Ya habíamos hablado del Skoda Octavia RS iV, la variante más prestacional del Octavia 2020 que, por primera vez en su historia, apuesta por un sistema de propulsión híbrido enchufable. También esta mecánica llega a la carrocería familiar, el Octavia Combi 2020. Se trata del Skoda Octavia Combi RS iV, un interesante vehículo que combina deportividad, amplitud y bajos consumos en ciudad, que pasa a formar parte de la cada vez mayor oferta de familiares híbridos enchufables.

Se trata del tercer producto de la ofensiva eléctrica de la gama, tras el Skoda Citigo-e iV y el Skoda Superb iV, todos ellos con el apellido iV que indica que estamos ante una versión con un grado de electrificación.

El sistema de propulsión es idéntico al que emplean el Volkswagen Golf GTE o el Cupra León. Esto nos deja con un motor de gasolina 1.4 TSI de 150 CV asociado a un un motor eléctrico de 85 kW (116 CV), alimentado por los 13 kWh que almacena una batería de iones de litio, ubicada bajo los asientos de la segunda fila. Puede recargarse en una toma doméstica 230 voltios o a través de un Wallbox para reducir el tiempo de carga.

La potencia total combinada es de 245 CV (recuerda que existe otra versión híbrida enchufable del Octavia que 204 CV) y 400 Nm de par máximo (330 Nm del motor eléctrico, disponibles desde cero revoluciones por minuto). Interesante que puede recorrer hasta 55 km en modo totalmente eléctrico, lo que hace que obtenga la etiqueta Cero emisiones de la DGT. Esa potencia se entrega mediante una caja de cambios automatica de doble embrague que transmite su fuerza al eje delantero.

Las prestaciones son muy buenas, ya que el nuevo Skoda Octavia RS iV acelera de 0 a 100 km/h en  7,3 segundos y alcanza una velocidad máxima de 225 km/h. Desde la marca nos cuentan que se han ajustado de manera más deportiva tanto suspensión y la dirección de asistencia variable para una respuesta dinámica más ágil que otras variantes. De serie cuenta con ajuste dinámico de la suspensión deportiva, propio de la familia RS, y diferentes modos de conducción.

Hay también diferencias estéticas para diferenciarlo de las versiones convencionales del familar compacto. Encontramos así, en el frontal una parrilla delantera negra, entradas del aire, luces antiniebla LED específicas o un difusor delantero. También llantas de 18 pulgagas que dejan entrever pinzas de freno en rojo (de 19 pulgadas como opción), un difisor trasero o el alerón pintado en color de carrocería en este Combi.

En el habitáculo, donde no faltan la instrumentación digital o la pantalla del sistema multimedia de 10 pulgadas, dominan los colores negor o rojos. Cuenta también con asientos deportivos (hay otros opcionales tapizados en cuero y Alcanatra), volante de cuero multifunción, pedales deportiva en aluminio… El único pero es su maletero, que se reduce de unos espectaculares 640 litros a 490 ( 40 más que el sedán con este grupo propulsor.

Fuente: Skoda
Galería de fotos:

Ver galeria (17 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta