No hay dos sin tres, dice el refrán. Pues Kia ha dado un paso más en su gama compacta. Al Ceed de cinco puertas, al Proceed shooting brake y al Ceed Tourer familiar suma ahora este nuevo Kia XCeed, una nueva variante crossover que se sitúa a medio camino entre los compactos y los SUV de corte clásico como el Sportage.

La apuesta es grande y desde la marca nos trasladan la idea de que pueden vender más (a nivel europeo) que el resto de variantes del Ceed. Y ojo, que sus ventas no van nada mal. Esta última generación ha supuesto (ojo) un aumento del 38% de las ventas respecto al año pasado.

En un mercado que los SUV dominan, un aspecto de crossover en una gama compacta parece una apuesta ganadora, ya que es hacia donde tiende el mercado. Además, contará en España (no de inicio) con versiones con etiqueta ECO e incluso etiqueta Cero. De este modo, la gama Ceed cubrirá casi la totalidad del segmento compacto. No tiene un sedán o un convertible, pero son los que menos volumen aportan.

Según la marca, el Kia XCeed combina la línea deportiva y el comportamiento dinámico de los compactos con el espacio y posición dominante de la carretera que ofrecen los SUV. Vale, eso suena muy bien, pero ¿realmente lo consigue? Nada mejor que subirnos a él para comprobarlo.

Exterior

No ha sido la marca coreana la primera en crear un crossover de un compacto. Tenemos ejemplos en el mercado, como el Mercedes GLA o el Ford Focus Active. No han elegido el “camino fácil” para hacerlo. Porque hay rasgos de otros modelos de la familia Ceed, desde luego, pero cuando te fijas en detalle lo único que hay exactamente igual son las puertas delanteras.

De hecho, el Kia Xceed no tiene ni las medidas iguales. Mide 4.395 mm de longitud, lo que significa que es 85 mm mayor que el Ceed hatchback. Crece 25 mm en el voladizo delantero (gana presencia el capó, algo que buscaban los diseñadores) y 60 mm en el trasero (para ganar capacidad de carga). Y a partir de ahí, más detalles únicos.

Para empezar, en el frontal. Luce una parrilla doble, adormada con cromados distintivos en los paragolpes, que también son más voluminosos, hasta el punto de que el coche gana 26 mm de anchura. Destacable los faros Full LED, con un diseño algo distinto (conserva los 4 puntos) y que son de serie en toda la gama.

Cuando lo ves de perfil observas detalles para darle el aire de CUV como ese capó más largo ( y que está 65 mm más alto) o la caída del techo a medida que vas hacia la zaga, conservando la distancia entre ejes, de 2.650 mm. Las barras del techo, la forma del cromado que rodea la ventanilla trasera, las llantas con diseño exclusivo (esta unidad de 18 pulgadas, de serie trae de 16) y los habituales plásticos negros en los bajos y pasos de rueda son otros elementos que no verás en otros Ceed.

La altura libre del Kia XCeed alcanza los 184 mm con las llantas de 18 pulgadas. Es una cifra muy buena ya que, además de suponer un incremento de hasta 44 mm respecto al Ceed de cinco puertas mejora la del Sportage.

La zaga también cambia. En esta zona la parte acristalada es más pequeña, con lo que se consigue más robustez, algo a lo que ayuda también las formas más voluminosas del paragolpes. Mantiene el diseño de líneas horizontales, pero son diferentes también los diseños de las luces LED… y tiene un protector de bajos metálico, con dos aperturas en los extremos que simulan salidas de escape.

El XCeed puede elegirse en España con una gama de 10 colores. Las miradas se quedan siempre con el tono Quantum Yellow, exclusivo de esta carrocería. La unidad de esta prueba tiene el color Blue Flame, que sí tienen otros y que también le queda bien.

Interior

Ya hemos comentado en pruebas anteriores las particularidades del interior de Ceed. Buena amplitud delante y detrás (para dos). El acceso al interior es algo más cómodo incluso, ya que los asientos están algo más altos y no hace falta bajarse tanto. En este sentido, se copia esa posición de conducción elevada pero que también, al menos a mi me gusta, permite conducir sentado bastante abajo, cosa que en algunos SUV compactos y monovolúmenes es imposible.

Todos los elementos están muy bien ordenados, donde esperas encontrarlo, en una consola ligeramente orientada hacia el conductor. En el centro del salpicadero encontramos una de las dos novedades, una pantalla táctil flotante de 10,25 pulgadas con el nuevo sistema UVO Connect.

Llegará a otros modelos de la marca, pero por ahora se deben contentar con la de 8 pulgadas, que también tiene el XCeed en acabados más sencillos que este. Cuenta con unas teclas de acceso rápido debajo, pero son bastante sensibles y es fácil tocarlas sin querer cuando uno se mueve por la pantalla que, desde luego, tiene un funcionamiento ejemplar, muy fluido.

Algo más abajo nos encontramos botones para controlar la climatización, algunos mandos para calefactar volante y asientos y un espacio que, en esta unidad sumaba a los puertos USB y de 12V un cargador inalámbrico de dispositivos móviles.

La segunda sorpresa llega al conectar el encendido (por botón). Se trata de un cuadro de instrumentos digital. Con 12,3 pulgadas, ofrece la información de modo muy claro  e incorpora en los laterales indicadores de velocidad y motor, con un área en el centro donde ver indicaciones de navegación, datos del ordenador de a bordo, notificaciones y control de sistemas de ayuda a la conducción… Es opcional, de serie cuenta con una pantalla entre los relojes de  3,5 pulgadas o 4,2 (esta última en color LCD). La filosofía de la marca se plasma en el diseño: claro y eficaz, nada de arificios, animaciones, transiciones…

Esta unidad tenía un nivel de acabado alto, pero incluso en otras más básicas encontramos materiales de recubrimiento que, sin ser lujosos, aparentan calidad y los ajustes son buenos. Hay plásticos duros en las partes más bajas… pero no es algo fuera de lo normal.

Hay un paquete que cambia las molduras de cromo satinado en el salpicadero por amarillo, a juego con una tapicería especial y costuras en el mismo color y diseño en forma de panal de abeja. Eso le da un toque más atrevido y simpático a un diseño de habitáculo bastante funcional.

La crítica a los materiales ya la he reflejado en otras ocasiones, y es el abuso por ese material negro brillante, que también en el XCeed encontramos en salpicadero, consola central, molduras de las puertas (delanteras y traseras) y hasta en el volante. Además de muy sucio (atrapa el polvo con sólo mirarlo) se daña con facilidad.

Maletero

El mayor voladizo consigue un espacio de carga de 426 litros. Puede que te parezca que está lejos de algunos SUV compactos, pero no es poco. Para ponerte en perspectiva, esto supone 31 litros más que el Ceed, una cifra similar a la que ofrecen, por ejemplo, el Nissan Qashqai o el Mazda CX-30 y por encima de la de algunos rivales bastante directos como el Toyota C-HR o el Mercedes GLA.

Cuando abates los respaldos de los asientos traseros (divididos en dos partes, en proporción 60:40) logras un espacio totalmente plano de 1.378 litros.

Es un maletero con otros detalles interesantes, como las perchas para colgar bolsas, un piso que se puede colocar en dos niveles (abajo para ganar más volumen, arriba para tener un espacio inferior de carga oculto), luz y toma de 12V en el lateral izquierdo.. y puede contar con un portón trasero inteligente (Smart Power Tailgate), como nuestra unidad de pruebas.

Equipamiento

En la ficha del XCeed 2020 te desglosamos los principales elementos de cada uno de los niveles de acabado del modelo.

Desde luego, se trata de un crossover bastante completo desde el nivel de acceso. Denominado Concept, ya cuenta con llantas de 16 pulgadas (con neumáticos 205/60 y ruedas de repuesto temporal), 6 airbags, faros LED, barras de techo, faros antiniebla , aire acondicionado, control de crucero, cuadro de instrumentos de 3,5 pulgadas con conexión Aux y USB y algunas ayudas a la conducción como sistema de mantenimiento de carril, detección de fatiga del conductor, advertencia de colisión frontal o el asistente de luces dinámico.

El acabado Drive suma climatizador automático, o la pantalla de 8 pulgadas con Android Auto Apple Carplay y cámaara de visión trasera, pero en esta ocasión podríamos decir que interesa más el Tech, ya con freno de estacionamiento eléctrico, retrovisores plegables con intermitentes integrados y el interior electroctrómico, sensores de lluvia y aparcamiento trasero, tapicería exclusiva  o el navegador UVO Connect, con la espectacular pantalla de 10,25 pulgadas.

Nuestra unidad correspondía al acabado Emotion, que tiene ya sensores de aparcamiento delanteros y asistencia al aparcamiento, pedales deportivos, techo solar, lunas traseras tintadas, arranque por botón o el sistema de detección de ángulo muerto y de reconocimiento de señales. Pude completarse con el Pack Premium, que suma algunos elementos como el cuadro de instrumentos digital, el sistema de audio JBL; portón trasero manos libres, asientos con tapicería en piel calefactables (delanteros también ventilados), regulables eléctricamente o el sistema de asistencia de frenada de emergencia (colisión frontal) con reconocimiento de peatones.

Si eliges este paquete (no disponible en todos los acabados) has de sumar un coste extra de 2.900 €. El precio del Kia XCeed parte de los 22.800 €, si bien con un motor y acabado como el que tenemos entre manos se va a los 29.100 €. Se trata de precios recomendados, pero hay excelentes ofertas del Kia XCeed con motivo de su lanzamiento, que rebajan su precio cerca de 6.000 euros, por lo que sale en unos más ajustados 23.227 €.

Buena parte del ahorro implica financiar el coche con la marca.  Para un mayor ahorro, lo mejor es que visites nuestra sección de coches nuevos, donde los concesionarios oficiales de la marca publican sus descuentos, así como consultar nuestro comparador de seguros para dar con la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto.

Motor

La gama mecánica es de sobra conocida. En la oferta de gasolina, que será el núcleo de las ventas de inicio, contamos con tres motores turboalimentados:

Conociendo ya los tres motores, nos decantamos por el 1.4 T-GDI de 140 CV, posiblemente la alternativa más equilibrada. Este propulsor de 1.353 cc frece su potencia máxima a las 6.000 rpm y los 242 Nm de par entre las 1.500 y 3.200 rpm. En nuestra unidad de prueba se asocia a un cambio manual de seis relaciones, si bien es posible optar también por la transmisión automática DCT de siete relaciones, con la que pueden contar todas las mecánicas menos la de acceso.

Sus prestaciones son buenas, ya que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 9,4 segundos con esta transmisión (una décima más lento con el automático) y de seguir acelerando, alcanzaría los 200 km/h. El consumo medio homologo (cifra según ciclo WLTP correlado), oscila entre los 6,0 y 6,2 l/100 km, mientras que es unas décimas menor con la caja 7DCT (5,7-5,9).

No, no nos olvidamos de otras variantes. En diésel la marca ofrece el 1.6 CRDI con 115 o 136 CV, con unas emisiones de 109 g/km y de 112 g/km respectivamente (varían según el neumático que monten ligeramente) y que conocemos de nuestra prueba del Ceed Tourer. Y, a partir de marzo, también estarán disponibles variantes Mild Hybrid diésel y un Kia XCeed híbrido enchufable con 141 CV y hasta 60 km de autonomía eléctrica.

Comportamiento

Desde luego, el 1.4 T-GDI es un motor ideal para este coche. Puede que el 1.0 T-GDI sea suficiente para moverlo con brío, pero la reserva de potencia garantiza que vas a contar con una respuesta rápida, incluso si vas cargado, a partir de las 1.700 rpm.

Cuenta de serie con un sistema de parada y arranque automático Intelligent Stop & Go (ISG), que ayuda a mantener los consumos comedidos en ciudad (y sufrimos unas cuántas retenciones en Marsella). No destaca mucho este motor por gastar poco, pero durante esta toma de contacto, con un puerto de montaña, atascos ciudadanos y autopistas a 130 km/h (legal en Francia), moverse en entornos de 7,4 l/10 km no nos parece una mala cifra.

Cuando probé el Ceed me gsutó mucho la puesta a punto del modelo. La idea de los ingenieros de Kia, como nos explicó el jefe de dinámica de vehículos, Michael Lugert, era replicarla.  Ser ágil y que se comporte bien en curva (ser un coche divertido, en suma), suena a bastante incomplatible con recorridos de suspensión mayores, para quienes deseen un crossover para moverse por caminos, a lo que ayudará su altura libre al suelo y las protecciones.

Pues bien. Tocando allí y allá he de decir que el comportamiento del coche sorprende. Porque a pesar de emplear la plataforma K2 del grupo, con la misma cantidad de aceros de alta resistencia, las nueva puesta a punto del chasis le sienta fenomenal. Se han añadido topes de extensión hidráulicos en los amortiguadores, con lo que se gana más comodidad de marcha en superficies irregulares, al tiempo que se suaviza la resistencia de los muelles (7% los delanteros, 4% los traseros), en aras de que un coche que va 37 mm más alto en marcha consiga ser más cómodo y estable y cabecee menos. También se ha sumado un amortiguador dinámico en el eje trasero, que limita el ruido de rodadura y las vibraciones estructurales.

Hace un año y medio que conduje el cinco puertas, tendría que probar ambos en un mismo entorno para apreciar diferencias más sutiles entre ambos. Con este hándicap, sí creo que el XCeed resulta más cómodo, pero han logrado que no se arruga en curvas rápidas ni lentas. Y ojo. Si respecto a la anterior generación este se mejoró mucho la dirección, en esta variante resulta todavía menos artificial, pues cuenta también con un ajuste específico para ser más precisa.

El tacto del cambio manual es también muy bueno. Había probado con anterioridad el motor con la transmisión 7-DCT y este es también muy aconsejable. Tiene buen tacto y las marchas se engranan con exactitud. ¿Algo achacable? Le pondría recorridos algo más cortos, pero eso creo qeu es ya cuestión de gustos.

Un coche cómodo en carretera, con una suspensión que trebaja muy bien y a la que solamente se le puede poner como pega que sea algo seca ante los baches, algo en lo que las llantas de 18 pulgadas tendrán mucho que ver. Y con reacciones nobles, fácil de conducir y con unos frenos capaces y con un pedal fácil de dosificar. Pocas pegas se le pueden pocer, desde luego.

Opinión coches.com

Puede parecer que estos nuevos crossover (veremos más en el mercado, seguro) quieren estirar aún más el fenómeno SUV. Me inclino por verlo desde otra perspectiva: racionalizan a esos coches especiales. De igual modo que los SUV ofrecieron carrocerías similares a los todoterreno sin tener que acarrear con el extra de peso y capacidades offroad. Los crossover llevan la racionalización un poco más allá: menos peso, más aerodinámica…

En su contra, obviamente los 3.000 euros extra a igualdad de mecánica y acabado, si bien la dotación aquí es algo mayor que un Ceed. Entiendo perfectamente que no haya variantes 4×4, pero alguna ayuda electrónica que mejorase la motricidad en firmes complicados ayudaría a justificar esa diferencia de precio.

Porque, a pesar del aumento de longitud y anchura, el espacio interior es el de un Ceed. Que es notable, pero las mayores dimensiones solamente ayudan a ganar 31 litros de maletero. Imaginamos que, cuando haya más competencia, los precios se ajustarán más… pero por ahora hay que pagar las dos grandes novedades, la pantalla de infoentretenimiento (sólo en acabados más altos) y el cuadro de isntrumentos digital (sólo en paquete).

Ojo, hay que tener en cuenta la imagen, una de las variables más importantes a la hora de elegir estos coches. Y en ese sentido, es de alabar que Kia haya apostado por crear una carrocería específica, no limitándose a añadir elementos estéticos. Y sin caer en crear otro SUV al uso, que tiene una posición más alta que la de un coche convencional pero no elevada y vertical como los SUV. Interesante el concepto, desde luego. habrá que ver cómo lo recibe el mercado.

Kia Xceed 1.4 T.GDI Emotion
8 Nota
Lo mejor
  • Dinámica de conducción muy cercana a un compacto
  • Consumos inferiores a un SUV convencional
  • Diseño diferenciado y muy trabajado
Lo peor
  • Sin tracción total o sistemas electrónicos que mejoren motricidad
  • Sobrecoste importante respecto al Ceed
  • El aumento de cotas no implica mejoras de habitabilidad
Diseño8.5
Habitabilidad7
Acabados8.5
Maletero8
Equipamiento8.5
Motor7.5
Comportamiento8
Calidad Precio8

Galería de fotos:

Ver galeria (49 fotos)

1 COMENTARIO

  1. Ese es el problema de los expertos (“a mi me gusta, permite conducir sentado bastante abajo”) con lo contrario que desea la gente, poder ir más alto (ver la carretera) y los de atrás más lo agradecen.

Deja una respuesta