Cuando Volkswagen compró Bugatti y lanzó el Veyron, allá por 2005, pocos pensaban que esa locura por los hiperdeportivos iba a estallar. Y de qué manera. No ha habido mejor momento en la historia para  quienes le gusten este tipo de vehículos. O peor, si es que te gustan y, como la mayoría, no dispones de dinero para comprar uno.

Con estos coches, las definiciones de potencia y de par motor saltan por los aires. Es difícil, por no decir imposible, ponerse en la piel de un conductor de este tipo de coches, acelerar a fondo y llevar las aguja de las revoluciones a la línea roja. ¿Crees que tendrías agallas para hacerlo?

Hoy en día, las cifras del Veyron han quedado incluso desfasadas hasta tal punto que la cifra de potencia máxima, otrora uno de los mayores indicadores de las capacidades de un coche, comienza a perder su significado. Hay que añadir a esta escalada la electrificación, que ha acabado por volver esquizofrénicos a los fabricantes de neumáticos, que deben ingeniárselas para calzarlos adecuadamente.

El caso es que los hiperdeportivos van a más. Hasta las carreras de resistencia van a contar con ellos a partir de la temporada 2020/21. Eso sí. En el futuro Le Mans la potencia se ha limitado a 750 CV. Y nuestra lista comienza con aquellos que superan la mágica cifra de 1.000 CV. Supercoches como el Ferrari SF90 Stradale no aparecen. Enzo Ferrari, uno de los históricos paladines de la potencia, estará revolcándose en su tumba.

En la lista hay coches que pueden comprarse (si es tu caso, queremos ser tus amigos) y otros con muchos visos de llegar a producirse. No hemos incluido propuestas en proceso embrionario, caso del Alieno Arcanum, que lideraría la lista con sus más de 5.000 CV… en caso de que algún día pase de ser un dibujo a algo más real. Y sí, hay un SUV en ella (algo especial, claro):

Rezvani X. Más de 1.000 CV. Combustión

El Rezvani Tank X lleva al extremo el Rezvani Tank (a secas, el que está en la foto). Mientras este útlimo cuenta con un V8 HEMI de 6.2 litros de 500 CV, esta nueva iteración supera los 1.000 CV de potencia. Pero más que potencia y capacidades 4×4 (de las que va sobrado), nos encantan sus gadgets de película de Bond. Que si bombas de humo, visión térmica, manijas de puertas electrificadas, lanz a clavos para destrozar neumáticos…

Mercedes-AMG Project One. Más de 1000 CV. Híbrido

¿Cómo sería un Fórmula 1 para la carretera? Eso se plantearon los responsables de AMG en Affalterbach junto con Powertrain, una empresa especializada en alto rendimiento que trabajó codo con codo con ellos, además del equipo de F1 Mercedes-AMG con sede en Brackley, Inglaterra.

El resultado fue el Mercedes-AMG Project ONE, un coche híbrido que combina un motor V6 con una limitada cilindrada, de 1.6 litros, que rinde la friolera de 510 CV, junto a otro de 90 kW encargado de mover el turbo y otro de 120 kW en el cárter. Entre los tres mueven las ruedas traseras, mientras que otros dos se encargan de lover las delanteras.

Sabemos que consigue una potencia superior a los 1.000 CV y unas prestaciones (todavía no oficiales), de escándalo. Capaz de acelerar de 0 a 200 km/h en menos de 6 segundos, superará los 350 km/h. Se habla de la fabricación de una serie de unas 300 unidades, por un precio entre 2 y 3 millones de euros.

Hispano-Suiza Carmen. 1.019 CV. Eléctrico

Pudimos ver el prototipo del Hispano-Suiza Carmen en el Salón de Barcelona de este año. Sus detalles técnicos prometen. 1.019 CV entregados a las ruedas traseras, con un chasis realizado en fibra de carbono. Y no se han olvidado de la elegancia que tenía la marca en el pasado: puertas de alas de gaviota y otros detalles de diseño que recuerdan los tiempos de apogeo de la marca, antes de 1938.

El Carmen utiliza uno de los diseños de chasis de carbono con unas cantidades más intensivas que hayamos visto. Y será exclusivo. Solamente se harán 19 unidades, con un precio de partida de 1,5 millones de euros.

McLaren Speedtail: 1.036 CV. Híbrido

El McLaren F1 es uno de los santos griales de la historia de la automoción. Y lo bueno es que tiene una especie de sucesor espiritual en este McLaren Speedtail, un hiperdeportivo con usa el mismo diseño de tres pasajeros, con el conductor en el centro y dos pasajeros algo más atrasados.

El diseño es asombroso, con una zaga que va afinándose para reducir la resistencia aerodinámica, inspirado en el pez vela del diseñador Frank Stephenson para poder alcanzar asombrosas velocidades de 402 km/h, con alerones flexibles que suben hidráulicamente hacia arriba si es necesario, en lugar de un alerón.

Aria FXE: 1.150 CV. Híbrido

Esta empresa de diseño e ingeniería con sede en California presentó el Aria FXE. Se trata de un deportivo (perdón, hiperdeportivo), conun diseño inspirado en el caza F-22 Raptor y que se mueve gracias a un V8 sobrealimentado de 6.2 litros en posición central trasera y un par de motores eléctricos en el eje delantero. Alcanza los 100 km/h en 3,1 segundos, a niveles de supercoches como el McLaren P1 o el Porsche 918 Spyder.

Aston Martin Valkyrie: 1.176 CV. Híbrido

Esta obra llena de formas aerodinámicas, del diseñador Adrian Newey, podría estar parada a tu lado en un semáforo. Se trata del Aston Martin Valkyrie, con un motor Cosworth V12 de 6.5 litros que genera 1.014 CV caballos de fuerza. Atmosférico, ¿qué iba a pintar un turbo ahí? Luego, un sistema similar a un KERS aporta 162 CV y 280 Nm de par extra, que consiguen la espectacular potencia final de 1.176 CV y 900 Nm.

Zenvo TSR-S. 1.177 CV. Combustión

El Zenvo TSR-S nos sorprendió, obviamente, por su cifra de potencia generada por su V8 de 5.8 litros sobrealimentados pero todavía más  su aerodinámica activas del alerón trasero, que no solo se inclina hacia adelante como un gran freno, sino que se balancea violentamente de lado a lado en curvas para poner más carga aerodinámica en la rueda trasera interior, como puedes ver en este vídeo.

Ultima RS: 1.200 CV. Combustión

Ojo a este coche. Porque si entrásemos a valorarlo por su relación calidad/precio, sería el claro vencedor de la lista. Se trata de un kit, que suma al Ultima RS un motor Chevrolet LT5 V8 sobrealimentado que envía el coche a 100 km/h desde parado en 2,3 segundos. ¿El secreto? El conjunto marca en l abáscula apenas 950 kg de peso.

Milan Red: 1.325 CV. Combustión

A pesar de su nombre, el Milan Red es un coche austriaco. Lo mueve un motor V8 de 6.2 litros que genera más caballos que los 1.300 kg que pesa el coche. Consigue ese peso tan bajo gracias a su monocasco de carbono, material que se emplea también en zonas de deformación, horquillas de suspensión… Nos ahorramos nuestra opinión sobre el frontal…

Koenigsegg Regera. 1.500 CV. Híbrido

El alucinante Koenigsegg Regera, a pesar de su cifra de potencia, no pretende ser el modelo más rápido del catálogo de la firma, sino el más lujoso. Su sistema híbrido lo conforman un V8 biturbo de 5.0 litros y tres motores eléctricos de 700 CV. Y todo ese caudal de potencia, con una transmisión directa, sin caja de cambios.

Hennessey Venom F5: 1.600 CV. Combustión

John Hennessey es un tejano que adora modificar coches para que sean rápidos. Pero mucho. El Venom GT de Hennessey mantuvo el récord (no oficial) de velocidad máxima (435.31 km/h) hasta que el Agera RS lo rompió. Desde entonces trabaja en en el Venom F5, que entregará más de 1.600 CV y 1.760 Nm de par con un V8 biturbo de 7.6 litros (no es una errata, es tejano), con una relación de compresión es de 9.3:1 y los dos turbos soplando a una presión de 24 psi.

Koenigsegg Jesko. 1.600 CV. Combustión

Tras 25 años fabricando algunos de los coches más extremos del planeta, algo debe de tener este para que Christian Koenigsegg le pusiese el nombre de su padre. Los 1.600 CV salen de un V8 biturbo de 5.0 litros y se ha eliminado el jag del turbo gracias a un sistema que inyecta aire comprimido en los turbos a 20 psi para despertarlos. El Koenigsegg Jesko, del que se vendieron 125 unidades en apenas dos días (a dos millones de euros cada una) presume de un embrague capaz de engranar marchas en milésimas, un techo que puedes retirar y un alerón fascinante.

Bugatti Chiron Super Sport 300+: 1.600 CV. Combustión

Si el Chiron ya es un super coche, esta edición, el Chiron Super Sport 300 + presume de ser el más rápido del mundo, al alcanzar 490.484 km/h. Suma 100 CV al sucesor del Veyron, además de una carrocería extendida y aerodinámicamente optimizada para superar velocidades de 420 km/h. Planean hacer 30 unidades… que seguramente jamás alcanzarán esas cifras en su velocímetro.

SSC Tuatara: 1.750 CV. Combustión

Fue en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach del año pasado cuando SSC (Shelby SuperCars)  estrenó el Tuatara, un proyecto que ha durado casi una década (desde 2011) y que persigue, como otros muchos, lograr el récord de velocidad. Su V8 de 5.9 litros rinde la friolera de 1.750 CV, y usando carbono al máximo tiene un peso de apenas 1,247 kg, Buscaba alcanzar las 300 mph (483 km/h), pero Bugatti lo ha superado. ¿Se atreverá con más?

Pininfarina Battista: 1.873 CV. Eléctrico

Con coches eléctricos, las cifras de potencia son más “sencillas” de conseguir, ya que en lugar de exprimir motores “solamente” hay que lidiar con el sobrecalentamiento a la hora de añadir más potencia. Con un tres motriz de Rimac que entrega esos soberbios 1.873 CV, el Pininfarina Battista puede llevarte a 100 km/h desde parado en menos de dos segundos. O al menos si tienes neumáticos nuevos. Y es el primer vehículo diseñado y fabricado por Pininfarina, de ahí su belleza.

Rimac C_Two: 1.914 CV. Eléctrico

El C_Two genera 1,914 caballos de fuerza y ​​un par de 2,300 Nm con lo que, según la marca, podrá (neumáticos mediante) alcanzar en 1.85 segundos los 100 km/h) y alcanzar los 415 km/h). Eso sí, no esperes dar más de dos vueltas al circuito de Nürburgring con él. A ritmos normales sí dicen que aguanta 650 km sin enchufarlo. Y la marca dice que incluye puertas con reconocimiento facial, detección de estado de ánimo… y en el futuro Nivel 4 de conducción autónoma de Nivel 4.

Lotus Evija: 2.000 CV. Eléctrico

Es él. El Lotus Evija (léase E-vi-ya) promete ser el primer coche de producción que supera la cifra de 2.000 CV de potencia y 1.700 Nm de par, disponibles en todo momento. La escudería Williams les ha ayudado a que todo este caudal de fuerza esté disponible unos 7 minutos antes de que la temeratura limite el rendimiento. Y podrá recargarse a 800 kW. Así, cuando alguinen haga un cargador que funcione a esa barbaridad de potencia, podrá cargar su batería al completo en 9 minutos.

Creemos que no nos hemos olvidado de nada… Si es así, dinos cuál en los comentarios y gustosos lo añadiremos a la lista.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta