Los Jeep Trailhawk son las versiones más capaces fuera del asfalto. No se trata de una denominación que lleve muchos años presente en la historia de Jeep,  ya que la primera vez que se supo de ella fue en una Easter Jeep Safari, el evento que la marca celebra cada año para los más incondicionales en Moab, (Utah) y donde se presentan vehículos modificados. Fue allí donde conocimos el Jeep Grand Cherokee Trailhawk Concept.

Porque no cabe duda de que, si bien los auténticos todoterreno de la marca son los Jeep Wrangler y, en breve, el pick-up Jeep Gladiator (ambos sobre la misma base técnica), los clientes de la firma americana son de los que demandan verdaderas capacidades off road, ligado a una imagen más robusta, en los SUV. Para ellos se crearon estas versiones Trailhawk, con mayores virtudes 4×4 gracias a la insección de mejoras técnicas de diversa índole.

El primer modelo que contó con variante Trailhawk fue el Jeep Cherokee 2014, que se convirtió de inmediato en uno de los SUV medios con el que se podía afrontar más tranquilamente zonas complicadas fuera del asfalto. Ahora puedes encontrar el nombre Trailhawk como un nivel de equipamiento de todos los SUV de la gama. Estas son las características principales de cada uno de ellos, de menor a menor tamaño:

Jeep Renegade Trailhawk

El Jeep Renegade 2014 supuso la entrada en el segmento B-SUV de la firma estadounidense y llegó ya con esta versión más 4×4, que obviamente se ha conservado en la puesta al día del modelo, el Renegade 2019.

Con grandes diferencias estéticas respecto de las versiones convencionales, su motor es el diésel 2.0 Multijet de 170 CV y 350 Nm de par con transmisión automática por convertidor de par. En el apartado técnico, cuenta con el sistema de tracción total más completo, desconexión automática del eje trasero, control de gestión de tracción Selec-Terrain con función Rock para maximizar la tracción de la rueda y mejorar el agarre, Hill Start Assist y Hill Descent Control. Su suspensión de ruedas independientes asegura una articulación máxima de la rueda de hasta 205 mm y una altura libre al suelo de hasta 210 mm.

Jeep Compass Trailhawk

El acabado Trailhawk es la versión más extrema del SUV compacto de Jeep. Esta versión del Compass 2017 aumenta la aumenta la altura libre al suelo 2,5 centímetros (hasta 21,6 centímetros). Dispone deplacas protectoras, argolla de remolque trasera, neumáticos All Season 225/60 R17  rueda de recambio de tamaño normal y paragolpes delantero y trasero para que el coche cuente con mejores cotas todoterreno (ángulo de ataque de 30 grados, ventral de 24,4 grados y de salida de 33,6 grados).

Bajo el capó encontramos el motor 2.0 MultiJet II de 170 CV,  en combinación con un cambio automático de nueve velocidades, con el Jeep Active Drive Low, el sistema 4×4 permanentemente activo que se activa automáticamente si se necesita tracción a las cuatro ruedas y que puede enviar el 100 % del par disponible a cualquier rueda cuando es necesario. El Trailhawk también cuenta con Jeep Selec-Terrain, con el más capaz modo Rock exclusivo de esta versió) y el selector Selec-Terrain incluye Selec-Speed Control con Hill-Descent Control.

Jeep Cherokee Trailhawk

Fue en el pasado Salón de Ginebra donde conocimos la versión Traillhawk del renovado Cherokee 2019, una actualización del modelo lanzado en 2014 cuya estética cambia bastante. Como el resto de vehículos de esta gama tiene una mayor altura libre al suelo carrocería al suelo, de 22 centímetros y unos ángulos de ataque de 29,9º, de salida de 32,2º y un ventral de 22,9º, con lo que gana capacidad de maniobras y vadeo.

A ello suma detalles en color negro en la parrilla del radiador, paragolpes exclusivos, placas protectoras de bajos delante y detrás, las barras de techo o llantas de 17 pulgadas con neumáticos todoterreno. Y va cargado de equipamiento, con sistemas de ayuda a la conducción o el sistema UConnect con pantalla táctil de 8,4 pulgadas y navegador. Se ofrece con motor turbodiésel de 2.2 litros y 195 CV con tracción a las cuatro ruedas, el sistema Active Drive Lock con bloqueo del diferencial trasero y el Selec-Terrain con cinco modos de funcionamiento, incluido el Rock exclusivo de los Trailhawk.

Jeep Grand Cherokee Trailhawk

El Jeep Grand Cherokee 2017 sumó el acabado Trailhawk, de marcado enfoque campero respecto a los  Limited, Overland o Laredo. Además de las variaciones estéticas y de dotación (muy completa), destaca en el apartado técnico. El motor 3.0 V6 diésel con 250 CV suma el sistema de tracción 4×4 Quadra Drive II con diferencial electrónico de deslizamiento limitado en el eje trasero, reductora, suspensión neumática Quadra-Lift (que permite ángulos de ataque, salida y ventral de 35,8º, 29,5º y 23,5º respectivamente), control de descenso de pendientes y neumáticos All Season Continental con una capa de Kevlar, material ultraresistente que reduce los pinchazos.

Fuente: Jeep

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta