenada de emergencia. También los sensores de lluvia y luces, los sensores de aparcamiento traseros.

Ofrece también el panel de instrumentos Supervision de 4,2 pulgadas  y el sistema de infoentretenimiento con pantalla de 8 pulgadas, compatible con Android Auto y Apple CarPlay, con navegador.

Además contaba con el pack Sport. Se trata de un paquete con el que ganas en imagen, con elementos como las llantas de 17 pulgadas, la tapicería de cuero en dos colores, pedales deportivos o el asiento del pasajero regulable en altura.

Esto lo acerca en imagen al acabado GT Line, el más alto de gama y que cuenta con detalles estéticos que lo hacen más deportivo y algo más de tecnología, pero si quieres elementos como el sistema de detección de tráfico en el ángulo muerto, el reconocimiento de límites de velocidad, faros LED o control de crucero adaptativo –con el cambio automático-), has de sumarle el pack Premium. Ojo, que con el acabado GT Line se paga impuesto de matriculación con el motor que probamos sobrealimanentado.

¿Precio? Pues el Rio parte de 11.250 euros, un precio bajo (incluye promociones). Nuestra unidad, con motor y acabado intermedio y pack Sport sale por 16.850 euros, un precio acorde con lo que ofrece. Incluye esa cifra el descuento mensual de la marca. Recuerda que puedes encontrar mejores ofertas del Kia Rio en nuestra sección de coches nuevos, publicadas y actualizadas por los concesionarios oficiales de la marca. Son tarifas, te recordamos, que pueden incluir financiar el coche con la marca.

Motor

Como ocurrió primero en los coches del segmento A, los utilitarios van renunciando al diésel. El nuevo Kia Rio 2021 no es una excepción y ya solamente se ofrece con motores de gasolina.

La variante de acceso a la gama es el 1.2 DPI, un motor atmosférico de cuatro cilindros con 84 CV de potencia. Por encima contamos con el 1.0 T-GDI MHEV, un tricilíndrico sobrealimentado con sistema de hibridación ligera de 48 V, que reconocerás por el símbolo EcoDynamics+ y la etiqueta ECO de la DGT. Se ofrece en dos variantes, de 101 y 120 CV de potencia. Se asocian a un cambio manual de seis relaciones, pero el más potente puede contar con el automático 7-DCT de doble embrague.

Para este primer contacto elegimos la variante intermedia. Este bloque de 998 cc y tres cilindros en línea entrega sus 101 CV (74 kW) de potencia máxima entre las 4.500 y 6.000 rpm, con un par máximo de 172 Nm entre las 1.500 y 4.000 rpm.

Las prestaciones sobre el papel son suficientes, ya que acelera de 0 a 100 km/h en 10,4 segundos y podría alcanzar 188 km/h si fuese legal hacerlo. Y con unos consumos bastante comedidos, pues homologa 5,5 l/100 km de consumo combinado, con unas emisiones de 125 g/km de CO2.    

Comportamiento

Se trató de un breve contacto durante una mañana, pero pudimos probar el coche en diferentes tipos de vías, algo que es de agradecer. En el ámbito urbano cumple muy bien. Es un coche cómodo y que por sus dimensiones facilita moverse entre el tráfico con soltura. Tiene buena visibilidad y la dirección está muy asistida, lo que te ayuda en maniobras y aparcamientos.

El motor no es un prodigio de refinamiento, sobre todo mientras no alcanza la temperatura idónea (era una mañana de bastante frío), pero me gusta cómo responde y se me antoja complicado recomendar la variante de 120 CV porque este de 101 CV mueve muy bien al coche. De todos modos, a igualdad de equipamiento la diferencia no es muy grande (550 euros).

En autovía se defiende. Obviamente no tiene el aplomo de un coche de un segmento superior (el Ceed es más recomendable si tienes que viajar mucho), pero no sufrirás demasiado realizando cientos de kilómetros, más allá de que la insonorización sí podría ser algo mejor. En carreteras de curvas, el coche es bastante estable y con reacciones seguras. No es un deportivo, lastrado sobre todo por la dirección.

El hecho de que la mecánica ofrezca el par máximo ayuda a que responda bien en todo momento y la sobrealimentación no hace que tengas que jugar en todo momento con el cambio manual. Es bastante preciso. No tiene ese toque mecánico de recorridos cortos que engalana a los probadores, pero para un uso normal va muy bien.   

No es una transmisión convencional, sino que es la nueva caja de cambios manual inteligente iMT, de seis velocidades. No es habitual que en un coche manual permita ofrecer la navegación a vela (como circular en punto muerto), en condiciones de baja exigencia del motor. Es común con cambios automáticos, o que exija al conductor su participación (como vimos en la prueba del Fiat 500 hybrid).

Esta peculiariedad solamente funciona con el modo ECO (el más conservador, existen los Normal y Sport, que varían, sobre todo, la respuesta del acelerador). Cuando el coche se avanza por inercia la caja puede desconectar el motor de las ruedas y circular sin freno motor. Es casi imperceptible, lo notas más al volver a acelerar y tiene que engranar de nuevo la marcha, pero sin tirones o sobresaltos de ningún tipo.

Este cambio es posible gracias a la microhibridación del sistema. No es un sistema capaz de mover al coche por si solo (da lugar a engaño la etiqueta hybrid en la zaga), pero consigue que parte de la energía en deceleraciones no se pierda, sino que se almacena en la batería del maletero. Se usa con posterioridad para volver a poniendo en marcha el motor, tras la entrada en funcionamiento del sistema Start&Stop, o ayudar al motor en algunas fases. Todo es imperceptible, a no ser que mires en el cuadro de instrumentos el flujo de energía. 

¿Y todo esto ayuda a los consumos? No se trató de una prueba a fondo, pero a ritmos normales el coche indicaba un gasto de 6,1 l/100 km, que no estaba nada mal. Con el mismo motor sin microhibridar realizamos un consumo bastante superior, si bien las condiciones de ambas pruebas no son equiparables.

Opinión coches.com

Kia avanza con paso firme en el camino de electrificar toda su gama. Solamente queda el Kia Picanto en la gama sin la posibilidad de contar con la etiqueta ECO, presente ya en el segmento B con este Kia Rio y el Kia Stonic, que comparten mecánicas.

Desde luego, no gasta tan poco como un híbrido convencional, pero el sistema micro híbrido ayuda a mantener a raya los consumos y a lograr que el coche no pague impuesto de microhibridación en muchas de las versiones más interesantes. Y eso supone un 4,75% del precio.

Porque el precio es una de sus grandes bazas. No es que sea el más barato, pero con todo lo que ofrece sí resulta interesante planteárselo como alternativa a “los de siempre”. Porque las opciones híbridas, si bien gastan menos, sobre todo en ciudad, son pocas (entre los utilitarios, sólo el Toyota Yaris y el Renault Clio) y, sobre todo, notablemente más caras.

Aunque ya no tengan el tirón de antaño, estos coches todavía representan el 17% del mercado y conviene tener un producto a la altura de los mejores. La actualización del Rio cuenta con las novedades adecuadas para no perder ritmo y conseguir aumentar las ventas de la marca, que ya fue líder del mercado a particulares en 2020 sin contar Canarias. Algo al alcance de muy pocos.

KIA Rio 1.0 T-GDi MHEV 100 CV Drive Pack Sport
7.4Nota
Users0(0 votes)
Lo mejor
  • Relación precio/equipamiento muy buena
  • Equilibrio y facilidad de conducción
  • Etiqueta ECO sin precio alto
Lo peor
  • Pocos cambios estéticos respecto al anterior
  • Aislamiento a velocidades de autovía
  • Pocos motores en la gama
Diseño7
Habitabilidad7.5
Acabados7.5
Maletero7.5
Equipamiento7.5
Motor7.5
Comportamiento7
Calidad Precio7.5
Tu opinión...Puntúa
Sort by:

Be the first to leave a review.

Verified

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Puntúa

Galería de fotos:

  • KIA
  • Kia Rio
  • urbano