En 2020, la próxima semana, comienza la transformación del mercado del automóvil europeo. La Corporate Average Fuel Emissions (CAFE) obliga a que todas las marcas estén en unas cifras de emsiones de CO2 de 95 g/km de los coches que vendan. Es un objetivo ambicioso del que muchos mercados (como el español) están muy lejos de cumplir.

El cálculo se hará con las emisiones medias de todas las marcas. Y aquellas que no cumplan (la cifra varía ligeramente en función de las unidades vendidas y el peso medio de la gama, como veíamos) tendrán que afrontar unas multas ejemplares. En 2020 habrá algunas pequeñas ayudas a los fabricantes, previstas en la ley:

  • Se contabilizará el 95% de las ventas (de modo que los fabricantes podrán vender un 5% de coches que no afecten al cómputo, que además suelen ser los más rentables).
  • Los modelos que emitan menos de 50 g/km cuentan doble en 2020. Esta cifra solamente la alcanzan los coches eléctricos e híbridos enchufables. En 2021 contabilizarán como 1,66 coches y en 2022 como 1,33.

Esta es la principal razón por la que la oferta de coches con algún grado de electrificación sean las principales apuestas de las marcas en los últimos tiempos. Desde los diferentes tipos de híbridos a los 100% eléctricos.

Y tendrán que venderse muchos, ya que hay dos tendencias que no ayudan a conseguir el objetivo de emisiones:

  • Menores ventas de coches diésel: Con una cuota del 36% en Europa, deberían ser vitales para reducir emisiones de CO2… pero llevan cinco años bajando (en 2017 eran el 42%).
  • Auge de los SUV: Cada vez se venden más vehículos con etsa carrocería, más pesados y menos aerodinámicos… Y menos eficientes.

La multa será de 95 euros por cada gramo de más que emita cada uno de los vehículos vendidos por cada marca. Hay cálculos que supondría entre 2.103 y 11.198 millones de euros por fabricante. ¿Pueden las marcas evitar pagarlas? Pues depende. Este estudio de Transport & Environment coloca a las marcas ante tres posibles escenarios para descubrir cuántos eléctricos deberían vender para evitar las multas:

  • Bussines as usual: Bajar emisiones de CO2 al mismo ritmo que hasta 2018.
  • Plan 1: Mejorar los motores de combustión para que reduzcan emisiones un 10%.
  • Plan 2: Mejorar los motores de combustión para reduir un 20% las emisiones, al tiempo que se potencia la venta de coches menos contaminantes (con menor margen comercial).
  • Plan 3: Mejorar los motores de combustión para reduir un 20% las emisiones, potenciar las compras de modelos con menores emisiones y retirar el 5% de las ventas de modelos más contaminantes (que suelen ser los que más se venden).

En líneas generales, el análisis pronostica que las ventas de vehículos eléctricos en toda la UE pasarán del 2% en 2018 (2.9% en junio de 2019) al 5% en 2020 (rango de 3-7%) y 10% en 2021 (rango de 7-12%). Se espera que alrededor de la mitad de las ventas sean ZEV y la mitad PHEV.

El salto en las ventas de vehículos eléctricos en 2021 es el resultado del objetivo de CO2 de la UE que se aplica a todos los automóviles vendidos en 2021 (no el 95%) y porque muchos fabricantes de automóviles deberán usar la mayor parte de su asignación de supercrédito en 2020 para cumplir el objetivo. La gama resulta del diseño flexible de la regulación que permite a los fabricantes de automóviles hacer más o menos para reducir las emisiones de CO2 de los automóviles convencionales (por ejemplo, cambiando las ventas a variantes de CO2 más bajas o limitando las ventas de los emisores más altos, como los autos deportivos y los SUV premium) .

Teniendo esto en cuenta, este sería el porcentaje de ventas de coches eléctricos e híbridos enchufables que habría que vender cada grupo si quieren cumplir objetivos en 2021:

En el cuadro vemos que la asociación de Toyota y Mazda es la que más cerca está de cumplir, sin demasiados problemas. Con una mejora de sus coches híbridos, incluso no necesitarían contar en su gama con vehículos con un grado de electrificación mayor. Con los que sabemos que contarán, ojo.  Bien posicionados también están PSA y Renault.

En la media europea (punto arriba o punto abajo) encontramos Tesla y FCA (con un acuerdo para que los eléctricos del primero computen en sus resultados, si bien la fusión con PSA podría hacer cambiar esto en el futuro). También a Ford, Volkswagen y a Hyundai-Kia.

Por encima están el resto de fabricantes, a casi todos los premium y a otros generalistas como Nissan, Honda o Mitsubishi. Todos ellos deberán vender un porcentaje mayor que la media de coches eléctricos… pero ojo, que algunos ya venden bastantes. De ahí que prestemos atención a este otro cuadro, que nos muestra la situación de partida:

Aquí obervamos cómo Hyundai-Kia, Mitsubishi, Nissan, PSA y Renault Group podrían alcanzar la cifra de emisiones sin demasiados problemas. Si Volkswagen alcanza un 10% de ventas electrificadas, podría estar en el grupo de cabeza con mejoras de la eficiencia modestas.

Fabricantes premium como el grupo BMW, Daimler, Jaguar-Land Rover y Volvo tendrán que irse probablemente al Plan 2 o Plan 3, a no ser que aumentan de manera notable su ventas de coches eléctricos. Por su parte, Honda, Jaguar-Land Rover y Ford son los que más posibilidades tienen de incurrir en multas.

Hay también disparidad entre las ventas… y lo que producen las marcas. Situándonos en el horizonte de 2021, vemos que la mayoría de los fabricantes fabrican ya suficientes coches eléctricos para alcanzar los objetivos de emisiones.

Desde Tranport & Environment, sin embargo, indican que «existe un cierto grado de incertidumbre al evaluar cuántos vehículos eléctricos necesitan vender los fabricantes y sobre cuántos fabricantes de automóviles pueden fabricar vehículos eléctricos, en particular cuando se importan. Las previsiones para fabricantes de automóviles como Hyundai-Kia y Honda que también tienen la intención de lanzar híbridos completos en grandes cantidades son particularmente inciertas».

Debemos tener en cuenta que hay muchos modelos que se fabrican sobre plataformas felxibles (que permiten varias tecnologías de propulsión)… y otros que pueden exportar desde mercados extranjeros, caso de Hyundai-Kia. En Honda, según el estudio, tienen el objetivo más complicado, pero ya ofertan híbridos y eléctricos en su gama. Y según apuestan en T&E, «es probable que ninguna compañía requiera retirar los modelos de alta emisión de la venta para cumplir con los objetivos».

Estas serían las ventas de de coches 100% eléctricos e híbridos enchufables que deberían alcanzar los  principales grupos para evitar las multas en 2021. La cifra menor es con el Plan 3, la mayor según el escenario Bussines as usual):

  • Grupo Volkswagen: entre 180.000 y 475.000 unidades
  • Daimler: entre 100.000 y 200.000 unidades
  • Grupo BMW: entre 80.000 y 200.000 unidades
  • Hyundai-Kia: entre 50.000 y 165.000 unidades
  • Volvo: entre 50.000 y 85.000 unidades.
  • Ford: entre 30.000 y 180.000 unidades
  • Nissan: entre 30.000 y 100.000 unidades
  • Toyota: entre 0 y 7.000 unidades.
  • PSA y FCA: (sin datos tras la fusión)

Más información: Transport&Envirnonment – How car makers can reachtheir 2021 CO2 targets and avoid fines

1 COMENTARIO

  1. Esto es una barbaridad, el coche eléctrico contamina más que gasoil, la central de producción por un lado y las baterías desechadas. Aquì hay muchos intereses en los coches eléctricos alguien le interesa la ventas de las baterías, se quieren enriquecer con el mineral de donde salen. Luego no hay suficientes puntos de carga y que ocurre en las grandes barriadas, vehículos que no tienen garaje ¿Porque no se va a un motor limpio como es la pila de hidrógeno? aquí no hay intereses ese es el motivo.

Deja una respuesta