Hace unos días te contábamos cuáles son las marcas que más satisfechos dejan a sus propietarios, según una completísima encuesta de Consumer Reports. Aunque ese medio millón de respuestas se centran en el mercado norteamericano, puede resultar de interés cuando estás inmerso en la búsqueda de tu coche nuevo conocer si a otras personas la compra le ha resultado un éxito.

Tomando como base esa misma encuesta, nos disponemos ahora a conocer los coches más satisfactorios para sus dueños. Aquellos que cumplieron con creces con las expectativas… y también aquellos que menos lo hicieron.

Antes de pasar a verlos uno a uno, permítenos realizar un pequeño apunte: coches deportivos, como el Porsche 911, el Chevrolet Corvette y el Mazda MX-5 son éxitos porque ofrecen la diversión de conducir que sus propietarios bucan. Quizá en eso reside precisamente el éxito con el cliente: darle lo que prometes. El hecho de que aparezca una pick-up también entre los diez primeros, por primera vez en el último lustro, reafirma esta teoría: el producto acaba siendo el mejor marketing.

Coches más satisfactorios

Estos son los diez coches que cumplieron sus promesas, según los encuestados pro Consumer Reports. En su página web muestran más información sobre cada una de sus aptitudes (en inglés):

Tesla Model S

Este lujoso sedán eléctrico, el Tesla Model S 2017, ofrece un coste de uso muy bajo, capacidad para cinco o siete personas, un buen rendimiento… y tecnología a raudales. Nosotros probamos la generación anterior y esta lo mejora en todo.

Porsche 911

La forma icónica del Porsche 911 esconde un deportivo completamente moderno, que ofrece rendimiento y refinamiento a partes iguales. La última actulización se centró en el apartado mecánico. Ahora todos sus motores son sobrealimentados y el manejo es sublime, como pudimos ver en nuestra prueba. Y puedes plantearte realizar viajes largos con él sin problema, pues lo único incómodo es acceder al interior.

Chevrolet Corvette

Imagen icónica y potencia a raudales (sobre todo en el Corvette Z06 de 650 CV). El superdeportivo americano por excelencia exige habilidades “casi acrobáticas” para acceder a él y llega al interior un omnipresente sonido de los neumáticos… pero sus capacidades de aceleración (maximizadas por la construcción total en aluminio) y sensaciones que ofrece hacen que lo olvides enseguida.

Lincoln Continental

Basado en el logrado MKZ, el Continental es el sedán insignia de Lincoln. Destaca por su motor V6 twin turbo (el básico es mediocre) y la comodidad de la cabina, repleta de lujo y tecnología.

Ford F-350

La camioneta Ford SuperDuty solamente promete dos cosas: soportar cargas pesadas y cumplir en trabajos difíciles. En su última generación, además, reduce su peso, se refina y gana tecnología. Y sin renunciar a ser un tipo duro que obtiene una calificación sobresaliente entre sus propietarios.

Mazda MX-5

La cuarta generación de Miata, el Mazda MX-5 2015,  sigue siendo fiel a la fórmula original, de un roadster liviano de tracción trasera. Adoramos la dirección rápida y precisa y el tacto de su caja de cambios, como en Consumer Reports (que no recomiendan el automático, pese a que funciona bien). Quizá es algo duro hacer un viaje largo con él… pero esas sonrisas que te saca de vez en cuando lo compensa con creces.

Toyota Prius

EL Toyota Prius 2016 gasta todavía menos que el anterior y responde mucho mejor en carretera, como pudimos comprobar en nuestra prueba. Notamos una mejora en la transmisión enorme, así como en los sistemas de seguridad, el silencio… Un coche sensato que enamora a conductores sensatos.

Tesla Model X

El Tesla Model X 2016, como vimos en nuestra prueba, es más vistoso que práctico. Las puertas son un puntazo, pero tardan en abrirse una eternidad. Pero el aspecto futurista y las capacidades del motor eléctrico es precisamente lo que estaban buscando los clientes, que valoran mucho el confort de conducción y el aislamiento del ruido… si bien creemos que el Model S lo supera en este sentido.

Honda Odyssey

La quinta generación del Odyssey ofrece más refinamiento, tranquilidad, ahorro de combustible y un sistema de información y entretenimiento mejorado. Y, como buen monovolumen grande, una flexibilidad del interior, con asientos que se pueden desplazar lateralmente, perfecta para la familia.

Dodge Challenger

Con un aire de coche de la vieja escuela, el motor del Challenger, desde el V8 de 6.4 litros al V8 de 6.2 sobrealimentado con 707 CV del SRT Hellcat o este mismo de 851 CV del SRT Demon, lo perdona todo para sus dueños. Da igual que haya coches más cómodos, algo ruidos, se acceda mal a las plazas traseras o la escasa visibilidad. El bramido del V8 compensa a sus dueños. Y demuestra que hay que atreverse a hacer coches imperfectos… pero que enamoran.

Coches menos satisfactorios

Uno compra un coche nuevo para lograr mejoras en comodidad, rendimiento y coste de uso… por eso no es de extrañar que los compradores se se desilusionen cuando un automóvil no cumple con sus promesas. En base a la encuesta, estos son los modelos menos satoisfactorios. Están en orden de clasificación, con el Mercedes-Benz GLA como modelo más decepcionante.

Dodge Grand Caravan

 

El Dodge Grand Caravan continúa en el mercado, pese a que su gemelo de Chrysler ya fue reemplazado por el Pacifica. Se notan sus años en el diseño de los asientos, demasiado bajos e incómodos para un viaje largo, en lo gastón que es su motor V6 y en que está algo por detrás en seguridad. Eso sí, es el más barato de su clase, todo sea dicho.

Fiat 500

Sí, como nosotros, en Consumer Reports creen que el Fiat 500 2015 resulta atractivo de conducir (ver prueba). Pero para ellos le falta potencia (no han probado el Abarth 595, claro) y además de que el habitáculo es ruidoso, la posición de conducción puede ser incómoda para muchos. En esto último, estamos de acuerdo. Y en que es complicado acceder detrás, también.

Ford Transit Connect

Esta derivada del Focus puede tener capacidad para cinco o siete personas y puedes jugaar con su configuración de asientos. Ahí se acaba el juego, ya que no destaca por mecánicas, comodidad y, al menos en Estados Unidos su equipamiento de serie es deplorable, en el que se nota demasiado que es un vehículo comercial en el fondo.

Infiniti QX60

El Infiniti QX60 es espacioso, silencioso y bien acabado, con espacio para siete pero sin la mayor parte de un SUV de tamaño completo. Basado en el Nissan Pathfinder, resulta cómodo, pero su manejo carece de agilidad.. y no gasta poco. Eso sí, destaca por silencioso y por estar bien rematado, aunque el acceso a la tercera fila de asientos no es precisamente cómodo.

Dodge Journey

Este SUV mediano tiene un interior menos amplio que sus competidores e, incluso con el motor V6, no es ágil y gasta bastante. Se le empiezan también a notar los años en las pruebas de choque del IIHS. A su favor, una buena tercera fila, el habitáculo silencioso… y los grandes descuentos ahora que está en el fin de su vida comercial.

Nissan Versa Sedan

Se nota que en los materiales del interior se ha escatimado y que el habitáculo es ruidoso, sobre todo debido a la transmisión… y eso acaba castigando al ocupante. La conducción es segura, pero poco precisa y el resultado es un vehículo algo torpe. ¿No tiene nada bueno? Sí, controles muy sencillos, gasta poco y las plazas traseras son amplias… pero aún así desde Consumer Report recomiendan el Versa Note, más agradable en general.

Chevrolet Trax

El gemelo de “nuestro” Opel Mokka X se ofrece en Estados Unidos (al igual que en España) con tracción delantera o tracción total (ver prueba). Pero no destaca, según Consumer Reports, por rendimiento y el habitáculo es, para los estándares americanos, exiguo y algo ruidoso. Además, no es precisamente barato allí, donde se situa en niveles de SUV más grandes.

Acura ILX

La gente esperaba en un Acura acabados más lujosos (no cuenta ni con asientos con apoyo lumbar)… y más que un único motor y unas transmisiones que no convencen (sobre todo la automática). Tampoco el comportamiento es tan refinado como debería, se le nota “rígido y nervioso”.

Nissan Sentra

Por más que la gente diga que el cambio CVT ha mejorado, la conducción es segura y hay bastante espacio… la experiencia de conducción es aburrida y las prestaciones, de las peores de su clase. No está mal en el apartado de seguridad… pero mejorará en 2018.

Mercedes-Benz GLA

No le pasan en Estados Unidos que el GLA sea una versión elevada de los Clase A (esta carrocería no se vende allí) y Clase CLA. Además, el cambio automático de siete velocidades no sale  bien parado en las puntuaciones, haciendo que a bajas revoluciones sea “letárgico“. Pobre también la visibilidad trasera, la política de equipamiento de seguridad (muchas ayudas a la conducción como opción) y un sistema de infoentretenimiento complicado (aunque ya es compatible con Android Auto y Apple CarPlay).

Fuente: Consumer Reports

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta