Logo de Noticias Coches
Audi 80 B1
Luis Blázquez

Audi 80 (B1), el primer boom de la firma de Ingolstadt

Las berlinas medias siempre han gozado de bastante popularidad, aunque de al igual forma que en estos tiempos que corren con el auge SUV, no eran lo más visto en las carreteras de los años 70. En ese entonces, Audi era una marca prácticamente en pañales, que justo renacía tras la compra de la casa (todavía Auto Union) por parte de Volkswagen a Daimler Benz. Tras los 60 y 75, y más tarde el 100 de mayor tamaño, llegó el Audi 80, el modelo que lanzó al estrellato a la firma de Ingolstadt.

Cuando Volkswagen compró el 50 % de las acciones de Audi en 1964, solo tenía una intención: usar las plantas de producción para construir más Beetle. Para 1966, el fabricante con sede en Wolfsburgo había llenado dichas fábricas y estaba produciendo 60.000 unidades de su vehículo más importante. Pero Audi contaba con obstinados ingenieros que trabajaron en secreto para demostrarle a la directiva de Volkswagen que podían hacer algo mejor, y ese fue el Audi 100 de 1968. Ese modelo fue un gran éxito y la matriz aprobó la continuación de la marca.

Un avance rápido hasta la nueva década, y Audi ya era una marca bastante exitosa. Sus coches de tracción delantera eran fáciles de conducir y lo suficientemente espaciosos para acomodar hasta cinco personas en su interior. Pero el fabricante estaba al borde de algo más importante: un modelo de tamaño compacto que unificara la clase media de las berlinas premium. Este no se desarrollaría en secreto como el 100, puesto que, para su creación, Audi iba a requerir de la aprobación de Volkswagen además de sus amplios recursos técnicos y económicos.

Audi 80 LS Sedan (1972)

El modelo debutó en Europa en 1972 como Audi 80, y estaba disponible como berlina de dos o cuatro puertas (sedán) y familiar. De hecho, ocupó el lugar de varios modelos que Audi había descontinuado (la serie F103 introdujo por primera vez la designación “80”), y proporcionó a la marca un rival viable para el Opel Ascona y el Ford Taunus, así como ofertas más lujosas como el Alfa Romeo Alfetta. Y empezó con muy buen pie, dado puesto que se hizo con el codiciado premio “Coche del Año” en 1973 (cuando aún tenía unos fundamentos y credibilidad).

Ludwig Kraus, jefe de desarrollo técnico de Audi en aquel momento, quería que sus empleados se estrujasen las meninges con la idea de hacer el coche lo más ligero posible, pero sin mermar la calidad, la solidez y la resistencia del conjunto a largo plazo. Con una batalla de 2,47 metros y una longitud de 4,18 m, el sedán era compacto para la época, y realmente pequeño para los estándares actuales. Su actual relevo, el A4, tiene una longitud de 4,76 m y tiene una distancia entre ejes de 2,82 m. En consecuencia, el sedán de dos puertas se alzaba solo con 835 kilos.

Audi 80 GLS 2 Puertas (1972)

En lo que respecta a la oferta mecánica, el Audi 80 se equipó por primera vez con motores de un solo árbol de levas en cabeza (SOHC) de cuatro cilindros en línea de 1.3 y 1.5 litros, con una potencia nominal de 55 a 85 CV. En el mercado nacional, las berlinas de dos y cuatro puertas estaban disponibles en una versión básica de 55 o 75 CV, llamados simplemente Audi 80 y 80 S, respectivamente. A este le seguían los acabados L y LS, con 75 CV, y remataba con el GL, el más lujoso, con 85 CV. En 1973, Audi añadió la línea GT (solo en la carrocería de dos puertas), que buscaba más deportividad con un motor de 1.6 litros carburado de 100 CV.

Como ha sido norma en las berlinas de la marca hasta la fecha, el motor del Audi 80 se ubicaba longitudinalmente delante del eje frontal, con la transmisión manual de cuatro relaciones (o la automática de tres) justo detrás. Esta disposición no favorecía demasiado el comportamiento dinámico, pero, a cambio, mejoraba enormemente la amplitud a bordo. A nivel estructural, la suspensión quedaba conformada por un eje delantero de puntales MacPherson y un posterior rígido unido un brazo de arrastre y una barra Panhard. Sencillo, pero eficaz.

Audi 80 GLS Sedan (1976)

En 1976, el Audi 80 recibe una actualización que le da al sedán unos faros cuadrados, lo que lo alinea visualmente más de cerca con la nueva generación del 100. Con la nueva generación de motores y sus muchos aspectos técnicos destacados, el 80se convirtió rápidamente en un éxito comercial para la marca: al final de la producción en 1978, más de un millón de modelos habrán salido de la fábrica. Como la capacidad de producción en la planta de Ingolstadt ya no será suficiente para satisfacer la demanda, las plantas de Volkswagen en Wolfsburgo y Emden se involucraron en la producción.

Audi rediseñó el 80 en la plataforma B2 (Tipo 81) en 1978 para el mercado europeo y en 1979 para Norteamérica. Si bien la marca germana continuó usando la nomenclatura 80 en el Viejo Continente, en América del Norte comenzó a etiquetarse como 4000/4000 S. La carrocería del Audi 80 (B2) fue diseñada por Giorgetto Giugiaro, y aunque la carrocería mayoritaria fue la de cuatro puertas, se produjo una pequeña cantidad de dos puertas. Curiosamente, no había una variante Avant disponible, ya que el Volkswagen Passat cumplía esa función.

Audi 90 quattro (1984)

A este lado del charco, el 80 era el modelo estándar, mientras que más tarde se lanzó el Audi 90 como una versión más cargada de opciones, la posibilidad de montar un motor turbodiésel de cuatro cilindros y 75 CV (que también estuvo disponible para el 80), un bloque de gasolina de cinco cilindros en línea y 2.2 litros, bien con 115 o 136 CV, que luego ampliaría su tamaño hasta los 2.3 litros. Esta plataforma demostró ser bastante versátil y rentable. Tanto que derivó en los Audi Coupé, Quattro y Sport Quattro con su famosa tracción integral.

Aparte de ser un auténtico clásico, el Audi 80 (B1) estableció un nuevo segmento de mercado: el “sedán compacto”. Con él se introdujeron innovaciones como los motores turbodiésel (TDI) de cuatro cilindros, el mencionado sistema de tracción total quattro que tantas alegrías a dado a la marca o el corazón turboalimentado de cinco cilindros que dio vida al primer modelo de Audi Sport, el RS 2. La firma de los cuatro aros había intentado y logrado crear un vehículo más seguro, eficiente y con mejor estándar de calidad que la mayoría de sus competidores.

Fuente: Audi

Galería de fotos:

  • Audi
  • coches clásicos