Hay coches realmente exóticos que, sin embargo, utilizan mecánicas que no lo son tanto. Esto no es un aspecto negativo, simplemente suele responder a las características de su fabricante. Las marcas de bajo volumen en ocasiones no pueden permitirse desarrollar una mecánica de cero y se ven obligadas a tomarlas prestadas de un tercero para ahorrar en costes. En la actualidad esta práctica se ha extendido debido al gran número de alianzas entre fabricantes. Pero saltándonos un puñado de casos muy extendido, vamos directamente a siete coches extraordinarios con motores algo más corrientes.

Pagani Zonda

Comenzamos con un fabricante que siempre ha estado en lo más alto si hablamos de exotismo y prestaciones. Pagani es un pequeño fabricante italiano que se dedica a la creación de superdeportivos. El primero en llegar fue el Pagani Zonda C12 que en 1999 sorprendía al mundo entero por su diseño y rendimiento. Años antes la compañía había llegado a un acuerdo con Mercedes-Benz para que le proveyera los motores. De esta forma comenzaron a utilizar el bloque M120, un V12 de 6.0 litros que también era utilizado por el Mercedes S600 (W140). La relación siguió con las versiones más potentes del Zonda, que montaron un V12 de 7.3 litros puesto a punto por AMG. En la actualidad el Pagani Huayra monta un V12 biturbo de 6.0 litros que todavía lleva el logotipo de la estrella.

McLaren F1

El McLaren F1 es sin duda uno de los superdeportivos mas superlativos de todos los tiempos. El vehículo más rápido de la década de los 90 alcanzaba 391 km/h, fue creado por Gordon Murray y todavía se le recuerda con nostalgia. Aunque McLaren destacaba en competición, el F1 era su primer modelo de calle y no llevaba una mecánica propia. Utilizaba el motor BMW S70/2, un V12 de 6.1 litros con 627 CV. En esencia se trataba evolución (bastante profunda) del bloque M70, el mismo que montaba el buque insignia de la Serie 7, el BMW 750i, por aquel entonces.

Lotus Evora

Lotus es uno de los fabricantes más curiosos del panorama actual. La firma fundada por Colin Chapman se dedica a hacer deportivos muy ligeros y efectivos, y apenas tiene competencia en el mercado debido a su filosofía. Aunque desde hace poco forma parte de Geely, ninguno de sus modelos montan motores propios. Todos ellos (desde el Lotus Evora al Lotus Exige) se mueven gracias a un motor V6 sobrealimentado de 3.5 litros de origen Toyota, aunque con una puesta a punto propia y mucho más radical. Sigue siendo curioso que en algunos países se siga comercializando un Toyota Camry con esa misma mecánica.

Spyker C8

Spyker es un pequeño fabricante de origen holandés que ha tenido muchas idas y venidas. Compró Saab a General Motor y poco después declaró su bancarrota. Ahora que parece que ya está saliendo de esos problemas es buen momento para recordar al Spyker C8, uno de sus modelos más emblemáticos. A pesar de tener un diseño sin precedentes, utilizaba un motor V8 de 4.2 litros de origen Audi. Aunque ha tenido diferentes versiones (desde los 400 hasta los 620 CV del biturbo), esencialmente era el mismo bloque que montaban los Audi S4 hace unos años. También lo montaron el Lamborghini Gallardo y el primer Audi R8.

DeTomaso Pantera

De Tomaso es otro de esos fabricantes que siempre será recordado por su singularidad. Fundada por Alejandro De Tomaso, se especializó en la construcción de deportivos en la década de los 60. Pero el summum del fabricante fue el De Tomaso Pantera, un espectacular modelo que había sido diseñado por Ghia (posteriormente hubo un rediseño de Marcello Gandini) y que dejaba atrás a los anteriores Vallelunga y Mangusta. A pesar del marcado carácter italiano, el Pantera se movía gracias a un motor Ford Cleveland 351, un enorme V8 de 5.8 litros que inicialmente desarrollaba 335 CV.  El motor era traído de Estados Unidos, aunque hubo un tiempo que lo tuvieron que traer de Australia y en los últimos tiempos lo cambiaron por el renovado bloque Ford 302. De Tomaso quebró en 2012 después de pasar muchos problemas económicos.

Noble M600

Otro pequeño fabricante, esta vez de origen británico, es Noble Automotive. Aunque es relativamente desconocido, ha hecho algunos modelos interesantes. Su tope de gama ha sido el Noble M600, con el que entraba en el mercado de los superdeportivos y trababan de batir a Ferrari. Aunque pueda parecer mentira, utilizaba un motor V8 de 4.4 litros de origen Volvo y desarrollado por Yamaha. El mismo bloque que se podía encontrar en los Volvo S80 o XC90 recibía dos turbocompresores Garrett para alcanzar los 650 CV de potencia. Anteriormente el Noble M12 había utilizado un Ford Duratec V6.

Morgan Aero 8

El Morgan Aero 8 es un modelo actual con un diseño clásico y fabricado de forma totalmente artesanal. La marca fundada por Henry Frederik Stanley Morgan sigue un proceso muy tradicional y todavía encontramos madera en su estructura. Sorprende que utilice la mecánica N62 de BMW, un V8 atmosférico de 4.8 litros que desarrolla 370 CV. Ese mismo bloque se ha podido encontrar en las versiones superiores de los BMW Serie 5, Serie 6 y Serie 7; así como en el X5.

Fuente: CarThrottle

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta