Logo de Noticias Coches
2021 Jeep Wrangler 80th Anniversary Edition.
Luis Blázquez

El nuevo “baby Jeep” será construido con el ADN francés de PSA

Aunque Jeep no es una compañía cuyos productos se asocien tradicionalmente a vehículos de pequeño tamaño y conducción urbana, a veces se hacen excepciones. Porque si bien hay productos en la gama acordes a los principios de la marca estadounidense, como el Grand Cherokee o el Wrangler, también hay sitio para otros más cosmopolitas como el Compass o el Renegade. Y parece que, en breves, contaremos con un “baby Jeep” ubicado por debajo, pero con ADN francés.

De acuerdo con Automotive News Europe, se espera que la puesta en producción de este nuevo modelo comience en 2022, y será el primero del antiguo conglomerado de la extinta Fiat Chrysler Automobiles (FCA) que haga uso de una esqueleto proporcionado por Peugeot Société Anonyme (PSA). Como movimiento de la unión de ambos grupos automovilísticos, el próximo Jeep también servirá para dar cabida a otra pareja de crossovers equivalentes con el logotipo de Fiat y de Alfa Romeo, aunque ambos lo suficientemente diferenciados en su estética exterior e interior.

Presumiblemente, este modelo será gestado sobre la Plataforma Modular Común (CMP) de PSA, la misma que ya da vida a los SUV de pequeño tamaño y urbanitas del grupo, véase el Citroën C4, el DS 3 Crossback, los Opel Corsa y Mokka, y los Peugeot 208 y 2008. La puesta en marcha del susodicho modelo se llevará a cabo en la planta polaca de Tychy en el verano de 2021 y, con cierta lógica, acogerá en su vano las mecánicas desarrolladas por PSA. Eso se puede traducir en motores de gasolina tricilíndricos turboalimentados y una vertiente 100 % eléctrica.

Los SUV respectivos de Alfa Romeo y Fiat le seguirán en enero de 2022 y en julio de 2023. La compañía no ha dado nombres para estos nuevos modelos, pero con el grupo invirtiendo 170 millones de euros en la modernización de la fábrica de Polonia, podemos esperar que algunos componentes nuevos acompañen a esta futura triada. En el caso del Jeep, también podemos esperar un sistema de tracción total que utilice un motor eléctrico montado en la parte trasera que lo dote de ciertas aptitudes campestres, algo que en un coche de la marca es imperante.

Entonces, viene un nuevo Jeep que ofrecerá energía eléctrica, estará disponible con tracción a las cuatro ruedas y será de pequeño tamaño. ¿Podría ser este el comienzo para que Jeep explore la viabilidad de vehículos menos enfocados al mundo todoterreno? Probablemente, pero tendremos que esperar hasta que sepamos más para confirmar algo. Aún así, Stellantis tiene mucha fe en el proyecto, dado que planea una comercialización potencial de 400.000 unidades anuales.

Fuente: Automotive News Europe

  • Industria
  • Jeep