Logo de Noticias Coches
Porsche Boxster 25 Years – 1
Luis Ramos Penabad

Historia del Porsche Boxster, el coche que rescató a la marca

No cabe duda de cuál es el gran referente de Porsche. Por más Cayenne que venda (y ya van más de un millón de unidades, para algarabía de sus accionistas), la marca de Stuttgart es sinónimo de deportividad. Y de 911, el modelo que lleva más de medio siglo en las carreteras. Pero quizá ninguno de ellos existiría hoy de no ser por el Porsche Boxster, el protagonista de hoy.

El mes pasado Porsche celebraba el 25 aniversario del Boxster con una edición especial. Lo merecía, porque a pesar de no ser un modelo de grandes volúmenes, cambió la historia de la firma. Recapitulemos. A comienzos de los años 90 la firma no estaba en sus mejores momentos. Apenas vendían 15.000 unidades al año y necesitaban un empujón.

Más allá de las pocas unidades vendidas el problema era de producción. Y es que los cuatro modelos que entonces tenían a la venta (el 911, el 944, el 968 y el 928), eran totalmente diferentes desde el punto de vista técnico y los costes se disparaban.

¿Qué hacer? En desarrollo se encontraba un Porsche 989 de cuatro plazas (la génesis del actual Panamera), pero llevarlo a cabo supondría volver a caer en el mismo error, otra línea de producto totalmente independiente de la que no se podría aprovechar ni una sola pieza. Y había que crear un vehículo que atrajese a gente más joven (sobre todo norteamericanos, donde iba dirigida el 60% de la producción entonces), y sin una inversión demasiado elevada.

La respuesta estaba en la propia historia de Porsche. Contaba con una gran experiencia en descapotables, con modelos como el 356, el 550 Spyder o el 914. Pusieron al mando del proyecto al diseñador Grant Larson, a quien dieron total libertad. Larson deslumbró con un prototipo de motor central y con recursos estilísticos tan particulares como un sistema de escape con salida central (ya clásico en los Boxster).



El Porsche Boxster Concept estaba listo en 1993 y se presentó en el Salón de Detroit. El nombre combinaba dos términos. Por un lado boxer, la característica disposición de cilindros opuestos de la marca, y por otro roadster. Se ganó al público y Larson recibió órdenes de la empresa de que el coche se pareciese todo lo posible al prototipo que había conquistado a los potenciales compradores.

Porsche Boxster 1996. (986)

Tan sólo tres años después, en 1996, el primer Boxster de producción se presentó en el Salón de Ginebra. Conocido con el código interno 986, era un biplaza descapotable de motor central trasero de seis cilindros bóxer, 2,5 litros y 204 CV de potencia.

Para abaratar costes de producción, que habían lastrado a la compañía durante años, compartió bastantes piezas con el Porsche 911 996: capó, los faros y las aletas delanteras… e incluso las puertas. El objetivo era bajar el gasto un 30% de los coches nuevos y detalles como estos ayudaban.

En 1999 la gama se completaría con el Boxster S, con motor de 3.2 litros y 252 CV, al tiempo que el Boxster «básico» aumentaría su cilindrada hasta los 2,7 litros, aumentando su potencia hasta los 220 CV.  



Porsche Boxster 2002 (986)

El Boxster recibió una puesta al día en 2002. Los cambios se centraron en ofrecer motores de mayor potencia. El Boxster original alcanzaba 228 CV y la versión S, los 260 CV.

En 2004 esta generación del Boxster se despedía del mercado con una edición especial, el Boxster S 550 Spyder, de solo 1953 unidades, que recordaba el lanzamiento, en 1953, del 550 Spyder. Tenía 266 CV de potencia, suspensión rebajada y detalles estéticos específicos. 

Porsche Boxster 2004 (987)

Fue en octubre de 2004 cuando llegó al mercado la segunda generación del Boxster. Estrenaba faros delanteros o un nuevo diseño de la zaga, con un interior radicalmente distinto.

De nuevo se ganó potencia. El Boxster llegó a los 240 CV y el Boxster S a los 280 CV. Podían contar con elementos como la suspensión activa PASM, el pack SportChrono o los frenos carbonocerámicos PCCB.



Porsche Boxster 2007 (987)

También esta generación tuvo una puesta al día. En octubre de 2007 el  Boxster pasaba a ofrecer 245 CV y el Boxster S, 295 CV.

Además, en 2008, llegaba el cambio automático de doble embrague PDK a la gama (hasta entonces se ofrecía el Triptronic). En 2009, el 987 aumentaría de nuevo su potencia: hasta los 256 CV el Boxster y los 310 CV la versión S. 

Porsche Boxster 2012 (981)

El Boxster 981, lanzado en 2012 estrenaba carrocería y chasis. El objetivo era ofrecer un coche más ligero, con mayor espacio interior y comodidad de uso (con una dirección eléctrica que jubilaba a la anterior hidráulica).

Los motores, además, ofrecían más potencia con un 15% menos de consumo. Así, el Boxster ofrecía 265 CV y, el S, 315 CV. Además, a partir de 2014 se puso a la venta una versión aún más deportiva, el Boxster GTS, que entregaba 330 CV. En 2015 también se lanzó una versión especial, el Boxster Spyder, con 320 CV de potencia.



Porshe 718 Boxster 2016 (982)

Posiblemente el cambio más extremo fue el que llegó en 2016. Debido a la necesidad de rebajar emisiones contaminantes, los motores de seis cilindros fueron sustituidos por otros de cuatro cilindros y turboalimentados.

Además, tanto Boxster como Cayman cambiaron de nombre. Así, el 718 Boxster (y la versión Boxster T, con acabado específico) ofrecía un bloque 2.0 T de 300 CV, mientras que el S recurría a un 2.5 T de 350 CV. A finales de 2017, de nuevo Porsche lanzó una versión GTS que aumentaba la potencia hasta los 366 CV. 



La sorpresa llegó en 2019, con la llegada del Boxster GTS 4.0. El sustituto del GTS de 2017 retomaba el bloque de seis cilindros atmosférico, de 4.0 litros y 400 CV. Se trata de la misma mecánica que emplea el Boxster 718 Spyder 2019, que en este caso alcanza nada menos que 420 CV de potencia.

Fuente: Porsche

  • descapotable
  • evolución
  • Porsche
  • Porsche Boxster