A veces nos referimos a épocas pasadas como tiempos mejores, al menos en el sector del automóvil. Sin entrar a juzgar ese campo, nos queremos remontar a 1970, en la que los coches adoptaron un camino muy concreto. La tendencia y los grandes diseñadores italianos hizo que se impusieran los coches con ‘diseño de cuña’, también conocidos como ‘wedge-shaped cars’. Vehículos con aristas muy marcadas y predominio de las líneas rectas.

Aunque no llegó a todos los niveles de la automoción, lo cierto es que marcó este periodo y puso la primera piedra en algunos modelos míticos de los 80 (para muchos una de las épocas doradas). Y volviendo al principio, precisamente queremos hacer un repaso por algunos de los mejores deportivos de la década de los 70. Lo cierto es que salieron muchos más, pero incluimos en esta lista a los que marcaron algún hito, bien por diseño, bien por carácter o bien por prestaciones.

Lamborghini Countach

El Lamborghini Countach es uno de los míticos dentro de la firma italiana. Se trataba de un sucesor para el legendario Miura y también salió de la pluma del gran Marcello Gandini, de Bertone, uno de los diseñadores más influyentes de todos los tiempos. El Countach encandiló con llamativo diseño y con su potente motor V12. Fue uno de los modelos más longevos de la marca, estuvo en el mercado entre 1974 y 1990, cuando fue sustituido por el Lamborghini Diablo.

Porsche 928

El Porsche 911 es el modelo más icónico de la marca, de eso no hay duda. Pero en la década de los 70 apareció el Porsche 928, un curioso ejemplar de cuatro plazas con carrocería coupé que adoptaba una configuración atípica, el motor montado en posición delantera. Otra de las novedades es que se convirtiera en el primer modelo de producción de la marca con motor V8 (la tónica eran los bóxer de seis cilindros en línea). Destacó por sus prestaciones y se convirtió en uno de esos clásicos atemporales tan valorados, aunque no consiguió reemplazar al 911 (era uno de sus objetivos).

Chevrolet Camaro

El año 1970, además de corresponderse con un cambio de década, también supuso un cambio generacional para el Chevrolet Camaro. Este ejemplar, que se convertirá con el tiempo en uno de los ‘muscle car’ más importantes, fue renovado y adoptó un aspecto más deportivo en su segunda generación. Como sigue siendo en la actualidad, este modelo destacaba por sus motores de gran cilindrada y potencia. Aunque ha habido muchas generaciones, esta es una de las más recordadas.

Ferrari 512 BB

La denominación Berlinetta Boxer (BB) nacía en 1973 con el Ferrari 365 GT4 BB. Pero tres años más tarde llegaría su sucesor, el Ferrari 512 BB. Se trata de uno de esos modelos que se graban a fuego en la retina de los seguidores gracias a su diseño en cuña, su carrocería bitono (con la parte inferior en negro) o a las llantas de cinco radios. Tampoco pasa desapercibida su mecánica de doce cilindros colocada en posición central que desarrollaba 340 CV de potencia.

De Tomaso Pantera

Una de esas marcas singulares pero que marcan historia es la que creó el argentino Alejandro De Tomaso. Tenía el único objetivo de hacer deportivos pasionales, echó raíces en Italia, terminaría vendiendo parte de sus empresas a Ford y finalmente la compañía terminaría quebrando. Tras gestar el Vallelunga y el Mangusta, a principios de los 70 llegó el De Tomaso Pantera. El que fue el más carismático de la marca montaba un motor V8 de Ford con 5.8 litros y 330 CV de potencia.

Lancia Stratos

El Lancia Stratos es otro de esos míticos de los 70. Nacía inspirado por el llamativo prototipo Lancia Stratos Zero y tenía como objetivo triunfar en competición. Lo logró y se llevó los campeonatos de 1974, 1975 y 1976 en el Grupo 4 de rallyes. Y para lograr ese palmarés se tuvieron que homologar algunas unidades para carretera. Solamente se hicieron 400 unidades del Stratos, que cotizan al alza en la actualidad. Son inolvidables su diseño de cuña, su reducido peso de 980 kg o su impresionante comportamiento dinámico. Ya se hable de una reinterpretación moderna del modelo.

BMW 2002 Turbo

El BMW 2002 Turbo ha pasado a la historia por muchas cosas. La más importante es que se trató del primer vehículo de producción en recurrir a la turboalimentación. El 2002 ya llevaba en el mercado desde finales de los 60, pero la nueva tecnología consiguió llevarlo a un nuevo nivel y comenzar una tendencia que ha sido clave para el mundo del automóvil. Destacaba por su comportamiento y prestaciones, pero no llegó a triunfar debido a la crisis del petróleo (apenas se hicieron 1.672 unidades). Eso sí, a día de hoy están muy cotizadas.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta