Audi hibridos TFSIe – 1
Luis Ramos Penabad

Audi TFSIe: los secretos de los Audi híbridos

Audi cuenta con una buena oferta de coches eléctricos. En los últimos meses hemos podido conocer desde el Q4 e-tron al e-tron GT, pasando por el Audi e-tron. Pero no cabe duda de que los vehículos 100% eléctricos no son todavía aptos para todos, de ahí que la apuesta contemple una amplísima gama de híbridos enchufables, los Audi TFSIe.

La marca ha dejado la denominación e-tron para sus eléctricos puros y TFSIe para los Audi híbridos. La marca de los cuatro aros presume de contar con la gama más completa del mercado. De aquí a 2030 esperan contar con 30 modelos impulsados con esta tecnología. En una marca premium, donde el precio de compra no es una barrera tan grande como en una generalista, contar con etiqueta Cero para poder acceder a la ciudad y poder viajar con gasolina.

La gama actual comprende un total de ocho modelos con 12 carrocerías. es decir, el 70 % de la fama cuenta con versiones electrificadas. Es lógico, la tratarse del segmento con mayor crecimiento del mercado.

Es cierto que sus precios son algo más caros. En torno a 2.500 euros más que los modelos de combustion interna equivalentes. Pero ojo, que esa diferencia puede reducirse ya que muchos cumplen con los requisitos establecidos para acogerse a los planes de ayudas a la compra como el MOVES III.

Audi 40 TFSIe y 45 TFSIe

Es el conjunto propulsor híbrido enchufable que montan los modelos del segmento compacto de la marca, fabricados sobre la plataforma MQB. Cuentan con una combinación que emplean otros modelos del Grupo:

  • Motor de gasolina 1.4 TFSI, de 150 CV (110 kW) de potencia.
  • Motor eléctrico de 80 o 85 kW.
  • Batería de 13 kWh.

El motor eléctrico es una máquina síncrona de imanes permanentes (PSM), integrado en la carcasa de la caja de cambios automática, donde forma el módulo híbrido, junto con el embrague de acoplamiento que conecta el motor TFSI con la transmisión.

Una bomba eléctrica en la caja de cambios asegura el suministro de aceite y, por lo tanto, las transiciones entre relaciones incluso cuando el motor TFSI está desactivado. Estos modelos compactos equipan un cambio S tronic de seis velocidades transmite la fuerza motriz a las ruedas delanteras. No hay alternador y motor de arranque, cuyas funciones asume el motor eléctrico.

Audi A3 Sportback

Este sistema lo encontramos en dos versiones:

Pueden cargar en corriente alterna hasta 2,9 kW y homologan hasta 65 km de autonomía en modo 100 % eléctrico.

Audi Q3 y Q3 Sportback

Estos dos modelos se ofrecen con la variante más potente, el 45 TFSIe de 245 CV y su rango eléctrico se queda en 51 km.  Admite cargas mayores que el A3, pues en este caso de hasta 3,6 kW.

Audi 50 y 55 TFSIe

En este caso se trata de modelos basados sobre la plataforma modular MLB, de modelos más grandes, con el motor en disposición longitudinal, tracción quattro la batería bajo el maletero. Combinan varios elementos:

  • Motor de gasolina 2.0 TFSI de 265 CV (195 kW) de potencia.
  • Motor eléctrico de 100 o 105 kW de potencia.
  • Batería de 17,9 kWh de capacidad, que admite cargas de hasta 7,4 kW en corriente alterna.

Están equipados con un cambio S tronic de siete velocidades, junto con la tracción quattro con tecnología ultra (el eje trasero se acopla de manera automática). Además, para garantizar una mejor autonomía con bajas temperaturas, suma la bomba de calor en toda gama, con la que no cuentan el A3 y el Q3 por razones de espacio. Los podemos encontrar en varios modelos:

Audi Q5 y Audi Q5 Sportback

  • Q5 50 TFSIe: Rinde 299 CV y 450 Nm de par.
  • Q5 55 TFSIe: Entrega 367 CV y 500 Nm de par.

La autonomía máxima es de 62 km, según el ciclo de homologación WLTP.

Audi A6 y Audi A6 Avant

  • A6 50 TFSIe: Rinde 299 CV y 450 Nm de par.
  • A6 55 TFSIe: Entrega 367 CV y 500 Nm de par.

En este caso, la autonomía eléctrica puede alcanzar hasta 73 km

Audi A7 Sportback

  • A7 Sportback 50 TFSIe: Rinde 299 CV y 450 Nm de par.
  • A7 Sportback 55 TFSIe: Entrega 367 CV y 500 Nm de par.

Con la batería cargada al completo es capaz de recorrer 66 km antes de que entre en juego el motor de combustión.

Audi 60 TFSIe

La gama más alta combina elementos parecidos a los anteriores… pero no idénticos:

  • Motor de gasolina V6 3.0 TFSI con 340 CV (250 kW).
  • Motor eléctrico de 100 o 105 kW de potencia, también integrado en la caja de cambios automática, junto con el embrague de acomplamiento.
  • Batería de 17,0 kWh de capacidad, con cargas de hasta 7,4 kW en corriente alterna. Como en los anteriores, el circuito de refrigeración de la batería se ha conectado al circuito de baja temperatura, que alimenta el motor eléctrico y la electrónica de potencia. Se hace para mejorar la eficiencia del motor eléctrico y asegura una mayor disponibilidad de la batería para carga alta y con temperatura exterior elevada. 

En este caso se emplea un cambio automático de convertidor de par tiptronic de ocho relaciones y cuentan con la tracción permanente quattro con un diferencial central mecánico. Actualmente está disponible en tres modelos:

Audi Q7

Se ofrecen dos versiones:

  • Q7 55 TFSIe: Con 381 CV de potencia y 600 Nm de par.
  • Q7 60 TFSIe: La potencia alcanza los 462 CV y 700 Nm de par. Una auténtica bestia, como vimos en nuestra prueba.

Ambos tienen una autonomía eléctrica homologada de 49 km.

Audi Q8

Ver más fotos del Audi Q8

Las dos variantes calcan las prestaciones del anterior:

  • Q8 55 TFSIe: Con 381 CV de potencia y 600 Nm de par.
  • Q8 60 TFSIe: La potencia alcanza los 462 CV y 700 Nm de par.

En este caso la autonomía en modo eléctrico es de 46 km, según el ciclo de homologación WLTP.

Audi A8 / A8L

En el caso de la berlina de representación de la marca, con dos longitudes de batalla a elegir, se ofrece únicamente la versión más potente.

  • A8 60 TFSIe: La potencia del sistema alcanza los 449 CV y 700 Nm de par.

La autonomía en este caso es de 45 km.

Modos de conducción en los Audi híbridos

Con sus autonomías homologadas, los híbridos enchufables de Audi permiten realizar gran parte de los trayectos diarios en modo eléctrico, sin emisiones locales. En España se realizan de media 58 km al día.

El arranque es siempre en modo eléctrico. La velocidad máxima funcionando con electricidad es de 135 km/h o 140 km/h, según el modelo. Además, todos los modelos cuentan con varios modos de gestión de la energía:

  • Auto Hybrid: El motor TFSI (alta velocidad) y el motor eléctrico (baja velocidad) se reparten el trabajo de forma inteligente y con la máxima eficiencia. Trabajan conjuntamente en las aceleraciones intensas.
  • Battery hold: Mantiene el nivel la carga que tenga la batería para usarla más adelante.
  • Battery charge: La batería se carga mientras se conduce con el motor de combustión. Eso permite contar con energía eléctrica más adelante, cuando se circule por zonas urbanas.
  • EV: Prioriza la propulsión solo con energía eléctrica.
  • Modo Boost: no es seleccionable. Con el kick down (pisar a fondo el acelerador) y en función del modo de conducción que llevamos entra a partir de un porcentaje de recorrido del motor

A ellos hay que sumar los modos del Audi drive select, con el que cuentan de serie todos los modelos. Varía la configuración de propulsión, cambio automático, dirección y suspensión. Cuenta con hasta siete perfiles de conducción: comfort, efficiency, auto, dynamic, individual, offroad y allroad.

Según la configuración, la interacción entre los sistemas también varía. De este modo, cambian los umbrales a partir de los cuales ambos motores funcionan conjuntamente o cuándo el motor eléctrico respalda con su impulso al térmico y cuándo se alcanza el par máximo del sistema, por ejemplo.

Además, cuenta con un sistema inteligente, la estrategia predictiva de funcionamiento, que contribuye a la reducción del consumo y a una mayor recuperación de energía durante la marcha. Si se selecciona el modo híbrido, al seleccionar un destino en el navegador se controla el sistema de propulsión para que la carga de la batería se distribuya durante toda la ruta en base a los datos de navegación.

Al levantar el pie del acelerador, el sistema de gestión y el asistente predictivo de eficiencia deciden entre dos opciones:

  • Desactivar el sistema de propulsión para avanzar por inercia
  • Utilizar el motor eléctrico para recuperar energía.

Además, puede colocarse el cambio automático en la posición S, para recuperar más energía. El motor eléctrico puede encargarse por sí solo de la frenada hasta una deceleración de alrededor de 0,3 g. Si pisamos el freno con más fuerza, entran en acción los frenos hidráulicos, activados por un servofreno eléctrico. Al frenar, el A3 TFSIe y el Q3 TFSIe recuperan hasta 40 kW de energía. En el Q8 TFSIe quattro la cifra llega hasta 80 kW.

El conductor está informado sobre cómo funciona el sistema de propulsión mediante las pantallas. La instrumentación digital muestra el modo seleccionado y el modo de propulsión, así como el estado de carga de la batería. También se indica la autonomía eléctrica, la autonomía total. En el MMI se pueden visualizar el flujo de energía y diversas estadísticas.

Opciones de carga en los Audi híbridos

La potencia de carga oscila, como has visto anteriormente, entre los 2,9 kW  y los 7,4 kW en los modelos del segmento superior. Siempre con corriente alterna, no admiten cargas rápidas en corriente continua.

Eso nos deja con tiempos de recarga de entre 2,5 y 4,5 horas. Y ojo, que según nos cuentan desde la marca, el cliente Audi llega al concesionario con la preocupación de contar con el punto de carga para usarlo en modo eléctrico el mayor tiempo posible, que es lo que interesa.  De serie, todas las versiones híbridas enchufables de Audi incluyen dos cables:

  • Sistema de carga compact con un cable para tomas domésticas e industriales.
  • Cable Mennekes (modo 3 con un enchufe tipo 2) para puntos de carga públicos.

Además hay otros servicios que pueden ser interesantes en algún caso:

  • Audi e-tron Charging Service: asegura una carga cómoda en los viajes por carretera. Se trata de una tarjeta que proporciona acceso a cerca de 220.000 puntos de carga públicos en 26 países europeos. En España son más de 3.000 y también hay descuentos en la Red Ionity. No es imprescindible para híbridos.
  • Audi Home Charging: facilitan la instalación de un punto de recarga en casa. Se trata del . Cuesta 1.400 euros más IVA. Hasta 200 metros de cable y hasta 22 KW y hay que tener en cuenta que hay un 70 % de ayuda del Plan Moves III.
  • Aplicación myAudi: Permite a través de un dispositivo móvil conocer el estado de la batería o la autonomía, iniciar o programar procesos de carga y la climatización, conocer estadísticas de carga y consumo, buscar puntos de carga…

  • Audi
  • coches híbridos