Los coches híbridos enchufables están siendo la respuesta de los fabricantes para conseguir cumplir las comlejas exigencias de la Unión Europea en materia de emisiones, al tiempo que se ofrece al cliente un producto versátil. La mayoría de las marcas han iniciado una ofensiva de producto este año para evitar las multas y las ventas de coches electrificados se han acelerado. Daimler ofrece nada menos que 22 modelos Mercedes-Benz con su tecnología EQ Power, en 14 carrocerías (serán 25 en breve, pues el nuevo Clase S sumará, por ejemplo, nuevas variantes).

Acudimos a una presentación en Madrid, en el que probamos muy brevemente los tres tipos de tecnología híbrida enchufable de la firma.Todos ellos combinan un propulsor eléctrico y un motor de combustión interna y ambos pueden impulsar al vehículo por separado o bien trabajando en conjunto.

Nos comentaban los responsables de la firma que, tras conseguir ser líderes de ventas en prácticamente todos los países, ahora todca ser el primero en rentabilidad. Ofreciendo algo más que el resto. En el caso de los híbridos enchufabes, la mayor autonomía eléctrica que encontrarás en el mercado. En todos los segmentos. De ahí que todos cuenten con el distintivo medioambiental de la DGT 0 Emisiones. Y ofreciendo además la tecnología híbrida enchufable con motores diésel. Se trata del único fabricante que ofrece algo así.

La idea de la marca es que, en 2030 el 50 % de sus ventas correspondan a coches eléctricos e híbridos enchufables. De ahí que la próxima década se vaya a reducir en un 70 % la inversión en motores de combustión. Pero, a día de hoy… ¿qué opciones ofrece a gama EQ Power, que es como denominan en Mercedes-Benz a sus híbridos enchufables? 

Gama compacta

Pudimos conducir un Mercedes Clase A Sedán e 200. Es una de las múltiples alternativas que hay en la gama compacta. Puedes escoger este sistema de propulsión en el Clase A, el Clase A Sedán, el Clase B, el CLA Coupé, el CLA Shooting Brake y el GLA.

Estos seis modelos ofrecen entre 56 y 69 kilómetros de autonomía eléctrica según el ciclo WLTP, gracias a una batería de 15,6 kWh. Puede cargarse por conexión a una fuente externa de corriente alterna (CA) o de corriente continua (CC). Si se utiliza una Wallbox (CA) de 7,4 kW, el proceso de carga de 10-100% SoC (State of Charge, estado de carga) dura aproximadamente 1 hora y 45 minutos. Si se utiliza una estación de carga rápida de corriente continua (CC) con una potencia máxima de 24 kW, la batería se carga en solo 25 minutos del 10 al 80% SoC. 

Todos ellos comparten el tren de rodaje. Combina un motor gasolina 1.33 turbo de 160 CV con otro eléctrico de 75 kW (100 CV), por lo que tienen una potencia conjunta de 218 CV (160 kW) y un par conjunto máximo de 450 Nm.

No podemos confirmar si la autonomía puede alcanzarse, ya que el contacto fue muy breve, pero las cifras de gasto eran bastante acordes con las homologadas. Sí hubo tiempo para comprobar al menos los modos de conducción, que son cinco:

  • Modo ECO: Busca la máxima eficiencia. Eso sí, si pisas a fondo el acelerador el coche entiende que necesitas potencia y entra en juego el motor de combustión.
  • Modo Confort: Sin ser tan conservador como anterior, prima la comodidad de uso.
  • Modo Sport: El motor de combustión está siempre activo y prima ofrecer prestaciones.
  • Modo Individual: puedes controlar los parámetros en función de tus gustos.
  • Battery Level: Conserva el nivel de carga de ese momento por si es necesaria utilizarla más adelante (para moverse en una zona de bajas emisiones, por ejemplo).

Hay ya bastantes rivales en su segmento, pero no con tantas siluetas entra las que elegir. Por citar a algunos, el Golf GTE o el Audi A3 40 TFSIe (al BMW Serie 1 no ha llegado aún esa mecánica, presente eso sí en el X1 xDrive25e).

La velocidad máxima en régimen exclusivamente eléctrico asciende a 140 km/h, más que suficiente para desplazarse con agilidad y sin necesidad de activar el motor de combustión.

Para no recducir el volumen del maletero respecto a los modelos de combustión el sistema de escape desemboca en la parte central del vehículo, por debajo del piso, y el silenciador trasero se dispone en el túnel central. El depósito de combustible en el espacio de montaje del eje libera el espacio necesario para montar la batería de alto voltaje debajo de los asientos traseros.

Lo bueno es que toda la gama compacta cumple con los requisitos para acceder a las ayudas a la compra por coche con etiqueta Cero (no pueden superar los 45.00 euros)

Clase C: esperando el upgrade

El segundo coche al que nos subimos fue un flamante Clase C Estate con motor híbrido diésel. Y es que en la Clase C la marca ya permite elegir el modelo con dos carrocerías y también dos sistemas de propulsión híbridos enchufables: 

  • C 300e: Motor de gasolina con 155 CV con uno eléctrico de 90 kW (120 CV), para una potencia conjunta de 235 CV.
  • C 300de: Motor diésel de 143 CV con eléctrico de 90 kW (120 CV), para 225 CV de potencia conjunta.

Gracias a la batería de 13,5 kWh de capacida la autonomía oscila entre los 50 y 60 km. En el GLC, que también monta ambos sistemas, es algo más reducida, por su mayor peso y debido a que cuenta con la tracción total 4Matic.  

¿Precios? Pues solamente las berlinas se sitían por debajo de los 45.00 euros (44.318,18), sin impuestos, por lo que es la única carrocería que se puede beneficiar de las ayudas a la compra (no así el familiar o el SUV).

Se nota la veteranía en dos aspectos. El primero, el cofre de carga. En el maletero contamos con un escalón debido a que ahí se alojan las baterías y no ha podido «camuflarse» mejor.

El segundo, en la gestión del sistema híbrido. En esta berlina media (en nuestro caso condujimos media hora, unos 70 km, el familiar medio) no se ofrece todavía el sistema multimedia MBUX y, no están integrados los modos de motor y los dinámicos. En un mando contamos con los modod Hybrid, E-Mode (eléctrico 100%), E-Save (conserva el nivel de carga) o Charge (se carga con el motor de combustión, elevando el consumo). Luego están los reglajes dinámicos, que afectan a la gestión del cambio, dureza de la dirección o la respuesta del acelerador, que tienen sus propios modos, los habituales en la gama (Eco, Confort, Sport y el Individual).

GLE: rey de la autonomía

También nos subimos a un GLE 350 de 4MATIC, que en estos momentos  tienen la mayor autonomía elécttica del mercado en híbridos enchufables. Según el ciclo WLTP, entre 90 y 99 km (en función del nivel de acabado) sin necesidad de enchufar el coche de nuevo. Está disponible en el GLE y en su carrocería «especial», el GLE Coupé (donde la autonomía alcanza la mágica cifra de 100 km en modo eléctrico gracias a su mejor aerodinámica), hasta los 160 km/h.

El «truco» está en la batería de 31,2 kWh. En cinco horas se carga en una toma de corriente convencional, cifra que se reduce a la hora y media si se conecta a un Wallbox de corriente alterna (CA) en el domicilio. Además de corriente alterna puede cargar con corriente continua. En una estación de carga rápida de corriente continua (CC), la batería se carga del 10 al 80% en solo 20 minutos, y del 10 al 100% en 30 minutos.

También aquí hay dos variantes (ambas con la misma batería):

  • GLE 350 de: combina un moto diésel de cuatro cilindros con 194 CV con uno eléctrico de 100 kW, para una potencia conjunta de 235 CV y 700 Nm de par.
  • GLE 350 e: Trabajan en conjunto un cuatro cilindros en línea de 211 CV con el motor eléctricp de 100 kW para una potencia conjunta  de 245 CV y 700 Nm de par.

El sistema híbrido de estos SUV híbridos enchufables es idéntico al que analizábamos en el Clase A. Al contar con el sistema MBUX, se han combinado los programas de motor y los dinámicos de modo que se facilita la tarea al conductor.

Y además…

Mercedes pretende facilitar el paso a esta tecnología con varias medidas:

Punto de carga gratuito con el paquete Plug&Go

Hasta el 31 de diciembre, todos los híbridos enchufables de Mercedes incluyen, sin coste, la instalación del punto de carga en el hogar o la empresa del cliente con tres años de garantía, gracias al acuerdo entre Mercedes-Benz España e Iberdrola. Si además se contrata la energía con  Iberdrola se regala seis meses de carga en los puntos de carga pública y  tarifa valle (nocturna) por 3 céntimos de euro el kWh.

Mercedes me Charge

Para los híbridos enchufables o eléctricos de la firma (como el EQC) con sistema de infoentretenimiento MBUX, se da acceso a una rede de carga enorme, con más de 300 operadores (sin suscribir contratos diferentes cin cada uno).  El pago está integrado.

EQ Ready App

La App gratuita EQ Ready analiza las pautas personales de movilidad del usuario y valora si es razonable el paso del modelo actual por un vehículo eléctrico o híbrido.

1 COMENTARIO

  1. Como funciona el Lexus que no lleva enchufe. Es hibrido y se carga solo. Por qué tanto interés en coches hibridos enchufables ??

Deja una respuesta