Un elemento que resulta vital para muchos a la hora de elegir un coche es el maletero. No es algo que uses, en algunos casos, ni siquiera a diario, pero cuando llega la hora de hacer un viaje en coche resulta vital contar con un buen maletero.

¿Pero qué es un buen maletero? Obviamente, un lugar que cumpla bien su función: guardar maletas o cualquier tipo de objeto que por su volumen no quepa dentro del habitáculo, donde de salir despedido podría golpear a los pasajeros. Se ubican por lo general en la parte trasera de los vehículos, pero hay vehículos que lo tienen bajo el capó delantero.

Más allá de que  la carga viaje de manera protegida (sin que se moje o puedan robarla), el maletero de un coche ha de cumplir una serie de características para que sean práctico. Y no todo es capacidad, pues esta afecta a dinámica de conducción, estética del coche y a la economía de uso. Pero empezaremos justo por ese punto

Tamaño del maletero

Es el dato principal que todos miramos cuando estamos comparando coches. Existen varios modos de hacerlo, porque se necesita un estándar para que no existan variaciones, pero el más extendido el Sistema VDA.

Con este sistema se eplean unos paralepípedos que medían 20x10x5 cm (similar a un tetrabrick de leche), que equivalen a un litro de capacidad. Es tan fácil como llenar el maletero con ellos y después contarlos. Obviamente se pierden pequeños recovecos, pero es una forma indirecta de “obligar” a los fabricantes a hacer espacios de carga con formas lo más regulares posibles.

Se trata del sistema de medición más extendido. Comenzó a implantarse en Alemania (de hecho VDA son las siglas de Verband der Automobilindustrie, Asociación de fabricantes alemanes), pero ya está extendido a otros países. Gracias a él podemos comparar.

Los maleteros más grandes

¿Cuál es el tamaño ideal de un maletero? Obviamente, depende del tipo de coche que busques, de sus medidas exteriores y de sus formas. Hemos realizado un sencillo estudio: cuál es el maletero medio que puedes encontrar en el mercado de coches nuevos en función del tipo de coche.

Para ello, hemos eliminado el valor máximo y mínimo de las capacidades de cada categoría que analizamos en nuestras guías de compra a la hora de calcular las capacidades medias de maletero en cada segmento. También puede  así como el maletero más grande que puedes encontrar en él:

TIPO DE COCHE MEDIA (en litros) MÁXIMO (en litros)
Urbanos 219 252
Utilitarios 300 391
Compactos 385 467
Berlinas C 481 590
Berlinas D 495 625
Berlinas E 516 563
Berlinas F 500 530
Familiar C 565 625
Familiar D 543 660
Familiar E 571 640
Familiar crossover 578 670
SUV B 372 470
SUV C 481 580
SUV D 577 780
SUV E 642 890
Monovolumen B 459 570
Monovolumen C 567 743
Monovolumen D 810 1030
Descapotables compactos 234 284
Descapotables grandes 267 390
Coupés compactos 281 390
Coupés grandes 389 465
Deportivos 280 396

En esta tabla puedes ver cosas obvias, como que los descapotables y deportivos penalizan mucho la capacidad de carga debido a sus formas…. O que en segmentos clásicos el lujo no aporta litros de capacidad –salvo en SUV premium-.

También otras que quizá no se ven de manera tan directa, como que los SUV pequeños o compactos no aportan tanta capacidad de carga como un monovolumen equivalente… o incluso carrocerías familiares.

¿Cuál es el tamaño idóneo? Obviamente, cuanto mayor, mejor, pero entran en juego otros condicionantes, como tus circunstancias y necesidades personales, el valor que le das al diseño exterior del coche… En este sentido, hay que recordar que el maletero va lleno en muy pocas ocasiones y que contar con mucha capacidad implica comprar normalmente un coche más grande. Y eso es sinónimo de más caro y de gastar más combustible.

Formas del maletero

¿El tamaño importa? Sí. Es innegable. Pero en el maletero no llevamos objetos que se puedan amoldar a cualquier espacio. Es importantes que la proporción entre anchura, altura y profundidad sea adecuada, para ganar en versatilidad:

  • Anchura: Permite que los objetos grandes se puedan cargar sin problemas
  • Altura: Facilita colocar las cosas unas encima de otra.
  • Profundidad: Te permite que el plano de carga sea amplio, pudiendo guardar más cosas.

Si el maletero únicamente es profundo, es más complicado coger las cosas del final, sobre todo en coches como los sedanes, donde prácticamente tendrás que subirte al coche. Si solamente es alto, tendrás que ser más cuidadoso a la hora de cargarlo.

Boca de carga del maletero

Lo más habitual es contar con un portón o una tapa. Si me dan a elegir, siempre elegiría portón (un modelo de cinco puertas) en lugar de otro con tapa de maletero (modelos de cuatro puertas). Y es que tienen muchas ventajas si nos centramos en carga:

  • Deja un hueco mayor, lo que permite cargar objetos más grandes, sobre todo cuando se abaten los respaldos de los asientos traseros
  • La altura al suelo es menor, que ayuda a subir objetos pesados. Depende de la altura del vehículo, pero tampoco debe quedar muy bajo, para no tener que doblar la espalda mucho para coger o dejar la impedimenta.

Además, los coches de cinco puertas tienen un diseño, por lo general, más deportivo, mientras que los de cuatro puertas son más clásicos. La quinta puerta, además, suele contar con una mayor luneta trasera, lo que ayuda a tener mejor visibilidad, así como limpiaparabrisas trasero.

Es aquí donde los litros del maletero pueden engañar. Si tomamos modelos con carrocerías de 4 y 5 puertas (Audi A3 Sportback y Audi A3 Sedan, Mazda 3 y Mazda 3 Sedan…) la capacidad de los sedanes suele ser mayor. Pero costará más cargarlos y acceder al fondo –tal y como decíamos, las formas son importantes–.  En un cinco puertas con portón puedes tener la tentación de retirar la bandeja y llenarlo hasta el techo… pero ojo que eso es sancionable, te pueden multar.

¿No hay inconvenientes en los portones? Por supuesto:

  • El portón es más pesado que la tapa, y en algunos coches puede quedar muy alto cuando se abre del todo –resuelto por la tecnología–.
  • Al ser más grande, el coche pierde rigidez estructural.
  • Necesitas más espacio detrás del coche para abrirlo. En este sentido, hay coches familiares (como el BMW Serie 3 Touring) y furgonetas (caso de la Peugeot Rifter) que tienen como opción un detalle fabuloso: permiten abrir únicamente la parte acristalada. No podrás meter objetos muy grandes por ese hueco, pero sí coger o dejar algunos.

 

Otro sistema de apertura sería una puerta abatible con bisagras. Lo tenían los todoterrenos, pero este portón de apertura lateral se ha ido abandonando (como el Ford Ecosport) porque no resulta muy práctico. También es habitual, en vehículos industriales contar con dos portezuelas (de idéntico tamaño o no), que abren cada una hacia un lado. Eso da problemas de visibilidad trasera y es un recurso que solamente recurre el MINI Clubman.

Apertura

En los coches suele haber un botón en el frente (u oculto tras algún reborde o el logo de la marca, para protegerlo de las inclemencias del tiempo), para abrirlo. Cada vez hay menos que cuenten con llave, en parte debido al auge de los cierres centralizados (todos los accesos del coche se abren y cierran al mismo tiempo).

La tecnología ha implementado nuevos sistemas de apertura:

  • Portón eléctrico: Se abre simplemente pulsando un botón, o desde el mando del coche o incluso desde el interior. Los más avanzados, además de simplemente soltar el cierre, lo abren por completo al realizar esta opción.
  • Apertura manos libres: Cuando vas con las manos cargadas, ayuda no tener que dejarla para abrir el maletero y luego tener que volver a coger la carga y dejarla en él. Este sistema permite que, al pasar el pie bajo el paragolpes (teniendo la llave del vehículo), se abra el portón.

Existen modelos con un botón interno para abrir desde dentro, como prevención si alguien se queda atrapado. Es algo obligatorio en algunos mercados, como el norteamericano.

Detalles

Toda vez que sabemos lo grande que es, cómo han de ser sus formas y el lugar por donde se carga, llega el momento de prestar atención a otros detalles:

Respaldos de asientos abatibles

Parece mentira, pero esto es algo que todavía no se ofrece de serie en todos los modelos del mercado. Permite que ganes espacio de carga en momentos puntuales, prescindiendo de plazas en el coche. Dos detalles importantes

  • Que, cuando se abaten los asientos, el piso quede completamente plano.
  • Que la operación de abatir los asientos puedas hacerla desde el propio maletero.

Ideal, que los respaldos se puedan abatir por partes. Suelen estar divididos en dos, en  proporción 60/40) o incluso en tres (en proporción 40:20:40, de no contar con tres asientos independientes. Eso permite cargar cosas largas sin perder todos los asientos de la segunda fila. También resultan interesantes los asientos que pueden desplazarse longitudinalmente. Con ellos puedes ganar capacidad del maletero sin renunciar a ningún asiento.

Doble fondo

Cada vez más encontramos vehículos que permiten colocar el suelo del maletero a diferentes alturas. Con esta solución generas un doble fondo, ideal para no dejar a la vista algunas cosas.

En algunos esos espacios están incluso compartimentados, facilitando que los objetos pequeños y delicados queden a resguardo del resto de la carga. Los mejores incluyen un espacio para guardar la cortinilla cubreequipajes en caso de no utilizarla.

Iluminación

Los maleteros son lugares oscuros. A veces esto genera problemas, sobre todo en un garaje cuando buscas objetos pequeños. Los fabricantes suelen colocar un pequeño punto de luz en un lateral (dos en ocasiones), pero suele ser insuficiente. También es muy útil (o puede serlo para muchos) contar con tomas de carga de 12V en esa zona.

Paredes prácticas

Hay maleteros que cuentan con redes o huecos en los laterales donde puedes dejar también cosas pequeñas para que no vayan dando tumbos. También son muy prácticas los ganchos donde poder colgar bolsas o mochilas.

Carga sujeta

Vemos imprescindible contar con soluciones para fijar elementos grandes. Los fabricantes disponen de varios:

  • Ganchos para fijar una red de sujeción o gomas que sujeten la carga.
  • Railes por los que se mueve un elemento que fija los bultos contra las paredes del cofre.
  • Redes que separan el espacio de carga del habitáculo, para cargar el espacio hasta el techo sin peligro de que los objetos invadan el habitáculo.

Si echas de menos algún elemento, cuéntanoslo en los comentarios. Recuerda también que, independientemente de cómo y cuán grande sea, lo más importante es cargar bien el maletero, algo que resulta vital para tu seguridad y la de los tuyos.

Foto destacada: Jonathan Borba en Unsplash

1 COMENTARIO

  1. donde podría ver las medidas de ancho y fondo de los maleteros de coches el volumen no me sirve, gracias

Deja una respuesta