Logo de Noticias Coches
Kia EV6 GT-Line prueba – 18.2
Prueba
Luis Ramos Penabad

Kia EV6, a prueba: más novedades juntas, imposible

Tenía muchas ganas de conducir el Kia EV6, el primer modelo de la marca creado desde cero para ser 100% eléctrico. La firma coreana no era novata en coches eléctricos, pues ya contaba con modelos como el Kia e-Soul o el e-Niro… pero este es el inicio de una nueva era.

A diferencia de otras marcas, este salto a la electrificación llega en un momento dulce. Kia (y por ende, Hyundai), se están salvando de la crisis de semiconductores que atenaza al mercado. Eso hace que, a pesar de que la previsión de ventas enormes, son quintos entre las marcas más vendidas, con un 6,5 % del mercado.

Pero, y eso nos parece más interesante, es que en lo que va de año han vendido un 9,8 % de los coches comprados por los particulares. Hasta el punto de ser líderes de ese canal hasta octubre. Los Kia gustan y, en este momento de incertidumbre, encajan en lo que busca y puede permitirse la gente.

Nos contaban que esto no podría haberse logrado sin la electrificación. Un 60 % de las ventas son electrificadas (incluyen los híbridos ligeros) y como estandarte de esta estrategia y de lo que quiere ser Kia en el futuro, está el Kia EV6.

Exterior

Habíamos podido ver el Kia EV6 en su presentación estática, pero siempre hay detalles que se ven mejor a la luz del sol que bajo unos focos estratégicamente situados.

Es un coche grande. En la unidad con acabado GT-Line que tenemos entre manos alcanza los 4.680 mm (15 mm más que la convencional). Es también algo más ancho (1.890, 10 mm más) y algo más bajo (1.545 mm, por 1.550 mm de la versión Air de acceso).

En resumidas cuentas, algo más largo que el Sportage, pero más bajo. Y dos cifras que llaman la atención. Por un lado la distancia entre ejes, que se va a los 2.900 mm. Por otro, la escasa altura libre al suelo, de 160 mm, más cerca de un SUV que de un turismo.

El diseño estrena la nueva filosofía de diseño opposite united. El frontal es poderoso, con faros LED de serie (matriciales como opción). Y estrena nuevo logo y un capó que parece imitar el pico de un águila. La ya clásica Tiger face se ha reinterpretado, con unas luces diurnas secuenciales y una toma de aire inferior que da más anchura visual.

Desde el lateral se aprecian mejor sus dimensiones y ese aire crossover. La parte inferior de las puertas tienen una línea que se curva hacia el paso de rueda trasero. Hay una ligera caída de techo, con un pilar C inclinado sobre el que vemos un alerón.

Las llantas son de entre 19 y 21 pulgadas (de 20 en nuestra unidad), que cuenta con tiradores enrasados para mejorar la aerodinámica y grandes retrovisores con una curiosa forma. Y ya hacia la laza, una clara inspiración SUV. Hay intermitentes LED secuenciales y una firma lumínica que da sensación de contar con un doble alerón. Es ahí donde se ubica la toma de carga.

Por cierto, las unidades GT-Line como la probada tienen diferencias en paragolpes, parrilla, línea lateral, pasos de rueda y molduras, además de llantas y pinzas de freno. Hay disponibles hasta 10 colores en los que elegir, dos de ellos nuevos en la gama, el blanco Glaciar y el verde Forest.

Interior

Si el exterior es rompedor, lo mismo ocurre con el interior. Si los últimos Kia que hemos probado ya destacan en calidad de realización, también el EV6. Pero este con particularidades especiales, ya que se han usado materiales sostenibles. Asientos o moqueta del suelo emplean plásticos reciclados.

Llama la atención el espacio disponible, gracias en parte a la consola flotante que proporciona, además múltiples huecos de almacenamiento. Uno debajo muy generoso, por ejemplo, que se suma al cofre entre los asientos o la zona de recarga inalámbrica superior, reposabebidas…

En esa zona central apenas está el selector del cambio, un mando giratorio redondo, como el que vimos, por ejemplo, en la prueba del Kia Sorento. Hay algún botón más, como el de arranque, el de estacionamiento eléctrico y el que activa la cámara de visión trasera. Todos bien ubicados salvo los de volante y asientos calefactados. Están en el extremo delantero y, activando algún otro mando, puedes darles sin querer al ser táctiles.

En el salpicadero es apabullante la sensación de tecnología. Son de serie las dos pantallas de 12,3 pulgadas cada una, unidas visualmente en una sola. A la izquierda la reservada para el cuadro de instrumentos digital y a la derecha el sistema de infoentretenimiento, con la misma estructura de menús y diseño que puedes ver en Sorento o Sportage.  

Y sí, esta última es táctil, pero ojo a lo que se ha sacado Kia de la mano y cuyo funciomaniento nos ha gustado. Se trata de una antalla multimodo que tiene mandos giratorios con doble función: climatizador o infoentretenimiento. Así cuentas con control de volumen o dial, o bien mando para controlar la temperatura. Sencillo y al mismo tiempo avanzado. Se puede. Y el botón del warning, en el centro y físico.

También es nuevo el volante. Ligeramente achatado en su base, integra los mandos habituales (control de crucero, sistemas de ayuda a la conducción, sistema multiomedia y teléfono…) pero también se pueden activar desde un botón extra los modos de conducción y cuenta con levas para variar el nivel de retención.

Y detrás, sorprendente el espacio para las piernas. Y para la cabeza no está nada mal, teniendo en cuenta que la unidad probada contaba con techo solar, que siempre roba algo de altura. El piso es totalmente plano y sería posible viajar tres personas (con algo de incomodidad). Eso sí, como es habitual, las piernas van algo flexionadas pues hay poca altura desde la banqueta al suelo, pues bajo él van las baterías. Pasa con muchos de los coches eléctricos.

Hay innovaciones interesantes. Las salidas de los aireadores se ubican en los marcos de las puertas y hay tomas USB-C en los asientos delanteros, que cuentan con una percha para chaquetas integrada. Las plazas traseras laterales son calefactadas y reclinables con un reposabrazos que oculta un par de reposabebidas. Bajo ellas hay un enchufe convencional.

Maletero

El maletero tiene una capacidad de 490 litros. Es un espacio bastante aprovechable pero que no destaca en altura y tiene una boca de carga algo elevada. Bajo el piso existe un espacio inferior bastante amplio.

Tiene una cubierta retráctil para tapar la carga y algún detalle práctico como ganchos para sujetar enseres, una luz en el lateral izquierdo o una apertura en los respaldos de los asientos traseros para llevar cosas largas y estrechas. Ojo, si montas el equipo de sonido Meridian pierdes 10 litros de capacidad.  

Es posible, como es habitual, abatir los respaldos de los asientos traseros. Si haces esta operación, mediante unos tiradores en los laterales del maletero, alcanza los 1.300 litros, prácticamente planos.

Y, con el buen uso de la plataforma eléctrica, contamos con un maletero delantero que proporciona hasta 52 litros adicionales en esta versión de propulsión (espacio que se reduce a 20 litros en las de tracción total).

Equipamiento

La versión de partida se denomina Air, que cuenta con numerosa dotación en todos los aspectos. El nivel GT-Line, como el que probamos, mejora la apariencia con detalles como las llantas de 20 pulgadas, la tapicería GT-Line, los faros LED adaptativos, pedales deportivos…

También ofrece de serie el volante y asientos calefactables (delanteros también ventilados), entre otros detalles.

La terminación más sencilla puede sumar muchos elementos con el pack Confort, que cuesta 3.100 euros. Por 2.750 euros el acabado GT-Line puede sumar el pack Premium.

Este último incluye elementos muy interesantes. De seguridad, como el sistema de detección de ángulo muerto, asistencia de prevención de colisión en salida de aparcamiento o la cámara de visión de 360 grados. Y de estética y confort, como techo solar panorámico, tiradores exteriores integrados con despliegue automático, portón trasero manos libres o el sistema de sonido Meridian.

Los precios, pues el Kia EV6 acabado Air, parte de 46.400 euros, que se pueden quedar con todos los descuentos posibles, en 34.700 (desde el Plan Moves III a campaña de lanzamiento, pasando por financiar el coche con la marca). El Kia EV6 GT Line parte de 55.050 € (43.300 € con todas las promociones).

Todos, salvo el GT que se va a los 66.750 euros, optan a las ayudas públicas. Como siempre, te recomendamos buscar las ofertas del Kia EV6 en nuestra sección de coches nuevos, publicadas por concesionarios oficiales de la marca.

Motor

La gama inicial del Kia EV6 es muy sencilla: dos opciones de batería entre las que elegir, cada una asociada a una mecánica. La mayor (Long-Rage) con una interesante cifra de autonomía WLTP) puede además tener tracción total (con un motor en la parte delantera que reduce el tamaño del maletero delantero… y la versión GT, que llegará más adelante.

Batería

Autonomía

Motor

58 kWh

394 km

125 kW (170 CV)

77,4 kWh

528 km

168 kW (229 CV)

77,4 kWh

484 km

139 kW (325 CV)

77,4 kWh

406 km

430 kW (585 CV)

Quizá lo más interesante del sistema sea la carga ultra rápida, gracias a la red de 800v. Eso permite cargar hasta a 240 kW con la batería de mayor capacidad ( 180 kw la pequeña). Eso permitiría (de encontrar un cargador de esa potencia de carga) pasar del 10 al 80 % de carga en 18 minutos.

Y ojo, que de serie incluye un adaptador para poder usar el coche como fuente de energía de 3,6 kW, desde el enchufe convencional dentro del coche o desde el exterior. Es posible incluso cargar otro coche eléctrico desde él.

Comportamiento

Me gustó la puesta a punto del Kia EV6. Es un coche silencioso (común a otros crossovers y SUV eléctricos) en el apartado mecánico, pero además llega poco ruido aerodinámico y de rodadura. Y pese a su tamaño, me ha sorprendido su agilidad, con una suspensión tirando a firme.

Es mejor en curva que un Skoda Enyaq o un Volkswagen ID.4, pero quizá a costa de tratar algo peor a sus ocupantes, sobre todo cuando pasas por un resalto urbano. No alcanza ese grado de dinamismo como un Ford Mustang Match-E, pues al tomar curvas enlazadas he notado algo de movimiento de la carrocería, tampoco sin llegar a sentir balanceos acusados.

Mi sorpresa vino de mano de la dirección, que me resultó muy precisa en curva. Eso sí, su radio de giro, a pesar de ser un coche de propulsión con el motor atrás, no es especialmente bueno. Otra sorpresa grata fue el pedal de freno, que me resultó fácil de dosificar comparado con la mayoría de coches eléctricos.

Usando las levas (bien por Kia por usarlas) puedes elegir entre seis niveles de retención. Desde el 0 (el coche se mueve lo máximo posible con la inercia) al i-Pedal, que llega a detener el coche y puede ser muy práctica y cómoda en ciudad.

Cuenta con un modo Auto que tiene en cuenta el tráfico o la dirección que pones en el navegador, pero no tuve tiempo de probar a fondo su funcionamiento. Me gustó la sensación que produce cambiar de modo de retención: no había probado nunca un coche que pareciese, como en el Kia EV6, que cambia de marcha. Es sólo una sensación, pero está bien lograda.

Tampoco probé lo suficiente para dar una opinión fiable los modos de conducción. Son los Eco, Normal y Sport, además de uno específico para circular por superficies de baja adherencia (Snow).

Me han parecido que los 228 CV son suficientes para mover a un coche que se va a los 1.985 kg en orden de marcha. Acelera muy bien desde parado (hace el 0 a 100 km/h en 7,3 segundos) y puede alcanzar (no lo comprobamos), 185 km/h.   

El recorrido no fue representativo para ver cuándo gasta. Homologa 17,2 kWh/100 km y en nuestra ruta (10 % urbano, 60 % autovía y 30 % carretera a buen ritmo), que hicimos de ida y vuelta para compensar orografía, se fue a los 17,7 kWh/100 km… con una temepratura ideal para un eléctrico, de 21 grados.  

Opinión coches.com

El EV6 es la punta de lanza de la estrategia eléctrica de Kia, que lanzará nada menos que 11 modelos hasta 2026, 7 sobre esta plataforma E-GMP.

Es atrevido por su diseño exterior (quizá demasiado polarizante) y el interior es amplio, bien rematado y con soluciones prácticas interesantes y poco habituales. La marca ha echado además el resto en tecnología. Desde pantallas a infoentretenimiento. Sin olvidarnos de Kia Connect que permite tener funciones en remoto y a bordo (carga, calefacción que irán mejorando y actualizando).

En resumen, Kia quiere dejar de ser considerada una marca low cost (cualquiera que haya subido a un coche de la marca en el último lustro lo sabrá). Y el EV6 está en las antípodas de eso. Con un precio alto, pero no disparatado para lo que ofrece.

Además, quieren aportar su grano de arena para resolver los problema de infraestructuras de recarga. Antes del verano llegará su red de recarga ultrarápida con EDP. 39 cargadores 150 kW y uno de 350 kW. Kia Charge ofrece ahora 270.000 cargadores en Europa, además de tarifas preferenciales con Ionity, con un 30 % de rebaja. Y tanto renting como a particulares se ofrece cargador en casa si el cliente lo necesita.

Kia EV6 Long Range RWD GT Line
8.2Nota
Lo mejor
  • Buen compromiso entre confort y dinamismo
  • Tecnológicamente avanzado
  • Amplio y bien rematado
Lo peor
  • Diseño muy atrevido para algunos
  • Precio de partida algo elevado
  • Plazas traseras algo bajas
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados8.5
Maletero7.5
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento8.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

  • coches eléctricos
  • KIA
  • Kia EV6